La dictadura revolucionaria es fundamentalmente anticatólica

12/10/2013

La Francia de 1789, que añora Manuel Valls, la Alemania nacional-socialista de Hitler y Goebbels, el Vietnam comunista, de Ho Chi Minh,  Vo N. Giap y  sus actuales sucesores, la Cuba de los hermanos Castro, …, son ejemplos vivos del totalitarismo impuesto por minorías anticristianas que someten a “la mejor parte del verdadero pueblo” -como advertía Pío XII.

Así caracteriza Plinio Corrêa de Oliveira ese estado de cosas que amenaza a la Iberoamérica actual:
“…la dictadura revolucionaria tiende a eternizarse, viola los derechos auténticos y penetra en todas las esferas de la sociedad para aniquilarlas, desarticulando la vida de familia, perjudicando a las élites genuinas, subvirtiendo la jerarquía social, alimentando de utopías y de aspiraciones desordenadas a la multitud, extinguiendo la vida real de los grupos sociales, y sujetando todo al Estado: en una palabra, favoreciendo la obra de la Revolución. Ejemplo típico de tal dictadura fue el hitlerismo.
“Por esto, la dictadura revolucionaria es fundamentalmente anticatólica”.
Cfr. “Revolución y Contra-Revolución”, Parte I, cap. III, F; ed. online: http://rcr-una-obra-clave.blogspot.com/

Share

Previous post:

Next post: