008 Clarinadas

007 Roland recortado PONENCIAS Y DISERTANTES de la X JORNADA de CULTURA HISPANOAMERICANA por la CIVILIZACION CRISTIANA y la FAMILIA

Salta, 29 y 30 de agosto de 2014
Museo de la Ciudad Casa de Hernández
Declarada de interés por el Señor Gobernador y la Hon. Cámara de Diputados de Salta

El Cid dibujo

Una clarinada en defensa de los valores tradicionales de nuestra cultura e identidad – Un llamado a los dirigentes auténticos a cumplir su misión

Las ponencias, proyecciones y paneles-debate abordarán áreas temáticas diversas y afines como:
la defensa de la Familia y la Vida, la Revolución cultural anticristiana: ofensiva y reacciones, la misión de los dirigentes auténticos en la coyuntura actual, grandes cuestiones históricas, las raíces e idiosincrasia de nuestro pueblo. No estando aún confirmados todos los títulos de las ponencias, a pedido de nuestros lectores les brindamos un avance de los temas:

FAMILIA y VIDA
IDEOLOGÍA DE GÉNERO
LA REFORMA DEL CÓDIGO CIVIL
EL LIDERAZGO EN LA DEFENSA DE LA FAMILIA Y LA VIDA
Comisión de Derecho a la Vida del Colegio de Abogados de Tucumán
LEGISLACIÓN Y MANIOBRAS PARA INTRODUCIR EL ABORTO – LA OFENSIVA CONTRA EL DERECHO A LA VIDA EN ESPAÑA Y AMÉRICA
Dra. Claudia Martínez (Salta)
UNA REFORMA QUE CHOCA FRONTALMENTE LA IDIOSINCRASIA DE NUESTRO PUEBLO
Prof. Luis María Mesquita Errea (La Rioja)

DEBATES JURIDICO-INSTITUCIONALES
EL SOSTENIMIENTO DEL CULTO. LA DISPAR INTERPRETACIÓN DEL ARTÍCULO 2º DE LA CONSTITUCIÓN DURANTE LOS GOBIERNOS DE URQUIZA Y MITRE. ACTUALIDAD DE LA DISCUSIÓN.
Dr. Félix Alberto Montilla Zavalía (San Miguel de Tucumán)

REVOLUCION CULTURAL y DEFENSA DE LOS VALORES PERENNES DE LA CIVILIZACION CRISTIANA
ACTUALIZACIÓN DEL APRECIO POR LOS VALORES RECIBIDOS DE ESPAÑA
Prof. Margarita Fleming de Cornejo (Salta)
REVOLUCIÓN CULTURAL Y PROMISORIAS REACCIONES
Prof. Elena B. Brizuela y Doria de Mesquita (La Rioja)
REVOLUCIÓN CONTESTATARIA: SLOGANS E IDEOLOGÍA – CONVOCATORIA DEL PAPA PIO XII A LOS AUTENTICOS DIRIGENTES
Prof. Luis Mesquita Errea (La Rioja)

TEMAS HISTORICOS, TRADICIONES Y CULTURA ARGENTINA
HISTORIA DE LAS POSTAS
Prof. Margarita González (Salta)
VIDEOS CULTURALES SANTIAGUEÑOS Y NORTEÑOS
Investigador Hugo Martínez Moreno (Santiago del Estero)
EL CONVENTO DE LA MERCED EN SALTA
Prof. Ercilia Navamuel (Salta)
EL PLAN LIBERTADOR DE SAN MARTIN Y GÜEMES
DUGH Rodolfo Leandro Plaza Navamuel

************************************************************

007 Roland recortado

ESTE ENEMIGO TIENE UN NOMBRE: SE LLAMA REVOLUCION. SU CAUSA PROFUNDA ES UNA EXPLOSION DE ORGULLO Y SENSUALIDAD

800px-Anonymous-Bruxelles

 

Este enemigo terrible tiene un nombre: se llama Revolución. Su causa profunda es una explosión de orgullo y sensualidad que inspiró, no diríamos un sistema, sino toda una cadena de sistemas ideológicos. De la amplia aceptación dada a éstos en el mundo entero, derivaron las tres grandes revoluciones de la Historia de Occidente: la index lutherPseudo-Reforma, la Revolución Francesa y el Comunismo (cfr. León XIII, Encíclica “Parvenu à la Vingt-Cinquième Année”, 19.III.1902 – “Bonne Presse”, París, vol. VI, p. 279; Encíclica “Vigésimo Quinto Año”, “Doctrina Pontificia” (II), Documentos políticos, ed. B.A.C., 1958).
El orgullo conduce al odio a toda superioridad, y, por tanto, a la afirmación de que la desigualdad es en sí misma, en todos los planos, inclusive y principalmente en los planos metafísico y religioso, un mal. Es el aspecto igualitario de la Revolución.
Danton,-GeorgesLa sensualidad, de suyo, tiende a derribar todas las barreras. No acepta frenos y lleva a la rebeldía contra toda autoridad y toda ley, sea divina o humana, eclesiástica o civil. Es el aspecto liberal de la Revolución.
Ambos aspectos, que en último análisis tienen un carácter metafísico, parecen contradictorios en muchas ocasiones, pero se concilian en la utopía marxista de un paraíso anárquico en que una humanidad altamente evolucionada y “emancipada” de cualquier religión, viviría en profundo orden sin autoridad política, y en una libertad total de la cual, sin embargo, no derivaría desigualdad alguna.
La Pseudo-Reforma fue una primera revolución. Implantó el espíritu de duda, el liberalismo religioso y el igualitarismo eclesiástico, en medida variable, por otra parte, en las diversas sectas a que dio origen.
Le siguió la Revolución Francesa, que fue el triunfo del igualitarismo en dos campos. En el campo religioso, bajo la forma del ateísmo, especiosamente rotulado de laicismo. Y en la esfera política, por la falsa máxima de que toda indexgevaradesigualdad es una injusticia, toda autoridad un peligro, y la libertad el bien supremo.
El Comunismo es la transposición de estas máximas al campo social y económico.
Estas tres revoluciones son episodios de una sola Revolución, dentro de la cual el socialismo, el liturgicismo, la “politique de la main tendue”, etc., son etapas de transición o manifestaciones atenuadas …

index iv revCfr. “Revolución y Contra-Revolución”, Plinio Corrêa de Oliveira, Introducción (ed. on line)

Nota: en 1976,  el autor agregó a su célebre obra una III Parte,  dedicada entre otros temas a la IV Revolución, de carácter predominantemente cultural y tendencial, que generó la tremenda explosión contestataria de la Sorbona de mayo de 1968.

Ilustraciones: Exponentes de las 4 Revoluciones o etapas marcantes de la Revolución gnóstica e igualitaria, proceso en permanente requinte*: Lutero, (I Revolución- Renacimiento-Protestantismo) , Danton (II Revolución- R. Francesa), el Che Guevara (IIIRevolución: comunismo) y M.  Jaegger (IV Revolución – revolución anárquica en las mentalidades y costumbres).

(*) Sobre la marcha de requinte en requinte de la Revolución, ver:

http://rcr-una-obra-clave.blogspot.com.ar/

jueves, 1 de enero de 2009

Revolución y Contra-Revolución, de Plinio Corrêa de Oliveira: texto completo

I parte, Capítulo VI La marcha de la Revolución, ítem 3

http://rcr-una-obra-clave.blogspot.com.ar/2009/01/texto-completo-de-revolucin-y-contra.html/

************************************************************

007 Roland recortado 800 AÑOS DE SAN LUIS REY DE FRANCIA – ORACION DEL CONDESTABLE DU GUESCLIN AL REY CRUZADO

443px-Death_Bayard-766x1024Oración del Condestable du Guesclin a San Luis IX
Guardez-moi pur comme le lys de votre blason – vous qui teniez votre parole même donnée à un infidèle, faites que mensonge ne passe pas ma gorge, dût franchise me couter la vie. Preux inhabile aux reculades, coupez les ponts à mes feintises, et que je marche toujours au plus dru.
***
Guardadme puro como el lis de vuestro blasón – vos que manteníais vuestra palabra aún dada a un infiel, haced que la mentira no pase por mi garganta, aunque deba la franqueza costarme la vida. Varón de proeza, inhábil para retroceder, cortad los puentes a mis debilidades, y que yo marche siempre a lo más duro.

Para prepararnos para la festividad de San Luis IX, Rey de Francia, el 25 de agosto, publicamos esta caballeresca oración y Dios mediante hablaremos de esta gran figura de la Cristiandad en nuestro próximo boletín.

****************************************************************

007 Roland recortado REALEZA E INTIMIDAD – ANECDOTAS

las lanzasSe presentó ante S.M. Felipe II de España un soldado que lo había servido durante mucho tiempo y le hizo un pedido:

-Señor, he servido en el ejército de V. Majestad durante toda la vida, y ahora me veo en la contingencia de pasar a retiro sin tener lo suficiente como para comer.  

FelipeEl rey le concedió una pensión adecuada, pero algunos meses después el soldado se presentó para hacer un nuevo pedido. Don Felipe le contestó:

-Entonces ¿no ha sido suficiente la pensión que os concedí hace pocos meses?

- Sí, Majestad. Concedísteis una pensión que me alcanza para comer. Pero me olvidé de pedir una pensión para beber.   

El “Rey prudente” casi se permitió reír ante el pedido y le concedió un aumento de pensión al soldado.

Cfr. “La vuelta al mundo de la Nobleza – La historia a través de los hechos”, León D. Beaugeste, Ed. Artpress, San Pablo, Brasil, 2007

 

 

{ 0 comments }

Carlos VII de Borbón y Austria-Estecasa gemela index salta index club 20 index garcia m index pal sm afuera index palacio sm adentro

Ilustraciones: Carlos VII de Borbón y Austria-Este con su corpulento mastín – Ejemplos de renovación y quintaesencia en la arquitectura – El Presidente Gabriel García Moreno

B – Renovación y europeización de la élite hispanoamericana

En la segunda mitad del siglo XIX, los descendientes de la antigua nobleza americana se han fundido en parte con una emergente élite análoga, surgida de altas burguesías autóctonas o venidas de Europa –algunas inclusive de alta nobleza.

3. Una noble cualidad: la apetencia de lo excelente

La prosperidad, aliada a la notable mejoría de la navegación transatlántica, favorece que la élite comience a viajar a Europa y se deslumbre con el brillo de la vida social y cultural de la Belle Epoque. Este contrasta con el tono colonial, provinciano y pachorriento de muchas ciudades americanas. Y suscita el deseo de emular ese esplendoroso tono aristocrático de las potencias europeas, a cuya cabeza resplandecen Francia y la Austria de los Habsburgos.
Exceptuando algunas capitales donde el estilo colonial alcanzó gran esplendor, las ciudades se renuevan adoptando el estilo palaciano de inspiración francesa; en las haciendas prevalece el estilo de manor o cottage inglés, o el esbelto estilo chalet de ambos lados del Canal de la Mancha.
Las ciudades que se renuevan según la tradición española, como Lima, substituyen el estilo de solar colonial por uno más palaciego, apareciendo torres, miradores, enrejados y ornamentaciones que hacen resurgir el mudéjar y el plateresco, expresando clara nostalgia de tiempos caballerescos.
Los nuevos estilos poseían ciertos lados de superioridad sobre el colonial; la renovación edilicia, en cuanto no perjudicó la originalidad y autenticidad, manifestaba un impulso de alma legítimo y noble, de aspiración a lo excelente, que mueve a las élites sanas a perfeccionarse y elevar el tono general de la sociedad; elevación que constituye, como señala Pío XII, un servicio insigne al bien común espiritual y temporal (p. 119, n. 1). No es osado suponer que la gracia de Dios estuviera por detrás de ese impulso renovador, pues ocurre mientras se da un extraordinario reflorecimiento del catolicismo militante, durante el pontificado de Pío IX, que asume un tono fundamentalmente monárquico-aristocrático como reacción contra el laicismo y el igualitarismo de la Revolución Francesa.
Representante de esa tendencia fue el presidente del Ecuador, Don Gabriel García Moreno, quien en medio de su memorable lucha –que le costaría morir asesinado- contra las corrientes carbonarias, pudo consagrarse con pasión al refinamiento cultural y artístico, que embelleció a Quito y Guayaquil.
Así se europeízan –sin nunca renegar del pasado hispánico- la estética urbana, las haciendas, las costumbres , la vida social. Al soplo de ese impulso aristocratizante los tipos humanos se perfeccionan: las cualidades caballerescas renacen como ornato del varón, mientras que la grande Dame europea se convierte en arquetipo indiscutido de las señoras de la época.
Ilustres viajeros manifiestan su admiración por el elevado tono de las clases dirigentes hacia fines del siglo XIX, como el Duque de Madrid –Carlos VII- quien viaja a Sudamérica en 1887 y condensa sus impresiones sobre el antiguo imperio español en una carta: “Reconstituyendo con la imaginación el más vasto imperio colonial que el sol ha alumbrado, sentía fundirse el alma en entusiasta y filial amor hacia España” (p. 126 n. 1).

(continúa en el próximo boletín)

{ 0 comments }

Continuamos brindando esta visión de conjunto, necesariamente resumida y limitada, recomendando vivamente la lectura de esta obra, que se encuentra a disposición de quien desee adquirirla (ver “TOME CONTACTO CON NOSOTROS”). Nota: los subtítulos numerados y en negrita pertenecen al original; los destaques en letra cursiva y negrita, salvo aclaración en contrario,  pertenecen a nuestra Redacción.

010 Visión de conjunto rojo

3. Objeciones antinobiliarias impregnadas del espíritu igualitario de la Revolución Francesa

Nobleza, élites: ¿por qué sólo se trata aquí de ellas? Es la objeción que se les ocurrirá a lectores de mentalidad antinobiliaria. La sociedad está saturada de prejuicios radicalmente igualitarios acogidos incluso por personas de las que se podría esperar una compacta unanimidad en sentido opuesto: miembros del clero entusiastas de la trilogía revolucionaria libertad, igualdad, fraternidad, olvidados de que era interpretada en sentido frontalmente opuesto a la doctrina católica.

Si esto se da en ciertos medios del clero, no es tan de sorprender que también ocurra entre nobles o miembros de otras élites tradicionales -el ejemplo del noble revolucionario por excelencia, el Duque de Orleáns, Philippe Egalité, no ha dejado de fructificar en más de una estirpe ilustre.

Cuando León XIII publicó su célebre encíclica Rerum Novarum no faltaron en ciertos ambientes capitalistas quienes objetaran que las relaciones entre capital y trabajo constituyen materia específicamente económica, ajena al Romano Pontífice.

No faltarán lectores que se pregunten qué tiene que ver un Papa con la Nobleza o con las élites, cuya subsistencia en nuestros días les parecerá un vestigio arcaico e inútil del mundo feudal; …un punto de irradiación de maneras de pensar, sentir y actuar que no aprecia el hombre de hoy, que las considera fatuos sentimientos meramente estéticos o poéticos, o de orgullo y vanidad. Nada impedirá –pensarán- que la evolución histórica acabe limpiando de la faz de la Tierra estas obsoletas excrecencias; y si Pío XII no ayudó al curso de la Historia –así entendido- le cabía al menos no levantarle obstáculos.

¿Con qué intención, pues, trató tan ampliamente el Pontífice sobre este asunto en un sentido que visiblemente agrada a los espíritus contrarrevolucionarios como el de quien aquí recogió su doctrina, la anotó y la ofrece ahora a la publicidad? ¿No habría sido mejor que se hubiera callado?

La respuesta a estas objeciones impregnadas del viejo espíritu de 1789 es sencilla. Nada mejor que oírla de los propios autorizados labios de aquel Pontífice, que indica el profundo sentido moral de su intervención; realza el papel legítimo de la Nobleza en una doctrina social inspirada en el Derecho Natural y en la Revelación; muestra las riquezas de alma que en el pasado cristiano se convirtieron en características de la Nobleza “y afirma que esta última continúa siendo la guardiana de dichas riquezas, …que le toca la elevada misión de afirmarlas e irradiarlas en el mundo contemporáneo, aún cuando la acción devastadora de las revoluciones ideológicas, de las guerras mundiales y de las crisis socio económicas haya reducido a una condición modesta a muchos nobles”. A éstos les recuerda de modo altamente honroso “la analogía de su situación con la de San José, Príncipe de la Casa de David, modesto carpintero, sin embargo, y por encima de todo, padre legal del Verbo Encarnado y casto esposo de la Reina de todos los Angeles y de todos los Santos”.

4. Las enseñanzas de Pío XII, escudo valioso frente a los oponentes de la Nobleza

No es imposible que algunos lectores pertenecientes a la Nobleza se pregunten qué provecho puede traerles la lectura del presente estudio. ¿No habían recibido ya la mayor parte de esas enseñanzas en el ambiente venerable del hogar paterno? ¿No las habían ya practicado a lo largo de su vida?

Tal vez no estuviese tan clara en su espíritu la inapreciable raíz religiosa de estos deberes ni su fundamentación en los documentos pontificios. Sin embargo, ¿en qué les enriquece el alma, si lo que guardaban como precioso legado les ha venido bastando para dar a su existencia una orientación genuinamente aristocrática y cristiana?

Juzgar inútil el estudio de los imperecederos documentos de Pío XII daría muestras de una deplorable superficialidad de espíritu y de formación religiosa. La integridad moral del católico, o se funda en el conocimiento lúcido y amoroso de las enseñanzas de la Iglesia, o carece de base seria, con lo que se expone a derrumbarse en estos días conturbados y saturados de incitaciones al pecado y a la revolución social.

Contra las seducciones y presiones de esa sociedad, la suave y profunda influencia de la formación doméstica no basta sin sustentarse en la Fe y en la observancia efectiva de los Mandamientos, la práctica asidua de las obligaciones de Piedad y el recurso frecuente a los Sacramentos.

Es de gran aliento para el verdadero aristócrata católico saber que su modo tradicional de pensar sentir y actuar encuentra base firme en las enseñanzas del Vicario de Cristo, máxime cuanto que el noble, en los días de democratismo neopagano en que vivimos, está sujeto a incomprensiones, objeciones y sarcasmos que pueden exponerlo a la tentación de sentir una vil vergüenza por ser noble, de eludir esa situación mediante el abandono de su condición.

Las enseñanzas de Pío XII aquí publicadas y comentadas le servirán de escudo valiosísimo frente a los adversarios obstinados de la Nobleza, que se verán “obligados a reconocer que el noble fiel a sí mismo, a su Fe y tradiciones, no es un extravagante que elucubró por su cuenta las convicciones y el estilo de vida que lo caracterizan sino que todo ello procede de una fuente inmensamente más alta, de una inspiración también inmensamente más universal: la doctrina tradicional de la Iglesia Católica”.

Sus oponentes podrán odiar dichas enseñanzas pero no les será posible rebajarlas a la categoría de elucubración individual de un paladín quijotesco de lo que fue y nunca más será.

Tal vez no persuada al objetante pero impondrá a su ofensiva una mengua en desenvoltura y fuerza de impacto dialécticamente muy ventajosa para quien haga la apología de la Nobleza y de las élites tradicionales. Sobre todo es verdad si el detractor de la clase noble es un católico o –pro dolor!- un sacerdote.

Dentro de la crisis trágica en que se debate la Iglesia (ver nota sobre la vasta bibliografía al respecto) –a la cual alude Pablo VI utilizando la expresión ‘autodemolición’, y afirmando tener la sensación de que ‘ha penetrado el humo de Satanás en el templo de Dios’-, no es difícil que esto ocurra, ni que una ofensiva contra la Nobleza y las élites –tradicionales o no- pretenda apoyarse en pasajes de las Sdas. Escrituras.

En ambas situaciones es de gran importancia, para el noble o el miembro de cualquiera de esas élites, apoyarse en las enseñanzas de Pío XII y en las de sus antecesores y sucesores, “colocando a su oponente en la dura contingencia de confesar su error o afirmarse en expresa contradicción con las enseñanzas pontificias alegadas en esta obra”.

 

{ 0 comments }

Riincón de la conversación cerro nevado jul14Gaucho encara la majestuosa soledad del volcán Llullayllaco (Salta). Gentileza de la destacada caballista salteña, Srta. Guadalupe Pérez Torres.

 

Nevado 1Nevados del Famatina (Sañogasta – La Rioja)

¡Qué visión! …una visión ensueño. Que extasiaba, imponente, en la mañana fría y luminosa de julio… Un cerro azulejo, de la cabeza al pie de monte, transfigurado por la nieve.
Un macizo multiforme, como un castillo de torres variadas, elegantes conos de pizarra, sombreadas hornacinas para los santos protectores esculpidos en la roca y alegres cresterías, agregados por sucesivas generaciones de castellanos sobre las colosales peñas fundacionales.
Sus lejanos picos transmitían el absoluto de lo inalcanzable. Allá un enclave a la par de las nubes, bañado de luz, en reposo vigilante de fortaleza inexpugnable contra la que se estrella cualquier ataque a la grandeza, cualquier intento de manchar, ensuciar, rebajar….
…Una serie de enclaves de nombres sonoros, fruto de la contemplación de generaciones de arrieros graves y silenciosos, que descifraron el Alto Blanco, El Veladero, Coya, Ampallao, Indarhuá, Las Lagunillas, La Batea, El Altarcito, El Nevado, La Cunshi, las Cuevas de Noroña, la Pampa del Ajincal, El Leoncito, Las Encrucijadas…
Denominaciones de torres y plazas de armas de la fortaleza de 6.000 mt de altura, así como en algún punto de la Francia de Du Guesclin existía “la Bertaudière”, o el abandonado Bastión San Gervasio, donde se guarecieron los mosqueteros con sus criados para conversar y planear audacias en paz, degustando volatería asada y preciosos vinos de Tokay, de Borgoña y de Chipre. Fue allí donde, atacados por sorpresa, enarbolaron en medio del silbido de las balas, en un improvisado mástil, a falta de bandera, un mantel de lino blanco –color de la realeza legítima-, que, perforado por los tiros, pero finalmente victorioso, hizo bordar la Reina con flores de lis de oro y poner en lugar de honor entre los trofeos del Reino cristianísimo.
El cerro venía hacia nosotros y se mantenía inmóvil! Erguido, mostraba con humilde grandeza sus heridas de guerra, sus filos blancos transitados por montados con cargas de burros que iban dejando una estela de fragantes hierbas salutíferas, de Inca yuyo, yerba larca, salvia de la puna e inaccesible fofosa…; fragancia que se enzarzaba en los cardones en flor, pendones de ocultos guerreros listos para defender la pureza y majestad del cerro contra las huestes de la fealdad, de los y las que pintan consignas criminales en las catedrales, de los que se sienten atraídos por el abismo de la negrura y odian la luz.
Al paso de la caravana, que más que divisarse se adivina, las mulas parecen pepitas de manzana en lento movimiento, al par que los guanacos vivaces y ariscos, de ojos acuosos y robustas patas esbeltas, se deslizan cuesta abajo por la ladera nevada, estirando sus manos-trineo, portadoras de propiedades curativas.
Sólo los baqueanos, mineros y cazadores entienden el relincho hierático de estos camélidos, cascada de enigmáticas voces que acentúan la soledad del Real Viejo o de la Pampa de Tamberías…
El cerro con sus paredes de cuarzo azulado, nos cautivaba; envuelto en la noche en manto de brumas, amaneciera vistiendo su capa de monje guerrero, de nieve inmaculada.
Ningún artista sería capaz de distribuir con tanta gracia la nieve y granizo en sus pliegues y surcos, sonrientes y calvas redondezas y agudas flechas catedralicias que asoman a sus abismos insondables.

Principe_baltasar_carlos_caballo gola y cabeza ii

Sobre la roca brotara musgo blanco, agamuzado como las plantas del guanaco o las botas del Infante don Baltasar Carlos, que Velásquez pintó sobre la Sierra Nevada, montando con señorío su colosal “jaquita”. La montaña  vestía, como él, gola de encaje flamenco, que realzaba su noble cabeza coronada.
El cerro parece avanzar con la majestad de un ejército formado en batalla; más allá, perdida en el horizonte, otra cadena de picos y faldeos nevados cierra la retaguardia.
La naturaleza cargó de densa nieve la torre del Negro Overo. Hoy no es overo sino porcelano colmillo de marfil, pétreo jazmín.
Estamos absortos. Nuestros caballos participan del encantamiento. Les gusta contemplar el paisaje, dice Benoist-Gironière en “La Conquête du Cheval”. Sienten que algo solemne está pasando, pues los animales hechos para secundar al hombre tienen una sensibilidad increíble. Parecen percibir que, a espaldas del poblado, una muda ceremonia se desarrolla en este campo del paño de oro.

transfiguracion

La majestad de Dios se manifiesta a unos camperos en la inmensidad, como evocando la Transfiguración, cuando el rostro del Redentor se puso resplandeciente como el sol y sus vestiduras se volvieron como de nieve, hasta que la nube Lo envolvió, con sus acompañantes, y una voz de Heraldo, que  hizo caer por tierra a los discípulos,  glorificó Su presencia en las almenas del Tabor.

Nevado 2

Anima symphonalis est, dijo melodiosamente Santa Hildegarda, la abadesa benedictina de las cumbres del Rin que componía cantos coruscantes de fuego y cristal sagrado, y posaba su mirada sobre todo lo que es y vive.

Hildegard von Bingen bildnis
Hija del Adán en estado de inocencia, conocía familiarmente el carácter, los gustos y las costumbres de los pececitos del Rin, se sorprendía por la consonancia del perro con los estados de ánimo del hombre, sacudía las conciencias con sus prédicas públicas contra la somnolencia del Clero ante el relajamiento de costumbres y le advertía al Emperador Barbarroja –primer varón de la Cristiandad, después del Papa- que Cristo Rey lo atravesaría con su espada si persistiera en sus iniquidades y cismas. Y pintaba -con mil años (¿?) de anticipación- el cuadro de la sociedad restaurada del Reino de María que vendrá cuando sea derrotada la Revolución anticristiana, como le fue mostrado por Dios en sus revelaciones.
El alma colorida como un vitral de esta flor de la Nobleza germana nos dejó tal pensamiento musical, que contiene una visión católica del ser humano: “el alma es una sinfonía”.
Cuando la belleza de Dios se refleja en la naturaleza de un modo “frappant”, repican en la catedral sumergida del alma campanadas sublimes.
Oyéndolas, ya no somos los mismos que momentos antes: Si hoy escuchas su voz, no endurezcas tu corazón, reza el Oficio de la Virgen. Como diciendo: Atesora esas imágenes, degústalas y trata de oír la sinfonía de tu alma: ¡Eso es vivir! Y qué vida superior a la respiración artificial de los aparatos que hoy asedian las mentes juveniles con un aluvión de mensajes e imágenes que las inundan del vacío y de lo ajeno,  embotan la atención y apagan la capacidad del pensar, el querer y el crear.
Que Santa Hildegarda, y también el hidalgo “violín de Solano”, que con sus melodías restauraba la paz en las almas de los frailes tentados, almas señeras que la Iglesia celebra en este mes de julio, nos inspiren y ayuden a ser ‘almas sinfonales’. Espíritus que vivan y brillen con la luz propia e inconfundible de cada ser humano fiel a su aseitas*, quintaesenciada por la gracia de Dios, para constituir un verdadero pueblo y no una masa sin alma ni tradición.

(*) aseitas: Ver blog “Aristocracia y Sociedad orgánica”

domingo, 6 de septiembre de 2009

Notas sobre la sociedad orgánica, maravilla de la civilización cristiana, y la virtud de la “aseidad”, o de la propia originalidad (I nota)

http://aristocraciacatolica.blogspot.com.ar/2009/09/notas-sobre-la-sociedad-organica.html

Principe_baltasar_carlos_caballo gola y cabeza v

**********************************************

Del universo de ideas de Santa Hildegarda

Afinidad de la naturaleza canina con las costumbres del hombre

carlosV450px-Prince_Philip_Prospero_by_Diego_Velázquez320px-Diego_Velázquez_054

De su riquísima obra sobre ciencias naturales, en que sus propias observaciones y las visiones sobrenaturales se armonizaban para elaborar conocimientos de  altísimo y reconocido valor para los científicos de su época e incluso de nuestros días :

El perro tiene en su naturaleza afinidad con las costumbres del ser humano. Por eso siente y conoce al hombre, lo quiere, se mantiene gustoso en su compañía y le es fiel.
El perro percibe en el hombre el odio, la cólera y la perfidia, y a menudo gruñe por eso. Y cuando sabe que en una casa predominan el odio o la rabia, rechina los dientes y muestra su enojo. Cuando hay un  suceso feliz, mueve la cola alegremente. Y cuando pasa algo triste, aúlla tristemente.

(cfr. Adelgundis Führkötter, “Hildegard von Bingen”, Otto Müller Verlag, Salzburg, Imprimatur 1972, p. 31) :

Grave advertencia de parte de Dios al Emperador Barbarroja

images

443px-Barbarossa

Santa Hildegarda era consultada por muchos, incluyendo las más altas autoridades religiosas y civiles de la Cristiandad.  Los que requerían su invalorable don de consejo iban a verla al Monasterio o mantenían con ella una caudalosa correspondencia epistolar, que es uno de los grandes tesoros que nos ha legado.

No pocas veces enviaba tremendas advertencias  a quienes no querían hacer la voluntad de Dios, sin hacer acepción de personas,  como puede verse en ésta, dirigida al Emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico, uno de los hombres más poderosos del mundo de entonces:

Aquel que es, dice: Yo destruyo la obstinación; y la resistencia de aquellos que me contradicen, la aniquilo Yo mismo. Ay! Ay! del mal accionar de los sacrílegos, que Me desprecian. ¡Escucha, oh Rey, si quieres vivir! Si no, ¡serás atravesado por mi espada!

Nota: Barbarroja murió inesperadamente ahogado cuando se disponía a obtener una brillante victoria sobre el sultán Saladino, que le traería gran prestigio. “Una muerte absurda”, dicen algunos…

(cfr. A. Führkötter, op. cit., p. 35

 

{ 0 comments }

Pipino, católico rey de los francos, Patricio de los Romanos, ungido por San Bonifacio, Apóstol de los Germanos, y por el Vicario de Cristo, cumplió fielmente su misión. Un precursor del Sacro Imperio que nacería formalmente con su hijo Carlmagno. La unión de objetivos entre el Poder espiritual y el temporal inauguraba una nueva era para la humanidad…

 

255px-Basilique_Saint-Denis_chapelle_de_la_Vierge

El espíritu cristiano empezaba a apoderarse del mundo y a organizarlo sobre la base de los principios eternos del Evangelio…330px-St_Denis_Choir_Glass

250px-Aistulf_follis_80000860

Moneda con  la efigie de Astolfo, rey de los lombardos que intentó agrandar sus posesiones oprimiendo al  Papado

Como suele ocurrir con los déspotas de todos los tiempos, Astolfo no quiso oír razones*. Se creía el supremo juez de sí mismo y de todos. El poder al servicio del bien del rey franco ungido por la Iglesia era la única fuerza humana capaz de hacerlo obedecer, de grado o por fuerza. ¿Cumpliría Pipino su misión de defensor del Papado, de auténtico Patricio de los Romanos? ¿O, como tantos reyes y duques germanos, alcanzados los honores y el poder olvidaría sus compromisos?

Saint_Arnould

San Arnulfo de Metz, gran señor austrasiano y posteriormente gran Obispo,  ilustre antepasado del linaje carolingio (ver primeras notas de esta serie). Es Patrono de los cerveceros.

Pipino se mostró a la altura de aquellos santos guerreros de la aristocracia austrasiana fundadores de su linaje*. E inició sin demora una tremenda ofensiva contra el contumaz lombardo.
Batido Astolfo en el valle de Susa, asediado y derrotado en su capital, Pavía, juró restituir los territorios invadidos.
Pipino, creyendo que el lombardo no se atrevería a faltar a su palabra, había vuelto a su reino. Pero Astolfo no sólo no había restituido las provincias usurpadas: poco después sitiaba Roma con tres cuerpos de ejército. Había esperado lo más crudo del invierno de 756, para tornar imposible una contraofensiva de los francos.
Ya llevaban dos meses los romanos resistiendo heroicamente. Entre tanto llegaba la primavera, cuando los francos se reunían en asamblea conforme a los usos germánicos y de la monarquía orgánica medieval que despuntaba.
Fue una sorpresa ver llegar una legación pontificia compuesta por el Obispo de Ostia y dos nobles romanos que habían logrado atravesar el cerco lombardo.
Los legados pontificios eran portadores de tres cartas. La primera, dirigida al rey Pipino por el Sumo Pontífice; la segunda, enviada por el pueblo romano a la nación franca; la tercera, dirigida al rey y a la nación, en nombre de San Pedro…

423px-Pope_Stephen_II

El Papa Esteban II arriesgó su vida para defender el legado de San Pedro y convocó a Pipino el Breve a la lucha contra los usurpadores lombardos

Al oír la asamblea el grito de angustia de los romanos oprimidos y el llamamiento, que era como la voz del propio San Pedro, prometiendo a sus defensores protegerlos como si se encontrara viviente en sus filas, la indignación y el entusiasmo guerrero de los francos fue inmenso. Pasando por alto las recientes penurias y batallas se dispusieron a cruzar nuevamente los Alpes en defensa de la Iglesia.
Llegados al reino lombardo –parafraseando a Bernal Díaz del Castillo- hicieron probar el buen cortar de sus espadas a los enemigos del Papado, que debieron pagar caro sus devastaciones e ignominias, debiendo levantar el sitio de Roma y sufrir el bloqueo de Pavía.
Astolfo logró a duras penas que Pipino aceptara la paz, entregándole en reparación la tercera parte del tesoro real y comprometiéndose a un pago anual de 1.200 sueldos de oro.
Ejerciendo la virtud de la vigilancia, Pipino acantonó tropas francas en lugares clave del territorio enemigo, al mando de sus mejores jefes.
Ausentes del campo de batalla, con increíble audacia se presentaron los bizantinos encabezados nuevamente por nuestro conocido Juan el Silenciario*. Pretendían que Pipino les entregara sin más el exarcado de Ravena que habían perdido por su culpable inacción ante los llamados del Papa.
El rey franco les respondió: “No me he armado sino por amor a San Pedro y remisión de mis pecados”. Y a continuación hizo redactar la célebre donación por la que transfería al Pontífice romano, representante del venerado Príncipe de los Apóstoles, la mayor parte de las tierras conquistadas -ahora suyas por derecho de conquista en guerra justa.

00Zaccaria_Papa

El gran Papa San Zacarías apoyó decisivamente a Pipino a entronizar la dinastía carolingia, abriendo paso al florecimiento de  los nuevos tiempos que se insinuaban

Restituyó al Estado de San Pedro -consigna el Liber Pontificalis- casi todas las ciudades conquistadas a los lombardos: el exarcado de Ravena, la Pentápolis -Rímini, Ancona, Pésaro y otras-, la región situada entre el Apenino y el Mar; era el Ducado de Roma y los países del Estado de San Pedro invadidos por su adversario derrotado.
El Silenciario debió regresar al Bósforo con las manos vacías.
Quedaba creado un nuevo Estado para el derecho internacional de Europa, ‘el Estado de la Iglesia’, ‘Sanctae Ecclesiae Respublica’ (Mourret).
Pipino había actuado como verdadero Patricio de los romanos *, adquiriendo gran ascendiente en Italia con sus brillantes victorias.
En las luchas sucesorias en el reino lombardo que siguieron a la muerte de Astolfo, el Sumo Pontífice y el rey de los francos consideraron justo apoyar las pretensiones dinásticas de Didier. Este mostró su agradecimiento devolviendo países que había conquistado Luitprand, antecesor de Astolfo, a expensas del Papado.

Iron_Crown_Lombardy

La “corona de hierro” del reino lombardo recibió el amparo del Papado y el reino franco al ser heredada por Didier

Estos acontecimientos providenciales constituyen el origen del histórico poder temporal de la Santa Sede, en virtud de la emblemática cesión que Pipino denominó fielmente ‘restitución’, para garantizar la independencia del Vicario de Cristo.
El gobierno del exarcado de Ravena, que correspondiera a los Emperadores de Oriente, lo habían dejado éstos en manos de los Papas, que debieron afrontar invasiones y peligros ante la omisión de Constantinopla.
Los fieles de Roma y de toda Italia no querían ver aquella tierra sagrada administrada por nadie que no fuese el sucesor legítimo de San Pedro. Estaba poblada de monumentos en honor de los Santos Apóstoles, de los sagrados restos de los mártires y de tesoros acumulados por la piedad de los fieles para subvenir a las necesidades de la Iglesia, de la Cristiandad amenazada y de los pobres.
Dios –dijo Bossuet- quería que la Iglesia, Madre común de todos los reinos, no dependiera en lo temporal de reino alguno; y que la Sede de la que debía proceder la unidad de todos los fieles quedara por encima de las parcialidades e intereses que las rivalidades de los Estados podían causarle. Así, puso estos fundamentos perennes mediante Pipino y Carlomagno.
Independiente de todos los poderes temporales, la Iglesia se encontró en estado de ejercer libremente el poder celestial de regir las almas…
Más de mil años transcurrirían hasta que la Revolución anticristiana desgarrara con mano sacrílega los Estados Pontificios, reduciéndolos drásticamente a la situación actual del Vaticano. Pero San Pedro sigue velando sobre el suelo regado y fecundado por su sangre…

Los Papas no tomaron el título de reyes ni cambiaron el carácter que su autoridad había tenido desde siempre. Los acontecimientos los habían transformado en soberanos temporales a la cabeza de un Estado independiente. Era un Estado patriarcal, que surgía en medio de la Europa aún semi-bárbara y sangrienta, gobernado con el báculo pontificio, como reinado del príncipe de la paz.
Roma, en tiempos paganos, la ciudad de la fuerza, era ahora capital de la caridad. Carlomagno, a quien el Papado asignaría una  providencial misión en bien de la Cristiandad, crecía a la sombra bienhechora de su padre, Pipino. Conjuntamente crecían la fuerza pontificia y la imperial, que se iba perfilando, prestándose mutuo apoyo: una conjunción fructífera!

255px-Bonifazius
Respondía a la intensa necesidad de verdadero orden – que San Agustín define como la recta disposición de todas las cosas de acuerdo a su fin. Y en la mesa carolingia se leía “La Ciudad de Dios”, fuente de inspiración de ricas conversaciones y prodigiosas realizaciones**…
La sed de orden y de justicia se hacía sentir en las almas fatigadas del cesarismo romano bizantino y de la barbarie germana. El espíritu cristiano empezaba a apoderarse del mundo y a organizarlo por fin sobre la base de los principios eternos del Evangelio (Kurth).
Amanecía una civilización en que el Sacerdocio y el Imperio, distintos en naturaleza y medios de acción pero unidos en la búsqueda el mismo fin sagrado, trabajarían de acuerdo en edificar la “civitas Dei”, la civilización cristiana. Por primera vez reinaría en la sociedad humana una tal armonía, cuyos frutos serían –como enseña León XIII- superiores a toda esperanza***…

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
(*) Ver notas anteriores. Para mejor ubicarlas, puede hacer click en el tag “La Cristiandad al vivo”, “Sacro Imperio” y otros, o usar el buscador de este site.
(**) Sobre la vida, obra y vocación de Carlomagno, ver el artículo del Prof. Plinio Corrêa de Oliveira que inaugura esta serie, “A 1200 años de la muerte del Emperador Carlomagno, piedra angular de la Edad Media”, publicado el 17 de enero pasado.
(***) Encíclica “Immortale Dei”, l.XI.1885 – “Bonne Presse”, París, vol. II, p. 39.

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

Godofredo Kurth, “Los orígenes de la civilización occidental”, Emecé Editores, Buenos Aires

Fernando Mourret, “Historia General de la Iglesia”, t. III La Iglesia y el mundo bárbaro, 2ª. ed., Barcelona – París – Bloud y Gay, Editores

Frantz Funck-Brentano, “Les Origines”, L’histoire de France racontée à tous, 10ª ed., Hachette, Paris

Henri Pirenne, “Mahoma y Carlomagno”, Ed. Claridad, Buenos Aires, 2013

{ 0 comments }

Una sociedad con autoridad y flujo vital tiene una vida social inmensamente rica. Cada familia, grupo social, profesión, región y provincia tiende a reunirse bajo liderazgos naturales para atender las necesidades propias de nuestra naturaleza social. Cada unidad produce lo que es capaz de producir por costumbre y con sentido común. Usa todas sus riquezas, bellezas y recursos. Solo en este contexto se puede observar el principio de subsidiariedad correctamente practicado.

Matrimonio_de_D_Joao_Fernando_y_D_Pilar_Portugal

Foto: La Boda de Don João Fernando Salazar y Braganza y Doña Pilar – Portugal

Según este principio cada unidad social sólo debe recurrir a la unidad superior o a la autoridad en aquellos asuntos que es incapaz de manejar. Las sociedades superiores son subsidiarias de las inferiores y existen para servirlas. “Una comunidad de orden superior no debe interferir en la vida interna de una comunidad de orden inferior, destruyéndole sus funciones; más bien debe apoyarla en caso de necesidad y ayudarla a coordinar sus actividades con las del resto de la sociedad, siempre con vistas al bien común.” (1)

800px-FEMA_-_17232_-_Photograph_by_Jocelyn_Augustino_taken_on_08-30-2005_in_Louisiana

Foto: La Prefectura Naval de los Estados Unidos pone a salvo una víctima del Huracán Katrina. Una de las varias operaciones militares que se hicieron después del Huracán Katrina el 30 de Agosto de 2005

De la misma manera, el Estado debe dejar a la familia las tareas que le son propias. La comunidad debe solicitar ayuda del Estado en aquellas materias que están fuera de sus capacidades, como la defensa. Las organizaciones profesionales de nivel nacional, provincial o local deben ocuparse de los asuntos que le son propios a cada una.

A_U.S._Soldier_with_the_63rd_Civil_Support_Team_Oklahoma_Army_National_Guard_conducts_search_and_rescue_operations_May_21_2013_in_Moore_Okla_130521-Z-BB392-507

Foto: Un Guardia Nacional del Ejército de los Estados Unidos, con el Grupo de Apoyo Civil Nº 63, hace tareas de búsqueda y rescate el 21 de Mayo de 2013 en Moore, Oklahoma, después que un tornado devastó la zona

Tanto en la Izquierda como en la Derecha, muchos han simplificado el principio de subsidiariedad en el sentido de que todas las funciones sean reducidas casi exclusivamente al menor nivel posible. No están considerando el rol del flujo vital y de la autoridad y les gustaría imponer a todos una economía o un gobierno casi pueblerinos. Esta “subsidiariedad” sin niveles de gobierno de asociaciones intermedias es estéril, porque hay nada más que dos protagonistas: la unidad social primitiva y el Estado todopoderoso.

(1) Juan Pablo II, Centesimus Annus, no. 48.

RTO

John Horvat II, Return to Order: From a Frenzied Economy to an Organic Christian Society—Where We’ve Been, How We Got Here, and Where We Need To Go (York, Penn.: York Press, 2013), 176.

{ 0 comments }

010 Visión de conjunto rojo

Nobleza y élites tradicionales análogas:
DESHACIENDO OBJECIONES PREVIAS
Visión de conjunto – Capítulo I

Continuamos brindando esta visión de conjunto, necesariamente resumida y limitada, recomendando vivamente la lectura de esta obra, que se encuentra a disposición de quien desee adquirirla (ver “TOME CONTACTO CON NOSOTROS”). Nota: los subtítulos numerados y en negrita pertenecen al original; los destaques en letra cursiva y negrita, salvo aclaración en contrario,  pertenecen a nuestra Redacción.

Presentamos el capítulo inicial de la obra en que el autor, Plinio Corrêa de Oliveira, aborda la misión esencial de la Nobleza y élites tradicionales análogas -y dirigentes auténticos de todo nivel en nuestros días.

Comienza dando respuesta a algunos interrogantes que surgen en el espíritu de los lectores, que sufren la influencia de los sofismas igualitarios difundidos por todas partes. Enfrenta así con el coraje y fidelidad al Papado que caracterizaron toda su existencia –reconocidos por expresivos documentos de la Santa Sede- la acción de los avasalladores medios de difusión revolucionarios y de los difusores de tales sofismas.
No pretendemos sino continuar brindando  una visión de conjunto, necesariamente resumida y limitada, recomendando vivamente la lectura de esta obra que está a disposición de quien desee adquirirla (nota: los subtítulos y textos en bastardilla pertenecen a nuestra Redacción; los subtítulos numerados y en letra normal son tomados del original).
***
Imagen del maquinista antes de iniciar el viaje
Cuando la psicología de muchos lectores parece prevenida respecto a la materia a tratar, la situación del escritor es como la de un maquinista de tren que advierte que la vía está abarrotada de obstáculos, y que el viaje sólo podrá comenzar apartándolos. Son tantos los prejuicios respecto a la Nobleza y élites tradicionales análogas, que el asunto sólo puede tratarse después de apartarlos.

0_mars_timisoara

1. Sin prejuicio de una justa y amplia acción en pro de los trabajadores, oportuna actuación a favor de las élites

Hablar de reivindicaciones a favor de los trabajadores es altamente loable. Pero insistir unilateralmente en ellas sin considerar los problemas y necesidades de otras clases –cruelmente afectadas por la gran crisis contemporánea- supone olvidar que la sociedad se compone de clases diversas, con funciones, derechos y deberes específicos y no únicamente de trabajadores manuales.
Asimismo, la formación de una sociedad sin clases es una utopía que ha sido tema invariable de los sucesivos movimientos igualitarios desde el siglo XV, predicada en nuestros días por socialistas, comunistas y anarquistas.
Las TFP y entidades afines son favorables a que se hagan para la clase de los trabajadores todas las mejores oportunas, pero sin que implique la desaparición de las demás clases, o una tal mengua de su significado, deberes, derechos y funciones específicas en favor del bien común que equivalga a su virtual extinción.
Resolver la cuestión social achatando todas las clases en ilusorio beneficio de una sola, supone provocar una auténtica lucha de clases, ya que suprimirlas en beneficio exclusivo de la dictadura de una sola –el proletariado- supone reducir a las demás a la alternativa de aceptar su legítima defensa o la muerte.
Es menester que nuestros contemporáneos bien orientados, en colaboración con las iniciativas en pro de la paz social por medio del justo y necesario apoyo a los trabajadores, desenvuelvan en favor del orden social una actuación opuesta a la de socialistas y comunistas, que lleva hacia la lucha de clases. Y para que el orden social exista, es condición que a cada clase le sea reconocido lo que en derecho le corresponde para subsistir dignamente y que, respetada en sus derechos específicos, se sienta capaz de cumplir los deberes que le corresponden en orden al bien común.

embajador-papa_opt-57fc6
Así, es indispensable que la acción a favor de los obreros se conjugue con otra a favor de las élites.
La Iglesia no se interesa por la cuestión social porque ame exclusivamente a los obreros; no es un partido laborista fundado para proteger una sola clase; Ella ama, más que a las diversas clases consideradas aisladamente y sin nexo con las demás, la Justicia y la Caridad, y por eso ama a todas las clases sociales… incluso a la Nobleza, tan combatida por la demagogia igualitaria (cfr. Caps. IV, 8, y V, 6).

Dom_Bertrand

armonía caballero llevando enfermo
Pío XII reconoce a la Nobleza una importante y peculiar misión -que corresponde análogamente a otras élites sociales. Lo hace en quince alocuciones concedidas al Patriciado y a la Nobleza romana (1940 a 1958).
Nadie ignora la multiforme ofensiva para mengua o extinción de la Nobleza y demás élites, ejerciendo una avasalladora presión para hacer abstracción, replicar o disminuir su papel.
En alguna medida, pues, la actuación a favor de la Nobleza y élites es hoy más oportuna que nunca. “Cabe por tanto formular con arrojo y serenidad la siguiente afirmación: en nuestra época, en la cual tan necesaria se ha vuelto la opción preferencial por los pobres, también se hace indispensable una opción preferencial por los nobles” y otras élites tradicionales “expuestas al riesgo de desaparecer y dignas de apoyo”.
(…)
“No, si la Nobleza debe ser considerada una clase parasitaria de dilapidadores de sus propios bienes; pero esta imagen de la Nobleza, que forma parte de la leyenda negra de la Revolución Francesa de 1789 y de las que la siguieron…es rechazada por Pío XII. Aun cuando afirma claramente que se han dado en sus medios abusos y excesos…dignos de severa censura…describe, en términos conmovidos, la consonancia de la misión de la Nobleza con el orden natural de las cosas instituido por el propio Dios, así como el carácter elevado y benéfico de esa misión”.

Pagina interior con caballeros y estandartes

2. La Nobleza: una especie dentro del género élites tradicionales

La expresión élites tradicionales designa una realidad socio-económica. Según los textos pontificios, la Nobleza constituye una élite, la más alta de ellas; pero no es, ciertamente la única.
Hay élites no nobiliarias ni hereditarias ex natura propria. V.gr. la condición de profesor universitario incorpora a sus titulares a lo que se puede llamar élite de una nación, como la condición de militar, diplomático y otras análogas. No pocos nobles se dedican a ellas sin que decaigan ipso facto de su condición; por el contrario, el ejercicio de esas actividades da fácilmente ocasión a que el noble marque su actuación en ellas con la excelencia de los atributos específicos de la Nobleza.

No se debe olvidar a las élites que propulsan la vida económica de una nación en la industria y el comercio, funciones lícitas, dignas y de evidente utilidad, cuya meta específica es el enriquecimiento de quienes las ejercen; enriqueciéndose, por una consecuencia colateral, enriquecen a la nación.
Esto no basta para dotar de un carácter de Nobleza a quienes las ejercen. Es indispensable una particular dedicación al bien común –especialmente a lo que tiene de más precioso, el cuño cristiano de la civilización- para que se pueda conceder esplendor nobiliario a una élite. No obstante, cuando las circunstancias proporcionan a industriales y comerciantes la ocasión de prestar servicios notables con sacrificio relevante de intereses personales legítimos, ese esplendor brille también en quienes los hayan prestado con la correspondiente elevación de espíritu.
Si una familia no noble, por una feliz conjugación de circunstancias, ejerce a lo largo de varias generaciones alguna de estas actividades, bien puede ser suficiente para elevarla a la condición de noble, como ocurrió con la Nobleza veneciana –habitualmente de comerciantes- que ejerció el gobierno de la Serenísima República y tuvo en sus manos el propio bien común de aquel Estado, elevándolo a la condición de potencia internacional. No sorprende que hayan accedido a la condición de nobles de modo tan efectivo y auténtico que asumieron todo el alto tono de cultura y maneras de la mejor Nobleza militar y feudal.

zMercedes Castellanos de Anchorena ante Pío XI
Hay élites tradicionales fundadas desde su inicio en capacidades y virtudes cuya transmisibilidad –genética y del ambiente y educación familiares- es patente. Así se constituyen familias y aún vastos conjuntos de familias que se destacan por sus señalados servicios al bien común: surge así una élite tradicional.
“En ella se alía a la condición de élite el valioso predicado de ser tradicional; y muchas veces no se constituye formalmente como clase noble por el mero hecho de que la legislación de muchos países –influenciada por las doctrinas de la Revolución Francesa- veda al Poder público el otorgamiento de títulos de Nobleza. En ese caso se encuentran no sólo ciertos países europeos, sino también los del continente iberoamericano”.
Las enseñanzas pontificias sobre Nobleza son en gran medida aplicables a esas élites tradicionales por fuerza de analogía de situación; de ahí la importancia y actualidad de esas enseñanzas para quienes, aun siendo portadores de auténticas y elevadas tradiciones familiares, no hayan sido honrados con un Título de Nobleza, pero a quienes corresponde una noble misión en sus respectivos países a favor del bien común y de la Civilización Cristiana.
Lo mismo se puede decir de las élites no tradicionales, en la medida en que se van haciendo tradicionales.

(Continúa en el próximo boletín)
Será un gusto recibir sus consultas o comentarios a través del site o por mail a: donpelayodeasturias@gmail.com –

Tagged as: Nobleza y élites tradicionales análogas – Visión de conjunto

 

 

 

 

 

 

{ Comments on this entry are closed }

008 Clarinadas

007 Roland recortado
X JORNADA DE CULTURA HISPANOAMERICANA por la CIVILIZACION CRISTIANA y la FAMILIA – SALTA 29 y 30 de AGOSTO DE 2014

index

Santa Juana de Arco era una joven campesina que un buen día oyó la voz del Arcángel San Miguel convocándola a defender a Francia, “hija primogénita de la Iglesia”. Así, la Providencia se valió de una desconocida doncella del campo para la alta misión de preservar un emblemático reino en que abundaban los guerreros, los pensadores, los príncipes católicos...

San Francisco Solano carbonilla dibujoSan Francisco Solano carbonilla dibujoindex SFS
San Francisco Solano, con su “violín milagrero”, se internó solo en las selvas y cerros del continente, destacadamente en El Tucumán (NOA), y con su música, su palabra y sus notorios hechos sobrenaturales convirtió a la verdadera Fe y civilización a miles de aborígenes, edificó una cristiandad de más de 30 poblaciones indígenas y sostuvo las incipientes ciudades católicas que constituyeron la armazón de nuestra querida Argentina, fundando imperecederas ceremonias y tradiciones. Por esa gesta digna de figurar en la Légende Dorée fue llamado “el Apóstol de América”.
Son ejemplos de lo que pueden los hombres cuando se disponen a oir la gracia de Dios. Pues:

images SF
“Cuando los hombres resuelven cooperar con la gracia de Dios, se operan las maravillas de la Historia: es la conversión del Imperio Romano, es la formación de la Edad Media, es la reconquista de España a partir de Covadonga, son todos esos acontecimientos que se dan como fruto de las grandes resurrecciones de alma de que los pueblos son también susceptibles. Resurrecciones invencibles, porque no hay nada que derrote a un pueblo virtuoso y que verdaderamente ame a Dios” (“Revolución y Contra-Revolución”, Plinio Corrêa de Oliveira, parte II, cap. IX).
¿Qué harían personas de Fe como San Francisco Solano y Santa Juana de Arco en nuestros conturbados días? …

Animados por esos ejemplos, y ante la crisis moral e ideológica de la sociedad actual, convocamos a todos los que quieran defender nuestro estilo de vida y raíces católicas tradicionales a participar de la

X JORNADA de CULTURA HISPANOAMERICANA por la CIVILIZACION CRISTIANA y la FAMILIA
Museo de la Ciudad Casa de Hernández –Salta, 29 y 30 de agosto de 2014

Declarada de interés por la Hon. Cámara de Diputados de la Provincia de Salta
Próximamente daremos a conocer más detalles.
COMISION ORGANIZADORA
Informes e inscripción: civilizacioncristianaymariana@gmail.com

X Jornada

 

007 Roland recortadoCOMO DEBE LUCHAR UN CATOLICO PARA QUE TRIUNFEN  LOS IDEALES DE LA CIVILIZACION CRISTIANA

jóvenes en semana de estudios de carnaval

Analicemos estas palabras, de las que hemos citado una parte en la clarinada anterior:

“Existe una fuerza propulsora de la Contra-Revolución, así como existe otra para la Revolución.
1. Virtud y Contra-Revolución
Señalamos como la más potente fuerza propulsora de la Revolución, el dinamismo de las pasiones humanas desencadenadas en un odio metafísico contra Dios, contra la virtud, contra el bien y, especialmente, contra la jerarquía y contra la pureza. Simétricamente, existe también una dinámica contra-revolucionaria, pero de naturaleza por completo diversa. Las pasiones, en cuanto tales -tomada aquí la palabra en su sentido técnico- son moralmente indiferentes; es su desarreglo lo que las vuelve malas. Sin embargo, en cuanto reguladas, son buenas y obedecen fielmente a la voluntad y a la razón. Y es en el vigor de alma -que le viene al hombre por el hecho de que en él Dios gobierna la razón, la razón domina la voluntad, y ésta domina la sensibilidad- donde es preciso procurar la serena, noble y eficientísima fuerza propulsora de la Contra-Revolución.
2. Vida sobrenatural y Contra-Revolución
Tal vigor de alma no puede ser concebido sin tomar en consideración la vida sobrenatural. El papel de la gracia consiste exactamente en iluminar la inteligencia, en robustecer la voluntad y en templar la sensibilidad de manera que se vuelvan hacia el bien. De suerte que el alma lucra inconmensurablemente con la vida sobrenatural, que la eleva por encima de las miserias de la naturaleza caída y del propio nivel de la naturaleza humana. Es en esa fuerza de alma cristiana que está el dinamismo de la Contra-Revolución.
3. Invencibilidad de la Contra-Revolución
Se puede preguntar de qué valor es ese dinamismo. Respondemos que, en tesis, es incalculable, y ciertamente superior al de la Revolución: “Omnia possum in eo qui me confortat” (Filip. 4, 13) (1).
Cuando los hombres resuelven cooperar con la gracia de Dios, se operan las maravillas de la Historia: es la conversión del Imperio Romano, es la formación de la Edad Media, es la reconquista de España a partir de Covadonga, son todos esos acontecimientos que se dan como fruto de las grandes resurrecciones de alma de que los pueblos son también susceptibles. Resurrecciones invencibles, porque no hay nada que derrote a un pueblo virtuoso y que verdaderamente ame a Dios”.

Plinio Corrêa de Oliveira

———————————–
(N. del E. 1): “Todo puedo en Aquél que me da fuerzas”.

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

“Revolución y Contra-Revolución”, Cap. IX – La fuerza propulsora de la Contra-Revolución

{ Comments on this entry are closed }

338px-Baltasar_Hidalgo_de_Cisneros

PARTE III – TRAS LA SEPARACIÓN DE ESPAÑA:
cambio de fisonomía, continuidad en la misión, apogeo y decadencia
La traumática separación entre la Metrópoli y sus posesiones americanas afectó profundamente la situación de la aristocracia criolla. Fragmentada Hispanoamérica en nuevas unidades políticas, éstas adoptan la forma de gobierno republicana y, llevadas por el mimetismo revolucionario del siglo, declaran abolidos los títulos y privilegios de la nobleza. No pocos nobles, bajo la influencia del soplo democrático igualitario de la Revolución Francesa, virtualmente abdican de su condición nobiliaria dejándola caer en el olvido.

A – UNA NOBLEZA DESPOJADA DE SUS TITULOS, CON RENOVADO PREDOMINIO SOCIAL

1. Paradójica situación de la nobleza americana después de la emancipación

Libre de las trabas del absolutismo, y manteniendo toda su hegemonía social, la nobleza americana –ahora sin títulos ni reconocimiento legal- será paradójicamente proyectada a una renovada situación de preeminencia.
La era de inestabilidad que se inaugura está marcada por incesantes disputas de poder entre volátiles caudillos regionales y cerebrinos conspiradores de ciudad, adeptos de las quimeras revolucionarias en boga. Las nuevas entidades políticas se convierten en laboratorios de utopías, experimentadas a sangre y fuego con una pertinacia que se juzga muy patriótica. Esa turbulencia, surcada de cruentas contiendas civiles, origina creciente fatiga y decepción. Las atenciones se vuelven entonces hacia representantes de la antigua aristocracia rural y urbana –vistos cada vez más como encarnación natural de la autoridad y custodios del orden- en busca de una dirección firme y estable. La aspiración de orden hace que se sucedan intentos de restauración o instauración monárquica en todo el Continente.

LA_BATALLA_DE_SAN_LORENZO_by_supersebas
Las élites tradicionales adquieren renovadas formas de poder e influencia, a veces mayores que las detentadas durante el melancólico ocaso del Antiguo Régimen.
Ejemplo característico es el joven estanciero rioplatense Don Juan Manuel de Rosas. Al margen del juicio que merezca su gobierno de casi un cuarto de siglo, es indudable que representaba la figura típica del aristócrata rural del tiempo, señor casi feudal. Mantenía una milicia propia, los Colorados del Monte, para defender sus haciendas de los indios, valiéndose de ella para hacer presión en favor del bando federalista.
Reunía el prestigioso “conjunto de atribuciones del estanciero pampeano”, que incluían, como refiere Lucio V. Mansilla, hacer “de oráculo, de teólogo, de juez …” , de autoridad policial-militar, y aún de médico. Con variantes, el tipo humano y el estilo de vida se reproducen en todo el antiguo imperio.

07
Algo similar ocurre en Méjico,. “Los escudos de armas podían haber sido destruidos, pero nadie intentó desbaratar el séquito de un noble. La estructura de la nobleza era una estructura familiar, y no había reforma que fuera dirigida contra el patriarcado o que lo pusiera en peligro” (D. Ladd, p. 115, n. 1).
Y concluye: “Ni las guerras de la independencia, ni la nueva república, destruyeron a la nobleza mexicana”. Será necesario convulsionar artificialmente el país durante siete décadas a partir de la segunda mitad del siglo XIX, despojarlo de más de la mitad de su inmenso territorio y desencadenar revoluciones de corte marxista apoyadas por potencias capitalistas, para conseguir desestabilizar aquella brillante élite.

2. Afectividad, virtud católica y paternalismo

La Virgen amparando las clases mejicanasEl estilo de vida adecuadamente llamado “patriarcal” es característico de las élites hispanoamericanas, fruto de su arraigado espíritu católico. Una catolicidad difusa en todas las clases impregnaba las relaciones sociales con un aroma de dulzura de vida, en que se manifestaba la alegría de hacer el bien desinteresadamente.
Lo que las izquierdas llaman despectivamente paternalismo –al que consideran uno de los “atrasos” más intolerables de nuestros países- es una alta cualidad moral, fruto de lo que podríamos llamar instinto católico; el afecto recíproco transformado en principio unitivo de todas las clases. Por él los que son más protegen a los que son menos, a lo que éstos corresponden con formas de dedicación comparables a un voluntario enfeudamiento. Por eso fue tan difícil promover aquí la lucha de clases.
Resulta difícil, para quien se habituó a vivir en la anónima, mecánica e inclemente civilización contemporánea, hacerse una idea de lo que era la felicidad de situación proporcionada por esa sociedad patriarcal, que reposaba sobre el vínculo de la mutua y afectuosa dedicación entre sus miembros.
Un similar tejido de relaciones personales dominaba también la vida de la ciudad. En Quito, dice Jijón y Caamaño, el artesano, el artista, indio, mestizo o blanco se formaba al amparo de alguna casa hidalga. Cada casa señorial poseía numerosa servidumbre. Había cerca gentes de escasos bienes, que por lejano parentesco o amistad tenían en ellas franca entrada, asiento en la mesa y protección segura (p. 118, n. 1).
La Marquesa de Calderón de la Barca, Embajadora de España en Méjico, evoca esos vínculos parafeudales en la hacienda San Bartolo. El hacendado “es el monarca de cuanto la vista alcanza; es un rey entre sus sirvientes y jornaleros indios; nada puede sobrepujar la independencia de su posición. … Debe ser un consumado caballista; práctico en todos los ejercicios del campo; y si puede pasar el día a caballo recorriendo su propiedad, dirigiendo a sus trabajadores… administrando justicia y aliviando pesadumbres, y puede sentarse, llegada la noche, en los grandes y largos corredores para…engolfarse en las páginas de algún autor predilecto,…es probable que sus manos no sientan el gran peso del tiempo” (id., n.2).

 

 

{ Comments on this entry are closed }

esfera y cruz con sombraCon motivo de los 1200 años de la coronación de Carlomagno como sacro Emperador Romano de Occidente, un acontecimiento ápice…,  venimos comentando en esta sección la orgánica y gradual ascensión del linaje carolingio a la dignidad imperial por manos de los Sumos Pontífices. Nacía el tiempo en que, como enseñó León XIII, “el Sacerdocio y el Imperio estaban ligados entre sí por una feliz concordia y por la permuta amistosa de buenos oficios. (Encíclica “Immortale Dei”, l.XI.1885 – “Bonne Presse”, París, vol. II, p. 39).

330px-PipinStich330px-St_Denis_Choir_Glass

Bosquejamos en notas anteriores la colorida historia de Pipino, padre de Carlomagno, ungido por San Bonifacio, Apóstol de Germania, como rey de los francos, como monarca llamado a cumplir una misión providencial gobernando a su pueblo en las vías del Evangelio, edificando la Cristiandad. Vemos tornarse realidad la misión excelsa de un Príncipe católico, elevado al trono por un misionero de la talla de San Bonifacio, inspirado en los ejemplos bíblicos, consagrando en los hechos las palabras de la Sabiduría eterna: “Per me regnant reges” (Por Mí reinan los reyes…), manteniéndose así una vinculación entre el Cielo y la tierra, entre Cristo Rey y la civilización cristiana, por intercesión de María Reina,  de la que difícilmente podemos hacernos una idea en estos tiempos de neo-paganismo revolucionario.

255px-Bonifazius
Comentamos el aprieto en que se encontraba el Papado en tiempos del gran Pontífice Esteban II, amenazado por los lombardos ex arrianos y semi-bárbaros que venían conquistando toda Italia y pretendían establecer su trono en la propia Ciudad Eterna.
A pesar de todas las infidelidades y aún apostasías de los Emperadores Romanos de Oriente (Bizancio), los Soberanos Pontífices habían mantenido en el orden temporal su carácter de súbditos, remanente del antiguo Imperio romano. Ante la amenaza lombarda, habían solicitado al emperador una ayuda efectiva, fuerzas militares capaces de frenar al enemigo.

423px-Pope_Stephen_II
Esteban II había lanzado por última vez un grito de angustia hacia Bizancio, supremo llamamiento que “no tuvo eco entre los cobardes tiranos del mundo imperial” (Kurth). Teniendo entonces que escoger entre la salvación de un pueblo abandonado por sus defensores naturales y la alianza con los francos, el Papa “levantó su ánimo a la altura de su deber, y se dirigió resueltamente a Pipino el Breve” (ibid.). Ya sus predecesores habían pedido a Carlos Martel y al mismo Pipino apoyo a la causa de la civilización cristiana. Este tenía una deuda de gratitud con el Papado, gracias al cual se había podido dar sin perturbaciones el necesario cambio de dinastía por él propuesto.

La respuesta de Pipino al llamado pontificio no se hizo esperar: llegaron a Roma sus embajadores, el Obispo de Metz, Chrodegang, y el legendario duque Augier, popular en Francia por un tradicional juego de cartas. Los emisarios invitaron al Pontífice a trasladarse a donde Pipino se encontraba.
Después de reflexionar con madurez, el prudente y animoso pontífice adoptó una resolución que en un principio espantó a sus familiares, pero que mantuvo con energía: corresponder a la invitación de ir al encuentro del rey franco, pero antes presentarse personalmente ante el rey enemigo Astolfo, acompañado de la embajada franca y también de la bizantina –mencionada en el artículo anterior.
Dados los antecedentes de Astolfo, sus familiares –ayudantes y consejeros de la Curia romana- temían por la vida del Pontífice. Pero no lograron disuadirlo. El 14 de octubre de 753, consigna solemnemente el Liber Pontificalis, se puso en camino, acompañado del legado imperial griego, Juan el Silenciario, del Obispo de Metz y del Duque Augier, y de una comitiva de altos personajes de Roma y ciudades vecinas. “Acompañóle en su camino, durante algún tiempo, una muchedumbre inmensa ‘que lloraba, sollozaba’, dicen los Anales del Pontificado, y queria retenerle’ porque preveía los grandes peligros que le esperaban en Pavía” (Mourret). ¡Tocante escena viva de la Cristiandad!
A pesar de que una comisión de Astolfo se adelantó para rogarle que no le diga a éste ni una palabra de sus malhadadas conquistas, el Papa le presentó sin temor sus reclamaciones, en nombre del imperio –como le había pedido el emperador- y en nombre de la Iglesia. Astolfo, impresionado por la actitud de los dos enviados francos, que subrayaron el discurso del Pontífice con palabras “breves y claras”, rechazó las demandas de Bizancio e intentó hacer desistir al Papa de su viaje al rey Pipino.
Sus exhortaciones y amenazas no lograron quebrantar la constancia del Vicario de Cristo, que luego de despedir a la embajada imperial, y a los laicos de su séquito, se dirigió a Francia con algunos clérigos, franqueando el San Bernardo y bajando a la Abadía de San Mauricio.
Allí lo esperaban dos comisionados del rey franco que lo acompañaron hasta Sangres, donde le salió al encuentro el joven hijo del rey, Carlos, el futuro Carlomagno, que contaba con doce años; y luego el mismo Pipino, que se adelantó tres millas.

angersfortress3
A la vista del Papa, el rey desmontó de su cabalgadura, tributándole profundos homenajes y tomando las riendas del caballo del Pontífice, caminando un trecho a su lado “a guisa de escudero” (Mourret). Señera expresión de espíritu jerárquico feudal.

El Papa y sus clérigos correspondieron, homenajeando a su vez a Pipino como monarca católico y defensor de la Iglesia, vestidos de cilicios, cubiertas sus cabezas de ceniza y suplicándole pusiese mano en la defensa de “la causa de San Pedro y de la República de los romanos”. También le rogó el Pontífice hacer restituir el Exarcado de Ravena a su legítimo posesor, el emperador, supremo acto  de condescendencia de Esteban II con respecto a la infiel Constantinopla.
Pipino accedió de buen grado a las demandas y, para acomodarse al consejo del Papa de evitar en lo posible la efusión de sangre, intentó resolver la cuestión por la vía diplomática.
Tres embajadas sucesivas y la ofrenda generosa de 12.000 sueldos de oro no movieron a Astolfo a abandonar sus pretensiones. Su perfidia llegó al punto de lograr que el Abad de Monte Cassino –súbdito lombardo-, donde llevaba vida religiosa Carlomán, hermano de Pipino, lo enviara a sembrar discordias contra el Papa y el rey franco.
La reaparición del príncipe-monje en el mundo abandonando el monasterio para estos insidiosos manejos provocó un verdadero escándalo. Felizmente, la maniobra fracasó.
Se imponía una urgente acción militar. Pipino se dispuso virilmente a ella a pesar de la oposición de algunos señores, fomentada por las maniobras de Astulfo y Carlomán, que hicieron fracasar una asamblea de barones.

580 Pepin-2_small
Una segunda asamblea, celebrada en Kiersy-sur-Oise el 14 de abril de 754, mostró un cambio para mejor y precisó que la finalidad de la expedición sería la de restituir al Apóstol San Pedro los territorios ocupados por el lombardo. Se celebró entre el católico rey franco y el Sumo Pontífice el Pacto de Kiersy, que algunos llaman ‘restitución’ o ‘promesa’, y que “tiene la forma de una ‘donación’; es una ‘restitución’, porque lo que da de hecho era posesión de san Pedro, o sea del Papa; y es una ‘promesa’, porque lo que da Pipino, no lo había conquistado todavía”. A cambio de tan importante donación, “Pepino da y no reclama en retorno sino oraciones” (Mourret).
La tercera asamblea se hizo el 28 de julio de 755 en la histórica Abadía de Saint-Denis, marco de una ceremonia de gran significado. El Papa renovó la consagración real de Pipino, asociando a ella a su hijo Carlomagno –y a su hermano, declarando a los tres Patricios de los Romanos.
Semejante consagración de un rey y de sus hijos por el Sumo Pontífice no tenía precedentes en la historia. No sólo confirmaba la legitimidad de Pipino y su descendencia, “sino parecía elevar la realeza de los francos por encima de las demás realezas de Europa”. Por lo que el Papa lo llamará “el ungido de San Pedro” (ibid.).
El título de ‘patricio de los romanos’ –a diferencia del de ‘patricio’ a secas, que había sido concedido anteriormente a otros por la Santa Sede, sugería la idea de un derecho de protección efectiva sobre el Estado pontificio. Habían perdido su razón de ser las funciones de Duque de Roma y la restauración de un exarca de Ravena (bizantino). “El Sacro Imperio se hallaba en germen en las actas de la asamblea de Saint-Denis” (ibid.).

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
(*) Cfr. Sacralidad medieval: Pipino ungido Rey de los Francos por San Bonifacio, Apóstol de Germania y Legado papal

Ver artículos anteriores de esta serie haciendo click en el “tag” La civilización cristiana al vivo, 1200 años de Carlomagno, Sacro Imperio

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

Godofredo Kurth, “Los orígenes de la civilización occidental”, Emecé Editores, Buenos Aires
Fernando Mourret, “Historia General de la Iglesia”, t. III La Iglesia y el mundo bárbaro, 2ª. ed., Barcelona – París – Bloud y Gay, Editores

Frantz Funck-Brentano, “Les Origines”, L’histoire de France racontée à tous, 10ª ed., Hachette, Paris

Henri Pirenne, “Mahoma y Carlomagno”, Ed. Claridad, Buenos Aires, 2013

{ Comments on this entry are closed }

El principio de la autoridad como coordinadora

04.07.2014

El principio de la Autoridad como Coordinadora Este juego en que autoridad y flujo vital se complementan difiere completamente de las modernas concepciones de la autoridad, que en comparación son despóticas y tiránicas. Los líderes deben liderar basados en la percepción de lo que la sociedad necesita y hacia dónde quiere ir. Los que manifiestan […]

Read the full article

Una portentosa visión de conjunto – Nobleza y élites tradicionales análogas en América Española – Cap. II – Siglos XVII y XVIII – C) Una divagación histórica – 12ª nota

07.06.2014

Nobleza y élites tradicionales análogas en América Española – Cap. II – Siglos XVII y XVIII: renovación y gradual definición de caracteres – C) Una divagación histórica – 12ª nota Una portentosa visión orientadora para la acción Al presentar el cuadro siguiente, digno de ser estudiado, comentamos que “divagación”, palabra rica en significados, contiene la […]

Read the full article

Opción preferencial: ¿qué significa esta expresión? – Test sobre Nobleza y élites tradicionales análogas – Respuesta

07.06.2014

  RESPUESTA AL Test sobre Nobleza y élites – Opción preferencial: ¿qué significa esta expresión? – “La opción preferencial por los nobles y la opción preferencial por los pobres no se excluyen, y menos aún se combaten…” – (Visión de conjunto – 2) –   ¿Cuál es la opción preferencial que anima este libro? A) […]

Read the full article