008 ClarinadasFrancisco_de_Zurbarán_004                     Adoración de los Reyes Magos – Zurbarán

007 Roland recortado

LA LUZ DE LA NAVIDAD, FUENTE DE LA CIVILIZACION CRISTIANA Y REMEDIO PARA LA CRISIS DE LA HUMANIDAD

El día en que nació el Niño Dios fue el primer día de la Civilización Cristiana.
Es cierto que la civilización es un hecho social, que no puede contentarse con influenciar al pequeño grupo de personas que se reunió para adorarlo en el pesebre.

linderhof

Pero todas las riquezas de la Cristiandad están contenidas en Nuestro Señor Jesucristo como en su fuente única y perfecta. Así, la luz que empezó a brillar en Belén fue aumentando sus claridades hasta extenderse sobre el mundo entero, transformando las mentalidades y las culturas, elevando y uniendo a todas las civilizaciones que se abrieron a su fulgor.

Reyes católicos El primer día de Cristo
El primer día de Cristo en la tierra fue el primer día de una nueva era histórica. Ese Niño débil y pobre, en aquel pesebre, transformaría la Historia.

1024px-Francisco_de caridad de Fr Mrt de Vizcaya

¡Y qué transformación, orientar a los hombres en el camino opuesto a sus inclinaciones, por el camino del sacrificio y de la cruz!

La reforma del hombreLlevar la fe adonde dominaba la superstición, el desapego adonde reinaba el placer, la pureza adonde

La venida del Redentor fue un triunfo sobre las tinieblas del paganismo. El affiche muestra aspectos monstruosos de las divinidades paganos, la locura megalómana de Nerón y los jaguares y águilas  toltecas llevando corazones humanos en la boca. La Civilización Cristiana trajo la dulzura y el orden del Evangelio sobre una humanidad desesperanzada.

Jaguares de Tula con corazones humanos en sus fauces

imperaba la degradación moral y aun la depravación.
Dos mil años después de la primera Navidad, parece que en muchos aspectos hemos retrocedido a aquella situación. En el mundo de hoy, la Civilización Cristiana en su plenitud ha dejado de existir, y de la gran luz sobrenatural que comenzó a brillar en Belén muy pocos rayos brillan sobre las costumbres y la cultura actuales.
La acción de Jesucristo, tan presente en los sagrarios como en la gruta de Belén, ¿habrá perdido su fuerza? Desde luego que no.
Si la causa no está ni puede estar en El, está en los hombres.

Em vírgenes Embade Warbade Wilbade - WormsCuando la Iglesia nació, las almas se abrieron a la prédica del Evangelio.

Santas vírgenes princesas del Rin, Embade, Warbade y Wimbade

Hoy son cada vez más en el mundo los que rechazan la palabra de Dios, los que por sus ideas y costumbres están en el polo opuesto: “Lux in tenebris lucet, et tenebras eam non comprehenderunt” (La luz brilló en las tinieblas, pero las tinieblas no la recibieron).
Esta es la causa de la ruina de la Civilización Cristiana. Si el hombre no es verdaderamente católico, ¿cómo podrá ser cristiana la civilización El primer día de Cristo en la tierra una nueva eraque salga de sus manos?
Sorprende que tantos se pregunten por qué el mundo está en semejante crisis. Basta pensar cómo seria la humanidad si cumpliese la Ley de Dios.
Por sí sola la crisis desaparecería. Por lo tanto, el problema está en nosotros; en nuestra inteligencia, que se cierra a la verdad; en nuestra voluntad, dominada por las pasiones, que se aleja del bien. La reforma del hombre según la luz de Belén es lo indispensable. Con ella, todo se logrará; sin ella, todo lo que se haga será inútíI.
Esta es la gran verdad para recordar en esta Navidad.

Perugia_altarpiece,_angel

                                  Altar de Perugia – Fra Angelico

Junto al pesebre, tenemos a la Medianera clementísima, nuestra abogada, que nos tiene toda la compasión, la ternura, la indulgencia de la más perfecta de las madres.
Con los ojos puestos en María, unidos a Ella y por medio de Ella pidamos en esta Navidad la única gracia que realmente importa: el Reino de Dios en nosotros y en torno de nosotros.
Y todo lo demás nos será dado por añadidura.

Meditación inspirada en escritos del Profesor Plinio Corrêa de Oliveira

007 Roland recortado EL INSPIRADO CREADOR DEL PESEBRE

 

index S FcoNavidad por Giotto

El pesebre fue una inspirada creación de San Francisco de Asís, para rememorar cómo fue la Navidad y las incomodidades que sufrió el Niño Dios al ser reclinado sobre la paja, entre el burro y el buey. Cuando San Francisco hizo el primer pesebre y se postró para adorar la Imagen del Niño, el Divino Infante quiso premiar la devoción del puro e inocente Francisco y se le apareció en carne y hueso! Este milagro, aunque sólo fue mostrado al santo y a su anfitrión, un noble señor feudal del lugar, hizo que el pesebre se difundiera por todas partes, transformándose en el símbolo de la Navidad católica.

{ 0 comments }

Continuamos brindando a nuestros lectores una visión de conjunto, necesariamente resumida y limitada, de esta obra esencial para entender la misión de las élites auténticas en la crisis contemporánea, recomendando vivamente la lectura del original, que se encuentra a disposición de quien desee adquirirla ( ⇐ ver “TOME CONTACTO CON NOSOTROS”). Asimismo podrán consultar el original  completo entrando al sitio Plinio Corrêa de Oliveira.info. Agradecemos a los directores del sitio tan importante posibilidad:

http://www.pliniocorreadeoliveira.info/LN_Espanha/Volume%20I/LN_ES_Cap_00_0_Indice.htm


Nota: Los subtítulos numerados y en negrita pertenecen al original, como también los textos destacados en negrita no cursiva; los destaques en letra cursiva y negrita, salvo aclaración en contrario, pertenecen a nuestra Redacción.

 010 Visión de conjunto rojoPara evitar el sobresalto que estos comentarios pueden causar a personas influenciadas por el populismo radicalmente igualitario, o a quienes teman enfurecer a sus corifeos, es oportuno explicar la verdadera doctrina católica sobre las justas y proporcionadas desigualdades en la jerarquía social, y aún política.
1. Legitimidad y hasta necesidad de que existan justas y proporcionadas desigualdades entre las clases sociales
La doctrina marxista de la lucha de clases afirma el carácter injusto y nocivo de todas las desigualdades y la consecuente licitud de que la clase menos alta, se movilice para eliminar a las más altas. “¡Proletarios de todos los países, uníos!” es el grito con que Marx y Engels concluyeron el manifiesto comunista de 1848. [1]
En sentido contrario, la doctrina católica tradicional afirma la legitimidad e incluso la necesidad de que existan justas y proporcionadas desigualdades entre los hombres [2], y condena, en consecuencia, la lucha de clases.

Que la defensa de intereses no de en exterminio  clase II Revculturalchina28 Ejecucion-china4628La Iglesia se opone a que la legítima defensa  de una clase social degenere en guerra de exterminio de las demás

Esa condenación no se aplica a una clase empeñada en que le sea reconocida la posición que le pertenece; pero la Iglesia se opone a que la legítima defensa degenere en guerra de exterminio de las demás o en el rechazo de la posición que respectivamente les corresponde en el conjunto social. El católico debe desear que exista mutua paz y armonía entre las diversas clases y no una lucha crónica, máxime cuando se pretende establecer una igualdad completa y radical.
Todo esto se comprendería mejor si las admirables enseñanzas de Pío XII sobre pueblo y masa hubiesen sido adecuadamente difundidas.
“¡Oh Libertad! ¡Cuántos crímenes se cometen en tu nombre!”, exclamó la famosa revolucionaria francesa Madame Roland, junto a la guillotina. [3] Se podría análogamente exclamar: “¡Pueblo, pueblo, cuántos desatinos, cuántas injusticias, cuantos crímenes cometen en tu nombre los demagogos revolucionarios de hoy en día!”
La Iglesia ama al pueblo y se ufana de haberlo hecho de modo especial desde el primer momento en que

 
 ⇓ La Iglesia siempre se destacó por su amor al pueblo – La reina Santa Isabel de Hungría curando a los tiñosos, por Murillo

Santa Isabel de Hungría_thumb[7]fue instituida por su Divino Maestro. Pero, ¿qué es el pueblo? Algo muy diferente de la masa agitada como el mar revuelto, fácil presa de la demagogia revolucionaria.
A esas masas la Iglesia, movida por su amor maternal, les desea el bien precioso de que sean ayudadas a pasar de la condición de masa a la de pueblo.
¿No habrá aquí un mero juego de palabras? ¿Qué es la masa? ¿Qué es el pueblo?
2. Pueblo y multitud amorfa: dos conceptos diferentes
Las admirables enseñanzas de Pío XII explican esta diferencia, y describen claramente como ha de ser la natural concordia que, al contrario de lo que afirman los profetas de la lucha de clases, puede y debe existir entre las élites y el pueblo.
Afirma Pío XII en su Radiomensaje de Navidad de 1944: [4]
“Pueblo y multitud amorfa o, como se suele decirse, masa, son dos conceptos diferentes.
1.- “El pueblo vive y se mueve con vida propia; la masa es de por sí inerte y no puede ser movida sino desde fuera.”
2.- “El pueblo vive de la plenitud de vida de los hombres que lo componen, cada uno de los cuales —en su propio puesto y a su manera— es una persona consciente de sus propias responsabilidades y convicciones. La masa, por el contrario, espera el impulso del exterior,

Lenin barricadefácil juguete en las manos de cualquiera que sepa manejar sus instintos o sus impresiones, pronta para seguir alternadamente hoy esta bandera, mañana aquella otra.”
3.- “De la exuberancia de vida de un verdadero pueblo, la vida se esparce, abundante y rica, por el Estado y por todos sus órganos, infundiendo en ellos, con vigor incesantemente renovado, la conciencia de su propia responsabilidad, el verdadero sentido del bien común. Sin embargo, de la fuerza elemental de la masa,manejada y aprovechada con habilidad, puede

index

Lenin y secuacesservirse también el Estado: en las manos ambiciosas de uno solo o de muchos, agrupados artificialmente por tendencias egoístas, el propio Estado —con la ayuda de la masa, reducida a simple máquina— puede imponer su capricho a la parte mejor del verdadero pueblo; el interés común queda así golpeado gravemente durante largo tiempo, y la herida es con frecuencia muy difícil de curar”.
3. También en una democracia deben existir las desigualdades provenientes de la naturaleza
El Pontífice distingue entre verdadera y falsa democracia: la primera es corolario de la existencia de un verdadero pueblo; la segunda, de la reducción del pueblo a la condición de mera masa humana.
4.- “De ello se desprende claramente otra conclusión: la masa —tal como acabamos de definirla— es la enemiga capital de la verdadera democracia y de su ideal de libertad y de igualdad.”
5.- “En un pueblo digno de este nombre, el ciudadano siente en sí mismo la conciencia de su personalidad, de sus deberes y de sus derechos, de su propia libertad unida al respeto a la libertad y a la dignidad de los demás.

11Armonía social y conciencia de la propia dignidad en el pueblo vienés (principios del siglo XX) y en el Brasil del siglo XIX (casamiento entre descendientes de esclavos africanos)

armonía social Brasil Imperio borde

En un pueblo digno de este nombre, todas las desigualdades, que no nacen del arbitrio, sino de la propia naturaleza de las cosas, desigualdades de cultura, de riquezas, de posición social —sin perjuicio, claro está, de la justicia y de la caridad mutua—, no son de hecho un obstáculo para que exista y predomine un auténtico espíritu de comunidad y de fraternidad. Por el contrario, lejos de perjudicar de ningún modo la igualdad civil, dichas desigualdades le confieren su legítimo significado; es decir, que, frente al Estado, cada uno tiene el derecho de vivir honradamente su propia vida personal en el puesto y en las condiciones en que los designios y las disposiciones de la Providencia le han colocado.”
Esta definición de la genuina y legítima igualdad civil, así como de los correlativos conceptos de fraternidad y comunidad, esclarece con gran riqueza de pensamiento y propiedad de expresión, lo que son según la doctrina católica la verdadera igualdad, fraternidad y comunidad; igualdad y fraternidad radicalmente opuestas a aquellas que, en el siglo XVI, las sectas protestantes instauraron en sus respectivas estructuras eclesiásticas, como también al tristemente célebre trinomio que la Revolución Francesa y sus adeptos enarbolaron en todo el mundo como lema en el orden civil y social, y que la Revolución comunista de 1917 extendió, por fin, al orden socio-económico. [5]
Esta observación es particularmente importante dado que, en el lenguaje usado corrientemente en las conversaciones o en los mass-media, estas palabras son generalmente entendidas en el sentido erróneo y revolucionario.
4. En una democracia desvirtuada la libertad se transforma en tiranía y la igualdad degenera en nivelación mecánica
Después de haber definido lo que es la verdadera democracia, Pío XII pasa a describir la falsa:
6.- “En contraste con este cuadro del ideal democrático de libertad e igualdad en un pueblo gobernado por manos honradas y previsoras, ¡qué espectáculo ofrece un Estado democrático abandonado al arbitrio de la masa! La libertad, en cuanto deber moral de la persona,

Terror Rev francEn una democracia desvirtuada, la libertad degenera en tiranía – Escena del Terror durante la Revolución Francesa, hecha en nombre de la “libertad, igualdad y fraternidad”

se transforma en una pretensión tiránica de dar libre desahogo a los impulsos y a los apetitos humanos, con perjuicio de los demás. La igualdad degenera en una nivelación mecánica, en una uniformidad monocroma; el sentimiento del verdadero honor, la actividad personal, el respeto a la tradición, la dignidad, en una palabra, todo aquello que da a la vida su valor, poco a poco se hunde y desaparece. Solamente sobreviven, por una parte, las víctimas engañadas por la llamativa fascinación de la democracia, confundida ingenuamente con el propio espíritu de la democracia, con la libertad y la igualdad; y, por otra parte, los explotadores más o menos numerosos que han sabido, mediante la fuerza del dinero o de la organización, asegurarse sobre los demás una posición privilegiada o el propio poder.” [6]
En estos principios se funda gran parte de las enseñanzas enunciadas por Pío XII.
A partir de esta situación objetivamente descripta por el Pontífice, como veremos, incluso en los días de hoy, en un Estado bien ordenado —monárquico, aristocrático o democrático— les cabe a la Nobleza y a las élites tradicionales una alta e indispensable misión.

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
NOTAS (síntesis)
[1] Karl MARX, Friedrich Engels, Obras (Ed. dirigida por Manuel Sacristán Luzón), Crítica
[2] Cfr. Documentos V.
[3] J. B. WEISS, Historia Universal, vol. XVII, p. 676.
[4] Es del autor la numeración que separa los párrafos.
[5] Cfr. Plinio Corrêa de Oliveira, Revolución y Contra-Revolución, Ed. Fernando III el Santo, pp. 38-41; Ver Apéndice II de la presente obra.
[6] Discorsi e Radiomessaggi, vol. VI, pp. 239-240.
________________________________________

NOTA: encontrará todos los artículos anteriores de la Visión de Conjunto del libro “Nobleza y élites tradicionales análogas” haciendo click más abajo en el tag Nobleza y élites tradicionales análogas – visión de conjunto o por medio del buscador (“search”)

{ 0 comments }

Señoras y Señores en un clubC – Gérmenes de decadencia revolucionaria – El talón de Aquiles de la aristocracia hispanoamericana

Sobre importantes sectores de esa élite tan poderosa, una y variada comenzaron a actuar nuevas influencias revolucionarias susceptibles de apartarla de su misión esencial, la consagración al bien público.

8. La élite inducida a abdicar de sus deberes, en dos etapas

Caballeros en Palermo

El principal germen de decadencia se debió a la contaminación del espíritu de la Revolución anticristiana, en su versión hollywoodiana.
Luego del derrocamiento de las monarquías europeas, se presentó como modelo al mundo occidental la democracia igualitaria norteamericana con su estilo de vida, el American way of life, o mejor, la caricatura cinematográfica de éste, pues el espíritu tradicional sobrevive en los Estados Unidos con vitalidad.
Las élites hispanoamericanas estuvieron sujetas a la influencia deletérea de la revolución cultural hollywoodiana fundamentalmente antiaristocrática y en el fondo proletarizante, cuya extravagancia y vulgaridad

desenfrenoavasalladoras pusieron en entredicho todos los cánones tradicionales de modos de ser, de sentir y de vivir.

images optimismo

El nexo se extendió al campo sociopolítico.

hollywood

Pues las reformas agrarias, que implicaban la liquidación de la élite rural, fueron impulsadas por instigación de gobiernos norteamericanos.

Viejos padrones de seriedad de pensamiento esencialmente virtuosos, como el sentido del bien y del mal o el hábito de prever las consecuencias de los

M Ugarte

hechos, la distinción, el espíritu de jerarquía y el sentido de las conveniencias fueron substituidos por la irreflexión y superficialidad de espíritu de un inmediatismo imprevisor.

index vekicudadindex rockimages relax weekendimages rockimages weekend
El plato de lentejas ofrecido a cambio fueron las nuevas formas de placer: la sensación, el aturdimiento, el goce frenético –como el de la velocidad-, relax paroxísticos de completa inercia física y mental. La idolatría del week end, que ofrecía ambos extremos opuestos de placer desconectado de cualquier preocupación seria.
La influencia de estos nuevos modos de ser determinó una desviación, nacida del deseo de evitar el esfuerzo y la lucha, sintomática de su decadencia, que siguió dos etapas:
a) un progresivo desinterés por el bien común, volcándose hacia el bien particular, perseguido de forma cada vez más inmediatista
b) una abdicación de legítimos e inalienables derechos so pretexto de “evitar males mayores” (convulsiones, revoluciones, eterno espantajo del chantajismo izquierdista).
Se infundió en las categorías superiores de la sociedad un comodismo que las hiciese dar la espalda a los deberes de su condición.

9. Radiografía de una inexorable decadencia

En su conjunto, las clases tradicionales adoptaron una actitud de omisión frente a procesos desestabilizadores que afectaban a fondo, como la

050 Cracovia 12, marcas comunismo 090605 ©Luis Dufaur001ParcãoUFOs all over-Aeroporto de Barajas021Pavillon Barcelonaindustrialización desenfrenada e inorgánica, el crecimiento descontrolado de las grandes ciudades, la consecuente masificación de la sociedad, el avance del igualitarismo y de la vulgaridad e inmoralidad propagadas por la cultura hollywoodiana, etc.
Aspectos de ese deterioro variaron de nación en nación.
En Chile y Perú se introdujo la Reforma Agraria cuyo verdadero propósito era la “pronta extinción del latifundio”, que acarrearía la quiebra de “un grupo social completo” y la desaparición de “una cierta manera de ser caballero y de vivir en la ciudad” que la élite había cultivado y que constituía una barrera a la proletarización revolucionaria (Brunner y G. Catalán, p. 137, n.1).
Salvo excepciones, los propietarios se dejan expoliar de sus patrimonios familiares, a veces centenarios, con 052a Jasna Goraespantosa facilidad. Gran número de ellos

emigran; entre tanto, sus naciones entran en colapso, lo que recuerda la actitud de los nobles emigrados de la Revolución Francesa.

71nl16
En Argentina, la élite tradicional fue extrañamente inducida a desinteresarse del acontecer político y a volcarse a la exclusiva fruición de la vida privada y social. Dejó el campo libre al demagogo Perón (1945-55), quien no tardó en insuflar el odio de clases contra la aristocracia rural, mientras se aplicaba a cercenar derechos y degradar el tono general de la vida.

Estancia estilo L XIII Huetel
En Colombia, sectores de la élite rural se muestran sorprendentemente insensibles a los principios y a sus propios intereses. Actitud condensada en la consigna capitulacionista ceder para no perder, enarbolada por el presidente de la Sociedad de Agricultores, que proponía “mirar la reforma agraria como medio de quitarle todo valor a la propaganda comunista”.
Análogos fenómenos ocurrieron en Centroamérica, mostrando la universalidad del proceso revolucionario.

Continúa en el próximo boletín
 

NOTA: encontrará todas las notas anteriores haciendo click en el “tag” Nobleza y élites – Revolución y Contra-Revolución en las tres Américas, o bien por medio del buscador (“search”)

{ 0 comments }

WeihnachtenwunderCampesinos de los Alpes de Baviera vuelven a sus hogares a continuar viviendo y celebrando la Navidad luego de la Misa de Gallo. En un ambiente feérico de nieve y cúpulas barrocas, pasan frente a un gran árbol de Navidad, todo iluminado, con recogimiento e íntima felicidad.
 

tischdeko-zu-weihnachten-kerzen-stoffserviette-gold2Es tradicional celebrar la Navidad con una reunión familiar en torno de una buena mesa, bien decorada, con comidas y bebidas exquisitas, especialmente preparadas para la gran ocasión. En muchas casas se viste el pesebre con devoción e ingenio, y se ha generalizado el árbol de Navidad (de origen germánico católico), con sus luces, cintas y colgantes deMutter und bewundertes Kind colores, lugar privilegiado para los regalos. Toda esta atmósfera encanta a quienes tienen sed de lo sobrenatural y lo maravilloso, esa “alma de niños” que el Divino Maestro nos enseñó a tener para entrar en el Reino de los Cielos…
Dejando de lado los excesos y exageraciones, y el hecho evidente de que en el mundo materialista y ateo de hoy la Natividad del Niño Dios pasa muchasChristmas dishware on the white and red table veces a segundo plano o es directamente olvidada, ¿no tiene esa costumbre aspectos que merecen conservarse y afinarse?
La comida de Nochebuena, con su búsqueda instintiva de excelencia, tiene cierta grandeza y esplendor, y de algún modo expresa la felicidad del hombre por el nacimiento del Salvador.

025 Esplendor vs miserabilismo
La mesa bien arreglada, en estilo familiar, las comidas decoradas espirituosamente, los vinos de calidad, fruto de una suma de factores de primor –proporcionados a la familia de cualquier condición que sea- dan realce a bienes materiales creados por Dios “para su gloria extrínseca” y para la elevación del hombre. Elevan pues corporizan valores de calidad, excelencia y buena presentación. Y admirar esos valores torna el espíritu más abierto a las luces naturales y sobrenaturales que nos trae cada Navidad.images

La influencia del espíritu de la Iglesia fue modelando el alma de los hombres -hecha a imagen de Dios- y de los pueblos, elevándolos siempre más, en la medida en que se dejaron modelar… Este cuadro de Carlos V, Sacro Emperador y Rey de España y de los americanos “Reinos de Ultramar”, victorioso sobre los protestantes en la batalla de Mühlberg,  por el Tiziano, bien lo muestra en mil imponderables, brillos, colores, penacho, gualdrapa, etc.  y en el propio caballo azabache, de gran brío pero obediente a la mano de su amo y realzado por la influencia de la civilización cristiana.

Pero hay toda una mentalidad, toda una ideología que no afina con excelencias, árboles de Navidad ni con los mismos pesebres, nacidos de la Fe y el sentido de lo maravilloso de San Francisco de Asís. Y que hasta intenta justificar ese amargo rechazo con pseudo-fundamentos religiosos.
El lector amante de los esplendores navideños se alegrará en encontrar a continuación la respuesta de la sabiduría católica a esa actitud pseudo-cristiana reñida con la inocencia del niño, a ese “complejo de simplismo“  o bien “miserabilismo” declarado, gusto por lo vulgar y masificante, rechazo del ornato y la belleza.022 Llopis

⇑Llopis, educador socialista (PSOE), bregaba para que las ideas materialistas e igualitarias  se apoderen radicalmente del alma de los niños destruyendo todo vestigio de  inocencia y natural sentido de lo maravilloso que, de acuerdo al Evangelio, es condición para ganar el reino de los Cielos… ¿Adónde conduce una sociedad inspirada en tan nefastas ideologías y mentalidades? Más radical aún es el miserabilismo versión “Teología de la Liberación”, predicado por el ex Fray “Leonardo” Boff⇓
Ex fr L Boff

“Proposición impugnada”* (* nota: refutada más abajo)
“El Evangelio recomienda el desapego de los bienes terrenales (Luc, 14, 33). Una sociedad verdaderamente cristiana debe condenar el uso de todo lo que sea superfluo para la subsistencia. Joyas, encajes, sedas y terciopelos costosísimos, residencias innecesariamente espaciosas y llenas de adornos, comida rebuscada, vinos preciosos, vida social ceremoniosa y complicada, todo esto se opone a la simplicidad evangélica. Jesucristo deseó para sus fieles un tenor de vida simple e igualitario…

HenriettaMariaofFrance03Enriqueta de Francia, Reina de Inglaterra, por van Dyck. Los mejores elementos de la creación y la civilización -como el oro, la seda, los encajes- sirven para realzar al ser humano, puesto por Dios en la cumbre como auténtico “rey de la creación” conforme enseñan Fillion y los teólogos verdaderamente católicos. La admirable elegancia, femeneidad y naturalidad de la reina y la discreta ubicación en el cuadro de la magnífica corona, son otras tantas afirmaciones implícitas del espíritu de la Cristiandad, expresada en la fórmula de San Agustín: “ubi humilitas, ibi majestas” (donde está la humildad, allí está la majestad).

“Proposición afirmada
“El Evangelio recomienda el desapego de los bienes terrenales. Ese desapego no significa que el hombre deba evitar su uso, sino tan sólo que los debe usar con superioridad y fuerza de alma, y con templanza cristiana, en lugar de dejarse esclavizar por ellos.
Cuando el hombre no procede así y hace un mal uso de esos bienes, el mal no está en los bienes sino en él. Así, por ejemplo, el mal del borracho está en él y no en el vino precioso con el que se embriaga. Tan es así que muchos son los que toman vinos de la mejor calidad y no abusan de ellos. Lo mismo se puede decir de los otros bienes.
La música, por ejemplo, ha sufrido muchas deformaciones abominables en las épocas de decadencia. No es el caso de, por esa causa, renunciar a ella bajo pretexto de que corrompe. Hay que hacer buena música, y de la mejor, y usarla para el bien.
En el universo, todo fue admirablemente dispuesto Naturaleza muerta con copa, corona de flores y joyeropor Dios, y no hay nada que no tenga su razón de ser. Sería inconcebible que el oro, las pedrerías, la materia prima de los tejidos preciosos fuesen excepción a la regla. Existen, por designio de la bondad divina, para un justo deleite de los sentidos, al mismo título que un bello panorama, el aire puro, las flores y tantas otras cosas. Y además son medios para adornar y elevar la calice du sacreexistencia cotidiana de los hombres, afinarlos en la cultura, y hacerles conocer la grandeza, la sabiduría y el amor de Dios.
termas-de-rio-hondoFue con este espíritu que la Iglesia utilizó siempre todos estos bienes para lo que tiene de más sagrado, el culto divino. Lo que no habría hecho de ningún modo si, de esa manera, se transgrediera la voluntad de su Fundador.
Y en todos los tiempos ella estimuló a los individuos, las familias, las instituciones y lasSamuelProutMarketDay naciones para que, con la misma templanza, siguieran su ejemplo, adornando y dignificando así, para la grandeza espiritual y el bien material de los hombres, los ambientes de la vida doméstica o de la vida pública.
Por eso le ha sido dado muy justamente el título de benemérita de la cultura, del arte y de la civilización.
(…)”reichskrone

(cfr. “Reforma Agraria – Problema de conciencia”, de Antonio de Castro Mayer, Obispo de Campos, Geraldo de Proença Sigaud S.V.D., Obispo de Jacarezinho, Plinio Corrêa de Oliveira y Luis Mendonça de Freitas, Club de Lectores, Buenos Aires, 1963, pp. 85-7)

⇑El “cáliz de San Remigio”, magnífica pieza de orfebrería  del siglo XII, de oro macizo, filigranas, perlas finas y esmaltes, conservado en el Tesoro de la Catedral de Reims, utilizado en la misa de consagración del Rey de Francia afirmado en el trono por Santa Juana de Arco. ⇒Al costado, la corona del Sacro Imperio Romano-Germánico, constituido por el Papado en la persona de Carlomagno, en la Navidad del año 800.

 

Continuaremos desarrollando este tema tan lleno de matices en nuestro próximo boletín

{ 0 comments }

grandpas-favorite

Pintura de David Henry Friston

Cuando hablamos de la familia tradicional, debemos verla como algo más que la mera suma de un padre, una madre, e hijos. A través de la historia, siempre se entendió a la familia como la unidad de todo el linaje de antepasados y descendientes.

Recién con el Iluminismo se empezó a cuestionar esta creencia universalmente aceptada. Jean Jacques Rousseau lleva el individualismo hasta el punto de sostener que los hijos “se mantienen junto al padre sólo mientras lo necesitan para su supervivencia. En cuanto esta necesidad desaparece, el vínculo natural se disuelve.” (1) Estas teorías son el fundamento de la modernidad, que cada vez más considera que la familia es una mera convencionalidad y que el individuo debe reinar como supremo.

Friston_The_Toy_Seller

Pintura de Friedrich Edouard Meyerheim

Esta mutilada visión moderna de la familia que se disuelve con la adultez o la muerte, no es el modelo al que nos referimos. Pues, como dice Monseñor Delassus, la familia es “una y continua”, conteniendo “todo el linaje de antepasados y de descendientes que vendrán en el futuro.” (2)

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

(1) Jean Jacques Rousseau, “Contrato Social”, en Rousseau, vol. 38, de Grandes Libros del Mundo Occidental, p. 387. Estas ideas rousseaunianas que parecen reducir las relaciones familiares a las que tienen los animales tenían amplia circulación en la época de la fundación de nuestra nación. Encontramos figuras como por ejemplo la de Thomas Jefferson, afirmando que cada generación debe crearse a sí misma a nuevo, porque la tierra siempre pertenece a la generación que está viviendo. Revelando una fuerte influencia de Rousseau, Jefferson afirma: “por lo tanto cada constitución y cada ley expira naturalmente al término de 19 años. Si se exige durante un tiempo mayor, se convierte en un acto de fuerza y no de derecho.” Richard K. Matthews y Elric M. Kline, “Jefferson al descubierto: El momento rousseauniano en el pensamiento político norteamericano”, en Historia, o Principios como tales: Ensayos en honor de Forrest McDonald, editado por Stephen M. Klugewicz y Leonor T. Ealy (Wilmington, Delaware, ISI Books 2010), p. 141 y 142.

(2) Henri Delassus “El espíritu familiar en la casa, en la Ciudad y en el Estado” (Cadillac, Francia, Ediciones Saint Rémi, 2007), p. 99 (traducción de la TFP Norteamericana)

 

RTO

{ 0 comments }

 

008 ClarinadasOLYMPUS DIGITAL CAMERA

007 Roland recortado EN LA CRISIS CONTEMPORANEA, LLAMADO A LAS ELITES TRADICIONALES Y DIRIGENTES AUTENTICOS

Su Santidad, el Papa Pío XII –cuyo magisterio conserva plena actualidad, según declaró expresamente S.S. Paulo VI- convocó a la Nobleza y a las élites tradicionales del mundo cristiano al cumplimiento de su misión actual en la crisis contemporánea, junto con los dirigentes auténticos que hay en todos los ambientes, empresarios, profesionales, jefes de familia, docentes, obreros, etc.

¿Cómo deben las clases dirigentes ejercer la misión de guías en la sociedad actual? – Una “insigne y santa empresa”
En una alocución de Año Nuevo, alentando a los nobles y patricios de Roma a cumplir su papel de guías ante la crisis moral e ideológica del mundo occidental, Pío XII les recomendaba poner firmemente los ojos en el ideal cristiano.
“Todas estas revoluciones lo dejan intacto; nada pueden contra aquello que es la más íntima esencia de la verdadera Nobleza, que aspira a la perfección cristiana como la expuso el Redentor en el sermón de la Montaña”. Así, los exhortaba a una fidelidad incondicional a la doctrina católica y a “ser también para los demás modelo y guía”.

Una insigne y santa empresa
“Dad al mundo el espectáculo de una vida conyugal irreprensible, la edificación de un hogar auténticamente ejemplar”.
“Oponed, en vuestras casas y en vuestros ambientes, un dique a toda infiltración de principios funestos, de condescendencias o tolerancias perniciosas que podrían contaminar u ofuscar la pureza del matrimonio o de la familia. He aquí, ciertamente, una insigne y santa empresa, bien capaz de inflamar el celo de la Nobleza romana y cristiana de nuestros tiempos” (cf. Nobleza y élites tradicionales análogas –en las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana, Plinio Corrêa de Oliveira, Cap. VI).

En Hispanoamérica: articulación de élites en la batalla contra el caos creciente…

Si las élites tradicionales hispanoamericanas –articuladas con las élites de dirigentes auténticos de toda clase y actividad- saben asumir su deber de ser, en cuanto católicas, guías de la sociedad en la batalla contra el caos creciente de nuestros días, podrán pasar a los tiempos que se inician regeneradas por su fidelidad en una prueba extrema, con un título mucho más honroso que el de sus remotos predecesores, los Beneméritos de Indias: los beneméritos de una nueva era histórica, artífices de la Comunidad de naciones católica e hispánica del Tercer Milenio de la Era de la Salvación. (Cfr. Plinio Corrêa de Oliveira, Nobleza y élites tradicionales análogas en América Española: origen, desarrollo, situación presente, Apéndice V de “Nobleza y élites tradicionales analogas”, t. II, p. 145).

La principal razón de ser de este Boletín es difundir este llamamiento para aglutinar a los defensores de la buena causa en la batalla contra el caos con el que la Revolución anticristiana quiere desarticular nuestros países y hacerlos perder su catolicidad, única salvaguarda verdadera contra los ataques a la Civilización Cristiana, la Familia y la Vida.

Bien lo saben las abortistas que en el reciente 29º Encuentro Nacional de Mujeres practicaban obscenidades propias de los antros de perdición y blasfemaban contra la Inmaculada Concepción frente a la Catedral del Señor y la Virgen del Milagro en Salta, y que no ocultan su odio al catolicismo iberoamericano con su leyenda: “Iglesia que arde es la que mejor ilumina”.

Quiéranlo o no, Nuestra Señora anunció en Fátima: “Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará”. Las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia…

007 Roland recortadoUN LLAMAMIENTO QUE AGLUTINO A LOS DEFENSORES DE LA FAMILIA Y LA VIDA:

En Salta, 11 al 13 de octubre: XXIX Encuentro Nacional de Mujeres – UN VENDAVAL QUE AMENAZA A LA FAMILIA!

Señor del Milagro 2014 autoc

 Virgen del Milagro 1 a 300 dpi recorte 2

Un terrible temporal se está preparando para caer sobre nosotros. Antes que esto ocurra solicitamos respetuosamente a los responsables del bien público que cumplan en alertar e impedir algo que no sólo implica el riesgo de daños materiales -aún en nuestro patrimonio artístico e histórico- sino que afectará un bien incomparablemente más precioso: la familia.

Se trata del “Encuentro Nacional de Mujeres”, que se realizará en Salta del 11 al 13 de octubre de este año.

  • Objetivo del Encuentro: disolución de la familia

El “Encuentro Nacional de Mujeres”, así llamado para dar una impronta ‘amplia’ y ‘pluralista’, no esconde sus verdaderos objetivos: la disolución de la familia, la distorsión del concepto de salud para justificar la anticoncepción y el aborto, y la ‘educación sexual’ amoral, igualitaria y pro-homosexualidad.

Su ideología considera a la familia según Dios la hizo como fuente de todos los males. Quieren imponer la concepción atea, hedonista y falsa de que la finalidad del cuerpo es el goce ilimitado, sin obligaciones ante Dios Creador y sumo Legislador, ni ante el prójimo, aunque se trate del propio niño en gestación, presentado como una carga a eliminar después del momento de placer (¡!).

¡Cuantas incautas mujeres que participaron en encuentros anteriores se habrán sorprendido y sufrido gran decepción, creyendo que encontrarían avances positivos para el sexo femenino, con todos los atributos que Dios le dio! Encontraron en cambio otra realidad, que seguramente no compartieron.

Las jefas -muchas y bien entrenadas- son activistas de lo que se conoce como ideología de género, ideología que las lleva a odiar su propio sexo y rechazar su carácter de mujeres, siguiendo los desvaríos del feminismo radical de Simone de Beauvoir -entre otras-, que escribe: “Uno no nace, sino que se hace mujer. Ningún destino biológico, psíquico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana…” (Cfr. su obra “El segundo sexo”, Introducción).

 G III Rev  M arx

Siguiendo las doctrinas de Marx y Engels en “El origen de la Familia, de la Propiedad Privada y del Estado” (1884), consideran al matrimonio un “esclavizamiento” de la mujer por el hombre, pues sostienen que “la clave de la historia es la lucha de clases” y que “la clave del matrimonio y la familia es la lucha de los sexos”.

Adeptas de los teóricos de la neo-Revolución anarco-socialista, ven en el varón un odiado opresor, de ahí su infaltable lema anarquista:

“Ni Dios, ni señor, ni marido”. 

indexM5 color

 ♦El símbolo de la anarquía         ♦♦El lema anárquico 

                                                               

  • Persecución religiosa y “cristianofobia”

En los talleres de estos “Des-Encuentros”, que se hicieron en San Juan en 2013 y ya se están organizando para Salta, las mujeres defensoras de la familia y la vida no sólo fueron discriminadas sino también golpeadas, arañadas, empujadas escaleras abajo y escarnecidas, con total impunidad. Los testimonios abundan. Para poder participar, las católicas debieron ocultar su Fe e identidad y camuflarse, para no ser víctimas de la “inquisición” libertaria (ver entre otros https://www.facebook.com/pages/La-Violencia-de-las-Mujeres-Autoconvocadas/370383399778176?hc_location=timeline ; Bastión del Norte por la Familia y la Vida     –   http://bastionfamilia.blogspot.com.ar/2014/08/atencion-salta-hordas-abortistas.html ).

M6 ataque a defensores de la catedral otro

Cada Encuentro terminó con una marcha como las que hubo en San Juan el año pasado (y también en Misiones Paraná, Tucumán, etc.). Constituyeron verdaderas explosiones temperamentales de revolución psico-sexual, donde se desnudaron en público, protagonizaron exhibiciones obscenas y atacaron a los hombres rompiéndoles la ropa.

Su furor se descargó especialmente sobre los católicos que, movidos por su amor a Dios y a la Iglesia Católica, defendían la Casa de Dios formando un pacífico escudo humano, rezando continuamente el Avemaría. A éstos los escupieron, manosearon desvergonzadamente, pintaron con aerosol e insultaron con sorprendente impunidad.

La lascivia agresiva tomó cuenta de la calle. A su paso, las vandálicas hordas abortistas-feministas, dejaron la ciudad plagada de pintadas blasfemas, inmorales y llenas de odio: “¡Aborto legal ya!”, “Iglesia que arde es la que mejor ilumina” y aún “Apostasía colectiva”, son algunos de sus slogans anticristianos, inspirados en la Revolución de la Sorbona (París), de mayo del ‘68, cuyo lema anarquista era “prohibido prohibir”.

El respeto y la veneración nos impiden repetir sus leyendas abortistas contra la propia Madre de Dios, acto de verdadero terrorismo de blasfemias.

  • Llamado a las autoridades civiles y eclesiásticas

Como católicos que amamos y defendemos la familia, la vida humana inocente y las auténticas esencias de Salta, no podemos aceptar que el aborto, la homosexualidad y la blasfemia sean tan escandalosamente presentados en esta ciudad. Por eso, pedimos a las autoridades civiles que eviten, con el imperio de la ley y el concurso de todos los salteños de bien, la profanación de nuestros templos, la ofensa a las Sagradas Imágenes, y el terrorismo de blasfemias y de cristianofobia.

A las autoridades eclesiásticas les rogamos respetuosamente que, en consonancia con su sagrada misión, utilicen toda su influencia y realicen todos los esfuerzos para impedir ese atentado público contra Dios y su Santa Madre. Que hagan una verdadera campaña en todas las parroquias, volviendo a enseñar con vigor la doctrina católica sobre el aborto, la homosexualidad y la blasfemia.

  • Súplica a nuestros Patronos

A San Bernardo, elegido vice-patrono de Salta por su histórica protección sobrenatural a esta ciudad, le pedimos que la ampare ante esta invasión de inmoralidad que intenta oscurecer la Fe y la decencia, sembrar el caos en las mentes y crear redes desintegradoras de la familia.

Que este llamamiento, por intercesión de la purísima Virgen del Milagro ante el Señor del Milagro, nos ayude a no ceder a la tentación de la indiferencia cómplice ante el agravio que se quiere causar a nuestra Fe católica, y tengamos muy presente el pacto de fidelidad que renovamos días atrás.

Salta, 24 septiembre de 2014   – Festividad de Nuestra Señora de la Merced

Bastión del Norte por la Familia y la Vida

http://bastionfamilia.blogspot.com/

Solicite ejemplares para difundir esta declaración:

bastiondelnorte@gmail.com    

 

◊ EL LLAMAMIENTO DE BASTION DEL NORTE ES DIFUNDIDO POR EL DIARIO “EL INTRANSIGENTE” - Los abortistas acusan el golpe y reaccionan con furor – Se “viraliza” alcanzando sólo en el diario más de 8700 lecturas y miles de envíos por e-mail y en facebook

http://www.elintransigente.com/salta/2014/9/25/encuentro-nacional-mujeres-vendaval-amenaza-familia-268393.html

007 Roland recortadoAMPARO PROVIDENCIAL A SALTA: SAN BERNARDO Y SU PANAL SALVADOR

 

025 San Bernardo milagro avispas Salta oct 14

 

En los años 1709-10, durante la Gobernación de don Esteban de Urízar y Arespacochaga, Salta fue conmovida por una enorme rebelión de las tribus aliadas del Chaco que llegaron a las puertas de la ciudad dispuestas a exterminar a los cristianos. En su magnífica recopilación de hechos y tradiciones, Bernardo Frías cuenta lo ocurrido(*).

El glorioso varón francés San Bernardo, Abad y Doctor de la Iglesia, cumplía sus deberes de estado con plena fidelidad a la gracia de Dios. Su influencia era tal que gobernaba en sus días toda la Europa cristiana.

Fundador de la Orden Cisterciense, tenía bajo su influencia mas de tres mil monasterios; levantó su Abadía en un oscuro lugar repleto de malhechores de toda índole, que se limpió tanto con su acción, que tomó el nombre de Claraval, que significa “Valle Claro”.

La fortaleza de carácter del santo lo hacía lanzar rayos y truenos cuando la situación lo exigía, sea ante quién sea, incluso en polémicas como la que mantuvo al aire libre en París con un profesor, logrando con sus argumentos que el libro presentado por éste fuera declarado “un depósito de herejías”.

Escribió su famosa Carta sobre la vocación del monje guerrero en las Ordenes de Caballería y formó la segunda Cruzada para la recuperación del Santo Sepulcro de manos de los musulmanes. Pasó su vida deplorando y combatiendo los males que habían penetrado en el Clero: “¡quien me diera la dicha –decía- de ver, antes de morir, a la Iglesia de Dios como era en sus primeros días!”.

Monje joven y lleno de vida, de buen gusto, ni torvo ni retobado como pintan a los santos de la Edad Media, que ciertamente nada tenían de eso –dice Frías-. De costumbres elegantes y afecto al buen decir, no pasaba delante de una imagen de la Santa Virgen sin saludarla con un: “Dios te salve María”; hasta que un día, Ella le contestó: “¡Dios te salve Bernardo!”.

Volvamos a Salta, capital por entonces del antiguo Tucumán. Desde Tarija a Santa Fe –refiere el historiador salteño- se extendía el Gran Chaco, llanura inmensa, boscosa, llena de iniquidades, cuna de langostas y sabandijas, y de tribus salvajes rebeldes a cualquier civilización, sucios y vagabundos, desleales a todo juramento, crueles hasta la ferocidad(**) -Tobas, Mocovies, Vilelas, Mataguayos y muchas más.

Aquellos hombres vivían desnudos, sus mujeres con sus formas dadas al viento y teniendo los hijos como las bestias sus crías.

Soldados españoles había que nada entendían de urbanidad o diplomacia para con estos indios, y sus violencias provocaban mayor odio y venganza contra el cristiano.

Por más de doscientos años, las ciudades hispano-indígenas principales del Norte fueron el centro de ataque, de lo que resultaban daños irreparables y muchas historias para contar.

Las avispas de San Bernardo

Pero volvamos a nuestro tema principal. Un día, como dijimos, la ola invasora llegó hasta las puertas de Salta volcando sobre sus rastros un verdadero reguero de destrucción y sangre, porque era, entre todas, la más maldita para los salvajes, la presa codiciada; querían la gloria de vencerla porque era nido de cristianos y el cuartel general de la colonización española en el Tucumán.

El incendio principió a abrasar la ciudad, las calles se llenaron de indios, se oían llantos de mujeres y niños, los hombres caían… ¡la hora de morir sonaba para muchos!

Los invasores no aceptaron parlamentar y sacrificaron cruelmente a los voluntarios que hicieron el intento. Eran dos hermanos, uno de los cuales estaba a punto de casarse y formar su hogar en suelo salteño; la novia se había quedado en su casa, esperando su vuelta… La ciudad asediada levantaba, quizás por la postrera vez, la voz al Cielo.

Inesperadamente, algo ocurrió que cambió el curso de los acontecimientos: un hombre vestido de hábito blanco, parado sobre las rocas del cerro pegado al caserío, apareció impávido, tranquilo, y mirando a Salta; la brisa movía sus ropas y su capa; en una mano sostenía un libro y un pequeño bulto en la otra. Era un panal.

Los indios lo vieron y comenzaron a huir despavoridos; aterrorizados, pasaban cerca de él con el rostro descompuesto y mirada de espanto.

Los cristianos se sintieron salvados, pero no acertaban a entender el porqué! Sólo atinaron a dar gracias con el Santísimo en los altares y las campanas al viento.

Diz que los indios contaron que cuando el hombre vestido de blanco agitaba el panal, salían legiones de avispas bravísimas, que clavaban rabiosas sus aguijones envenenados en los ojos y en cualquier parte de su piel desnuda.

Menos de una hora tardaron en abandonar la ciudad estremeciendo el cerro con sus chillidos.

Salta quedó libre de enemigos.

A modo de observación, pequeñas partidas los siguieron. Con algunos hablaron, y les dijeron que habían visto un hombrecito blanco que les infundía tal pavor, que no serían ellos quienes volvieran a Salta para guerrear con él.

Tiempo después, algunos comisionados indios bajaron a la ciudad. Rodeados por mucha gente fueron preguntados para develar el misterio; relataron lo del hombre vestido de blanco y las avispas.

Para saber de quién se trataba los llevaron a ver todo lo que podría parecerse. Así es que fueron al convento de los padresbelermitas, y cuando entraron a la capilla, los indios señalaron la imagen de San Bernardo gritando ¡aquél es, aquél es! , y salieron corriendo llenos de espanto parando recién en pleno campo.

La gratitud de Salta para con el Santo protector fue mostrada de mil maneras, con actos piadosos y obsequios, el Cabildo Eclesiástico lo nombró segundo Patrón de la ciudad, el Gobierno civil le firmó despachos de Capitán de Ejército con galones militares y la paga de su sueldo en el día de su fiesta; el cerro que fue teatro de tan prodigioso milagro, desde entonces se llama “Cerro San Bernardo”.

Esta breve síntesis de los coloridos relatos de Bernardo Frías –que estaba orgulloso de llevar ese nombre-, nos sirva para recordar el prodigio que Dios obró por manos de San Bernardo en un momento de grave aprieto. Digámosle al Vice-Patrono de nuestra ciudad como le dijo la Virgen: “¡Dios te salve Bernardo!”, y que vuelva a su cerro, y mueva otra vez el panal salvador para soltar su ejército de aguijones alados y evitar posibles males cada vez que sea necesario! Que así sea por siempre.

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

(*) Bernardo Frías, “Tradiciones Históricas (República Argentina)”, II serie, Ed. Jesús Menéndez e hijo, Buenos Aires, 1924. (Reeditada recientemente por la Fundación Michel Torino).

(**) Este panorama puede sorprender a quien no haya tenido ocasión de profundizar el tema. Entre la abundante documentación al respecto, podemos citar la célebre crónica de fray Reginaldo de Lizárraga, OP, en que refiere que los guaycurúes se consideraban mejores por practicar el canibalismo cocinando a sus víctimas, mientras que los tobas lo practicaban con seres humanos vivos! :

“Reprehendiales gravemente el vicio bestial de comer carne humana, á lo cual algunas veces le respondian que si la comian era asada ó cocida, pero que no treinta leguas de allí habia otros indios muy dispuestos, llamados Tobas, que la comen cruda; estos eran malos hombres, y no ellos, porque cuando van en el alcance, al indio que cogen, echándoselo al hombro y corriendo tras los enemigos, se lo van comiendo vivo á bocados (…)”   . (cf.“Descripción breve de toda la tierra del Perú, Tucumán, Río de la Plata y Chile” – La sociedad peruano-tucumanense del siglo XVI en la mirada de fray Reginaldo de Lizárraga, OP, Congreso Internacional Historia de la Orden Dominicana en América, Junta Provincial de Historia de Córdoba, 2004, p. 125).
ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
Fuente: “Argentina, señorío y esplendor”

Coroa

ANECDOTAS NOBLES

henri4Cortesanos del Rey Enrique IV le aconsejaban deshacerse de ciertos enemigos juzgándolos y condenándolos a muerte. Esta fue su respuesta: – No pienso! El único modo verdadero de eliminar los enemigos es convertirlos en amigos…

  ♣

El Emperador Segismundo index kaiser Sighabía liberado a algunos prisioneros  tomándolos a su servicio. Sus consejeros le dijeron que los enemigos debían ser exterminados. El les contestó: -Yo los extermino tornándolos amigos. Cada enemigo que se torna amigo, es un enemigo menos.

Fuente: “La vuelta al mundo de la Nobleza”, León Beaugeste

 

 

{ Comments on this entry are closed }

Continuamos brindando a nuestros lectores una visión de conjunto, necesariamente resumida y limitada, de esta obra esencial para entender la misión de las élites auténticas en la crisis contemporánea, recomendando vivamente la lectura del original, que se encuentra a disposición de quien desee adquirirla ( ver “TOME CONTACTO CON NOSOTROS”). Asimismo podrán consultar a partir de esta edición de nuestro boletín el original  completo entrando al sitio Plinio Corrêa de Oliveira. Agradecemos a los directores del sitio tan importante posibilidad:

http://www.pliniocorreadeoliveira.info/LN_Espanha/Volume%20I/LN_ES_Cap_00_0_Indice.htm


Nota: Los subtítulos numerados y en negrita pertenecen al original, como también los textos destacados en negrita no cursiva; los destaques en letra cursiva y negrita, salvo aclaración en contrario, pertenecen a nuestra Redacción.

♦ Situación de la Nobleza italiana en el Pontificado de Pío XII -
♦ El alcance universal de las Alocuciones al Patriciado y a la Nobleza romana

LN_ES_Cap_I_02_TrombettieriLos “trombettieri” de la Guardia Noble Pontificia, con las famosas trompetas de plata, que anunciaban la IIegada del Sumo Pontífice.

1. ¿Por qué tratar especialmente de la Nobleza italiana?

En 1947 la Constitución de la Italia republicana abolió los Títulos nobiliarios [1], asestando el último golpe a la situación jurídica de una clase milenaria, hoy en plena existencia, creándose un complejo problema social.
Prince_Mario_del_Drago“De 1485 hasta hoy, la denominación del Cuerpo que tuve la honra de mandar cambió muchas veces conforme las exigencias del momento y las costumbres de la época: Guardia de los Caballeros, Caballeros de la Guardia de Nuestro Señor, Caballeros de la Fe, ‘Lance Spezzate’, Guardia Noble del Cuerpo de Su Santidad, Guardia de Honra de Su Santidad. Aquella que nunca cambió fue la ininterrumpida tradición de fidelidad al Papa, que en el trascurso de los siglos quedo consagrada con la sangre y con la prisión.”
(Palabras pronunciadas por el Comandante de la Guardia Noble, Príncipe Don Mario del Drago — foto, arriba— en el acto de entrega del Estandarte del Cuerpo al Secretario de Estado del Vaticano, el 14 de noviembre de 1970).

LN_ES_Cap_II_01_Guardia_NobleLa Guardia Noble Pontificia constituía un cuerpo de élite compuesto exclusivamente por miembros del Patriciado y de la Nobleza, destinado al servicio personal del Papa y al decoro de su Principado temporal. En la foto, un destacamento de guardias nobles.

La composición de la Nobleza italiana es acentuadamente heterogénea. Antes del movimiento de unificación política (s. XIX), los títulos de Nobleza eran concedidos por los soberanos de las distintas partes del territorio: Emperadores del Sacro Imperio, Reyes de España, de las Dos Sicilias, Grandes Duques de Toscana, Duques de Parma, y otros, Patriciados (de Florencia, Génova y Venecia), y principalmente —lo que más nos interesa para el presente estudio—los Papas. Estos últimos, soberanos de un Estado relativamente extenso, continuaron concediendo Títulos nobiliarios hasta después de la extinción de facto de su soberanía temporal en los Estados Pontificios.
Cuando, en 1870, se consumó la unificación de Italia con la invasión de Roma, la Casa de Saboya intentó amalgamar esas noblezas en un solo todo. Política y jurídicamente, el intento fracasó. Muchas familias nobles se mantuvieron fieles a las dinastías depuestas, y una considerable parte de la aristocracia romana continuó figurando en las solemnidades del Vaticano, se negó a reconocer la anexión de Roma, rechazó cualquier aproximación al Quirinal, y cerró sus salones en señal de protesta. A esta Nobleza así enlutada se le dio el nombre de Nobleza Negra.
No obstante, esa amalgama se dio, mediante matrimonios, relaciones sociales, etc., haciendo que la aristocracia italiana constituya en nuestros días bajo muchos puntos de vista un solo todo.
El Tratado de Letrán de 1929, aseguraba a la Nobleza romana una situación especial, pues reconocía al Papa el derecho a continuar otorgando Títulos nobiliarios [2]. Ninguna mención a este asunto se encuentra en el concordato de 1985 entre la Santa Sede y la República Italiana.

                                                          * * *

Patriciat_et_noblesse_romaines_recus_par_le_PapeEl Patriciado y la Nobleza de Roma siendo recibidos en audiencia por el Sumo Pontífice.

La situación de la Nobleza italiana —y europea en general—presenta aspectos complejos.
En la Edad Media, constituía una clase social con funciones específicas, a las cuales estaban vinculados determinados honores, así como las correspondientes obligaciones.
En el transcurso de la Edad Moderna, esta situación fue perdiendo consistencia, y ya antes de la Revolución de 1789, la distinción entre Nobleza y plebe era considerablemente menos notable.
A lo largo de las revoluciones igualitarias del siglo XIX, la situación de la Nobleza sufrió sucesivas mutilaciones: en la Monarquía italiana de finales de la II Guerra su poder político sobrevivía en estado de prestigiosa tradición, vista con respeto y afecto. Contra este residuo, la Carta Magna republicana intentó descargar el último golpe. [3]
Mientras se desarrollaba la curva descendente del poder político de la aristocracia, su situación social y económica seguía más lentamente el mismo rumbo. Por sus propiedades agrícolas y urbanas, castillos, palacios, tesoros artísticos, el realce social de sus nombres y de sus Títulos, el irreprochable valor moral y cultural de su ambiente tradicional doméstico, sus maneras, su estilo de vida, la Nobleza aún se encontraba a inicios de siglo en la cumbre de la organización social.
Las crisis derivadas de la primera guerra modificaron este cuadro, privando de sus medios de vida a parte de las familias nobles y obligando a muchos de sus miembros a asegurar su subsistencia ejerciendo profesiones en desacuerdo con su psicología, hábitos y prestigio social.
La sociedad contemporánea, cada vez más modelada por las finanzas y la técnica, creaba nuevas situaciones y nuevos centros de influencia social, habitualmente ajenos a los cuadros de la aristocracia. Todo un nuevo orden de cosas nacía junto al antiguo, e iba disminuyendo la importancia social de la Nobleza.
En detrimento de esta clase se sumaba un elemento ideológico de considerable importancia: la adoración del progreso técnico [4] y de la igualdad pregonada por la Revolución de 1789 tendían a crear un clima de odio, prevención, difamación y sarcasmo contra la Nobleza fundada en la tradición y transmitida del modo que la demagogia igualitaria más odia: por la sangre y por la cuna.

Guarda_Nobre_Vaticano_1946                        Guardia Noble en el Vaticano – alrededor de 1946
La II Guerra Mundial acarreó a muchas familias nobles más amplias quiebras económicas, que acentuaron la gravedad de los múltiples problemas con que la aristocracia se enfrentaba. Estaba así definida la crisis aguda de una gran clase social. Fue ante este cuadro que Pío XII trató de la situación contemporánea de la Nobleza italiana en sus alocuciones, con evidente aplicabilidad para toda la Nobleza europea.
2. Pío XII y la Nobleza romana
Esta situación era conocida por Pío XII en todos sus pormenores. Pertenecía, en efecto, a una familia noble, cuya esfera de relaciones se situaba naturalmente en esa clase. Un destacado miembro de su familia fue agraciado en 1929 con el Título de marqués, y los sobrinos del Papa […] recibieron del Rey de Italia Víctor Manuel III el Título hereditario de príncipes. [5]
“Había en aquel Papa algo imponderable que hacía pensar en Nobleza: su alto y esbelto porte, su modo de andar, sus gestos (…). Aquel Pontífice tan amigo de los pequeños y de los pobres, era al mismo tiempo muy romano, y tenía la atención, la consideración y el afecto vueltos también hacia la Nobleza romana”.
“En el Patriciado y en la Nobleza romana Nos siempre vemos y amamos a un grupo de hijos e hijas que se ufanan de su tradicional vínculo de fidelidad con la Iglesia y el Romano Pontífice, cuyo amor hacia el Vicario de Cristo brota de la profunda raíz de la Fe, sin disminuir ni por el transcurso de los años, ni por las variadas vicisitudes de los tiempos y de los hombres.
En medio de vosotros Nos sentimos más romanos por el modo de vivir, por el aire que hemos respirado y respiramos, por el mismo cielo, por el mismo sol, por las mismas orillas del Tíber sobre las que se meció Nuestra cuna, por aquel suelo sagrado hasta en lo más recóndito de sus entrañas, desde el cual Roma comunica a todos sus hijos los auspicios de una eternidad que se eleva hasta el Cielo.” [6]
3. Alcance universal de las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana
Puede parecer a primera vista que las Alocuciones al Patriciado y a la Nobleza romana interesan únicamente a Italia. Sin embargo, la crisis que afectaba a la Nobleza italiana se dio, mutatis mutandis, en todos los países que tuvieron un pasado monárquico y aristocrático, como se da también en aquellos que viven actualmente bajo un régimen monárquico.
Más aún: incluso en los Estados con pasado no monárquico, se constituyeron por el propio orden natural de las cosas aristocracias de hecho, si no de derecho. [7]. También en esos países la oleada de igualitarismo demagógico nacido de la Revolución de 1789 y llevado a su apogeo por el comunismo ha creado en ciertos ambientes una atmósfera de irritación e incomprensión en relación a las élites tradicionales.
“Las alocuciones del Santo Padre Pío XII tienen, por lo tanto, un interés universal, aumentado por el hecho de que, al analizar la situación tal y como se presenta en Italia, el Papa se eleva a altas consideraciones de orden doctrinal y, por tanto, de alcance perenne y universal”.
“Por ejemplo, en la alocución del 26 de diciembre de 1941, dirigida a la Guardia Noble Pontificia, se encuentra este párrafo, en el que Pío XII —a partir de consideraciones sobre la Nobleza— se eleva a las más altas reflexiones filosóficas y religiosas:
“Sí. La Fe ennoblece aún más vuestras filas, porque toda nobleza viene de Dios, Ente nobilísimo y fuente de toda perfección. Todo en El es nobleza del ser. Cuando Moisés, enviado a libertar al pueblo de Israel del yugo del Faraón, preguntó a Dios sobre el monte Horeb cuál era Su nombre para manifestarlo al pueblo, el Señor le dijo: ‘Yo soy el que soy: Ego Sum qui sum. He aquí lo que dirás a los hijos de Israel: El que es, Qui est, me ha enviado a vosotros’ (Ex. III, 14).
“¿Qué es, entonces, la nobleza? ‘La nobleza de toda y cualquier cosa —enseña el Angélico Doctor Santo Tomás— es proporcionada a su ser. En efecto, el hombre no recibiría de su sabiduría ninguna nobleza, si por medio de ésta no fuera sabio, y lo mismo ocurre con las demás cosas [o seres]. Por tanto, el modo por el cual una cosa es noble corresponde al modo por el cual posee el ser; porque se dice que una cosa es más o menos noble en la medida que su ser es caracterizado por un grado especial de mayor o menor nobleza… Ahora bien, Dios, que es su propio Ser, posee el ser en toda su plenitud; por lo tanto no puede carecer de ninguna nobleza que compete a cualquier otro ser’ (Contra Gentiles, L. I, c. 28).
“También de Dios recibís vuestro ser; Él os ha hecho y no vosotros mismos. ‘Ipse fecit nos et non ipsi nos’ (SI. XCIX, 3). Os ha dado nobleza de sangre, nobleza de valor, nobleza de virtud, nobleza de Fe y Gracia cristiana. La nobleza de sangre la ponéis al servicio de la Iglesia y en la guardia del sucesor de Pedro; nobleza de las felices obras de vuestros mayores que os ennoblecen a vosotros mismos, si tenéis el cuidado de agregarles día a día la nobleza de la virtud (…). La nobleza unida con la virtud reluce tan digna de alabanza que la luz de la virtud eclipsa con frecuencia el de la nobleza. Y en los fastos y en las desventuras de las grandes familias resta a veces como sola y única nobleza la cualidad de la virtud, como no dudó en afirmarlo aun el pagano Juvenal (Satyr. VIII, 19-20):
“Aunque las viejas figuras de cera adornen por todos lados los palacios de las grandes familias, la virtud es su única y exclusiva nobleza.” [8]

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº
NOTAS (síntesis de su contenido)
[1] Este capítulo, que se refiere especialmente a la Nobleza italiana, resulta necesario para comprender el conjunto de las alocuciones de Pío XII aquí comentadas. Sin embargo, como se ha señalado anteriormente y más adelante se volverá a afirmar (cfr. Capítulo I,2; Capítulo II, 3), presentan un interés general para las aristocracias y élites análogas de todos los países.
[…].
[2] El Tratado de 11 de febrero de 1929 establecía:
“Art. 42. — Italia admitirá el reconocimiento, mediante Decreto Real, de los Títulos nobiliarios concedidos por los Sumos Pontífices aun después de 1870, y de los que sean concedidos en el futuro. Se establecerán los casos en los cuales dicho reconocimiento no estará sujeto en Italia al pago de tasas” (Racolta di Concordati su Materie Ecclesiastiche tra la Santa Sede e la Autorità Civili, Tipografia Poliglotta Vaticana, 1954 vol. II p 102).
[…] Desde el punto de vista legal, han continuado (…) existiendo una al lado de la otra —y ya en paz— dos noblezas: la italiana y la romana.
[3] Nota sobre la situación de la Nobleza en las sucesivas Constituciones de la Italia unificada, tanto de la monárquica como de la republicana […]
[4] A algunos lectores a quienes tal vez esta afirmación les parezca exagerada, les será útil conocer lo que afirma Pío XII sobre ello en su Radiomensaje de Navidad de 1953 (cfr. Capítulo V, 3, c).
[5] Cfr. Libro d’Oro della Nobiltà Italiana, Collegio Araldico, Roma, 10ª ed., 1986-1989, vol. XX.
[6] PNR 1941, p. 363.
[7] Cfr. Capítulo V, 1; PNR 1947, PP. 370-371.
[8] Discorsi e Radiomessaggi, vol. III, pp. 337-338.

{ Comments on this entry are closed }

ANTE LA AGRESIÓN DEL EXTREMISMO ISLÁMICO

¿Y por qué no una Cruzada?

Alejandro Ezcurra Naón

 

A medida que se van conociendo las horrendas masacres perpetradas por los terroristas del autodenominado “Estado Islámico” y congéneres contra cristianos del Asia Menor y África, crece la indignación en la opinión de Occidente. Y muchos comienzan a preguntarse si no debería convocarse una nueva Cruzada en defensa de esos pueblos, víctimas de una inédita guerra de exterminio en nombre de Alá.

La palabra “Cruzada” puede causar escalofríos a liberales, como también a católicos picados por la mosca del relativismo progresista. Unos y otros han procurado estigmatizarla asociándola al abuso, a la codicia, al afán de dominio político, etc. Pero felizmente el intento ha sido vano.

Si bien hubo cruzados indignos de ese nombre, el prototipo del Cruzado es uno solo: el Caballero cristiano, cuyo idealismo y virtudes mil veces comprobadas lo convirtieron en un paradigma, un modelo de hombre de honor perfecto y acabado, inigualado en la Historia.

Y de tal manera la gesta de las Cruzadas quedó asociada a los valores de la Caballería, que hasta hoy perdura en el imaginario de Occidente aureolada de merecido prestigio. Al punto que el mayor elogio que se puede hacer de las cualidades morales de un hombre es decir: “Fulano es un caballero”.

En el origen de las Cruzadas, la defensa de los cristianos oprimidos

Al contrario de lo que se quiere hacer creer, las Cruzadas nacieron como defensa de las poblaciones cristianas en situación de debilidad, frente a las agresiones, abusos y vejámenes sin cuenta cometidos contra ellos por los musulmanes (en todo similares a los que comete hoy el “Estado Islámico”).

La noticia de esos abusos movió al Papa Urbano II a convocar en 1095 el Concilio de Clermont, al que asistieron 300 obispos y miles de nobles. Allí, el relato de la terrible situación de los peregrinos y habitantes cristianos de Tierra Santa, agredidos y oprimidos por el poder musulmán, y de las profanaciones contra los lugares santos, determinó que al grito de Deus vult! (“¡Dios lo quiere!”), un viento de coraje y decisión recorriese las filas de los caballeros presentes, y se propagara enseguida por Francia y Europa.

Miles decidieron hacer un voto de Cruzada y partir para Tierra Santa. Nació así la primera Cruzada, que culminaría victoriosamente en 1099 con la conquista de Jerusalén, arrebatada a los egipcios por el legendario Godofredo de Bouillon y la flor de la nobleza francesa.

Una gesta impulsada y protagonizada por santos de la Iglesia

Los críticos de las Cruzadas, ávidos de encontrarles defectos, olvidan que lo esencial de esa gesta fue la justicia de su objetivo, servido por la santidad de sus impulsores y protagonistas. Santo fue el propulsor de la Primera Cruzada, el Bienaventurado Urbano II; santo fue el Doctor Melifluo, San Bernardo de Claraval —a quien se debe la bellísima oración del “Acordaos…”—, que les dio la regla de vida a los Caballeros Templarios, incluyendo el famoso voto de no retroceder en el campo de batalla; santos fueron los reyes Cruzados San Luis IX de Francia (¡que comandó no una, sino dos Cruzadas!) y su primo español, San Fernando III de Castilla, que con ímpetu arrollador recuperó en pocos años media España a los moros, incluyendo Córdoba y Sevilla.

JPEG - 30.5 KB

San Juan de Capistrano. Es generalmente representado con la bandera con la que animó a luchar a los soldados cristianos en el cerco del Belgrado.

Santo fue también el heroico fraile franciscano San Juan de Capistrano, llamado “el padre piadoso”, que a riesgo de su vida alentó a los cruzados en pleno campo de batalla y contribuyó decisivamente a la victoria contra los turcos en Belgrado (1456); santo fue asimismo el Papa San Pío V, organizador de la gran cruzada naval que, en el Golfo de Lepanto, en 1571 quebró definitivamente el poderío naval de los turcos; santo fue igualmente el Bienaventurado Inocencio XI, que convocó la Cruzada contra los turcos que asediaban Viena (1683). Con él cooperó en la empresa otro beato franciscano, Marcos de Aviano, quien ayudó a organizar el victorioso ejército cristiano que, tres veces inferior en número (60 mil contra 180 mil), derrotó a los turcos y acabó para siempre con la amenaza terrestre otomana sobre Europa central.

Podríamos citar aún muchos otros santos con espíritu de cruzados, como el caritativo San Vicente de Paul, que impulsaba un proyecto de Cruzada al norte de África para acabar con los piratas y secuestradores magrebinos, cuando le sorprendió la muerte.

San Francisco de Asís defiende las Cruzadas e insta al sultán a convertirse

Alguien podrá objetar: “No entiendo a Juan de Capistrano y a Marco de Aviano. ¿Cómo es posible que pacíficos santos franciscanos se envuelvan en una Cruzada? ¿No es contradictorio con su vocación de hombres de paz?”.

Respondemos: ¡de ninguna manera! Estando la Cristiandad en peligro, ¿qué más lógico que defenderla y apoyar a los que la defienden? Tanto es así que el mismo San Francisco de Asís dio el ejemplo a sus frailes: él acompañó al Rey San Luis en la séptima Cruzada y tuvo el coraje de proclamar su legitimidad… ¡delante del propio sultán de Egipto!

Este lance de santa osadía ocurrió en 1219, cuando el sultán Malik al-Kamil recibió a San Francisco en Damieta. Así narra el episodio su compañero de incursión, Fray Illuminato:

“El Sultán le presentó [a San Francisco] otra cuestión: «Tu Señor enseña en los Evangelios que no se debe devolver mal por mal, y que incluso no debes negar el manto a quien quiera quitarte la túnica. Por tanto, ustedes los cristianos no deberían invadir nuestras tierras».

“A lo que le respondió el Beato Francisco:

«Me parece que no has leído todo el Evangelio. En otros pasajes, en verdad, está dicho: ’Si tu ojo te es ocasión de pecado, arráncatelo y arrójalo fuera de tí’. Con esto Jesús quiso enseñarnos que en el caso de haber un hombre o pariente, por más querido que sea para nosotros, aunque fuese tan querido como la niña de nuestros ojos, si nos tentara para apartarnos de la fe y del amor de nuestro Dios debemos estar resueltos a separarlo, a alejarlo, a erradicarlo de nosotros. Por todo esto, los cristianos obran según la justicia cuando invaden vuestras tierras y les combaten, pues ustedes blasfeman del nombre de Cristo y porfían en apartar de la religión de Él a todos los hombres que pueden. Sin embargo, si tú quieres conocer, confesar y adorar al Creador y Redentor del mundo, te amaré como a mí mismo».

“Todos los presentes quedaron tomados de admiración por su respuesta” [1].

San Francisco delante el Sultán Malik al-Kamil. Fra Angelico ca. 1429, Lindenau Museum, Altenberg.

                                                    * * *

Los Santos son propuestos por la Iglesia como modelos a imitar. Cuando hasta el mismo San Francisco de Asís justifica plenamente, en nombre del Evangelio, la Cruzada contra quienes utilizan la violencia para arrancar de las almas la fe de Jesucristo, nada impide en principio que los católicos lo imitemos. Es lo que nos enseñan la doctrina de la Iglesia y el ejemplo de sus santos.

Siendo así, ¿no será una Cruzada lo que Dios pide en este momento a las naciones occidentales y aún cristianas, para atajar el extremismo islámico y evitar al mundo males mayores?


[1“Fonti Francescane”, Sección Tercera, Otros testimonios franciscanos, N° 2691, disponible en http://www.ofs-monza.it/files/altretestimonianzefrancescane.pdf

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

Fuente: “Tradición y Acción por un Perú Mayor”

http://www.tradicionyaccion.org.pe/tya/spip.php?article308

{ Comments on this entry are closed }

flia Costa Rica37408843 

Notables exponentes de la “gran familia” dirigente centroamericana, el Presidente de Costa Rica Demetrio Yglesias Llorente (sentado) y su mujer, Doña Eudoxia Castro Fernández (en el centro), con 13 de sus 15 hijos. Ambos descendían de conquistadores (como Juan Vázquez de Coronado, ver foto de la derecha). Doña Eudoxia, además, era nieta del Presidente de la Federación Centroamericana, Don Manuel Fernández Chacón; hija del fundador y primer Presidente de la República de Costa Rica, Don José María Madriz (1847-1849); madre de otro Presidente, Rafael Yglesias Castro (1894-1901) (2º de pie por la izquierda); sobrina del Presidente Don Próspero Fernández Oreamuno (1882-1885) y prima política del Presidente Don Bernardo Soto Alfaro (1883-1889). 

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

Adelia Harilaos de OlmosSeñoras y Señores en un club

Elite Belle époque escenaElite Belle époque desfile

Ilustres visitantes europeos manifestaron su admiración c on el elevado tono que, dentro de su diversidad, ostentaban las clases dirigentes hispanoamericanas en la “Belle-Époque” y el perído “entre-deux-guerres”. Fotos: ♦ Doña Adelia María Harilaos de Olmos, a cuya generosidad se debe la donación del Palacio de la Nunciatura Apostólica de Buenos Aires. ♦♦ Una tarde de carrera de caballos en Buenos Aires, a comienzos del siglo XX. ♦♦♦ Flanqueada por el Presidente de la Nación, Figueroa Alcorta, y por el Ministro de Justicia, la Infanta Doña Isabel de Borbón es recibida jubilosamente en 1910, en Buenos Aires, con motivo de las conmemoraciones del centenario de la Independencia argentina. ♦♦♦♦ El Colegio Militar desfila en la celebración del 12 de octubre, en 1921.

Continúa Cap. III de Nobleza y élites tradicionales análogas en América Española – Tras la separación de España: cambio de fisonomía, continuidad en la misión, apogeo y decadencia – B – Renovación y europeización de la élite hispanoamericana – 16a. nota

5. Poder político, prolongación de la hegemonía social de la élite tradicional

Junto a su indiscutida hegemonía social, las estirpes que podríamos llamar “aristo-plutocráticas” de Hispanoamérica conservan en los primeros 100 años de régimen republicano un poder político que prolonga naturalmente su papel rector de la sociedad. Es un vestigio de la antigua función pública de la nobleza vista como affaire de famille.
Los elementos más distinguidos pasan de la vida privada a la intervención directa en los asuntos de Estado, con la mayor naturalidad. Como el aristócrata ecuatoriano Jacinto Jijón y Caamaño, que rápidamente deviene personaje eminente, es elegido Senador, alcalde de Quito y candidato presidencial conservador.
Otro ejemplo es la familia Errázuriz, en Chile, que dará cuatro presidentes y 59 parlamentarios entre 1831 y 1927.
El fenómeno se repite en todo el Continente. En Colombia la élite económica que se ha entrelazado con la aristocracia tradicional “ha suministrado los cuadros de la élite política”. ”La mayoría de los colombianos de clase alta se dedica a la política como forma de vida. Es la gran raison d’être, l’idée maîtresse de la existencia olímpica colombiana” (citas en p. 129).

6. Entrelazamiento de las clases tradicionales de Hispanoamérica
Siempre hubo fuerte interrelación entre las élites tradicionales de los países hispanoamericanos. No fue raro que miembros de la clase dirigente ejercieran funciones de gobierno en otro país, como ocurría con la alta nobleza en la Europa monárquica, de lo que es ejemplo el hidalgo rioplatense Don Manuel Blanco Encalada, Presidente de Chile, el prócer venezolano Gral. Florez , presidente del Ecuador, y otros.
Esa permeabilidad política fue especialmente notable en Centroamérica, merced al entrelazamiento de sus familias tradicionales.

7. La “dinastía de conquistadores” costarricense, notable ejemplo de perduración de una élite

En esa pequeña y simpática nación de Centroamérica, Costa Rica, la emancipación fue prácticamente decidida por un consejo de familiar. Pues de los 28 signatarios del Acta de la Independencia, 23 eran hermanos o primos, o padre, hijos o nietos, y todos descendían de conquistadores e hidalgos.
Un análisis genealógico de las familias de los primeros conquistadores muestra que del conquistador Juan Vázquez de Coronado descienden cerca de 300 diputados y 29 residentes, lo que también se da con otros.
A mediados del siglo XIX, con la apertura de mercados para el café, se va superando la decadencia anterior; llega la prosperidad y con ésta el refinamiento europeizante, de fondo católico. Ciertos elementos adquieren un estilo de vida acomodado y refinado, comparable en algo al del gentleman farmer inglés (Stone, p. 134).
Aquellos descendientes de los héroes de la Conquista se convierten, como los “barones del café” brasileños, en exponentes de una élite que contaba con más de 300 años, que dirigían personalmente sus plantaciones al modo patriarcal, ganando respeto y afecto ya que la riqueza que produjeron contribuyó a la elevación cultural y social de toda la nación. Ese prestigio explica la perduración de la clase durante casi veinte generaciones.

(Continúa)

{ Comments on this entry are closed }

006 Rincón Vermeer Chardin nov 14

 

Jean_Siméon_Chardin_-_Still-Life_with_Jar_of_Olives_-_WGA04777 Chardin_-_The_Silver_Goblet

Naturalezas muertas de Chardin

 

Hacía un tempón que no conversábamos! dirían nuestros amigos brasileños, tan amantes de la conversación como nosotros. Y estaba sediento de retomar nuestras conversas involuntariamente postergadas.

A los iberoamericanos, como buenos latinos, nos gusta la buena mesa -y no menos la sobremesa. Recuerdo, algo imprecisamente,  una reunión sobre “sed de almas”, en que el disertante -profundo conocedor del alma humana por amor a Dios- imaginaba dos cuadros distintos. Uno era el de un preso de sangre nórdica,  anglo-sajona. Solo en su calabozo, tomaba un gin, o un whisky, o un Aquavit sereno, flemático, pensando tal vez en bajeles, abordajes y corsarios, no afectándole mayormente la falta de compañía. El otro era el de dos latinos, alojados en celdas separadas, que cavaban un túnel para poder tomar juntos una botella de vino y hablar a torrentes. Sin compañía, sin intercambiar novedades e impresiones, el placer de tomar el vino no andaba!

Claro que debemos pensar en una prisión en el marco de la Civilización Cristiana, no en el infierno de una cárcel moderna. Como aquellas de las novelas de mosqueteros que arriesgaban la vida por el honor de una reina o, si preferimos la historia, como la calumniada Bastilla, donde un preso podía tener su secretario, mantener su tren de vida y de trabajo, y hasta casarse, de la cual dijo un espirituoso sacerdote italiano viajero: “¡Es un favor del Rey ser encerrado en tan bella prisión”.

Y hablando de placeres ¡qué falta hacen los placeres legítimos como la conversación y tantos otros! Pues el hombre necesita como el aire, para existir,  una cuota de felicidad. Y hoy en día, con el disgusto que da abrir un diario o  entrar en un noticiero online… crisis financieras endémicas e inexplicables, fruto de la demagogia socialista y el manejo estatolátrico de los fondos ajenos, y para beneficio deuna minoría reunida al servicio de intereses egoístas (Pío XII) (*); crímenes atroces: ayer leía acerca del chico de 15 años que mató a su profesora de castellano, que pasará el resto de sus días en la cárcel pero – lo peor de todo, para el juez-  con total falta de arrepentimiento; la proyección dada por los medios a seres cuya existencia e ideología es una amenaza para el mundo, como el  perverso y aparentemente infantil-senil  dictador norcoreano, amparado por la “maravillosa” China; inundaciones, devastaciones, guerras caóticas…, y mejor quedarnos aquí en aras del placer de la conversación. Mencionamos estos males para recordar que no podemos -ni debemos- despegarnos de la realidad, pero sin olvidar que necesitamos, al mismo tiempo, tomar distancia de ellos,  rezar con confianza en la Providencia, y  distender sabiamente el espíritu, so pena de ahogarlo.

La cultura católica nos ofrece una fórmula -esa sí, maravillosa- que tiene algo de ambas cosas, de entretenimiento y de ‘ascensio mentis ad Deum’ (oración). Está en el ameno camino, tan variado como personalidades existen y abierto a todos, de descubrir los absolutos, los reflejos de la Belleza increada que, por el desvelo amoroso del Creador, nos rodean.

Un rayo dorado de sol que se filtra por la ventana alegrando nuestro despertar, con el canto matinal de los pájaros, que pega sobre algún objeto interesante o sobre el rostro delicado de una Imagen de Nuestra Señora, transfigurándolos por unos instantes; un conjunto de nubes que forman archipiélagos o misteriosas ciudades perdidas que despiertan la imaginación; un anochecer como me tocó -paradojalmente, mientras iba a dar el último adiós, de rosario en mano, a un amigo- , en un lugar descampado. El cielo era de un azul sembrado de azúcar impalpable, envolvente, acogedor y distante. Las estrellas brillaban suavemente, veladas por el manto cristalino y oscuro. El gigante Orión alzaba en lontananza sus brazos, como levantando un estandarte para una proclama épica. Había ese vago murmullo de la soledad del campo, con grillos y guacachos (ranitas), que conversan animadamente en sus pequeños lagos.

Vermeer_Le_Verre_de_vin_detail_de_la_fenetre Johannes_Vermeer_-_Young_Woman_with_a_Water_Jug_(detail)_-_WGA24663 Johannes_Vermeer_-Girl_reading_a_letter_by_an_open_window_(c_1657) Escenas y detalles de Vermeer de Delft

 “Bonum est diffusivum sui”, enseña Mons. Delassus en “La Conjuration anti-chrétienne”, siguiendo a Santo Tomás. Y porque el bien tiende a difundirse, Dios creó el casi infinito mundo de las luces, los reflejos, los espejos, las perlas, el rocío, los cristales, los diamantes. Y creó almas capaces de descubrir y aspirar esos perfumes luminosos, de internarse en esos mundos atrayentes, de capturar algo de esa luz huidiza y casi musical, como el vuelo de las mariposas.

Vermeer y Chardin, en el Ancien Régime,  la captaron con excelencia. En el frasco de las aceitunas y las cristalinas cerezas, en la joven de la jarra de agua, de plata, asentada sobre una bandeja que es una vidriera, un mundo de reflejos, en la doncella que lee una carta en la ventana abierta.

En ésta, la genialidad del artista de Delft retrató el reflejo de la joven en la ventana con todo lo sugestivo de esta otra versión -de leyenda- de sí misma. Tal vez quiso representar que lo más dorado de una persona está en su interior. Así lo revelan las Sagradas Escrituras de Aquella que es la obra maestra de la Creación: “omnis gloria filia regis ab intus”. Toda la gloria de la hija del Rey está en su interior.

Ahí van, estimado amigo, algunos apuntes sobre la formativa búsqueda de lo absoluto. “La forma del alma es la inmensidad”, escribió el gran San Bernardo de Claraval, hombre contemplativo y activo que daba el tono en la sociedad de su tiempo, apóstol de la sublimidad. Buscar los reflejos de los absolutos en la naturaleza, en el arte, en la historia, en la leyenda, en las almas de élite, en los “ojos claros, serenos”, del Redentor,  llena el alma y, ayudada por la Gracia de Dios, le brinda verdadera felicidad y fortaleza para llevar la Cruz, pues fuimos hechos para la inmensidad.

ººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

007II le atrae elnoble placer de la conversa

COMO EL ESTADO, EN MANOS AMBICIOSAS, PUEDE IMPONER SU CAPRICHO A LA MEJOR PARTE DEL VERDADERO PUEBLO

3.- “De la exuberancia de vida de un verdadero pueblo, la vida se esparce, abundante y rica, por el Estado y por todos sus órganos, infundiendo en ellos, con vigor incesantemente renovado, la conciencia de su propia responsabilidad, el verdadero sentido del bien común. Sin embargo, de la fuerza elemental de la masa, manejada y aprovechada con habilidad, puede servirse también el Estado: en las manos ambiciosas de uno solo o de muchos, agrupados artificialmente por tendencias egoístas, el propio Estado —con la ayuda de la masa, reducida a simple máquina— puede imponer su capricho a la parte mejor del verdadero pueblo; el interés común queda así golpeado gravemente durante largo tiempo, y la herida es con frecuencia muy difícil de curar”. (Pío XII, cf. “Nobleza y élites tradicionales análogas” de Plinio Corrêa de Oliveira, Cap. III, Pueblo y masa — Libertad e igualdad en un régimen democrático: conceptos genuinos y conceptos revolucionarios
Las enseñanzas de Pío XII, § 2).

{ Comments on this entry are closed }

La familia, la institución más básica – Regreso al Orden

05.11.2014

Aunque el mundo moderno haya glorificado al individuo, no podemos hacernos ilusiones al respecto. Es muy poco lo que puede hacer el hombre aislado, sólo por sí mismo. Una civilización se construye sobre el hombre asociado a otros. Es por eso que la familia es tan importante. La familia es la primera y más básica […]

Read the full article

Clarinadas – Repercute en Salta la Jornada por la Civilización Cristiana y la Familia – La Revolución anticristiana es ante todo una transformación de índole moral y religiosa – Neo-revolución socialista en la escuela: “Hay que apoderarse del alma de los niños” – Anécdotas caballerescas para tiempos de sancho-pancismo

13.09.2014

        REPERCUTE EN SALTA LA X JORNADA , CLARINADA POR LA CIVILIZACION CRISTIANA Y LA FAMILIA   La X Jornada de Cultura Hispanoamericana por la Civilización Cristiana y la Familia tuvo varios aspectos dignos de nota. ♦ Ante el XXIX Encuentro Nacional de Mujeres a realizarse en Salta del 11 al 13 […]

Read the full article

800 años de San Luis Rey – Rectificando algunas ‘piadosas’ deformaciones

13.09.2014

El 25 de agosto se celebra la fiesta de San Luis IX, Rey de Francia, confesor de la Fe, modelo de estadista católico, que encabezó dos Cruzadas contra los infieles, cuyo reinado marcó la historia y las esencias del Reino Cristianísimo (Siglo XIII). Al cumplirse este año 800 años de su nacimiento (en 1214), como […]

Read the full article