EL MARTIR SAN SEBASTIAN, LUMINARIA DE LA IGLESIA CATOLICA Y PATRONO DE SAÑOGASTA – CUATRO SIGLOS DE GRACIAS,  FE  Y DEVOCION (En Sañogasta se celebra el 3 de febrero a continuación de la Fiesta de Nuestra Señora de la Candelaria, del 2, por antiquísima costumbre, luego de rezarse conjuntamente ambas Novenas – La festividad del mártir San Sebastián es el 20 de enero conforme el calendario litúrgico)

Llamado en vida por el Papa San Cayo el “Defensor de la Iglesia”, este heroico luchador que derramó su sangre por la Fe católica, nació en Narbona, Provincia Imperial de la Galia romana.  
Sus padres le dieron esmerada educación. Su nobleza de nacimiento y cualidades le atrajeron el aprecio del Emperador Diocleciano, quien lo hizo Capitán de sus guardias, alto cargo que le permitió  prestar grandes auxilios a los cristianos encarcelados,  fortaleciéndolos en la Fe cuando el temor a los tormentos hacía peligrar su fidelidad.

Los hermanos Marco y Marcelino iban a ser degollados.  Después de soportar heroicamente la tortura, los ruegos de sus seres queridos empezaron a ablandar su disposición de ser mártires de Jesucristo. La fe  ardiente de Sebastián les devolvió las fuerzas evitando su defección.

El pagano Gobernador Cromacio fue sorprendido cuando el padre de los condenados le dijo: “Dios me abrió los ojos del alma para conocer la verdad y santidad de la religión católica, sin la cual no hay salvación”.

Había obrado su conversión el ejemplo contagioso de Sebastián, que así logró la del escribano del tribunal, la del alcaide de la prisión, y, más notable aún, la del propio Gobernador con 400 esclavos, a quienes dio la libertad!

Muchos de estos convertidos por San Sebastián fueron martirizados. El efecto fue multiplicador,  pues “la sangre de los mártires es simiente de cristianos”.

Un día, mientras animaba a los valientes confesores de la Fe, una luz brillante resplandeció y apareció el propio Nuestro Señor Jesucristo con 7 Angeles,  abrazó a Sebastián y le aseguró que siempre estaría con él.  

Este milagro tuvo gran repercusión y aumentó las conversiones, y aunque todos lo instaban a retirarse al campo con otros cristianos, nuestro Santo se quedó en Roma en medio del peligro, sintiendo que Dios así se lo pedía.

  

Venerables imágenes de San Sebastián: 1) El traído de España por Pedro Nicolás de Brizuela (s. XVII), en su caja original, empotrada en los anchos muros de la casa familiar. 2) El tallado por artesanos indígenas de la zona (s. XVIII). 3) El venerado en la Iglesia del Sdo. Corazón (La Puntilla). 4) El San Sebastián de la visita a  las casas, tallado por el artesano Leandro Mendoza (Salta) por encargo de la Comisión de la Iglesia de S. S. 

Con estos progresos en la Fe iba despuntando un mundo nuevo: la conversión del Imperio sería una de las mayores conquistas de la Historia! Esto despertaba el odio de los aferrados al paganismo. Un traidor informó al nuevo Gobernador quién era ese Capitán que convertía a tantos paganos. El gobernador, no atreviéndose a intervenir directamente, lo delató al sanguinario Emperador.

Este convocó al guerrero y le echó en cara sus favores, acusándolo de provocar la cólera de los dioses introduciendo esa nueva religión tan perjudicial al Estado.

El noble capitán contestó: “nada puede ser más ventajoso al Estado que tener vasallos fieles al verdadero Dios.” Esto bastó para que Diocleciano ordenara que Sebastián sea amarrado a un poste y atravesado con flechas por sus propios soldados, como lo muestran sus imágenes.

La noche siguiente, Irene, viuda de otro guerrero mártir, buscando su cuerpo para darle sepultura lo encontró con vida! Con grave riesgo lo hizo llevar a su casa, donde pronto se curó prodigiosamente. Este nuevo milagro hizo que después de su muerte fuera venerado como Protector contra la peste y las heridas e incluído entre los famosos 14 Intercesores.

¿Quién se animaría a volver a la carga después de recibir semejantes heridas? Sebastián, desoyendo los consejos y el miedo, se presentó en palacio y enfrentó nuevamente a Diocleciano: “¿Es posible, Señor, que os dejéis engañar eternamente por las falsedades y calumnias que inventan contra los cristianos?… los fieles están lejos de ser enemigos del Estado, y es sólo a sus oraciones que sóis deudor de todas las prosperidades”.  

Sorprendido y atemorizado, Diocleciano le preguntó si era aquel a quien mandara matar. “Soy el mismo, respondió el mártir, y mi Señor Jesucristo quiso conservarme la vida para que en presencia de este pueblo yo viniese a dar  testimonio de la impiedad e injusticia que cometéis, persiguiendo con tanto furor a los cristianos”. 

Enceguecido de odio, el Emperador mandó  llevar al fortísimo Sebastián al circo romano haciéndolo apalear hasta la muerte. Con este cruel suplicio su alma subió al Cielo a recibir la corona del martirio (año 288).

Ahora había que impedir que los cristianos supiesen donde estaba para que no le honrasen como mártir, ni obrara milagros y conversiones. Para ello lo arrojaron de noche a las cloacas de Roma. Inútil intento, pues quedó suspendido de un madero; y apareciéndole en sueños a una cristiana llamada Lucinda, le dijo que no había caído en ese lugar hediondo e infame, y le pidió que retirase el cuerpo y lo enterrase en las catacumbas, a los pies de los apóstoles San Pedro y San Pablo (cfr. Pe. Fco. de Paula Morell, “Flos Sanctorum”).

En ese lugar glorioso se erigió en su honor la Iglesia de San Sebastián Extramuros, donde el pueblo  romano y peregrinos de todo el mundo acuden a su amparo y lo veneran con fervor. Pilar de la Cristiandad naciente, fue incluido en la Letanía de Todos los Santos, que la Iglesia reza con esplendor el 1º de noviembre.

Al romper el alba, suenan las bombas, las campanas centenarias y la “caja del Santo” convocando a los Alférez y devotos de San Sebastián a visitar las casas de Sañogasta, Miranda y Guanchín.  En cada casa se canta con devoción el Himno de la visita a las casas, del s. XVII, pidiendo la bendición para las familias y las cosechas: “…verde será tu favor! Misericordia, Señor!” El Santo agradece la acogida y la limosna, que los Alféreces dedican a la conservación de la Iglesia, que es Monumento Histórico Nacional  : “Dios de los pague, mis hijos! Me voy muy agradecido! Misericordia, Señor!”

En Sañogasta, entonces perteneciente a La Rioja del Tucumán (Argentina), que integraba el Virreinato del Perú hasta la fundación del Virreinato del Río de la Plata, su devoción nació en la antigua “Hacienda de San Sebastián”, cuando Pedro Nicolás de Brizuela, Teniente de Gobernador de la Provincia del Tucumán (que abarcaba el Noroeste y Córdoba), lo declaró “patrón de este sitio y hacienda” en la capilla que le erigió en el Alto de la Iglesia, hoy Monumento Histórico Nacional.

Nuestro pueblo cuenta con su protección y amparo y su ejemplo inmortal. Con orgullo y devoción se veneran especialmente en el pueblo cuatro imágenes del Santo Mártir. Incontables niños, jóvenes y personas mayores se honran en ser Alférez del Santo… ¡una tradición de cuatro siglos! Orgullosos y agradecidos de tanta historia, cultura y tradición católica, al son varonil de la caja, las campanas y las bombas, y el relincho de los caballos, vistiendo su banda y haciendo la venia con el estandarte decimos: “¡Que viva por siempre San Sebastián!”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share

{ 0 comments }

2 DE FEBRERO ◊ FIESTA DE NTRA. SRA. DE LA CANDELARIA: PURIFICACION DE LA SSMA. VIRGEN Y PRESENTACION DEL NIÑO DIOS EN EL TEMPLO

Antigua Imagen de Ntra. Sra. de la Candelaria de Copacabana traída por Pedro Nicolás de Brizuela y Mariana Doria en el s. XVII. En la Novena y Fiestas Patronales va  acompañada por promesantes vestidas de Candelaria (der.) o con la banda de San Sebastián (izq.)

El Evangelio de San Lucas (cap. II, 22-38) relata que a los 40 días de Navidad, San José y la Virgen llevaron al Niño Jesús a Jerusalén para presentarlo a Dios Padre, pues cada primogénito (primer nacido) debía ser consagrado al Señor; y entregar la ofrenda -dos pichones de paloma- que ordenaba la Ley para la purificación de la madre.

Se encontraba allí un hombre justo y temeroso de Dios llamado Simeón, que esperaba de día en día la venida del Mesías. El Espíritu Santo le había revelado que no había de morir sin antes ver al Cristo, al ungido del Señor.El Evangelio de San Lucas (cap. II, 22-38) relata que a los 40 días de Navidad, San José y la Virgen llevaron al Niño Jesús a Jerusalén para presentarlo a Dios Padre, pues cada primogénito (primer nacido) debía ser consagrado al Señor; y entregar la ofrenda -dos pichones de paloma- que ordenaba la Ley para la purificación de la madre.

Inspirado por la gracia fue al templo y, al entrar José y María con el Niño, Simeón lo tomó en sus brazos y bendijo a Dios, diciendo: -Ahora, Señor, despides de este mundo en paz a tu siervo según tu promesa. Porque ya mis ojos han visto al Salvador que nos has dado, al cual tienes destinado para que, expuesto a la vista de todos los pueblos, sea luz brillante que ilumine a los Gentiles (las naciones paganas), y gloria de tu pueblo Israel.

La Purificación de la Virgen y Presentación del Niño Dios en el templo – Fra Angelico

Los santos esposos oían admirados las cosas que de El se decían. Simeón los bendijo, felicitándolos. Y se dirigió á María, con estas palabras: -Este niño está destinado para ruina, y para resurrección de muchos en Israel; y para ser el blanco de la contradicción de los hombres; lo que será para tí una espada que traspasará tu alma, a fin de que sean descubiertos los pensamientos ocultos en los corazones de muchos.

Vivía entonces una Profetisa llamada Ana, que se había mantenido viuda hasta los 84 años de edad, sirviendo a Dios en el Templo día y noche con ayunos y oraciones. Haciéndose presente a la misma hora, alababa igualmente al Señor: y hablaba de él a todos los que esperaban la redención de Israel.

¡Cuántas enseñanzas en esta narración sagrada! Recapitulemos algunos puntos.

▪ Nuestra Señora, Virgen antes, durante y después del parto, más aún después de dar a luz a su Hijo, realizando ritos de purificación que correspondían a las madres comunes y no a Ella, concebida sin pecado original. Da así ejemplo de obediencia a la sagrada Ley. Fulgurante y nacida de la sangre real de David,  heredera de bienes de familia y Reina de todo lo creado, entrega los pichones, la ofrenda de los pobres…

▪ Dios Padre se afana en honrar a su Hijo en el momento en que éste más se humilla, pagando por medio de la Madre su rescate, como un primogénito común.

▪ Simeón, perseverando en la espera confiante de toda una vida, rebosa de gratitud por la venida del Mesías prometido, Luz para revelación de los paganos “sentados a la sombra de la muerte”; y gloria de su pueblo Israel. ¡Todos serán –¡seremos!- rescatados por el Salvador!

▪ …Y se declara siervo de ese Niño de 40 días, su Señor; se dispone a morir en la paz y felicidad que le da la realización plena de sus esperanzas.

▪ José y María, que conocían perfectamente la divina misión de Jesús, se admiran de que el anciano conociera tan bien su futuro rol.

Simeón los bendice, felicitándolos.

Pero ¡ay!, el semblante del profeta se ensombrece. Le anuncia

a la Madre, parte esencial de la profecía, la oposición que le harán los hombres a Cristo Rey, la ruina que resultará para los culpables, si no se arrepienten, y el dolor violento que le espera a Nuestra Señora.

Porque algunos recibirán amorosamente su Luz pero otros preferirán las tinieblas,   ejecutarán obras malas y su conducta los condenará, si no se enmiendan.

El es signo visible de salvación “al que contradecirán”, con una oposición continua que comenzará con Herodes e irá hasta su muerte en el Calvario. Oposición que luego caerá sobre la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana por modos ya violentos, ya “sonrientes” –para desarmar los espíritus-, incluso ejecutados por adversarios “que traman su ruina desde adentro”, como advierten los Papas. 

