Fidelidad, amor a la Iglesia y al Papado, y Resistencia: “Evaluación del ‘cambio de paradigma’ del Papa Francisco” – Prof. Roberto de Mattei

25/03/2019

 

“Guarda, pues, y haz las cosas que el Señor Dios te ha mandado: no te apartes ni a la mano derecha, ni a la izquierda.” – Deut. 5:32

Evaluación del “cambio de paradigma” del Papa Francisco

Prof. Roberto de Mattei – R

La obra de José Antonio Ureta, comentada por el Prof. Roberto de Mattei

Entre los libros más interesantes publicados en 2018 se encuentra el trabajo del académico chileno José Antonio Ureta titulado, “Cambio de paradigma” del Papa Francisco: ¿Continuidad o ruptura en la misión de la Iglesia? Se distingue por la característica única de no sólo ofrecer una evaluación precisa de los primeros cinco años del reinado del Papa Francisco, sino que también sugiere líneas de acción útiles para oponerse a la autodemolición de la Iglesia, que este pontificado ha acelerado.

Según Ureta, el quinquenio del pontificado de Jorge Mario Bergoglio se caracterizó por un “cambio de paradigma” en la Iglesia. El término “cambio de paradigma” fue utilizado por el propio Papa Francisco en la Constitución apostólica Veritatis Gaudium (27 de diciembre de 2017) como sinónimo de su “revolución cultural” (VG, n. 3). Uno de los Cardenales más cercanos al Papa, el Arzobispo Blase Cupich, de Chicago, presentó una conferencia el 9 de febrero de 2018 titulada expresamente “La Revolución de la Misericordia del Papa Francisco: Amoris Laetitia como un nuevo paradigma de la catolicidad”, dedicada a explicar la Nueva revolución cultural “en la relación entre doctrina moral y praxis pastoral”.

El “cambio de paradigma” es un nuevo modelo conceptual de la Iglesia que reemplaza al anterior. Un área principal de clara discontinuidad con los pontificados anteriores es la de los llamados “principios no negociables”. Los valores que eran importantes para Juan Pablo II y Benedicto (familia, vida y educación) están ausentes o se reducen a un mínimo en el horizonte pastoral del Papa Francisco, quien, en una entrevista con el Corriere della Sera (4 de marzo de 2014), declaró: “Nunca he entendido la expresión ‘valores no negociables'”. El Papa Bergoglio, en cambio, ha expresado cercanía y simpatía hacia aquellos que niegan estos valores, como el líder del Partido Radical italiano Marco Pannella y Emma Bonino, partidaria del divorcio, el aborto, las uniones homosexuales, las drogas libres y la eutanasia. El Instituto Juan Pablo II sobre el Matrimonio y la Familia, que se había distinguido en su defensa de los valores no negociables, fue excluido de la organización del Sínodo sobre la familia de 2015 y fue “refundado” en septiembre de 2017 con una orientación completamente nueva. El controvertido ex Arzobispo de Terni, Vincenzo Paglia, fue nombrado como su Gran Canciller, y luego fue nombrado Presidente de la Academia Pontificia para la Vida (PAV), que también fue reestructurado y purgado de sus profesores más ortodoxos.

Un cambio político-social

Otro campo en el que el “cambio de paradigma” parece obvio es el ámbito político-social. A pesar de los resultados desastrosos del “socialismo real”, el Papa Francisco ha cultivado una relación privilegiada con aquellos regímenes que se inspiran más o menos directamente en la ideología marxista, desde Cuba hasta Venezuela, y tres veces ha recibido a los líderes de los “Movimientos populares”, de inspiración comunista, en el Vaticano. A un periodista que le comentó: “Usted es considerado un papa comunista, , populista”, el Papa Francisco respondió: “Sólo digo que los comunistas han robado la bandera” (Il Messaggero, 29 de junio de 2014). El mismo concepto se repitió en su entrevista con el intelectual francés Dominique Wolton. [1]

Para el Papa Bergoglio, “La desigualdad es la raíz de los males sociales” (Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, n. 202), contrariamente a lo que enseña la doctrina católica, según la cual el pecado es la causa de todos los demás males, mientras que la igualdad esencial de los hombres, que son todos hijos de Dios, no se opone a la desigualdad en los accidentes. Como observa correctamente Ureta: “Esto está en desacuerdo con la doctrina social católica, que enseña que el pecado es la raíz de todo mal (incluidos los males sociales), y la igualdad esencial de todos los bautizados como hijos de Dios y herederos del Cielo no contradice la desigualdad accidental resultante de la variedad de talentos, diligencia, educación y condición “. [2]

El nuevo paradigma también se expresa en una visión “ecológica” del universo, que sostiene que el estilo de vida de los pueblos indígenas representa un modelo de sabiduría para la relación del hombre con la naturaleza. La encíclica Laudato Si, que ignora los resultados de los estudios científicos más serios, se basa en la colaboración de intelectuales como el ex religioso Leonardo Boff o Hans Schellenhuber, un defensor del control de la natalidad, a quien el Papa Francisco también nombró miembro de La Pontificia Academia de las Ciencias. La proyección del espectáculo de luces neopaganas y blasfemas en la fachada de la Basílica de San Pedro, el 8 de diciembre de 2015, constituyó una escandalosa traducción a imágenes de la encíclica papal.

Acompañamiento y pluralismo

Junto con el tema de la ecología, el tema de la pastoral del Papa Francisco es el tema del “acompañamiento” de los inmigrantes, que parece constituir el principio absoluto y “no negociable” de su pontificado. Las visitas del Papa a las islas de Lampedusa y Lesbos son episodios simbólicos que indican que para él el fenómeno migratorio parece tener una dimensión teológica verdadera y apropiada. Al recibir el Premio Carlomagno en 2016, el Papa Francisco declaró: “La identidad europea es y siempre fue una identidad que es dinámica y multicultural”. La consecuencia de este principio es el rechazo de las raíces cristianas de Europa en nombre de una caridad mal entendida, que está preparando al continente europeo para su futura sumisión al Islam. La “cultura del encuentro”, de hecho, lleva a Francisco a idealizar la religión de Mahona y exonerarlo de cualquier responsabilidad por la violencia practicada en su nombre (cf. Evangelii Gaudium, n. 253). Para el Papa Francisco, el Islam es una “religión de paz” y puede incluso llamarse un instrumento de salvación porque “Dios es sólo uno, siempre es el mismo. Algunos le rezan a Él de una manera, otros de otra ”(Discurso del 19 de enero de 2014).

La actitud del Papa Francisco hacia el Islam no es diferente de la que tomó ante otras religiones no cristianas, como se hizo evidente en el video interreligioso publicado por la Santa Sede en enero de 2016. Presentaba a un budista, un judío, un sacerdote católico, y un musulmán en sucesión: “Confío en Buda”, “Creo en Dios”, “Creo en Jesucristo” y “Creo en Dios, Alá”. Luego, el propio Papa Francisco los sigue. Aparece en el video que dice: “Muchos piensan de manera diferente, se sienten de manera diferente, buscan a Dios o se encuentran con Dios de diferentes maneras. En esta multitud, en este rango de religiones, sólo hay una certeza para todos: todos somos hijos de Dios “.

Igualmente asombrosas son las declaraciones hechas en la primera de las lamentables entrevistas del Papa Francisco con Eugenio Scalfari (1 de octubre de 2013), en las cuales el Papa declara: “Creo en Dios, no en un Dios católico, no hay un Dios católico“. Ahí está Dios “. En la misma entrevista, el Papa Francisco agrega:”El proselitismo es un sinsentido solemne, no tiene sentido (N. de la R.: ¿cómo conciliar esta afirmación con “la orden que le dio NSJC a los Apóstoles de ir a predicar al mundo entero”, cf. Rosario meditado de San Luis Ma. de Montfort?). Necesitamos conocernos, escucharnos y mejorar nuestro conocimiento del mundo que nos rodea”.

Entrevistas escandalosas con Scalfari

Al comienzo de su diálogo con Eugenio Scalfari, el Papa Francisco respondió al periodista con su “Carta a un no creyente”, en la que afirma: “No hablaría de verdades” absolutas”, incluso para los creyentes, en el sentido de que absoluto es lo que está desconectado y desprovisto de toda relación. La verdad, según la fe cristiana, es el amor a Dios por nosotros en Jesucristo. Por lo tanto, la verdad es una relación. Como tal, cada uno de nosotros recibe la verdad y la expresa desde adentro, es decir, de acuerdo con las circunstancias, la cultura y la situación de la vida, etc.”

Este relativismo filosófico conduce inevitablemente al relativismo ético, que dice que los principios morales absolutos no existen. A la pregunta de Scalfari: “Su Santidad, ¿hay una visión única del Bien? ¿Y quién decide qué es? “- Responde el Papa Francisco: “Cada uno de nosotros tiene una visión del bien y del mal. Tenemos que alentar a las personas a avanzar hacia lo que piensan que es bueno”. Y el Papa agrega:” Todos tienen su propia idea del bien y el mal y deben elegir seguir el bien y luchar contra el mal cuando él los conciba”.

La relativización de la moralidad del Papa Francisco tuvo su expresión más notable en la frase “¿Quién soy yo para juzgar?” (una persona homosexual), pronunciada en julio de 2013 cuando regresaba de su primer viaje papal a Brasil. La interpretación de esta declaración por los medios de comunicación como un “respaldo” papal a la práctica homosexual nunca fue aclarada o corregida por la Santa Sede. También indicativo de una aceptación gradual de las relaciones homosexuales ha sido el apoyo brindado al jesuita estadounidense James Martin, quien se ha comprometido durante décadas a hacer que la Iglesia acepte a la comunidad LGBT y su estilo de vida.

Amoris Laetitia – “Cambio de paradigma” por excelencia

Sin embargo, el ejemplo más sorprendente del cambio de paradigma y la revolución cultural actualmente en curso es la Exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia, que preveía la posibilidad “caso por caso” de admitir a personas divorciadas y casadas de nuevo a la Sagrada Comunión. Aunque afirma que no deseaba cambiar la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio, el documento permite que los divorciados y casados se vuelvan a casar para ser absueltos en confesión, y para que reciban la Sagrada Comunión sin comprometerse a vivir como hermanos.

Según Ureta, el hilo que une todos los aspectos del cambio de paradigma del Papa Francisco se encuentra en el deseo de abrazar la modernidad “y alinear a la Iglesia con las revoluciones seculares y anticristianas que la mayoría de los papas condenaron en los últimos dos siglos de varios maneras” [3]. Si el origen remoto de este cambio de paradigma parece ser el Concilio Vaticano II, su origen próximo es la agenda del Cardenal Carlo Maria Martini, de quien Francisco se considera un discípulo. La manifestación al mundo moderno nacido en la Revolución Francesa está contenida en el testamento espiritual que el Cardenal Martini confió a su hermano Georg Sporschill y a la periodista Federica Radice con estas palabras: “La Iglesia debe reconocer sus propios errores y caminar de manera radical. Camino de cambio que comienza con el Papa y los Obispos […] La Iglesia lleva 200 años de atraso. ¿Por qué no se agita? ¿Tenemos miedo? ¿Es miedo en lugar de coraje?”

Para poner a la Iglesia a la par del mundo, el Papa Francisco afirma que debería avanzar para convertirse en “una Iglesia que sale”, que reemplazará tener una actitud defensiva hacia el mundo como lo es hoy. En una entrevista con el P. Antonio Spadaro, el Papa Francisco pareció sugerir una visión inmanentista y teilhardiana del universo y la historia. Él atribuyó a la acción divina los impulsos de nuevas dinámicas en la acción humana: “Dios se manifiesta en la revelación histórica, en la historia… Dios está en la historia, en los procesos. … Dios se manifiesta en el tiempo y está presente en los procesos de la historia. Esto da prioridad a las acciones que dan origen a nuevas dinámicas históricas”. [4] En Amoris Laetitia, el Papa señaló la necesidad de “centrarse en realidades concretas, ya que ‘el llamado y las demandas del Espíritu’ resuenan en los eventos de la historia. … ” (AL, n. 31). El objetivo final del Papa Francisco, según lo que le dijo a Eugenio Scalfari, es “el cumplimiento de los objetivos prescriptos por el Vaticano II y, en particular, el de que la Iglesia se encuentre con la modernidad” (Entrevista del 25 de octubre de 2015).

Ralliement (adhesión) definitivo de la Iglesia a la Revolución”

A la luz de la abundante documentación producida por el académico chileno, sólo se puede compartir su juicio concluyente de que “este pontificado puede caracterizarse como un intento de llevar a cabo una reunión definitiva de la Iglesia con la Revolución y su humanismo secularizado. Además, esta entrega de la Iglesia a la Revolución, se está haciendo mientras esta última se encuentra en un punto muerto porque, en su etapa actual -sus pasos finales-, la Revolución ya no puede ocultar la hediondez y maldad de su objetivo final “. [5 ]

Frente al nuevo paradigma del Papa Francisco, se verifica una situación paradójica: muchos conservadores, basándose en una idea errónea del Magisterio, se han quedado paralizados ante la posibilidad de estar en desacuerdo con el Papa reinante, mientras que por otro lado los progresistas se han transformado en defensores del Magisterio “vivo” del Papa Francisco hasta el amargo final. Ninguno de estos dos grupos admite que la regla de la ortodoxia es la conformidad con el Depósito de Fe, es decir, con la Sagrada Escritura y la Tradición. Ambos grupos identifican a la persona del Papa con el Magisterio de la Iglesia, olvidando que el Papa no es el sucesor de Cristo, sino sólo su Vicario.

La infalibilidad fue garantizada a la Iglesia únicamente en dos situaciones específicas: en declaraciones hechas por el Papa ex cátedra, y en la enseñanza universal ordinaria de los obispos unidos al Papa, es decir, en lo que se ha enseñado, según San Vicente de Lerins, “siempre, en todas partes, y por todos” (Conmonitorio, 2, 6). En otros casos, el Papa puede equivocarse, y cuando los fieles encuentran una contradicción entre sus palabras y el Magisterio perenne de la Iglesia, no es obligatorio errar con el Papa, y también puede haber el deber de resistirle y corregirlo fraternalmente.

Santo Tomás de Aquino, Doctor Angélico

Resistencia legítima al error: un enfoque equilibrado

¿Cómo deberíamos comportarnos en el nivel práctico? Recordando la doctrina de los autores clásicos, Santo Tomás de Aquino y San Roberto Bellarmino, Ureta propone un camino equilibrado entre dos soluciones opuestas:

“Una sería decir: ‘Después de todo, el Papa es el representante de Cristo y los obispos son los sucesores de los Apóstoles. Ellos son el magisterio vivo. ¿Quién soy yo para juzgarlos? Si el Papa y los obispos que lo apoyan están equivocados, es problema de ellos“. La otra sería decir: “Todo esto es pura herejía; por lo tanto, el que lo promueve no puede ser el Papa”. Se caería así en el sedevacantismo y librándose de resistir a un superior porque ya no se reconoce su autoridad.

Estas falsas alternativas deben ser rechazadas. Los fieles deben reconocer al Papa Francisco como el Vicario de Cristo en la tierra y a los obispos diocesanos como sucesores de los Apóstoles. A pesar de este reconocimiento, los católicos deben “resistir de frente”, como lo hizo San Pablo con el primer Papa”. [6]

Esta posición equilibrada fue sugerida en su momento por el Profesor Plinio Corrêa de Oliveira (1908-1995) a los dirigentes de la TFP chilena en la conclusión de su libro “La Iglesia del Silencio en Chile” (1976). A la pregunta, “¿Estamos obligados, según la sana doctrina, a acudir a esos pastores y sacerdotes [demoledores]…, a recibir de sus labios las enseñanzas de la Iglesia y recibir los sacramentos de sus manos?”, respondió el Profesor Corrêa de Oliveira. :

“En este sentido, es necesario señalar que:

  1. a) Para que haya una filiación eclesiástica completa… debe haber en las relaciones espirituales entre ovejas y pastores, entre hijo y padre, un nivel mínimo de confianza y armonía mutuas.

  2. b) Dada la extensión y la importancia que estos pastores y sacerdotes han asignado a la acción demoledora…, en el orden concreto no hay condiciones para el ejercicio habitual de esas relaciones. “No podemos ver cómo tal ejercicio podría dejar de traer un riesgo próximo para la Fe y graves escándalos para el bien”. [7]

Según José Antonio Ureta, el derecho al cese de las relaciones eclesiásticas diarias con las autoridades demoledoras de la Iglesia es análogo al derecho de una buena esposa que es atacada psicológicamente por un esposo abusivo, o el derecho de los hijos ante un mal padre. Sin abandonar el hogar familiar, la madre y los hijos pueden mudarse legítimamente a una parte aislada de la casa. Al hacer esto, hacen uso de su derecho de autodefensa contra los malos caminos del padre. Su retiro de la vida familiar habitual no significa que rechacen los vínculos conyugales y filiales indisolubles que los unen al esposo y al padre. Tampoco son negligentes en su deber de fidelidad a él al evitar el contacto regular. [8]

Esta actitud de auto segregación en relación a los pastores demoledores para preservar la Fe y evitar escandalizar a los débiles, que no es un tipo de “Opción Benedicto” dentro de la Iglesia católica, sino un acto supremo de resistencia a los malos pastores, no es algo nuevo: ha sido practicado por laicos buenos y fieles desde las edades tempranas de la Iglesia.

El académico chileno especifica además que:

“Esa resistencia debe ejercerse no sólo con respecto a la admisión de adúlteros al Sacramento de la Sagrada Eucaristía, sino también en defensa de la vida humana cuando está amenazada por el aborto y la eutanasia. Debería llevar a los fieles a defender el matrimonio indisoluble y oponerse al reconocimiento legal de las uniones entre personas del mismo sexo. Debería inspirarlos a defender la propiedad privada y la libre empresa contra las políticas colectivistas y los ataques de los llamados movimientos populares. Los católicos deben ser movidos a rechazar el miserabilismo y el indigenismo, que se proponen como soluciones a un calentamiento antropogénico teórico sobre el cual la comunidad científica está dividida. Los bautizados deben estar motivados para defender su identidad cristiana y su cultura nacional ante la crisis migratoria. En consecuencia, debería llevarlos a rechazar la islamización de Occidente, el relativismo filosófico y espiritual de una utopía multiculturalista, y la Ostpolitik del Vaticano con regímenes anticristianos que persiguen a los católicos.

Los católicos deben, por lo tanto, entrar en un estado de resistencia y permanecer así hasta que el verdadero paradigma católico se convierta nuevamente en la brújula que guía, inspira y vivifica toda la vida de la Iglesia” [9].

Sostenga el papado, ame a la iglesia, no abandone a ninguno de los dos

Ureta concluye su estudio renovando su fidelidad inmutable a la primacía de la jurisdicción universal del Romano Pontífice. Reafirmar esta devoción es más oportuno que nunca en un momento en que existe en los círculos tradicionalistas la tentación de reducir o anular la dimensión jurídica e institucional de la Iglesia. Nadie puede construir una Iglesia de su propia creación. Es necesario servirla y amarla tal como Nuestro Señor la fundó y la ama. Es a Su Iglesia y sólo a esta Iglesia que se ha reservado Su promesa divina: “Las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18).

(Traducido del italiano al inglés por Giuseppe Pellegrino. Traducción al castellano de nuestra Redacción).

Nota de la Redacción: los destaques en negrita y bastardilla son nuestros a fin de facilitar la comprensión del texto.

Los artículos y conferencias del profesor Roberto de Mattei se pueden encontrar en https://www.patreon.com/lepantofoundation.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

Notas

[1] Política y sociedad: Pape François, rencontres avec Dominique Wolton, ed. L’Observatoire, París 2017, p. 227.

[2] José Antonio Ureta, “Cambio de paradigma” del Papa Francisco: ¿Continuidad o ruptura en la misión de la Iglesia? (Spring Grove: Sociedad Norteamericana de Defensa de la Tradición, Familia y Propiedad, 2018), p. 29.

[3] Ureta, op. cit., p. 129.

[4] Ibid., pp. 138-139.

[5] Ureta, op. cit., p. 141.

[6] Ureta, op. cit., pp. 165-166.

[7] Ibid., pág. 167.

[8] Cf. ibid., pp. 168-171.

[9] Ibid., pág. 165.

 

              

 

 

 

 

Share

Previous post:

Next post: