Francia nació de la familia – El padre, modelo de reyes y señores

14/10/2013

San Eduardo, el Confesor – La figura de un rey medieval en toda la Cristiandad europea era la de un padre

Vimos en nota anterior que el Primer Ministro socialista de Francia, Manuel Valls, a la pregunta «¿Cuando nació la nación francesa?», contestó: «Históricamente, la izquierda inventó la nación, en 1789».

El texto que presentamos a continuación refuta esta mentira histórica propia del utopismo totalitario socialista, y explica la verdad acerca de los hechos históricos que hicieron surgir a Francia muchos siglos antes de la Revolución Francesa, de forma natural y orgánica, como una flor nacida del árbol de la familia, con la figura del padre como modelo de reyes y señores.

El carácter familiar del gobierno feudal
El rey, padre de su pueblo
Para ilustrar convenientemente el carácter familiar del gobierno feudal conviene transcribir algunos párrafos del denso libro de Mons. Henri Delassus El espíritu familiar en el hogar, en la ciudad y en el Estado, en el cual se describen los orígenes de dicho régimen.

[…] Patria: el señorío del padre

El ambiente familiar de una ciudad medieval era de calma e intimidad

Tras recordar la tesis de Fustel de Coulanges sobre la familia como célula madre de la sociedad antigua, Mons. Delassus muestra que dicha tesis se aplica también a los orígenes de la civilización actual:
“Vemos a los agrupamientos sociales constituirse de la misma manera en los orígenes de nuestro mundo moderno.
“La familia, al extenderse, formó entre nosotros la mesnada (Mesnie, Magnie: casa, familia, como se dice todavía hoy ‘la casa de Francia’), así como había formado la phratria entre los griegos, y la gens entre los romanos. ‘Los parientes, dice Flach (Les Origines de l’ancienne France), agrupados alrededor de su jefe, formaron el núcleo de un compañerismo extendido, la mesnada.
Los textos de la Edad Media, crónicas y canciones de gesta, nos hablan de la mesnada, ampliada por el patronato y la clientela, como correspondiendo exactamente a la gens romana’.
A continuación, Flach muestra cómo la mesnada se desarrolla, a su vez, y produce el feudo, familia aún más extensa cuyo señor feudal es aún el padre; tanto es así, que para designar al conjunto de las personas reunidas bajo la soberanía de un jefe feudal, se encuentran con frecuencia en los textos de los siglos XII y XIIl -épocas en que el régimen feudal alcanzó su pleno desarrollo-, la palabra ‘familia’.
‘El barón, dice Flach, es ante todo un jefe de familia.’ y el historiador cita algunos textos en que el padre es asimilado específicamente al barón, y el hijo al vasallo.
” ‘Una extensión mayor, forma al gran señor’. Del pequeño feudo sale el grande. La aglomeración de los grandes feudos formará los reinos.
“Así se formó nuestra Francia. La lengua nos da testimonio de ello tan fielmente como la Historia.
“Al conjunto de las personas sometidas a la autoridad de un padre de familia se le llama familia. A partir del siglo X, al conjunto de las personas reunidas bajo la autoridad de un señor, jefe de una
mesnada, se le llama familia. Al conjunto de las personas reunidas bajo la autoridad de un barón, jefe de un feudo, se le llama familia. y más adelante veremos que el conjunto de las familias francesas fue gobernado como una familia.
El territorio sobre el cual se ejercían esas diversas autoridades -ya sea que se tratara de la de un jefe de familia, de la del jefe de mesnada, del barón feudal o del rey- es denominado uniformemente en los documentos como patria, el señorío del padre. ‘La patria, dice Frantz Funck-Brentano, era al principio el territorio de la familia, la tierra del padre. La palabra se extendió al señorío y a todo el reino, puesto que el rey era el padre del pueblo. El conjunto de los territorios sobre los que se ejercía la autoridad del rey se llamaba, por tanto, ‘Patria’.”
Fuente:
Plinio Corrêa de Oliveira, “Nobleza y élites tradicionales análogas – En las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana”
t. I, Parte III, Documentos IX, El carácter familiar del gobierno feudal – El rey, padre de su pueblo, pp. 313-15

 

Share

Comments on this entry are closed.

Previous post:

Next post: