La estabilidad de las generaciones – Regreso al Orden

05/12/2014

grandpas-favorite

Pintura de David Henry Friston

Cuando hablamos de la familia tradicional, debemos verla como algo más que la mera suma de un padre, una madre, e hijos. A través de la historia, siempre se entendió a la familia como la unidad de todo el linaje de antepasados y descendientes.

Recién con el Iluminismo se empezó a cuestionar esta creencia universalmente aceptada. Jean Jacques Rousseau lleva el individualismo hasta el punto de sostener que los hijos “se mantienen junto al padre sólo mientras lo necesitan para su supervivencia. En cuanto esta necesidad desaparece, el vínculo natural se disuelve.” (1) Estas teorías son el fundamento de la modernidad, que cada vez más considera que la familia es una mera convencionalidad y que el individuo debe reinar como supremo.

Friston_The_Toy_Seller

Pintura de Friedrich Edouard Meyerheim

Esta mutilada visión moderna de la familia que se disuelve con la adultez o la muerte, no es el modelo al que nos referimos. Pues, como dice Monseñor Delassus, la familia es “una y continua”, conteniendo “todo el linaje de antepasados y de descendientes que vendrán en el futuro.” (2)

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

(1) Jean Jacques Rousseau, “Contrato Social”, en Rousseau, vol. 38, de Grandes Libros del Mundo Occidental, p. 387. Estas ideas rousseaunianas que parecen reducir las relaciones familiares a las que tienen los animales tenían amplia circulación en la época de la fundación de nuestra nación. Encontramos figuras como por ejemplo la de Thomas Jefferson, afirmando que cada generación debe crearse a sí misma a nuevo, porque la tierra siempre pertenece a la generación que está viviendo. Revelando una fuerte influencia de Rousseau, Jefferson afirma: “por lo tanto cada constitución y cada ley expira naturalmente al término de 19 años. Si se exige durante un tiempo mayor, se convierte en un acto de fuerza y no de derecho.” Richard K. Matthews y Elric M. Kline, “Jefferson al descubierto: El momento rousseauniano en el pensamiento político norteamericano”, en Historia, o Principios como tales: Ensayos en honor de Forrest McDonald, editado por Stephen M. Klugewicz y Leonor T. Ealy (Wilmington, Delaware, ISI Books 2010), p. 141 y 142.

(2) Henri Delassus “El espíritu familiar en la casa, en la Ciudad y en el Estado” (Cadillac, Francia, Ediciones Saint Rémi, 2007), p. 99 (traducción de la TFP Norteamericana)

 

RTO

Share

Previous post:

Next post: