Sólo quedan individuos y el Estado