Los liberales tienen animadversión a la armonía entre la Iglesia y el Estado – Regreso al Orden – Return to order

28/10/2020

Algunos podrían objetar que tal feliz concordia es imposible, en vista de nuestra trayectoria de Estado secular.

El Cardenal Elia Dalla Costa, conocido como el “cardenal de la Caridad, por salvar de la ejecución a miles de italianos bajo el régimen fascista durante la Segunda Guerra Mundial)⇒

A esto podríamos responder que encontramos tenues ecos del deseo de esa concordia en los escritos de los Padres Fundadores quienes, a pesar de sus creencias personales (fuertemente influenciadas por el deismo y la Ilustración), entendieron el rol indispensable de la Religión para la prosperidad de la nación.

⇐George Washington dando su discurso de despedida, pintado por John Trumbull

En su “Discurso de Despedida” George Washington dijo: “Entre las disposiciones y hábitos que llevan a la prosperidad política, es indispensable el apoyo de la religión y la moral”. (1) Y John Adams le escribió al Dr. Benjamin Rush en 1811: “La religion y la virtud son los únicos fundamentos, no sólo del republicanismo y de todo ghobierno libre, sino también de la felicidad social bajo todos los gobiernos y en todas las combinaciones de la sociedad humana”. (2)

Pintura del filósofo archi-revolucionario Jean-Jacques Rousseau, por Maurice Quentin de La Tour⇒

Estas posturas tan patrióticas contradicen el actual antagonismo trágico entre la Iglesia y el Estado. La hostilidad es producto de la actitud liberal que se niega a reconocer que la Iglesia es una sociedad perfecta. En su forma más extrema se basa en la idea rousseauniana de que todos los derechos provienen del pueblo, que a su vez los delega en el Estado y como consecuencia la Iglesia no tiene derechos, salvo los que le conceda el Estado. Así, el Estado no tiene obligaciones hacia la Iglesia, que debe vivir una existencia separada y subordinada. Y aunque en su forma más moderada sea menos intolerante con la Iglesia, el curso lógico de esta actitud liberal inevitablemente llevaba a la hostilidad y confrontación de nuestros días.

Imagen Izquierda: El Obispo Mons. Austin Vaughan arrestado en una clínica abortista de Manhattan en Mayo de 1988. Fue arrestado al menos otras diez veces, cumpliendo detenciones de hasta 10 días, por hacer campaña contra el aborto libre . Imagen Derecha: El 27 de Agosto de 2003 un monumento a los Diez Mandamientos a la puerta de los Tribunales de Montgomery, estado de Alabama fue retirado a la fuerza

Una postura verdaderamente equilibrada consiste en que cada sociedad perfecta reconozca los derechos y autonomías de la otra, y que cada una cumpla con las obligaciones hacia la otra que surgen de ese reconocimiento. Tal asociación brinda oportuniddades de cooperación y no de exclusión.


(1) George Washington, “Discurso de Despedida,” en “Una Compilación de mensajes y Escritos de los Presidentes” editado por James D. Richardson (New York: Bureau of National Literature, 1897), 1:205.

(2) William J. Federer, “Los Diez Mandamientos y su influencia en las leyes americanas: Un estudio de Historia (St. Louis: Amerisearch, 2003), 20.

RETURN TO ORDER, por John Horvath (h) –  Best-seller de la TFP Norteamericana

 

Share

Previous post:

Next post: