Salta: agresión a la Tradición y la Fe – Una ocasión para abrir los ojos

23/06/2021

El 17 de junio se cumplieron 200 años de la muerte del General Martín Miguel de Güemes, gran héroe de nuestra Independencia que, con el apoyo de San Martín y, en tierra salteña, de los sectores más fieles de su pueblo, logró contener el avance del Absolutismo* (*precursor del estatismo populista, cuya consigna era la omnipotencia del Estado ante las leyes de Dios y de la Iglesia; ver «Siglos de Fe en Argentina y América preanuncian un futuro glorioso (…)», Nota 26, in aristocraciacatolica.blogspot.com  ). Eran las fuerzas del Absolutismo que, desde el Norte,  procuraban dominar las nacientes Provincias Unidas del Río de la Plata.

El caso de Salta es arquetípico. Pues la resistencia tuvo como base al gaucho, al jinete criollo de todas las camadas sociales, montado en los descendientes de los “caballos de la Conquista” quien, acostumbrado a lidiar con la hacienda bravía, transformó sus elementos de trabajo en armas. Con su facón hizo lanzas, con su guardamontes y coleto dominó la espesura del monte, y con su clamor y rebenque atronadores fue capaz de sorprender en sus acometidas sorpresivas a tropas profesionales… Para lograr lo que hacendados patriotas como Burela y Zavala fijaron, a  la salida de una misa en Chicoana, como objetivo militar. Preguntado con qué armas atacarían a las fuerzas invasoras, contestó Burela hispánicamente: -¡con las que les quitaremos!

En episodios memorables salían del monte como huracán sobre las tropas intrusas que, sorprendidas, no atinaron a resistir, y se fue montando una resistencia victoriosa en la que Güemes, noble hidalgo y militar de innegables dotes de mando, fue el líder natural en torno del cual, secundado por una élite generosa de hacendados y guerreros, se montó la epopeya conocida como “la Gesta Güemesiana”.

En pocos lugares como en Salta esa tradición se mantiene tan viva. Nucleados en “la Agrupación madre” Gauchos de Güemes, donde participan gauchos de todas las categorías y lugares, desde los pueblos de la puna o los valles a los ranchos o las haciendas señoriales de toda la provincia y cercanos a la ciudad, fue tomando forma orgánicamente uno de los desfiles ecuestres más vistosos e imponentes del mundo, con presencia de los fortines y de oficiales y tropas de Caballería, presidido por la Imagen de la Virgen del Milagro de la Agrupación, que desfilan con gallardía ante el monumento a Güemes y las autoridades civiles y militares de la provincia y a aún de la Nación.

Primero  pasa, elegantemente enjaezado, dando una nota de luto, el caballo que representa al que montaba el héroe herido de muerte en combate. Guerrero católico,  peleaba en las batallas llevando el escapulario del Justo Juez, donado por  sus descendientes a la Curia salteña que sale en la procesión del Señor del Milagro -elocuente muestra de la unión de lo religioso y lo temporal propia de una sociedad cristiana, afín a la capilla que el prócer erigió en El Chamical, la protección que brindó a Obispos perseguidos por criollos de ideas jacobinas, y su cristiana muerte luego de penosos días de agonía asistido por su capellán. Trazos que puso en relieve el Pbro. Dr. Federico Premoli en su conferencia difundida por el canal del Profesorado Tavella en you tube, que deben tener presentes quienes quieran conocer la personalidad de Güemes.

Quienes hemos participado de ese desfile, quien lo haya visto por cualquier medio, o cualquier argentino de ley puede imaginar la expectativa de estos gauchos portadores de una tradición viva ante el desfile del bicentenario de la muerte del héroe. Muchos de ellos, fuertes aún a sus 90 años, seguían desfilando en las oportunidades anteriores, a la espera del gran día.

Dueños de casa, nacidos en ese suelo, admirados y queridos por toda la población, que acude en masa al desfile o lo ve por algún canal, estos 15.000 gauchos (10.000 gauchos estimaba Cadena 3 Argentina) que se preparaban para “el desfile de su vida”, no contaban con lo que hoy se conoce como “la Dictadura Sanitaria”. No contaban con que las autoridades nacionales y provinciales tenían otros planes y objetivos. No pensaban que el Presidente de la Nación, cuya función implica el deber primario de respetar y fomentar las costumbres argentinas, sería el principal autor de un desaire, más bien digamos una humillación gratuita, a todo un pueblo, posible por la colaboración del gobierno provincial -y municipal- local.

Con el pretexto de la pandemia del Covid19, ambos gobernantes y otros responsables dotados de sorprendente poder, valiéndose de su autoridad, humillaron a los gauchos impidiéndoles hacer el desfile “por razones sanitarias”, interfiriendo y malogrando la tradicional “guardia bajo las estrellas”, que tiene un sentido no festivo, mientras hacían entrar al monumento a Güemes -el lugar central – a militantes peronistas traídos en ómnibus desde lugares como Buenos Aires, despreciando las normas sanitarias (¡!!).

El Presidente de los Gauchos de Güemes, D. Francisco Aráoz, defendió con firmeza los derechos de los gauchos, los dueños de casa, que las autoridades ofendieron

Así lo expresó el Presidente de los Gauchos de Güemes, D. Francisco Araoz, relatando la humillación infligida a todos los gauchos y a toda Salta por el Presidente Alberto Fernández: ‘El titular de la organización reconoció que “Güemes es de todos los argentinos, pero no puedo entender que hayan pensado que los gauchos no íbamos a poder estar. Nos encerraron tras las rejas y no pudieron llegar los salteños al lugar” del acto homenaje’. «No conocen Salta. El que hizo esto fue en contra de la sensibilidad de un pueblo. Güemes para Salta es un ícono. Haberse metido con Güemes fue un insulto a todos los salteños”, acotó. “No era un homenaje a Güemes, sino un acto político”, concluyó (cfr. CNN Radio Argentina).

«Veo los pocos gauchos sin fogones, con permanencias de tiempo inhumanas con el frío reinante, porque no se nos permitió la rotación habitual de guardia para estas bajas temperaturas de junio, y al mismo tiempo colectivos con gente que vino con banderas y pancartas desde Buenos Aires permitiéndoseles entrar en tropel al pie del monumento; confieso que quedarme en el acto es superior a mis fuerzas», expresó en carta publicada en el facebook de la Agrupación.

Otras voces no menos representativas recordaron y relacionaron el hecho con el desaire similar al Señor y a la Virgen del Milagro en las pasadas fiestas patronales, en que se prohibió la procesión y se privó a los fieles, -aún a los venidos a pie de distancias superiores a los 300 km-, de hacer la renovación del Pacto de fidelidad.

Para quien tiene presentes las enseñanzas perennes del magisterio pontificio sobre Pueblo y Masa , se explican a su luz estos hechos, verdaderos golpes de guerra psicológica revolucionaria contra la Fe católica y la tradición de Salta.

En su obra “Nobleza y élites tradicionales análogas  – En las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana” (objeto de esta página  Nobleza.org ), el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira muestra la importancia estratégica actual de esas enseñanzas, que citamos en forma resumida (ver NOTAS al pie).

“La Iglesia –dice- se ufana de amar al pueblo desde el momento en que fue instituida por su Divino Maestro.
«A esas masas (de las que viene hablando) la Iglesia les desea maternalmente que sean ayudadas a pasar a la condición de pueblo.

«¿Qué es la masa? ¿Qué es el pueblo?

“2. Pueblo y multitud amorfa: dos conceptos diferentes

«Las admirables enseñanzas de Pío XII describen claramente la natural concordia que puede y debe existir entre las élites y el pueblo.

«Afirma Pío XII en su Radiomensaje de Navidad de 1944:

«Pueblo y multitud amorfa o masa, son dos conceptos diferentes.
“1.- El pueblo vive y se mueve con vida propia; la masa es inerte y no puede ser movida sino desde fuera.

“2.- El pueblo vive de la plenitud de vida de quienes lo componen, cada uno de los cuales es consciente de sus responsabilidades y convicciones. La masa espera el impulso del exterior, fácil juguete de quien sepa manejar sus instintos o impresiones, pronta para seguir hoy esta bandera, mañana aquella otra.

“3.- De la exuberancia de vida de un verdadero pueblo, la vida se esparce por el Estado y sus órganos, infundiendo la conciencia de su propia responsabilidad, el verdadero sentido del bien común.   

«De la fuerza elemental de la masa, manejada con habilidad, puede servirse también el Estado: en las manos ambiciosas de uno o muchos, agrupados artificialmente por tendencias egoístas, el Estado —con la ayuda de la masa, reducida a simple máquina— puede imponer su capricho a la parte mejor del verdadero pueblo; el interés común queda golpeado gravemente, y la herida es muy difícil de curar.» (Θ texto sintetizado – ver notas al final)

“3. También en una democracia deben existir las desigualdades provenientes de la naturaleza

«El Pontífice distingue entre verdadera y falsa democracia: una es corolario de que exista un verdadero pueblo; la otra, de la reducción del pueblo a la condición de masa humana.

“4.- La masa —como acabamos de definirla— es la enemiga capital de la verdadera democracia y de su ideal de libertad  e igualdad.

“5.- En un pueblo digno de este nombre, el ciudadano siente la conciencia de su personalidad, deberes y derechos, de su propia libertad unida al respeto a la libertad y dignidad de los demás.

“En un pueblo digno de este nombre, todas las desigualdades, nacidas de la propia naturaleza, de cultura, riquezas, posición social —sin perjuicio de la justicia y caridad mutua—, no son obstáculo a que predomine un auténtico espíritu de comunidad y fraternidad. (…) dichas desigualdades le confieren su legítimo significado: que, frente al Estado, cada uno tiene el derecho de vivir honradamente su propia vida personal en las condiciones en que las disposiciones de la Providencia le han colocado.
“Esta definición de la genuina igualdad civil, como de los correlativos conceptos de fraternidad y comunidad, esclarece lo que son según la doctrina católica la verdadera igualdad,  fraternidad y comunidad; radicalmente opuestas a aquellas que las sectas protestantes instauraron en sus estructuras eclesiásticas, y al tristemente célebre trinomio que la Revolución Francesa y sus adeptos enarbolaron en todo el mundo como lema en el orden civil y social, y que la Revolución comunista extendió al orden socio-económico. [5]. » (Θ texto sintetizado – ver notas al final)

“Esta observación es importante dado que, en las conversaciones o en los mass-media, estas palabras son generalmente entendidas en sentido erróneo y revolucionario.
“4. En una democracia desvirtuada, la libertad se transforma en tiranía y la igualdad degenera en nivelación mecánica

Después de definir qué es la verdadera democracia, Pío XII describe la falsa: (…)
“6.- En contraste con este cuadro ¡qué espectáculo ofrece un Estado democrático abandonado al arbitrio de la masa! La libertad, deber moral de la persona, se transforma en pretensión tiránica de dar desahogo a los impulsos y apetitos, con perjuicio de los demás. La igualdad degenera en nivelación mecánica, en uniformidad monocroma; el verdadero honor, la actividad personal, el respeto a la tradición, la dignidad, todo aquello que da a la vida su valor, se hunde y desaparece. Sobreviven las víctimas engañadas por la fascinación de la democracia, confundida con el espíritu de la democracia,  la libertad y la igualdad; y los explotadores que han sabido, mediante el dinero o la organización, asegurarse una posición privilegiada o el propio poder. [6]. (Θ texto sintetizado – ver notas al final)

“(…) A partir de esta situación descripta por el Pontífice, incluso en los días de hoy, en un Estado ordenado —monárquico, aristocrático o democrático— les cabe a la Nobleza y a las élites tradicionales una alta e indispensable misión.

Estas nociones aclaran lo sucedido en Salta y orientan hacia dónde deben encaminarse los dirigentes auténticos de todas las camadas sociales en la actual coyuntura del país, para reencauzarlo en el cumplimiento de su alta misión ejemplar en Iberoamérica y el mundo.

NOTA: las citas de Nobleza y élites de este artículo pertenecen a la síntesis:

https://nobleza.org/sumario-del-cap-iii-de-nobleza-y-elites-pueblo-y-masa-libertad-e-igual»dad-en-un-regimen-democratico-conceptos-genuinos-y-conceptos-revolucionarios-las-ensenanzas-de-pio-xii-nota-9-b/

En forma ampliada podrá encontrarlas en la visión de conjunto:

https://nobleza.org/pueblo-y-masa-libertad-e-igualdad-en-un-regimen-democratico-conceptos-genuinos-y-conceptos-revolucionarios-las-ensenanzas-de-pio-xii-nobleza-y-elites-cap-iii-vision-de-conjunto-9/

Qué es un dirigente:

https://nobleza.org/la-funcion-de-dirigente-la-pluralidad-de-funciones-directivas-es-muy-amplia/

Consulte y descargue el libro «Nobleza y élites tradicionales análogas» del sitio

www.pliniocorreadeoliveira.info

Share
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Previous post:

Next post: