010 Visión de conjunto rojo

Nobleza y élites tradicionales análogas:
DESHACIENDO OBJECIONES PREVIAS
Visión de conjunto – Capítulo I

Continuamos brindando esta visión de conjunto, necesariamente resumida y limitada, recomendando vivamente la lectura de esta obra, que se encuentra a disposición de quien desee adquirirla (ver “TOME CONTACTO CON NOSOTROS”). Nota: los subtítulos numerados y en negrita pertenecen al original; los destaques en letra cursiva y negrita, salvo aclaración en contrario,  pertenecen a nuestra Redacción.

Presentamos el capítulo inicial de la obra en que el autor, Plinio Corrêa de Oliveira, aborda la misión esencial de la Nobleza y élites tradicionales análogas -y dirigentes auténticos de todo nivel en nuestros días.

Comienza dando respuesta a algunos interrogantes que surgen en el espíritu de los lectores, que sufren la influencia de los sofismas igualitarios difundidos por todas partes. Enfrenta así con el coraje y fidelidad al Papado que caracterizaron toda su existencia –reconocidos por expresivos documentos de la Santa Sede- la acción de los avasalladores medios de difusión revolucionarios y de los difusores de tales sofismas.
No pretendemos sino continuar brindando  una visión de conjunto, necesariamente resumida y limitada, recomendando vivamente la lectura de esta obra que está a disposición de quien desee adquirirla (nota: los subtítulos y textos en bastardilla pertenecen a nuestra Redacción; los subtítulos numerados y en letra normal son tomados del original).
***
Imagen del maquinista antes de iniciar el viaje
Cuando la psicología de muchos lectores parece prevenida respecto a la materia a tratar, la situación del escritor es como la de un maquinista de tren que advierte que la vía está abarrotada de obstáculos, y que el viaje sólo podrá comenzar apartándolos. Son tantos los prejuicios respecto a la Nobleza y élites tradicionales análogas, que el asunto sólo puede tratarse después de apartarlos.

0_mars_timisoara

1. Sin prejuicio de una justa y amplia acción en pro de los trabajadores, oportuna actuación a favor de las élites

Hablar de reivindicaciones a favor de los trabajadores es altamente loable. Pero insistir unilateralmente en ellas sin considerar los problemas y necesidades de otras clases –cruelmente afectadas por la gran crisis contemporánea- supone olvidar que la sociedad se compone de clases diversas, con funciones, derechos y deberes específicos y no únicamente de trabajadores manuales.
Asimismo, la formación de una sociedad sin clases es una utopía que ha sido tema invariable de los sucesivos movimientos igualitarios desde el siglo XV, predicada en nuestros días por socialistas, comunistas y anarquistas.
Las TFP y entidades afines son favorables a que se hagan para la clase de los trabajadores todas las mejores oportunas, pero sin que implique la desaparición de las demás clases, o una tal mengua de su significado, deberes, derechos y funciones específicas en favor del bien común que equivalga a su virtual extinción.
Resolver la cuestión social achatando todas las clases en ilusorio beneficio de una sola, supone provocar una auténtica lucha de clases, ya que suprimirlas en beneficio exclusivo de la dictadura de una sola –el proletariado- supone reducir a las demás a la alternativa de aceptar su legítima defensa o la muerte.
Es menester que nuestros contemporáneos bien orientados, en colaboración con las iniciativas en pro de la paz social por medio del justo y necesario apoyo a los trabajadores, desenvuelvan en favor del orden social una actuación opuesta a la de socialistas y comunistas, que lleva hacia la lucha de clases. Y para que el orden social exista, es condición que a cada clase le sea reconocido lo que en derecho le corresponde para subsistir dignamente y que, respetada en sus derechos específicos, se sienta capaz de cumplir los deberes que le corresponden en orden al bien común.

embajador-papa_opt-57fc6
Así, es indispensable que la acción a favor de los obreros se conjugue con otra a favor de las élites.
La Iglesia no se interesa por la cuestión social porque ame exclusivamente a los obreros; no es un partido laborista fundado para proteger una sola clase; Ella ama, más que a las diversas clases consideradas aisladamente y sin nexo con las demás, la Justicia y la Caridad, y por eso ama a todas las clases sociales… incluso a la Nobleza, tan combatida por la demagogia igualitaria (cfr. Caps. IV, 8, y V, 6).

Dom_Bertrand

armonía caballero llevando enfermo
Pío XII reconoce a la Nobleza una importante y peculiar misión -que corresponde análogamente a otras élites sociales. Lo hace en quince alocuciones concedidas al Patriciado y a la Nobleza romana (1940 a 1958).
Nadie ignora la multiforme ofensiva para mengua o extinción de la Nobleza y demás élites, ejerciendo una avasalladora presión para hacer abstracción, replicar o disminuir su papel.
En alguna medida, pues, la actuación a favor de la Nobleza y élites es hoy más oportuna que nunca. “Cabe por tanto formular con arrojo y serenidad la siguiente afirmación: en nuestra época, en la cual tan necesaria se ha vuelto la opción preferencial por los pobres, también se hace indispensable una opción preferencial por los nobles” y otras élites tradicionales “expuestas al riesgo de desaparecer y dignas de apoyo”.
(…)
“No, si la Nobleza debe ser considerada una clase parasitaria de dilapidadores de sus propios bienes; pero esta imagen de la Nobleza, que forma parte de la leyenda negra de la Revolución Francesa de 1789 y de las que la siguieron…es rechazada por Pío XII. Aun cuando afirma claramente que se han dado en sus medios abusos y excesos…dignos de severa censura…describe, en términos conmovidos, la consonancia de la misión de la Nobleza con el orden natural de las cosas instituido por el propio Dios, así como el carácter elevado y benéfico de esa misión”.

Pagina interior con caballeros y estandartes

2. La Nobleza: una especie dentro del género élites tradicionales

La expresión élites tradicionales designa una realidad socio-económica. Según los textos pontificios, la Nobleza constituye una élite, la más alta de ellas; pero no es, ciertamente la única.
Hay élites no nobiliarias ni hereditarias ex natura propria. V.gr. la condición de profesor universitario incorpora a sus titulares a lo que se puede llamar élite de una nación, como la condición de militar, diplomático y otras análogas. No pocos nobles se dedican a ellas sin que decaigan ipso facto de su condición; por el contrario, el ejercicio de esas actividades da fácilmente ocasión a que el noble marque su actuación en ellas con la excelencia de los atributos específicos de la Nobleza.

No se debe olvidar a las élites que propulsan la vida económica de una nación en la industria y el comercio, funciones lícitas, dignas y de evidente utilidad, cuya meta específica es el enriquecimiento de quienes las ejercen; enriqueciéndose, por una consecuencia colateral, enriquecen a la nación.
Esto no basta para dotar de un carácter de Nobleza a quienes las ejercen. Es indispensable una particular dedicación al bien común –especialmente a lo que tiene de más precioso, el cuño cristiano de la civilización- para que se pueda conceder esplendor nobiliario a una élite. No obstante, cuando las circunstancias proporcionan a industriales y comerciantes la ocasión de prestar servicios notables con sacrificio relevante de intereses personales legítimos, ese esplendor brille también en quienes los hayan prestado con la correspondiente elevación de espíritu.
Si una familia no noble, por una feliz conjugación de circunstancias, ejerce a lo largo de varias generaciones alguna de estas actividades, bien puede ser suficiente para elevarla a la condición de noble, como ocurrió con la Nobleza veneciana –habitualmente de comerciantes- que ejerció el gobierno de la Serenísima República y tuvo en sus manos el propio bien común de aquel Estado, elevándolo a la condición de potencia internacional. No sorprende que hayan accedido a la condición de nobles de modo tan efectivo y auténtico que asumieron todo el alto tono de cultura y maneras de la mejor Nobleza militar y feudal.

zMercedes Castellanos de Anchorena ante Pío XI
Hay élites tradicionales fundadas desde su inicio en capacidades y virtudes cuya transmisibilidad –genética y del ambiente y educación familiares- es patente. Así se constituyen familias y aún vastos conjuntos de familias que se destacan por sus señalados servicios al bien común: surge así una élite tradicional.
“En ella se alía a la condición de élite el valioso predicado de ser tradicional; y muchas veces no se constituye formalmente como clase noble por el mero hecho de que la legislación de muchos países –influenciada por las doctrinas de la Revolución Francesa- veda al Poder público el otorgamiento de títulos de Nobleza. En ese caso se encuentran no sólo ciertos países europeos, sino también los del continente iberoamericano”.
Las enseñanzas pontificias sobre Nobleza son en gran medida aplicables a esas élites tradicionales por fuerza de analogía de situación; de ahí la importancia y actualidad de esas enseñanzas para quienes, aun siendo portadores de auténticas y elevadas tradiciones familiares, no hayan sido honrados con un Título de Nobleza, pero a quienes corresponde una noble misión en sus respectivos países a favor del bien común y de la Civilización Cristiana.
Lo mismo se puede decir de las élites no tradicionales, en la medida en que se van haciendo tradicionales.

(Continúa en el próximo boletín)
Será un gusto recibir sus consultas o comentarios a través del site o por mail a: donpelayodeasturias@gmail.com –

Tagged as: Nobleza y élites tradicionales análogas – Visión de conjunto

 

 

 

 

 

 

{ 0 comments }

008 Clarinadas

007 Roland recortado
X JORNADA DE CULTURA HISPANOAMERICANA por la CIVILIZACION CRISTIANA y la FAMILIA – SALTA 29 y 30 de AGOSTO DE 2014

index

Santa Juana de Arco era una joven campesina que un buen día oyó la voz del Arcángel San Miguel convocándola a defender a Francia, “hija primogénita de la Iglesia”. Así, la Providencia se valió de una desconocida doncella del campo para la alta misión de preservar un emblemático reino en que abundaban los guerreros, los pensadores, los príncipes católicos...

San Francisco Solano carbonilla dibujoSan Francisco Solano carbonilla dibujoindex SFS
San Francisco Solano, con su “violín milagrero”, se internó solo en las selvas y cerros del continente, destacadamente en El Tucumán (NOA), y con su música, su palabra y sus notorios hechos sobrenaturales convirtió a la verdadera Fe y civilización a miles de aborígenes, edificó una cristiandad de más de 30 poblaciones indígenas y sostuvo las incipientes ciudades católicas que constituyeron la armazón de nuestra querida Argentina, fundando imperecederas ceremonias y tradiciones. Por esa gesta digna de figurar en la Légende Dorée fue llamado “el Apóstol de América”.
Son ejemplos de lo que pueden los hombres cuando se disponen a oir la gracia de Dios. Pues:

images SF
“Cuando los hombres resuelven cooperar con la gracia de Dios, se operan las maravillas de la Historia: es la conversión del Imperio Romano, es la formación de la Edad Media, es la reconquista de España a partir de Covadonga, son todos esos acontecimientos que se dan como fruto de las grandes resurrecciones de alma de que los pueblos son también susceptibles. Resurrecciones invencibles, porque no hay nada que derrote a un pueblo virtuoso y que verdaderamente ame a Dios” (“Revolución y Contra-Revolución”, Plinio Corrêa de Oliveira, parte II, cap. IX).
¿Qué harían personas de Fe como San Francisco Solano y Santa Juana de Arco en nuestros conturbados días? …

Animados por esos ejemplos, y ante la crisis moral e ideológica de la sociedad actual, convocamos a todos los que quieran defender nuestro estilo de vida y raíces católicas tradicionales a participar de la

X JORNADA de CULTURA HISPANOAMERICANA por la CIVILIZACION CRISTIANA y la FAMILIA
Museo de la Ciudad Casa de Hernández –Salta, 29 y 30 de agosto de 2014

Declarada de interés por la Hon. Cámara de Diputados de la Provincia de Salta
Próximamente daremos a conocer más detalles.
COMISION ORGANIZADORA
Informes e inscripción: civilizacioncristianaymariana@gmail.com

X Jornada

 

007 Roland recortadoCOMO DEBE LUCHAR UN CATOLICO PARA QUE TRIUNFEN  LOS IDEALES DE LA CIVILIZACION CRISTIANA

jóvenes en semana de estudios de carnaval

Analicemos estas palabras, de las que hemos citado una parte en la clarinada anterior:

“Existe una fuerza propulsora de la Contra-Revolución, así como existe otra para la Revolución.
1. Virtud y Contra-Revolución
Señalamos como la más potente fuerza propulsora de la Revolución, el dinamismo de las pasiones humanas desencadenadas en un odio metafísico contra Dios, contra la virtud, contra el bien y, especialmente, contra la jerarquía y contra la pureza. Simétricamente, existe también una dinámica contra-revolucionaria, pero de naturaleza por completo diversa. Las pasiones, en cuanto tales -tomada aquí la palabra en su sentido técnico- son moralmente indiferentes; es su desarreglo lo que las vuelve malas. Sin embargo, en cuanto reguladas, son buenas y obedecen fielmente a la voluntad y a la razón. Y es en el vigor de alma -que le viene al hombre por el hecho de que en él Dios gobierna la razón, la razón domina la voluntad, y ésta domina la sensibilidad- donde es preciso procurar la serena, noble y eficientísima fuerza propulsora de la Contra-Revolución.
2. Vida sobrenatural y Contra-Revolución
Tal vigor de alma no puede ser concebido sin tomar en consideración la vida sobrenatural. El papel de la gracia consiste exactamente en iluminar la inteligencia, en robustecer la voluntad y en templar la sensibilidad de manera que se vuelvan hacia el bien. De suerte que el alma lucra inconmensurablemente con la vida sobrenatural, que la eleva por encima de las miserias de la naturaleza caída y del propio nivel de la naturaleza humana. Es en esa fuerza de alma cristiana que está el dinamismo de la Contra-Revolución.
3. Invencibilidad de la Contra-Revolución
Se puede preguntar de qué valor es ese dinamismo. Respondemos que, en tesis, es incalculable, y ciertamente superior al de la Revolución: “Omnia possum in eo qui me confortat” (Filip. 4, 13) (1).
Cuando los hombres resuelven cooperar con la gracia de Dios, se operan las maravillas de la Historia: es la conversión del Imperio Romano, es la formación de la Edad Media, es la reconquista de España a partir de Covadonga, son todos esos acontecimientos que se dan como fruto de las grandes resurrecciones de alma de que los pueblos son también susceptibles. Resurrecciones invencibles, porque no hay nada que derrote a un pueblo virtuoso y que verdaderamente ame a Dios”.

Plinio Corrêa de Oliveira

———————————–
(N. del E. 1): “Todo puedo en Aquél que me da fuerzas”.

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

“Revolución y Contra-Revolución”, Cap. IX – La fuerza propulsora de la Contra-Revolución

{ 0 comments }

338px-Baltasar_Hidalgo_de_Cisneros

PARTE III – TRAS LA SEPARACIÓN DE ESPAÑA:
cambio de fisonomía, continuidad en la misión, apogeo y decadencia
La traumática separación entre la Metrópoli y sus posesiones americanas afectó profundamente la situación de la aristocracia criolla. Fragmentada Hispanoamérica en nuevas unidades políticas, éstas adoptan la forma de gobierno republicana y, llevadas por el mimetismo revolucionario del siglo, declaran abolidos los títulos y privilegios de la nobleza. No pocos nobles, bajo la influencia del soplo democrático igualitario de la Revolución Francesa, virtualmente abdican de su condición nobiliaria dejándola caer en el olvido.

A – UNA NOBLEZA DESPOJADA DE SUS TITULOS, CON RENOVADO PREDOMINIO SOCIAL

1. Paradójica situación de la nobleza americana después de la emancipación

Libre de las trabas del absolutismo, y manteniendo toda su hegemonía social, la nobleza americana –ahora sin títulos ni reconocimiento legal- será paradójicamente proyectada a una renovada situación de preeminencia.
La era de inestabilidad que se inaugura está marcada por incesantes disputas de poder entre volátiles caudillos regionales y cerebrinos conspiradores de ciudad, adeptos de las quimeras revolucionarias en boga. Las nuevas entidades políticas se convierten en laboratorios de utopías, experimentadas a sangre y fuego con una pertinacia que se juzga muy patriótica. Esa turbulencia, surcada de cruentas contiendas civiles, origina creciente fatiga y decepción. Las atenciones se vuelven entonces hacia representantes de la antigua aristocracia rural y urbana –vistos cada vez más como encarnación natural de la autoridad y custodios del orden- en busca de una dirección firme y estable. La aspiración de orden hace que se sucedan intentos de restauración o instauración monárquica en todo el Continente.

LA_BATALLA_DE_SAN_LORENZO_by_supersebas
Las élites tradicionales adquieren renovadas formas de poder e influencia, a veces mayores que las detentadas durante el melancólico ocaso del Antiguo Régimen.
Ejemplo característico es el joven estanciero rioplatense Don Juan Manuel de Rosas. Al margen del juicio que merezca su gobierno de casi un cuarto de siglo, es indudable que representaba la figura típica del aristócrata rural del tiempo, señor casi feudal. Mantenía una milicia propia, los Colorados del Monte, para defender sus haciendas de los indios, valiéndose de ella para hacer presión en favor del bando federalista.
Reunía el prestigioso “conjunto de atribuciones del estanciero pampeano”, que incluían, como refiere Lucio V. Mansilla, hacer “de oráculo, de teólogo, de juez …” , de autoridad policial-militar, y aún de médico. Con variantes, el tipo humano y el estilo de vida se reproducen en todo el antiguo imperio.

07
Algo similar ocurre en Méjico,. “Los escudos de armas podían haber sido destruidos, pero nadie intentó desbaratar el séquito de un noble. La estructura de la nobleza era una estructura familiar, y no había reforma que fuera dirigida contra el patriarcado o que lo pusiera en peligro” (D. Ladd, p. 115, n. 1).
Y concluye: “Ni las guerras de la independencia, ni la nueva república, destruyeron a la nobleza mexicana”. Será necesario convulsionar artificialmente el país durante siete décadas a partir de la segunda mitad del siglo XIX, despojarlo de más de la mitad de su inmenso territorio y desencadenar revoluciones de corte marxista apoyadas por potencias capitalistas, para conseguir desestabilizar aquella brillante élite.

2. Afectividad, virtud católica y paternalismo

La Virgen amparando las clases mejicanasEl estilo de vida adecuadamente llamado “patriarcal” es característico de las élites hispanoamericanas, fruto de su arraigado espíritu católico. Una catolicidad difusa en todas las clases impregnaba las relaciones sociales con un aroma de dulzura de vida, en que se manifestaba la alegría de hacer el bien desinteresadamente.
Lo que las izquierdas llaman despectivamente paternalismo –al que consideran uno de los “atrasos” más intolerables de nuestros países- es una alta cualidad moral, fruto de lo que podríamos llamar instinto católico; el afecto recíproco transformado en principio unitivo de todas las clases. Por él los que son más protegen a los que son menos, a lo que éstos corresponden con formas de dedicación comparables a un voluntario enfeudamiento. Por eso fue tan difícil promover aquí la lucha de clases.
Resulta difícil, para quien se habituó a vivir en la anónima, mecánica e inclemente civilización contemporánea, hacerse una idea de lo que era la felicidad de situación proporcionada por esa sociedad patriarcal, que reposaba sobre el vínculo de la mutua y afectuosa dedicación entre sus miembros.
Un similar tejido de relaciones personales dominaba también la vida de la ciudad. En Quito, dice Jijón y Caamaño, el artesano, el artista, indio, mestizo o blanco se formaba al amparo de alguna casa hidalga. Cada casa señorial poseía numerosa servidumbre. Había cerca gentes de escasos bienes, que por lejano parentesco o amistad tenían en ellas franca entrada, asiento en la mesa y protección segura (p. 118, n. 1).
La Marquesa de Calderón de la Barca, Embajadora de España en Méjico, evoca esos vínculos parafeudales en la hacienda San Bartolo. El hacendado “es el monarca de cuanto la vista alcanza; es un rey entre sus sirvientes y jornaleros indios; nada puede sobrepujar la independencia de su posición. … Debe ser un consumado caballista; práctico en todos los ejercicios del campo; y si puede pasar el día a caballo recorriendo su propiedad, dirigiendo a sus trabajadores… administrando justicia y aliviando pesadumbres, y puede sentarse, llegada la noche, en los grandes y largos corredores para…engolfarse en las páginas de algún autor predilecto,…es probable que sus manos no sientan el gran peso del tiempo” (id., n.2).

 

 

{ 0 comments }

esfera y cruz con sombraCon motivo de los 1200 años de la coronación de Carlomagno como sacro Emperador Romano de Occidente, un acontecimiento ápice…,  venimos comentando en esta sección la orgánica y gradual ascensión del linaje carolingio a la dignidad imperial por manos de los Sumos Pontífices. Nacía el tiempo en que, como enseñó León XIII, “el Sacerdocio y el Imperio estaban ligados entre sí por una feliz concordia y por la permuta amistosa de buenos oficios. (Encíclica “Immortale Dei”, l.XI.1885 – “Bonne Presse”, París, vol. II, p. 39).

330px-PipinStich330px-St_Denis_Choir_Glass

Bosquejamos en notas anteriores la colorida historia de Pipino, padre de Carlomagno, ungido por San Bonifacio, Apóstol de Germania, como rey de los francos, como monarca llamado a cumplir una misión providencial gobernando a su pueblo en las vías del Evangelio, edificando la Cristiandad. Vemos tornarse realidad la misión excelsa de un Príncipe católico, elevado al trono por un misionero de la talla de San Bonifacio, inspirado en los ejemplos bíblicos, consagrando en los hechos las palabras de la Sabiduría eterna: “Per me regnant reges” (Por Mí reinan los reyes…), manteniéndose así una vinculación entre el Cielo y la tierra, entre Cristo Rey y la civilización cristiana, por intercesión de María Reina,  de la que difícilmente podemos hacernos una idea en estos tiempos de neo-paganismo revolucionario.

255px-Bonifazius
Comentamos el aprieto en que se encontraba el Papado en tiempos del gran Pontífice Esteban II, amenazado por los lombardos ex arrianos y semi-bárbaros que venían conquistando toda Italia y pretendían establecer su trono en la propia Ciudad Eterna.
A pesar de todas las infidelidades y aún apostasías de los Emperadores Romanos de Oriente (Bizancio), los Soberanos Pontífices habían mantenido en el orden temporal su carácter de súbditos, remanente del antiguo Imperio romano. Ante la amenaza lombarda, habían solicitado al emperador una ayuda efectiva, fuerzas militares capaces de frenar al enemigo.

423px-Pope_Stephen_II
Esteban II había lanzado por última vez un grito de angustia hacia Bizancio, supremo llamamiento que “no tuvo eco entre los cobardes tiranos del mundo imperial” (Kurth). Teniendo entonces que escoger entre la salvación de un pueblo abandonado por sus defensores naturales y la alianza con los francos, el Papa “levantó su ánimo a la altura de su deber, y se dirigió resueltamente a Pipino el Breve” (ibid.). Ya sus predecesores habían pedido a Carlos Martel y al mismo Pipino apoyo a la causa de la civilización cristiana. Este tenía una deuda de gratitud con el Papado, gracias al cual se había podido dar sin perturbaciones el necesario cambio de dinastía por él propuesto.

La respuesta de Pipino al llamado pontificio no se hizo esperar: llegaron a Roma sus embajadores, el Obispo de Metz, Chrodegang, y el legendario duque Augier, popular en Francia por un tradicional juego de cartas. Los emisarios invitaron al Pontífice a trasladarse a donde Pipino se encontraba.
Después de reflexionar con madurez, el prudente y animoso pontífice adoptó una resolución que en un principio espantó a sus familiares, pero que mantuvo con energía: corresponder a la invitación de ir al encuentro del rey franco, pero antes presentarse personalmente ante el rey enemigo Astolfo, acompañado de la embajada franca y también de la bizantina –mencionada en el artículo anterior.
Dados los antecedentes de Astolfo, sus familiares –ayudantes y consejeros de la Curia romana- temían por la vida del Pontífice. Pero no lograron disuadirlo. El 14 de octubre de 753, consigna solemnemente el Liber Pontificalis, se puso en camino, acompañado del legado imperial griego, Juan el Silenciario, del Obispo de Metz y del Duque Augier, y de una comitiva de altos personajes de Roma y ciudades vecinas. “Acompañóle en su camino, durante algún tiempo, una muchedumbre inmensa ‘que lloraba, sollozaba’, dicen los Anales del Pontificado, y queria retenerle’ porque preveía los grandes peligros que le esperaban en Pavía” (Mourret). ¡Tocante escena viva de la Cristiandad!
A pesar de que una comisión de Astolfo se adelantó para rogarle que no le diga a éste ni una palabra de sus malhadadas conquistas, el Papa le presentó sin temor sus reclamaciones, en nombre del imperio –como le había pedido el emperador- y en nombre de la Iglesia. Astolfo, impresionado por la actitud de los dos enviados francos, que subrayaron el discurso del Pontífice con palabras “breves y claras”, rechazó las demandas de Bizancio e intentó hacer desistir al Papa de su viaje al rey Pipino.
Sus exhortaciones y amenazas no lograron quebrantar la constancia del Vicario de Cristo, que luego de despedir a la embajada imperial, y a los laicos de su séquito, se dirigió a Francia con algunos clérigos, franqueando el San Bernardo y bajando a la Abadía de San Mauricio.
Allí lo esperaban dos comisionados del rey franco que lo acompañaron hasta Sangres, donde le salió al encuentro el joven hijo del rey, Carlos, el futuro Carlomagno, que contaba con doce años; y luego el mismo Pipino, que se adelantó tres millas.

angersfortress3
A la vista del Papa, el rey desmontó de su cabalgadura, tributándole profundos homenajes y tomando las riendas del caballo del Pontífice, caminando un trecho a su lado “a guisa de escudero” (Mourret). Señera expresión de espíritu jerárquico feudal.

El Papa y sus clérigos correspondieron, homenajeando a su vez a Pipino como monarca católico y defensor de la Iglesia, vestidos de cilicios, cubiertas sus cabezas de ceniza y suplicándole pusiese mano en la defensa de “la causa de San Pedro y de la República de los romanos”. También le rogó el Pontífice hacer restituir el Exarcado de Ravena a su legítimo posesor, el emperador, supremo acto  de condescendencia de Esteban II con respecto a la infiel Constantinopla.
Pipino accedió de buen grado a las demandas y, para acomodarse al consejo del Papa de evitar en lo posible la efusión de sangre, intentó resolver la cuestión por la vía diplomática.
Tres embajadas sucesivas y la ofrenda generosa de 12.000 sueldos de oro no movieron a Astolfo a abandonar sus pretensiones. Su perfidia llegó al punto de lograr que el Abad de Monte Cassino –súbdito lombardo-, donde llevaba vida religiosa Carlomán, hermano de Pipino, lo enviara a sembrar discordias contra el Papa y el rey franco.
La reaparición del príncipe-monje en el mundo abandonando el monasterio para estos insidiosos manejos provocó un verdadero escándalo. Felizmente, la maniobra fracasó.
Se imponía una urgente acción militar. Pipino se dispuso virilmente a ella a pesar de la oposición de algunos señores, fomentada por las maniobras de Astulfo y Carlomán, que hicieron fracasar una asamblea de barones.

580 Pepin-2_small
Una segunda asamblea, celebrada en Kiersy-sur-Oise el 14 de abril de 754, mostró un cambio para mejor y precisó que la finalidad de la expedición sería la de restituir al Apóstol San Pedro los territorios ocupados por el lombardo. Se celebró entre el católico rey franco y el Sumo Pontífice el Pacto de Kiersy, que algunos llaman ‘restitución’ o ‘promesa’, y que “tiene la forma de una ‘donación’; es una ‘restitución’, porque lo que da de hecho era posesión de san Pedro, o sea del Papa; y es una ‘promesa’, porque lo que da Pipino, no lo había conquistado todavía”. A cambio de tan importante donación, “Pepino da y no reclama en retorno sino oraciones” (Mourret).
La tercera asamblea se hizo el 28 de julio de 755 en la histórica Abadía de Saint-Denis, marco de una ceremonia de gran significado. El Papa renovó la consagración real de Pipino, asociando a ella a su hijo Carlomagno –y a su hermano, declarando a los tres Patricios de los Romanos.
Semejante consagración de un rey y de sus hijos por el Sumo Pontífice no tenía precedentes en la historia. No sólo confirmaba la legitimidad de Pipino y su descendencia, “sino parecía elevar la realeza de los francos por encima de las demás realezas de Europa”. Por lo que el Papa lo llamará “el ungido de San Pedro” (ibid.).
El título de ‘patricio de los romanos’ –a diferencia del de ‘patricio’ a secas, que había sido concedido anteriormente a otros por la Santa Sede, sugería la idea de un derecho de protección efectiva sobre el Estado pontificio. Habían perdido su razón de ser las funciones de Duque de Roma y la restauración de un exarca de Ravena (bizantino). “El Sacro Imperio se hallaba en germen en las actas de la asamblea de Saint-Denis” (ibid.).

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
(*) Cfr. Sacralidad medieval: Pipino ungido Rey de los Francos por San Bonifacio, Apóstol de Germania y Legado papal

Ver artículos anteriores de esta serie haciendo click en el “tag” La civilización cristiana al vivo, 1200 años de Carlomagno, Sacro Imperio

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

Godofredo Kurth, “Los orígenes de la civilización occidental”, Emecé Editores, Buenos Aires
Fernando Mourret, “Historia General de la Iglesia”, t. III La Iglesia y el mundo bárbaro, 2ª. ed., Barcelona – París – Bloud y Gay, Editores

Frantz Funck-Brentano, “Les Origines”, L’histoire de France racontée à tous, 10ª ed., Hachette, Paris

Henri Pirenne, “Mahoma y Carlomagno”, Ed. Claridad, Buenos Aires, 2013

{ 0 comments }

Blessing-of-the-Wheat

El principio de la Autoridad como Coordinadora

Este juego en que autoridad y flujo vital se complementan difiere completamente de las modernas concepciones de la autoridad, que en comparación son despóticas y tiránicas. Los líderes deben liderar basados en la percepción de lo que la sociedad necesita y hacia dónde quiere ir. Los que manifiestan flujo vital tienen todo el derecho a defenderse si son forzados a actuar en contrario. El orden se hace imposible si los cuerpos sociales no tienen una autoridad que nazca de esta forma de coordinación interna. Más que la de imponerse con mano firme, la principal función de un mandatario es la de ser coordinador de los grupos sociales autónomos, un jefe de mandatarios menores. No debe suprimir el flujo vital de su pueblo sino animarlo. Debe respetar cada autoridad inferior e intervenir muy poco en sus asuntos. Así era como el monarca medieval – con sus poderes limitados y su delegación de autoridad – sabía destilar lo mejor del flujo vital que venía de abajo, y al hacerlo se convertía en su manifestación más sublime.

Belarus_Eucharistic_Procession

Foto de una procesión de Corpus Christi en Bielorrusia en Marzo de 2011, por SreeBot

Roland Mousnier los confirma como historiador: “Normalmente el rey no interfiere en los asuntos de sus súbditos. Se contenta con vigilar que se observen las buenas reglas y costumbres que se han ido estableciendo. Si está en juego la seguridad pública puede intervenir en la esfera de los derechos de sus súbditos, pero solo en forma temporaria.” (1)

El padre Wilhelm Schwer, profesor de Teoría Social Cristiana escribe: “La autoridad no es un poder que se impone a una comunidad desde afuera; reposa en la voluntad del grupo, lo representa, piensa y actúa en su lugar. Por medio de la autoridad la sociedad se mueve hacia su fin y se afana por desarrollarse y perfeccionarse.” Y más adelante: “Santo Tomás ve en la autoridad la inteligencia animadora y ordenadora, la “vis regitiva” que se sobrepone a la resistencia de las tendencias individuales de los seres humanos, las dirige hacia el bien común y las coordina orgánicamente en la estructura del universo.” (2)

BreakingStones_LRG

Foto: El Gran Salto al Frente, una campaña conducida por Mao Tse Tung desde 1958 hasta 1961 llevó al Gran Hambruna China que causó la muerte de milllones de Chinos. Se prohibió la agricultura privada y se establecieron hornos caseros para producir acero; pero el metal fabricado era de baja calidad que se dejaron de usar.

Hay momentos en que el esfuerzo para armonizar que ejerce la autoridad es tan intenso que el lider debe asumir el rol de servidor de aquellos a quienes dirige. Debe dedicarse desinteresadamente a servir el bien común. No sin razón el Papa se reserva el augusto título de “Servus Servorum Dei” – servidor de los servidores de Dios.

(1) Roland Mousnier, Sociedad y Estado, vol. 1 de “Las Instituciones de Francia bajo la Monarquía Absoluta 1598-1789″, traducción de Brian Pearce (Chicago: Imprenta de la Universidad de Chicago, 1979), página 665.
(2) Wilhem Schwer, Teoría Social Católica, traducción de Bartolomé Landheer (St. Louis: B. Herder, 1940), página 141.

RTO

 

 

{ 0 comments }

Cartaz cópia

220px-Pliniocorreadeoliveira

Nobleza y élites tradicionales análogas en América Española –
Cap. II – Siglos XVII y XVIII: renovación y gradual definición de caracteres – C) Una divagación histórica – 12ª nota

Una portentosa visión orientadora para la acción

Al presentar el cuadro siguiente, digno de ser estudiado, comentamos que “divagación”, palabra rica en significados, contiene la idea de paréntesis, de “alto en la huella” para brindar una -portentosa- visión de conjunto del proceso histórico de Iberoamérica, visto hasta aquí; y una inspirada proyección al futuro basada en tres elementos que el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira siempre tomaba e en consideración: 1) los datos históricos; 2) los principios católicos; 3) los criterios del sentido común y de la “sana crítica”.
Así, el autor de “Nobleza y élites tradicionales análogas”, inspirador del presente “Apéndice hispanoamericano” de su obra, sube como un águila en “elevada y respetuosa indagación sobre los designios de la Providencia” con respecto al “Continente de la esperanza”, brindando a las élites y dirigentes auténticos de América valiosos elementos de orientación para su benéfica e imprescindible acción.

C – Una divagación histórica
Al mirar retrospectivamente la gran obra civilizadora de España, es natural que un espíritu noble, propenso a considerar en todo lo óptimo, la excelencia, el plus ultra, tienda a comparar aquella realidad histórica como se dio en concreto, con lo que podría haber sido en condiciones ideales; entregándose a una divagación histórica –que en realidad es una elevada y respetuosa indagación sobre los designios de la Providencia-, formulándose preguntas como éstas:
¿Cuáles habrían podido ser la fisonomía social y el rumbo histórico de América si la Corona hubiese hecho una resuelta opción preferencial por los nobles, estimulando el desarrollo de grandes estirpes vinculadas a la casa reinante?
¿Se habría producido una separación abrupta? ¿O podría haberse llegado a una forma de separación sin ruptura (ej. Inglaterra y algunas de sus colonias)? ¿O a otras modalidades más sutiles de partición del imperio, que redundasen en una continuidad político-histórico-cultural y en una íntima colaboración en el plano internacional?
Quienes sostienen que el ciclo del absolutismo representó un progreso en la evolución de los Estados, parecen no tomar en cuenta que su principal efecto –la hipertrofia revolucionaria del poder estatal y la simétrica atrofia de los cuerpos sociales intermedios- tuvo un carácter deletéreo para toda la vida social.
Camuflados bajo las brillantes apariencias de progreso, se estaban dando los primeros pasos de un movimiento internacional en favor del mito revolucionario de la época: el Estado perfecto e infalible, la sociedad organizada y gobernada mecánicamente según los dogmas del racionalismo en ascensión. En aras de tal mito se nivelaban, cada vez con más facilidad, legítimas jerarquías intermedias y se sacrificaban autonomías y derechos adquiridos de individuos, familias, municipios y regiones, cuando éstos no se encuadraban en los planes de los burócratas cartesianos, antecesores de los tecnócratas de nuestros días.
Si en los siglos XVII y XVIII la figura del rey absoluto representaba la “extrema derecha” del movimiento estatolátrico, en el siglo XIX la propulsión del mismo se trasladó a los ideólogos socialistas radicales. Y en el siglo XX es asumida por el comunismo que, soñando ya con una república universal, monta el gigantesco y monstruoso aparato estatal soviético.
De modo inadvertido, se iniciaba con el absolutismo regio la marcha hacia la implantación del super-Estado omnipotente y masificador. Los poderes de la época, preocupados con la expansión de las estructuras administrativas y su eficiencia burocrática, desatendieron paulatinamente la necesidad de estimular y proteger la vida local del pueblo, con sus clases, tradiciones y características diferenciadas; entre tanto iban creando las condiciones para que la sociedad pudiese transformarse en masa amorfa e inerte, para valernos de la luminosa distinción de Pío XII.
El centralismo que en España resultó de esa tendencia, al absorber los cuerpos y poderes intermedios existentes en América, perjudicó el buen desarrollo de muchas capacidades para modelar realidades sociales originales. Su anorganicidad generó, en la nobleza y demás élites afectadas, malestares y resentimientos que remotamente prepararon la ruptura. Bajo apariencias de estar creando instrumentos para conservar los dominios ultramarinos, se estaba preparando su pérdida.
Para conservar sólidos vínculos con las sociedades americanas, comenzando por sus élites, la Monarquía debería haber estimulado su desarrollo orgánico. Habría supuesto conceder sin regateos a la hidalguía criolla formas proporcionadas de poder autonómico local que, ejercido hereditariamente, permitiese la consolidación de estirpes oriundas de las propias regiones que gobernasen. E ir dando a esas élites mayor acceso a la nobleza.
Teniendo campo propicio para su desarrollo natural, esas estirpes habrían destilado arquetipos sociales propios de su región, mucho más representativos que los que de hecho llegó a haber. Su ennoblecimiento habría creado un clima de confianza y benevolencia por el cual esa hidalguía y élites, ejerciendo su función intermediaria, establecerían lazos más profundos de filiación, gratitud y lealtad hacia una monarquía abierta y acogedora hacia ellas.
La nobleza española trasladada a América debería haber sido más numerosa y de mayor rango, para elevar el tono de las sociedades locales sin menoscabo de su vida propia. Presidentes de Audiencias, gobernadores y virreyes deberían haber fomentado ese crecimiento orgánico, en lugar de cercenarlo. Y, ¿por qué no?, a su debido tiempo enviar para regir los grandes virreinatos a príncipes de su Casa Real, como tardíamente lo propuso el Conde de Aranda.
Se habría llegado así probablemente a resultados originales y adecuados a la realidad, como todo cuanto es sabiamente amoldado a las circunstancias. Tal vez, al llegar el momento natural de la separación, como sucede cuando los hijos alcanzan la edad adulta, habrían surgido fórmulas apropiadas para conservar una estrecha unión de linajes, ideales e intereses.
La historia de España enseña que esto es posible. Al morir Carlos V, la Corona y otras posesiones pasaron a Felipe II, mientras que el trono de Alemania pasó a su hermano Fernando. Se partía así el Imperio en dos entidades políticas diversas y soberanas, que quedaron indisociablemente unidas, durante 150 años.
Podrían citarse otros ejemplos: el Commonwealth británico, el Canadá, unido a la Monarquía inglesa por vínculos más culturales y afectivos que políticos, por eso más profundos y duraderos.
¿Habría podido encontrarse una solución análoga, con matices propios, para Hispanoamérica? Todo permite suponer que una nobleza vigorosa en América española y lusa, manteniendo estrecha unión con sus Coronas, podría haber favorecido la constitución de una familia de Estados Iberoamericanos que llegase a conformar el bloque de naciones más unido, fervoroso e influyente de la Cristiandad.
Una cosa es cierta: la herencia del Descubrimiento y de la Conquista era demasiado vasta y compleja para que la Metrópoli pudiese sobrellevarla por mucho tiempo, gobernando ab extrinsecum, sin haber confiado, afectuosa, subsidiaria y magnánimamente parte de la responsabilidad a las clases dirigentes locales.
* * *
Una pregunta final. Aquel gran bloque hispánico o ibérico, ¿podrá ser recreado todavía? ¿Por ejemplo, bajo la forma de una nueva y original entidad política? ¿Quizás de un nuevo Sacro imperio, constituido, bajo el patrocinio de la Santísima Virgen y para gloria de Ella, en la era de apogeo de la Iglesia que será el Reino de su Inmaculado Corazón, prometido en Fátima? ¿Un imperio hecho de naciones espiritualmente renovadas en el cual –así como las facetas de un diamante reflejan de modos diversamente espléndidos una misma luz- cada uno de sus pueblos reflejase determinados aspectos psicológicos y morales de la misma perfección de la Madre de Dios?¿A qué formas de elevación espiritual y riqueza cultural no podría llegar tal entidad política, orientada colectivamente en ese rumbo? ¿Y qué superlativo papel podría entonces caber a sus élites tradicionales, siempre que fueran fieles a su misión en las críticas circunstancias que deben anteceder a ese triunfo de la Iglesia?
El futuro a Dios pertenece; pero al iniciarse el tercer milenio de la Era de la Salvación, no es superfluo dejar que esta divagación concluya en tan luminosos interrogantes…

(Con esta entrada concluye el Cap. II – Continúa en la próxima edición de este boletín).

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

Síntesis de  “Nobleza y élites tradicionales análogas en América española: origen, desarrollo y perspectivas actuales”, Apéndice hispanoamericano (nº V) de “Nobleza y élites tradicionales análogas – En las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana” de Plinio Corrêa de Oliveira – Vol. II “Revolución y Contra-Revolución en las tres Américas”, Ed. Fernando III el Santo, 1ª ed., Madrid, 1995

 

 

 

 

{ Comments on this entry are closed }

010 Visión de conjunto rojo

 

RESPUESTA AL Test sobre Nobleza y élites – Opción preferencial: ¿qué significa esta expresión? – “La opción preferencial por los nobles y la opción preferencial por los pobres no se excluyen, y menos aún se combaten…” – (Visión de conjunto – 2) -

 

¿Cuál es la opción preferencial que anima este libro?
A) Una opción preferencial por los ricos.
B) Una opción preferencial por los pobres.
C) Una opción preferencial por los nobles.

Una opción preferencial que ayude a los pobres a atender sus necesidades…
A) Es obligatoria.
B) Puede ser de estricta justicia.
C) Es una injusticia para las demás clases sociales.
.

La antítesis entre nobles y pobres, ¿tiene razón de ser? ¿Por qué?
A) No; cada vez tiene menos razón de ser, pues la pobreza va alcanzando un número creciente de nobles.
B) Sí; basta que existan nobles y pobres para que surja espontáneamente el conflicto de clases.
C) Sí, porque los nobles son cada vez más ricos, y los pobres cada vez más pobres.

El noble pobre, ¿se encuentra en una situación más lamentable que el pobre no noble?
A) No, porque sin más recurre a sus parientes nobles y ricos y asunto solucionado.
B) Sí, porque el hecho de ser noble lo lleva a no pedir auxilio y esconder su nombre.
C) No, porque la sociedad actual se apresura a socorrer a los nobles pobres.

¿Sólo el pobre en recursos materiales merece una opción preferencial?
A) Sí, únicamente el pobre en recursos materiales merece una opción preferencial.
B) No, únicamente el noble merece una opción preferencial.
C) También merecen una opción preferencial aquellos que tienen deberes especialmente arduos a cumplir y les corresponde una mayor responsabilidad en su cumplimiento. En esas condiciones se encuentran frecuentemente miembros de la Nobleza contemporánea.

De acuerdo a lo enseñado por Juan Pablo II, la opción preferencial por los nobles y la opción preferencial por los pobres, ¿se excluyen?
A) S.S. Juan Pablo II enseñó que la opción preferencial por los pobres no es exclusiva ni excluyente, pues el mensaje de la salvación está destinado a todos.
B) Juan Pablo II siempre ha enseñado que su opción es por los pobres; por tanto, excluye una opción preferencial por los nobles.
C) Cristo vino a salvar a los pobres; los ricos y los nobles no son pobres, y por tanto el mensaje de salvación ni está destinado a ellos, ni ellos lo quieren escuchar. La opción preferencial por los nobles no existe.

¿Qué utilidad tiene la opción preferencial por los nobles expresada en este libro?
A) Darle ánimo a los nobles en su enfrentamiento con los pobres.
B) Mostrar que no existe la lucha de clases.
C) Esclarecer a los que, animados por el espíritu de lucha de clases, imaginan que existe una inevitable conflictividad en las relaciones entre el noble y el pobre. Evitar que la “opción preferencial” expresada por el Pontífice sea interpretada (de manera apasionada y facciosa) como “preferencia exclusiva”. La preferencia de un objeto entre varios no indica la forzosa exclusión de los demás.

 

Referencias para las respuestas:
* “Nobleza y élites tradicionales análogas”, Introducción
* Opción preferencial: ¿qué significa esta expresión? – “La opción preferencial por los nobles y la opción preferencial por los pobres no se excluyen, y menos aún se combaten…” – Visión de conjunto (2)

* Entradas de este sitio con el “tag” Nobleza y élites tradicionales análogas – Visión de Conjunto, Test sobre Nobleza y élites

Plinio Correa de Oliveira, “Nobleza y élites tradicionales análogas – En las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana” –

 

 

{ Comments on this entry are closed }

008 Clarinadas

007 Roland recortado

LA EPOPEYA DE SAN FERNANDO DE CASTILLA (video)

En este video, nuestros lectores encontrarán imágenes muy valiosas, especialmente la de San Fernando como joven rey de imponente y sacral varonilidad y más tarde, en la edad madura, llegando a adquirir un notable parecido con Cristo Rey.

Los historiadores intervinientes brindan interesantes informaciones de su obra, como su promoción del castellano, la difusión del Fuero Juzgo, su carácter de gran conquistador, la toma de Sevilla a los musulmanes atacándola por mar y tierra, la construcción de bellas catedrales y su espíritu mariano en su incansable batallar contra el Islam, siempre victorioso. Fue el arquetipo de rey español, brillante en el campo de batalla, como estratega, político, y verdaderamente progresista. Muere queriendo llevar la Reconquista al continente africano. ¿Qué habría ocurrido con la Reconquista si hubiese tenido herederos a su altura? La respuesta, en el video…

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

                                                                              007 Roland recortadoVICTORIOSA ACCION ESTUDIANTIL CATOLICA CONTRA LA MISA NEGRA PROGRAMADA EN LA UNIVERSIDAD DE HARVARD –

Harvard 01, Memorial Hall

harvardblackmassprotestlg

Pío XII enseña que los miembros de las élites tradicionales y dirigentes auténticos deben tener una fortaleza de ánimo que ni las más duras pruebas puedan abatir, que los convierta en perfectos soldados de Cristo, animadores y sustentadores de los tentados a dudar y ceder. Asimismo les recomienda prontitud para la acción, no desanimar ante los sacrificios hoy exigidos por el bien común, fervor en cumplir el deber de católico y ciudadano que los preserven de un abstencionismo que sería gravemente culpable estando en juego los intereses más vitales de la religión y la patria.

Es lo que ha inspirado a los jóvenes de la TFP Student’s Action a oponerse públicamente a que la Universidad de Harvard (ver fotografía), la más antigua y prestigiosa de los Estados Unidos, fuese usada por los satanistas para su abominable propósito.
Parafraseando a Santa Juana de Arco, podemos decir: “los hombres lucharon y Dios concedió la victoria”.

 

http://www.tfpstudentaction.org/what-we-do/news-and-updates/black-mass-stopped-how-god-won-at-harvard.html

http://www.tfp.org/tfp-home/catholic-perspective/harvard-s-black-mass-and-demonic-action.html

 ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

007 Roland recortado8 DE JUNIO: DIA CAMPERO DE FE Y TRADICION EN HONOR DE LA VIRGEN DE LA CANDELARIA, en el antiguo MAYORAZGO DE SAN SEBASTIAN DE SAÑOGASTA, LA RIOJA

El Talar 2014

“Parece gente despidiéndose para una cruzada” (Plinio Corrêa de Oliveira)

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

 

007 Roland recortado 17 DE JUNIO: ACTOS GÜEMESIANOS EN SALTA

 

index gm

INSTITUTO GÜEMESIANO DE SALTA

 

GENERAL MARTÍN MIGUEL DE GÜEMES

 

HÉROE NACIONAL LEY 26.125

 

Salta,   Junio de 2014

 

 

 

El Instituto Güemesiano de Salta, se complace en invitar a Ud. /s. a los actos en homenajes al Gral. Martín Miguel de Güemes, que se llevarán a cabo los días: 7, 17 y 18 del corriente.

 

Día 7: A horas 10,00: En el Monolito de Plaza Belgrano, lugar donde el Gral. Güemes fue herido.    Apertura del acto a cargo de la Sra. presidente del Instituto Güemesiano de Salta, Prof. Ercilia     Navamuel. Colocación de Ofrenda Floral y Palabras alusivas a la fecha, a cargo del Sr. Guillermo Echazú.                                              

 

Día 17: A horas 19,00: Acto Académico conmemorando el 193º aniversario del fallecimiento del Gral. Martín Miguel de Güemes, en Museo de la Ciudad Casa de Hernández, Florida 97, Salta.

 

*Apertura y palabras alusivas de la Sra. presidente del Instituto Güemesiano Prof. Ercilia Navamuel.

 

* Presentación de Banderas, Himno Nacional Argentino e Himno al Gral. Martín M. de Güemes.

 

CONFERENCIAS:

 

* Presentación del libro “Guardián del Norte” del Dr. D. Julio C. Borda, a cargo del vicepresidente del Instituto Güemesiano de Salta, DUGH Leandro Plaza Navamuel.

 

* Tema, “Doña Magdalena de Goyechea y de la Corte” a cargo de la Dra. Marta de la Cuesta.

 

* Tema, “Señorío y patriotismo” a cargo del Prof. Luis María Mesquita.

 

* Tema, “El Coronel Moldes y el Gral. Güemes” a cargo de la Prof. Margarita I. González.

 

* Tema, “Güemes Héroe Nacional” a cargo del Dr. Marcelo Rubial.

 

21,00 Hs. Retiro de las Banderas y cierre del Acto.

 

Día 18: A horas 09,00: Salida desde Avda. Belgrano y Sarmiento, para realizar un acto conmemorativo en Capilla y Cementerio del Chamical, sitio donde en 1821 fue sepultado el Gral. Güemes.

 

Visita al museo de finca La Cruz y al monolito de la Quebrada de la Horqueta.    

 

 

http://argentinagrandeza.blogspot.com.ar/2014/06/v-behaviorurldefaultvmlo.html

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

007 Roland recortado 20 y 21 de junio: CONGRESO DE LA RED FEDERAL DE FAMILIAS   EN CORRIENTES

Informan los organizadores:

Estan cordialmente invitados a participar del IV Congreso Nacional de Familia y Vida que se organiza para este 20 y 21 de junio en Corrientes.

Importantes temas, destacados disertantes, oportunidad de contactarse y compartir la Cultura de la VIDA!!!

¡¡ya va siendo hora de ponerse al día, y luchar por la vida y la familia!!!

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

       007 Roland recortado      28 de junio: TUCUMAN: II EVOCACION DE LA FUNDACION DE LA CIUDAD DE BARCO -

Homenaje por los 464 años de la fundación de la Ciudad de Barco, ocurrida el 29 de junio de 1550.

 

Barco Acto 1

Inst Cultura Hispánica Tucumán

EL INSTITUTO TUCUMANO DE CULTURA HISPÁNICA, tiene el agrado de invitar a Ud. y en su caso a la institución que pertenece, al acto de Homenaje por los 464 años de la fundación de la Ciudad de Barco, ocurrida el 29 de junio de 1550.
Esta marcha de conmemoración y acto de homenaje, será la segunda comitiva evocando el origen de la argentinidad, la confluencia étnica y la entidad de la nacionalidad. La primera que realizamos el año pasado tuvo calificada concurrencia, además de adhesiones de todo el país e internacionales. Este año, por cuestiones logísticas, realizaremos el acto el sábado 28 de junio.

Dr. Justino Terán
Presidente

Participación: cel. 0381 155 290682 Adhesiones: j_teran@arnet.com.ar

Acompañamos: Programa y también crónicas y fotos del acto del año 2013.

http://argentinagrandeza.blogspot.com.ar/2014/05/invitacion-ciudad-de-barco-homenaje-los.html

 

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

{ Comments on this entry are closed }

San Fernando Catamarca Ipsa Cont 009

 

El 30 de mayo se celebra la festividad de San Fernando III, Rey de Castilla, figura emblemática de la Cristiandad, Patrono de la Ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca. Transcribimos a continuación el siguiente artículo, cuya publicación debemos a la gentileza del escritor y periodista católico español Pedro Rizo

Sacral imagen de San Fernando III, Rey de Castilla y de León, que se venera en la Catedral de Nuestra Señora del Valle, San Fernando de Catamarca (Argentina). Más abajo: monumento a San Fernando y Catedral de León (España)

Texto reproducido:

La nostalgia no es una enfermedad sino aquello que la causa. Es lo que uno piensa al leer esta reseña biográfica del Rey Fernando III, el Santo, cuya fiesta es cada 30 de mayo.
Sin demora la incluyo como contraste y reparación al tema del anterior post colgado a propósito de las elecciones a la UE. Aquí les va y hágasele honor. (Fuente: Amor de la Verdad)

«SAN FERNANDO III REY DE CASTILLA y DE LEÓN. COPATRÓN DE ESPAÑA.

San Fernando III (1198-1252), comparte el patronazgo de images SFEspaña con el Apóstol Santiago. Guerrero, poeta y músico, compositor de cantigas al Señor. Se destacó por su integridad, piedad, valentía y pureza. Fernando III de Castilla fue un santo rey, que alcanzó las cumbres más altas de la perfección, santificando las menores acciones de su vida y dedicando a la piedad y devoción mariana más intensa y ferviente todo momento y ocupación.

Fue uno de los más grandes hombres del siglo XIII y el más santo de los reyes hispánicos. Llena la primera mitad del mentado siglo, con su vida ejemplar, su intensa piedad religiosa, su prudencia de gobernante y su heroísmo de conquistador audaz. No conoció en sus empresas la derrota, ni el fracaso; siempre, al contrario, fueron coronadas por el triunfo y la gloria. Es modelo de santo seglar, de militar impertérrito, de cruzado valeroso de la fe. Meticuloso palaciego, músico, poeta, y en todo y siempre gran señor y perfecto caballero.

Nació en el reino de León, probablemente cerca de Valparaíso (Zamora) y murió en Sevilla el 30 de Mayo de 1252. Hijo de Alfonso IX de León y de Berenguela, reina de Castilla, unió definitivamente las coronas de ambos reinos. Consideraba que el reino verdadero al que todo ha de someterse es el reino de Dios. Se consideraba siervo de la Virgen María.

Es criado en las postrimerías del siglo XII, entre los esplendores de la corte de León y crece en sus primeros años, venturosos y felices, acariciado por los cuidados de su madre, mujer virtuosa y ejemplar. Cuando apenas tiene diez años, una grave enfermedad pone su existencia en trance de muerte. Los médicos desesperan de salvarlo. Entonces la madre toma en sus brazos al pequeño, cabalga con él hasta el Monasterio de Oña, reza y llora durante toda una noche ante una imagen de la Virgen, y «el meninno empieza a dormir, et depois que foi esperto, luego de comer pedia», rezan las crónicas reales.

Por 27 años luchó para reconquistar la península de los moros. Liberó a Córdoba (1236), Murcia, Jaén, Cádiz y finalmente a Sevilla donde murió (1249). Procuraba no agravar los tributos, a pesar de las exigencias de la guerra. Cuidaba tan bien de sus súbditos que se hizo famoso su dicho: “Más temo las maldiciones de una viejecita pobre de mi reino que a todos los moros del África”.

images CatComo rey, tuvo la obsesión de la justicia; era amable, pero recto y firme en todos sus actos. Fue asimismo un gentil señor, en la más alta acepción de la palabra: palaciego finísimo, jinete elegante y diestro en las carreras, versado en los juegos nobles, incluso en los de salón, como el ajedrez; amante de la música y excelente cantor. Se le atribuyen algunas cantigas dedicadas a la Virgen, su gran pasión y amor desde que su madre le contara cómo le había salvado siendo niño. Fomentador de las artes todas, favoreció con esplendidez al entonces naciente estilo gótico, debiéndose a su impulso las mejores catedrales de España: Burgos, Toledo, León, Palencia…

Reconocido por su sabiduría. Fundó la famosa universidad de Salamanca. Fernando III casó dos veces: su primera esposa fue Doña Beatriz de Suabia, princesa alemana; la segunda, Juana de Ponthieu. Ambas le dieron hijos. Con su segunda esposa fue padre de Eleanor, esposa de Eduardo I de Inglaterra.

Brillan en nuestro Rey Santo las tres grandes virtudes militares: la rapidez, la prudencia y la perseverancia. Cuando sus enemigos le creen muy lejos, a las márgenes del Duero, en su corte, aparece de repente ante los muros de Córdoba. Domina el arte de sorprender y desconcertar, aprovechando todas las coyunturas políticas del adversario; organizando con estudio y parsimonia sus grandes y decisivas campañas, prolongando, si preciso es, los asedios con tal de economizar sangre.

Junto a este aspecto, de militar y conquistador, que pudo haber llevado a efecto la unión total de la patria en su época, debe recalcarse su acción de gobernante, de la que apenas hacen mención los historiadores, o sea: sus relaciones con la Iglesia y los prelados; con los nobles y magnates; su administración de justicia y ejemplares relaciones con los demás reyes peninsulares cristianos; su impulso a la codificación y reforma del derecho; su protección a las artes, ciencias y para la creación de nuevos Centros y Universidades… En estos aspectos fue su reinado tan ejemplar y de subidos quilates de perfección, que sólo es comparable luego con el de la gran reina Católica.

En medio de sus innumerables y siempre victoriosas campañas militares y laboriosas gestiones de buen gobierno, brilla con singular esplendor su piedad intensa y ferviente devoción a la Virgen María.

Considerábase caballero de Dios, llamábase siervo de Santa María y tenía a grande honor el título de Alférez de Santiago. Llevaba siempre consigo una pequeña imagen de la Virgen, en el arzón de su montura, cuando cabalgaba; a la cabecera de su cama, mientras dormía; ante la cual pasaba largas horas arrodillado, en los momentos más difíciles.

Al saber que estaba cercana la muerte abandonó su lecho y se postro en tierra sobre cenizas, recibió los últimos sacramentos. Llamó a la reina y a sus hijos para despedirse de ellos y darles sabios consejos. Volviéndose a los que se hallaban presentes, les pidió que lo perdonasen por alguna involuntaria ofensa. Y, alzando hacia el cielo la vela encendida que sostenía en las manos, la reverenció como símbolo del Espíritu Santo. Pidió luego a los clérigos que cantasen el Te Deum, y así murió, el 30 de mayo de 1252.

Un resplandor celeste ilumina ya su rostro. «El tránsito de San Fernando, dice Menéndez y Pelayo, oscureció y dejó pequeñas todas las grandezas de su vida”. Había reinado treinta y cinco años en Castilla y veinte en León, siendo afortunado en la guerra, moderado en la paz, piadoso con Dios y liberal con los hombres, como afirman las crónicas de él. Su nombre significa “bravo en la paz”.

Tal fue la vida exterior y la santa muerte del más grande de los reyes de Castilla, «atleta y campeón invicto de Jesucristo», según los Papas Gregorio IX e Inocencio IV. “De la vida interior —volvamos a Menéndez y Pelayo— ¿quién podría hablar dignamente sino los ángeles, que fueron testigos de sus espirituales coloquios y de aquellos éxtasis y arrobos que tantas veces precedieron y anunciaron sus victorias?”

Lo sucedió en el trono su hijo mayor, Alfonso X, conocido como Alfonso el Sabio. Canonizado el 4 de febrero de 1671 por el Papa Clemente X. Considerado por Menéndez y Pelayo como el más grande de los reyes de Castilla. Es patrono de la ciudad de Aranjuez, de varias instituciones españolas y protector de cautivos, desvalidos y gobernantes.»

http://blogs.periodistadigital.com/plano-picado.php/2014/05/30/p352971#more352971

Reproducido del site PERIODISTA DIGITAL por gentil autorización de D. Pedro Rizo, periodista católico español

 

{ Comments on this entry are closed }

Rincón boletín 12 de la conversacion junio14

757px-Jean_Siméon_Chardin_-_Water_Glass_and_Jug_-_WGA04775 Jean-Baptiste_Siméon_Chardin_030

RINCON DE LA CONVERSACION – Sentido del ser y valor de las situaciones intermedias

La troupe de amigos del Alto de las Mercedes había encontrado un motivo más de sana alegría, de buena convivencia, que inesperadamente había despertado muchos sentimientos y anhelos arraigados en el fondo del alma.
Las cabalgatas se habían hecho más entretenidas y ricas, más inteligentes, dando lugar a observaciones, indicaciones y descubrimientos. Tal piedra que parecía un león echado –de los nuestros, más parecido al gato, sin la majestuosa melena de su pariente africano, pero bravo y “soberbio”, como se decía en tiempos de nuestros abuelos. Tal subida u hoyada hasta entonces inadvertida, recibía un nombre: “de la salvia morada”, “de la piedra blanca”… Determinado tala u algarrobo de ramaje potente a cuyo abrigo se notaba la presencia furtiva de gente de a caballo, que imaginábamos sentados sobre piedras alrededor del fuego, “el árbol de los cuatreros”.
Algunos participantes de la tertulia, como había pedido Pablo, comenzaban a redactar sus notas, sus impresiones, base de preciosa literatura y de prometedores actos de “ascensio mentis ad Deum”, fuente de amor a Dios en la escuela del simbolismo victorino.
La vida se había enriquecido y cierta nostálgica monotonía de las tardes dominicales –como las vivió Santa Teresita en el gótico Lisieux de su infancia- había mermado, sin duda con la preciosa intercesión de aquella que prometió enviar “una lluvia de rosas” desde el Cielo. -¿Cuándo? ¿Cómo?

800px-Rose_Botticelli_20070601
Rosas que no eliminan la felicidad sutil de cargar la cruz, que lleva a San Luis de Montfort a decir: “point de croix…¡quelle croix!”: si no hay cruz…¡qué cruz!
Pues –decía otro amigo-, “esto es un valle de lágrimas”. Suavizado por Nuestra Señora, que a sus hijos concede en su bondad, “croix confites”, cruces confitadas, según el mismo Père de Montfort.

LOS APUNTES DE PABLO
Tuve el privilegio de que Pablo me diera un pequeño diario hablado de aquellas reuniones que marcaran tanto su alma y que dispararon en el grupo el viento renovador de la contemplación del mundo que nos rodea, mucho más interesante que las imitaciones de utilería, frecuentemente envenenadas, transmitidas por aparatitos y pantallas cada vez más absorbentes.
Me hablaba de ese “sentido del ser” con el que nacemos, que hace que, al ver un ser o un objeto dignos de admiración, pensemos instintivamente en cómo sería en su plenitud: un caballo “perfecto”, un caballero “perfecto”, un agua “perfecta”, dignos del Paraíso terrenal, y de ahí para arriba.

Justas era medieval, Kaltenberg
-En mi caso –le comento- recuerdo cómo me impactó una figura de esas que de niños coleccionábamos en álbums, que nunca se borró de mi “cámara del tesoro”.
Era la de un hombre alto y esbelto, algo charcón, levemente moreno, vistiendo traje de terciopelo como de musgo azulado, en que brillaba una corbata como de impecables gasas blancas puntilladas, medias hasta la base de la rodilla, del mismo color, zapatos de hebillas relucientes, pesada capa sostenida con elegancia, bastón –en realidad, vara- rematado en plata, mirando de frente sin arrogancia pero con autoridad.
-Tenía vara… ¿era un juez? preguntó Pablo.
-Sí, era un juez que cuando iba con su vara nadie le desobedecía, y que desempeñaba un haz de roles. Vecino, de los que hicieron patria desde el 1500, la era de las fundaciones, que al sostener las ciudades contra los indios del Chaco y la carestía sostuvieron la nación y le dieron continuidad durante la Emancipación. Integrante del selecto órgano concejil que era el alma de las ciudades hasta que el centralismo de diversos ropajes y rótulos acabó con ellos en el siglo XIX.
-¿Qué era, finalmente?

index hunter
-Era: el cabildante. La palabra, unida a la imagen, tiene para mí un sonido especial, de matices aristocráticos; evoca muchas cosas difíciles de transmitir, algunas de las cuales me han salido del alma.
-Sin duda hay grandes valores en el tipo humano que has admirado y te ha marcado tanto. Y a propósito, aquí va algo que tengo en mis apuntes y lo aplico al enigmático personaje.

1173737_10201778827502094_1885781513_n
El cabildante –ya fuese juez (el alcalde de primero o segundo voto), o miembro del concejo (regidor)- , era, como bien dices, un vecino de jerarquía.
Pesaban sobre él estrictas obligaciones feudatarias: tener casa poblada y residir en la ciudad, finca trabajada y encomienda de indios –muy distintas de lo que la propaganda igualitaria difunde.
Constituir la sociedad culta de la urbe, hacer producir la tierra, amar, amparar y educar a los indios, sobre todo en la Fe, y defenderla con su sangre, armas, hijos y protegidos (como un señor feudal), hacía de él un promotor nato de verdadero progreso.
Por eso dice Levillier que los intereses de los calumniados encomenderos eran los de la sociedad toda. Sin ellos, las ciudades no habrían subsistido; el país no existiría.
Pero por encima de él, en la escala social, había otros personajes de mayor brillo. El Gobernador, con asiento en la capital de su Gobernación –Santiago del Estero o Buenos Aires, en lo que es hoy Argentina-, los Oidores de la Real Audiencia, el Virrey de Lima, y en la cumbre –simplificando mucho-, la Alta Nobleza y el Rey. Algo similar se daba en las jerarquías del Clero…

Am Virrey Toledo
La situación de vecino era muy expectable. Pero –y eso va al punto- correspondía a una situación intermedia: cabeza de una estirpe, “padre de la patria” –así llamaban a estos beneméritos-, estanciero, viñatero o finquero, guerrero de la milicia capitular: consagrado por estado al bien común.
Más abajo estaban los hombres comunes, en una serie de gradaciones de todo tipo. Cada condición, modesta o no, cada grupo social, incluyendo a los esclavos, era celoso de su identidad, tenía sus santos protectores, sus fraternales cofradías, sus costumbres, y no quería verse confundido ni descaracterizado, menos aún masificado.
En tiempos de los reyes no existía la masa ni sus hacedores, los demagogos. Talleyrand confesó: “quien no conoció Francia antes de la Revolución Francesa, no conoce la dulzura de vida”. Algo similar ocurrió en todo Occidente.

images f ii tercio
Era una sociedad familiar y jerárquica en que cada uno era alguien, y eso es lo importante. Como ese armero que el Marqués de Cañete, Virrey del Perú, en sus salidas en mula por los barrios de Lima, vio trabajando en traje de gala. Y acercándose a él a conversar, resultó ser otro Mendoza, por lo que el Virrey ya lo tomó como pariente; y, para que no arruine su buen traje, le regaló un corte de género que le había traído la Virreina de España para hacerse un ropaje de trabajo.
El cabildante pertenecía a una categoría alta, y sin embargo, intermedia. En una sociedad orgánica, cada uno se ufana sanamente de estar en la condición en que las circunstancias queridas o permitidas por Dios lo pusieron. Pues lo importante no es “ser importante”, lo importante es ser.
El universo está lleno de variedades jerárquicas, pues Dios –dice Santo Tomás- no podía crear seres monótonos e iguales como reflejo de su belleza.
Los felinos, por ejemplo, ¡qué espectacular variedad! Así es también una civilización cristiana como la que tuvimos, a pesar de sus carencias y defectos, pues sólo hay Uno que es infinitamente perfecto y que se presentó a Moisés diciendo: Ego sum qui sum, “Yo soy el que soy…”. De El deriva la nobleza y dignidad de los seres creados, Angeles, hombres…
El ejemplo de tu cabildante enseña una verdad no siempre apreciada por los hombres de hoy. La belleza y dignidad de pertenecer a una categoría intermedia. No todo es “super”; no todo es “premium”.
Ahora todo debe ser “premium” o no vale nada. Son cosas de jet set, de grandes snobs y de arrivistas mareados porque su buena patada o su impudor les da celebridad y fortuna.
Así estamos…

Am Casamiento Loyola Coya
Pero no seamos deterministas. Esto debe y en algún momento va a cambiar. Cuando las clases y personas llamadas a cumplir su rol dirigente se decidan a oír el llamado de Pío XII. ¿Cuándo? es un secreto de Dios. Quizás cuando el caos sea insoportable y llegue “la hora de la Providencia” (ver “El libro de la Confianza”, el Padre Saint-Laurent).

LA CRONICA DE MARIA TERESAVelazquez-AguadorUffizi
-Te cuento –me dijo Mariate- que sin que Federico lo advirtiera, estuve prestando atención a una escena de la vida diaria, una rutina que hacemos siempre que él no está cumpliendo sus obligaciones en el campo sino las del hogar.
Nada fue planeado. Estábamos tomando el desayuno… La luz generosa de este otoño primaveral entraba por la ventana. Pegaba en un vaso de agua, redondo, común –no como algunas copas de Velásquez, Rembrandt o Chardin. Pero ¡cuántas cosas “pasaban” en ese vaso!
Estaba lleno hasta la mitad. El sol prendía en el agua fuegos de oro. Hacía círculos de un color que era por momentos plata y por momentos oro. Había franjas semejantes a los rayos del sol jesuítico, pero fugaces. Aparecían y desaparecían, como el agua que acaricia el bote que flota en los muelles del Paraná. Las franjas eran celestes y luminosas.

220px-Solidus-Leo_III_and_Constantine_V-sb1504

Las medallas y monedas que dibujaba el sol en el vaso, también de oro o de plata, como las de los reyes medievales o las del Señor de Lepanto y el Escorial, dejadas en el fondo por algún galeón de Su Majestad que resistió a los piratas.

samuelscott
Asimismo, como arenas doradas había puntitos, mejor diría “chispitas” o pepitas de oro. ¡Todo eso en un simple vaso de agua!
Federico, sentado contra la ventana, proyectaba sombra como si fuese un cerro sobre la “pampa” de la mesa. En la sombra brillaban varios objetos.

charles-i-king-of-england-at-the-hunt.jpg!BlogUnas tazas de diario, peruanas, cilíndricas, pero que con el asa forman como un brazo de mosquetero apoyado sobre el pomo de una espada, o el del Carlos I de Van Dyck –que da un real codazo a la Revolución.

Offiziere zu Pferde Zeichng v d Meulen
Las cucharitas y la azucarera reflejaban su luz y sus gajos y curvas labradas.
En la pared, en un espejo que parece de plata, de los que venden los altoperuanos en las veredas de las confiterías salteñas (cuando no están vendiendo charangos), brillaban los “botones” artesanales que, como un collar de redondas “islitas” enmarcan el espejo rectangular. Coronando cada tachuela argenteada brillaban suavemente, como una guinda confitada sobre una masa de crema, pero más íntimas y discretas, las “cúpulas” color brasa, reflejo indirecto de la luz del sol que bañaba el ambiente.
Escuchaba admirado y entretenido la descripción de Mariate. Ella, animada, continuaba:
-No eran las únicas luces. Había alumbrado a Santa Teresa, mi santa, por el examen de Francisco. Y desde la mesa del desayuno la veía sentada, con su hábito iluminado con vivos por la vela, el libro sobre la falda en actitud de descanso, y ella con aires de soltar en cualquier momento alguna de sus salidas geniales. Como aquella de: “Cuando ayuno, ayuno; cuando perdices, perdices!”, pequeña suma de equilibrio de rigor monástico y matices anti-calvinistas.
-Cuando lo veas a Pablo, agregó, decile por favor que he puesto en práctica sus lecciones. Seguro que Santa Teresa, que luchaba por la reforma del Carmelo junto con un cruzado poeta como San Juan de la Cruz, me ayudó a ver la pequeña poesía matinal vivida con Federico.
-Así lo haré, María Teresa. En ese momento me acordé de un ordenanza que era la tradición viva de la Casa de Gobierno provincial, que, cuando alguien le agradecía algún informe o servicio prestado, contestaba: “¡A sus gratas órdenes!”
…Aún lo veo a Zúñiga, entrecerrando los ojos,  en la penumbra protectora de un recanto de corredor, sentado como un soberano en silla de alto respaldo, con sus bigotes grisados, su paquidérmica papada y su placidez, cada tanto interrumpida por la llamada de un superior.
Entonces, se ponía de pie lentamente, y arrastrando un poco los pies se dirigía al despacho en que solicitaban de él alguna información, un café o el diario.
¡Cuánta dignidad y educación anidaban en ese monumento vivo! Su natural superioridad contrastaba, a veces, con la falta de cortesía de ciertos funcionarios de turno advenedizos, empingorotados -diría Busaniche-, “guapos de comité” –como los caracterizaba un compañero de Zúñiga- suspicaces,  impostados artificialmente como locutores de FM…
El contraste era un ejemplo vivo de lo que enseña Pío XII sobre pueblo y masa, hoy más actual que nunca! Ordenanza de un pueblo culto, cortés y católico. Funcionario arrogante de una clique egoísta, sin arraigo ni vocación de bien común.

{ Comments on this entry are closed }

Conexión entre autoridad y flujo vital

07.06.2014

En una sociedad verdaderamente orgánica el dinamismo de todo grupo humano proviene de aquél flujo vital vibrante que viene de abajo. El papel de una verdadera autoridad es el de interpretar, destilar y dirigir el flujo vital que viene de abajo, y no el de imponerse y destruir la libertad. Adolfo Lindenberg escribe: “Una sociedad […]

Read the full article

Clarinadas – I. Vendrá una época en la cual Nuestra Señora verdaderamente triunfará – II. Invitación a conferencia: “Argentina 2014 – La crisis, las causas, la solución – Razones de esperanza”

20.05.2014

CLARINADA PROFETICA DE SAN LUIS M. G. de MONTFORT – EL REINO DE MARIA QUE VENDRA – (3ª nota – final) ♦ Una era histórica de Fe y de virtud que será inaugurada con una victoria espectacular de Nuestra Señora sobre la Revolución.   LOS GRANDIOSOS horizontes comentados en los artículos anteriores (*) llevan a […]

Read the full article

El Papado: amenazado por los lombardos, abandonado por el Emperador bizantino

20.05.2014

El Papa Esteban II, gran defensor de los derechos del Papado, del “dominio intangible del Apóstol San Pedro” La situación del Papa se hacía cada vez más crítica. Los lombardos habían cortado las comunicaciones entre el Exarca de Ravena (representante del Emperador Romano de Oriente en Italia) y el Ducado de Roma, cuyo centro era […]

Read the full article