Simeón le anuncia a María la parte que Ella tendrá en los sufrimientos de su Hijo. Una espada, símbolo de un dolor extremadamente agudo, atravesará su alma, centro de las emociones y los afectos a fin de que sean descubiertos los pensamientos ocultos en los corazones de muchos. Pues venido el Mesías ya no es posible que los hombres permanezcan neutros. Tomarán partido por El o contra El, y así quedarán al desnudo sus pensamientos secretos (cfr. “Santa Biblia”, ed. Vulgata, comentada por el Pe. Louis C. Fillion, Prof. de Sda. Escritura). ¡Pobre Virgen dolorosa! ¡Pobre Cristo crucificado y traicionado! ¡Cuánta gloria en su martirio salvador!

San Lucas relata por último los cánticos y alegría de Ana la Profetisa, así llamada porque recibía revelaciones de Dios. Terminada la ceremonia, no cesaba de hablar del Mesías a todos los que lo esperaban, para la redención de Israel y del género humano.

Pidamos a la Virgen de la Candelaria, nuestra Patrona, traída a Sañogasta por los fundadores de la Iglesia de San Sebastián por el año 1640, la gracia de llevar con gallardía católica la vela que simboliza a su Hijo, Luz del mundo, con el coraje para cargar nuestras propias cruces y resistir al mal y a quienes lo promueven, con el gozo y entereza con que Ella lo presentó en el templo! Que se cumpla el anuncio: ¡y a tu luz caminarán las gentes!

**********************************************

BOLETIN “EL ALFEREZ”

Sañogasta – La Rioja

Nº 1/17 – Enero-Febrero de 2017

Facebook “Sañogasta El Alférez”

▪ bastiondelnorte@gmail-com

Share

{ 0 comments }

 

027 Rincón de la Conversación re el alfér

Paseo Alferez F 129 Avanzan los Camperos de S.S.

Imagen039 venia con bandera Paseo Alferez F 095 El eje Iglesia Cruz Histórica frente al Cementerio Alto del Carmen BUENAAlférez a cab Fiestas Patronales corrida 3 de febr

Los Alférez galopan y pasan ante los Santos Patronos, al frente de la Iglesia, En la procesión, el Alférez Mayor grita: -¡Venia! y todas las banderas relumbran al vuelo en honor de la Virgen y de San Sebastián

-De modo que nunca habías oído hablar de los alférez, salvo del Alférez de Aeronáutica! Se ve que poco has andado tierra adentro…, donde se conserva la Argentina auténtica, la que busca las diversas formas de excelencia acordes a los distintos ambientes y regiones.

-No, de ningún modo niego que también vive en Buenos Aires y en nuestras grandes ciudades, que tienen tanto de admirable. ¿Dónde hay parques como en Palermo, el Rosedal, el parque Urquiza, de Paraná, con su temible yaguareté, y tantos otros que embellecen y  matizan los centros poblados de este gran País?

La Argentina auténtica vive en todo su territorio. Sin conocerlo entero, estoy seguro de ello, pero tienes razón, es un buen tema de discusión.

Pero Alférez de los Santos Patronos, esa original adaptación del antiguo Alférez Real que conducía al combate las pequeñas fuerzas de los Cabildos y guardaba -en su casa- el Estandarte de la ciudad…eso no hay en todas partes. Que yo sepa, sólo en el Noroeste, pero me alegraría saber que no es así y si algún lector puede desmentirme le estaré muy agradecido. Pues el Alférez es un tipo humano noble, es un hidalgo de campo, de rancia estirpe criolla.

Por mis venas corre sangre de una noble santiagueña, de mi corazón la dueña, la más perfumada flor…, le canta el bardo criollo a su Señora madre.

Y ese Santiago que tiene al gran Aguirre cortando el aire con sus estocadas a los 4 vientos…, cuánta hidalguía, qué Madre de Ciudades!!

Sus fundadores sufrieron lo indecible, y es el origen de su grandeza. Los ataques de los indios, la escasez tremenda, el desgaste de las ropas compradas en Talavera de la Reina, reemplazadas por camisas de cabuya del campo. Lo cuenta Teresa Piossek en Poblar un pueblo… o en Los hombres de la Entrada. Su rigor histórico y ricos documentos… no hay novela que los pueda igualar en interés y suspenso… El tañido de un fierro para llamar a la tarde a la oración, a falta de campana… los rezos y los himnos cantados por los vecinos aprendidos en Castilla o Extremadura, de donde traían la imagen que luego volcarían, con el indio austero, con el negro laborioso y alegre, para levantar capillas blancas como copos de Palo borracho.

AguirreDe pronto, un Juan Gregorio Bazán, un Teniente de Gobernador de 4 abolengos perdido en una tierra casi irreal para un vasallo de Felipe II, hacía tocar el fierro a todo vuelo para convocar a aquellos hombrazos. -Señores, las tribus más belicosas se acercan embadurnadas con colores de guerra. Esta madrugada a las 5 partimos, y mañana les haremos frente, ayudados por los fieles Juríes, y al grito de “Santiago y a ellos!”, para salvar esta aldea de Dios perdida en miles de leguas, pues este islote es lo que resta en esta tierra de la cruz Redentora. El Divino Rey nos está viendo y pensando: si mis santiagueños me irán a fallar!… A su lado, el Apóstol caballero, nuestro Patrono, le dice: -Señor, si me dejas, parto en mi caballo blanco a darle fuerza a mis hombres, que son los Tuyos.

De esa pasta nacieron los Alférez. Los hay por todo el Norte. Son los que han nacido como esclavos de la Virgen o del Santo Patrono. En el caso de Sañogasta, aldea señorial que vio nacer el Primer Mayorazgo argentino, sus madres los consagran desde la más tierna edad al mártir San Sebastián, bajo la mirada bendita, maternal y protectora de la Virgen de Copacabana, Nuestra Señora de la Candelaria010 N S de la Candelaria y San Sebastián con multitud

Mira cuánto amor hay en ese pueblo de Alférez -o Alféreces, si prefieres la corrección gramatical al uso común. Esa es el alma del Alférez. Un gran amor, una gran dedicación,  una predisposición heroica a darlo todo en defensa de la Fe. Por eso son elegantes y desfilan con ese garbo, como diciendo sin jactancia: -aquí estamos! Somos pacíficos y respetuosos, pero queremos respeto a nuestras tradiciones!

La lectura y los estudios profundos requieren mucho tiempo sentados, pero no en la montura…, y los Alférez son gauchos, les gusta la acción. Correr las vacas en el campo inalambrable del Cerro, “cortar huella” sabiendo que por aquí pasó la yegua overa con el potrillo colorado, con el macho tinto y “el tostado”. Requiere mucha observación y haber nacido en eso. El Alférez es un hombre inocente. Tiene la sabiduría del niño, que admiraba el propio Nuestro Señor. Las cosas para él son simples, como aquel Kaunitz que prestaba servicios a la gran María Teresa de Austria, que le decía una vez a un jurisconsulto: “Perdón, Señor Doctor… No soy suficientemente abogado para no ver claro en este asunto…”

Estos pueblos tienen una densidad de caballos per cápita que no aparece en las estadísticas. Muchos son los niños que al año o dos ya han dado unos trancos a caballo ayudados por su padre o hermanos mayores. Más tarde, ¡quién los para!

Por eso, con el paso del tiempo, los contingentes de alférez crecen sin cesar. Algunos se vienen de lejos, andan varios días para poder estar en las fiestas para alegría de ellos y de todo el pueblo.

El Alférez es un pregonero implícito de una gran verdad enseñada por el Divino Maestro: “si no sóis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos”…; ni aunque vengan degollando… dirían ellos.

Que la Virgen nos ayude  a tener el espíritu de lo maravilloso que caracteriza al niño, y que debemos mantener toda la vida (la suma de las edades…) , para valorar nuestras verdaderas y épicas tradiciones católicas caballerescas y toda manifestación de excelencia.

 

Share

{ 0 comments }

008-clarinadas

001-master-es-cruzada-reparadora-mas-grande

007-olifant-pequeno CRUZADA REPARADORA DE ORACIONES

Ya son 2361 participantes…

¡Únase a la Cruzada Reparadora de Oraciones!

* * *

¡Su compromiso de oración será llevado a
Fátima junto con miles de otros!

 

¡Sí! Quiero unirme a la Cruzada Reparadora de Oraciones. Me comprometo a rezar:

PARA UNIRSE A LA CRUZADA REPARADORA DE ORACIONES HACER CLICK EN:
 
  • Guerras, terrorismo islámico, disturbios civiles, crisis económicas, desempleo…
  • Persecución violenta a cristianos en Medio Oriente, África, Pakistán, Vietnam y China…
  • Persecución “legal” a los cristianos en Occidente, y cristianofobia en nombre del laicismo y de “derechos humanos” contrarios a la Ley de Dios…
  • Blasfemias, profanaciones, ridiculización de la fe católica en películas, obras de teatro, arte, radio y programas de TV…
  • Destrucción gradual de la familia tradicional y del matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, promoción de la homosexualidad y el aborto…
  • Corrupción de la niñez mediante la infame “ideología de género”, así como de la juventud a través de modas, pornografía y drogas…
  • Grave crisis de fe en el seno de la Santa Madre Iglesia, en la cual prelados en altas posiciones promueven la auto-demolición de la Iglesia, confusión doctrinal, y la desacralización de los sacramentos de la Eucaristía y el Matrimonio…

A la luz de estas calamidades, un grito de angustia se eleva del fondo de muchos corazones:

¿Tendrá Dios piedad de nuestro mundo?
¿Estaremos condenados a ser castigados y a desaparecer?

La Santísima Virgen vino a la tierra hace 100 años para advertirnos que la humanidad está al borde del abismo pero también para decirnos que Ella tiene la solución

A los tres niños pastores de Fátima, la Virgen les presentó una sencilla solución, que consta de tres partes, plena de esperanza:

¡Oración, penitencia y enmienda de vida!

No obstante, un siglo más tarde, después de dos guerras mundiales, y después de los más atroces ataques terroristas en la historia de la humanidad, ¿dónde están la conversión, la penitencia y la oración?

¿Acaso nos presentaremos con las manos vacías ante la Santísima Virgen en el centenario de sus apariciones cuando Ella nos pidió conversión, penitencia y oración para evitar el castigo de Dios para el mundo?

1.000.000 de personas rezando el Rosario para el 13 de Octubre de 2017

¡Esta es la osada meta de la Cruzada Reparadora de Oraciones: el 13 de Octubre de 2017, 1.000.000 de personas rezando por la conversión de la humanidad, apresurando así el prometido triunfo del Inmaculado Corazón de María!

Únase a los miles de personas de los 5 continentes que ya son parte de nuestra
¡Cruzada Reparadora de Oraciones!

***********************************************************

tradicion-y-accion-peru

007-olifant-pequeno  LA “ERA TRUMP”: LUCES Y SOMBRAS*

donald-trump_opt-02e2d putin_opt-9ad98

 

 

♦…una vez más el tema religioso-moral y la actitud de los católicos, tuvieron un peso decisivo en el resultado electoral de la primera democracia de la Tierra, dejando confundidos —y enfurecidos— a los idólatras del utópico “Estado laico”.

♦… Resumamos el dilema: Cuando lo “políticamente incorrecto” constituye la oposición y la parte débil del panorama, sus posiciones son en general buenas, pues ellas se definen contrarias a todo lo malo de lo “políticamente correcto”. Pero ¿cómo se comportará esa política “incorrecta” cuando ella pasa a ser gobierno y representa la parte fuerte? Si ella se deja llevar sólo por los caprichos del “populismo”, el futuro no será tan promisorio: recordemos que fue de legítimos temores ciudadanos explotados por populistas, que emergieron el nazismo, el socialismo, el peronismo y muchos otros “ismos” de nefastas consecuencias para la civilización cristiana.

LEA EL ARTICULO COMPLETO haciendo click en:

http://www.tradicionyaccion.org.pe/tya/spip.php?article422

(*) Adaptación, con datos adicionales, de artículo publicado en http://www.credochile.cl/vistazo-de-la-semana/triunfo-de-trump-luces-y-sombras/

tradicion-y-accion-peru

007-olifant-pequeno UNA PREVISION DE FIDEL CASTRO SOBRE SU DESTINO ETERNO

fc-fumando

f-castro-amenazador

 

LEA EL ARTICULO HACIENDO CLICK EN:

Una previsión de Fidel Castro sobre su destino eterno

 

 

 

 

 

 

 

 

***********************************************************

007-olifant-pequeno SIETE JOVENES CATOLICAS ESCAPAN DEL ESTADO ISLAMICO POR LA INTERCESION MILAGROSA DE LA VIRGEN MARIA

img_1079-n-sra-aplastando-ant-serpte-quito

http://ipco.org.br/ipco/sete-jovens-catolicas-escapam-do-estado-islamico-pela-intercessao-milagrosa-da-virgem-maria/

***********************************************************

007-olifant-pequeno STEDILE -AGITADOR SOCIAL LIDER DE LOS “SIN TIERRA”- SE UNE AL PAPA FRANCISCO EN LA LUCHA DE CLASES DE LA “MADRE TIERRA” CONTRA LA LIBERTAD Y LA PROPIEDAD PRIVADA

movimentos-populares-no-vaticano-slide-122x74

joao-pedro-stedile-no-vaticano-e-a-revolucao-mundial-481x300

⇐El Papa Francisco I con los movimientos populares ⇒Stédile en el Vaticano…

http://ipco.org.br/ipco/61302-2/

Stédile se une ao Papa Francisco na luta de classes da Mãe Terra contra a liberdade e a propriedade privada

**********************************************************

007-olifant-pequeno ¿GUERRA CIVIL EN LA SANTA IGLESIA?

Lea el artículo del vaticanista Marco Politti Guerra civil en la Santa Iglesia

papa_porta-della-misericordia_675

http://ipco.org.br/ipco/62006-2/

Publicado en Il Fatto Quotidiano

**********************************************************

007-olifant-pequeno PRIMER PREMIO A RETURN TO ORDER PRUEBA QUE EL LIBRO ES MAS OPORTUNO QUE NUNCA*

return-to-order-frnt-cvr_6x9

http://ipco.org.br/ipco/decimo-primeiro-premio-a-retorno-a-ordem-prova-que-o-livro-e-mais-oportuno-do-que-nunca/

  • Visite la sección especial de RETURN to ORDER-REGRESO AL ORDEN en este boletín

************************************************************

007-olifant-pequeno IMAGEN DEL SAGRADO CORAZON RESISTE AL FUEGO DEVASTADOR DEL INCENDIO

sagrado_coracao-de-la-infancia-del-sdp

 

Vea la impresionante foto de la Imagen del Sagrado Corazón íntegra en medio del devastador incendio:

http://www.google.com/url?q=http%3A%2F%2Fwww.cnn.com%2F2016%2F12%2F01%2Fus%2Ftennessee-wildfires-statute-trnd%2F&sa=D&sntz=1&usg=AFQjCNEwrbzmJBst_5cqVTZL5Ye80088eg

************************************************************

007-olifant-pequeno TRABAJADORES INFORMAN DE FENOMENOS EXTRAORDINARIOS EN EL SANTO SEPULCRO DE CRISTO

 

christ-a3b

WORKERS REPORT EXTRAORDINARY PHENOMENA AT CHRIST’S TOMB

http://www.catholicculture.org/news/headlines/index.cfm?storyid=29942

 

***********************************************************

 

 

Share

{ Comments on this entry are closed }

adoration__of__the_magi-_fra_angelico

meditacion

Plinio Corrêa de Oliveira(*)

Imaginemos la llegada de los Reyes Magos, con sus caravanas, sus cortejos, los animales cargados de tesoros…, la estrella de Belén. Y estos Soberanos –el Rey negro Baltasar y los otros dos, Melchor y Gaspar- ofreciéndole al Niño Jesús, en actitud de adoración, oro, incienso y mirra.

En el Niño Jesús podemos considerar, entre otros aspectos, su infinita grandeza, por un lado; su infinita accesibilidad, por otro; y, por fin, su infinita compasión. ¿Por cuál de ellas nos sentiríamos más próximos del Divino Infante?

thevirgin-with-the-holy-infant

grandeza

Al considerar la infinita grandeza, podemos imaginar una gruta enorme, alta, tan amplia como una catedral, sin una arquitectura definida pero en la que la disposición de las piedras nos hiciera presentir vagamente las ojivas de una catedral de la futura Edad Media.

Podemos imaginar, también, el pesebre que le servía de cuna al Niño Dios, ubicada un punto majestuoso de la gruta. Y una luz celestial, toda de oro, flotando sobre El en aquel momento.

El Divino Infante, con majestad de verdadero Rey, aunque sea una criatura recién nacida, reposa en su pesebre. El, Rey de toda majestad y de toda gloria; Creador del Cielo y de la Tierra; Dios encarnado, hecho hombre. El, desde el primer instante de su ser –por lo tanto ya en el claustro de Nuestra Señora- revestido de más majestad, más grandeza, más manifestaciones de fuerza y de poder que todos los hombres, en toda la historia de la humanidad. El, conocedor de todas las cosas, sabiendo incomparablemente más que cualquier hombre de ciencia. El, manifestando por momentos, en la fisonomía siempre variable, esa majestad hecha de sabiduría, de santidad, de ciencia y de poder.

Imaginemos ver todo esto misteriosamente expresado en la fisonomía del Niño. Por momentos moviéndose, y en el movimiento, reflejando su faceta de Rey. Al abrir los ojos, manifestando en la mirada un fulgor de tal profundidad que se ve en El un gran sabio. Flotando a su alrededor, una atmósfera que envuelve de santidad a todos aquellos que se acercan a El. Atmósfera de tal pureza que las personas no se acercan sin antes pedir perdón por sus pecados; pero sintiéndose, al mismo tiempo, movidas a enmienda por la santidad que emana del sagrado recinto.

Imaginemos a la Ssma. Virgen a los pies del Niño Jesús, también Ella como verdadera Reina –pues lo era y lo es- con una dignidad e imponencia tales que hasta dispensan ropas de aspecto noble para hacer relucir su majestad.

 

majestad

sta-teresita-esta-nina-tiene-el-cielo-en-los-ojos

Se cuenta de Santa Teresita que era tan imponente que su padre la llamaba mi pequeña Reina.

El jardinero del Carmelo de Lisieux declaró, en el proceso de canonización, que cierta vez vio a una monja que estaba de espaldas haciendo determinada cosa: esa religiosa era Santa Teresita.

El abogado del diablo le preguntó: ¿Y cómo estando de espaldas sabía Ud. que esa monja era la Hermana Teresa? La respuesta fue muy significativa: “Por la majestad de su porte, porque ninguna de las otras religiosas tenía una majestad tal”.

Si así era Santa Teresita, ¿cómo sería la Santísima Virgen?

Imaginemos a la Madre de Dios majestuosísima, trascendente, purísima, rezándole al Niño Jesús. Los Angeles, entonando invisiblemente en rededor canciones de glorificación, y toda la atmósfera reinante saturada de valores tales que se diría que en esa pobreza había una atmósfera de corte.

perugia_altarpiece_angelico

Imaginemos que nos acercamos al pesebre sintiendo la grandeza del Divino Infante. Y, como contrarrevolucionarios, adorando todo cuanto es noble, bello, santo, intransigente y combativo. Adorando aquel Niño que atrae junto a sí al mismo tiempo todas las formas de grandeza que de El dimanan, y que no constituyen sino reflejos de El; todas las formas de pureza, de santidad, que son apenas una participación de su santidad.

Así, rechazando lejos de nosotros el pecado, el error, el desorden, el caos, la Revolución, ni siquiera osamos elevar los ojos para aquella escena magnífica del Pesebre, en que el orden, la jerarquía, la pompa y el esplendor predominan por completo.

 accesibilidad

 

Imaginemos ahora otro aspecto: su infinita accesibilidad. Es legítimo imaginarla pues –como explicaré más adelante- este y otros muchos aspectos deberían coexistir en el Pesebre.

angelico_madonna_della_stella_60x30_cm

Imaginemos al Niño Jesús inmensamente accesible. Este Rey, tan lleno de majestad, en cierto momento abre sus ojos para nosotros. Notamos que su mirada purísima, inteligentísima, lucidísima penetra en nuestros ojos. Ve lo más profundo de nuestros defectos como también lo mejor de nuestras cualidades. Y en ese momento toca nuestra alma, como conmovió a San Pedro durante su Pasión.

Cuentan los Evangelios que la mirada que dirigió a San Pedro fue tal que éste salió y lloró amargamente. Y durante toda su vida el Príncipe de los Apóstoles jamás olvidó la mirada tocante, que continuamente provocaba su llanto.

Esa mirada nos causa una tristeza profunda por nuestros defectos. Nos inspira horror por nuestros pecados.

Pero también, al penetrar en nosotros, esa mirada manifiesta al Redentor recién nacido; su amor, no sólo en relación a nuestras cualidades sino también por la condición de criaturas hechas por El. Un amor dedicado a nosotros, a pesar de nuestros defectos, por haber sido creados por El y destinados a un grado de santidad y de perfección en cuanto pudiendo existir en nosotros , y que El conoce y ama.

Y, cuando el pecador menos lo espera, por un ruego amable de la Ssma. Virgen, El sonríe. Y con esa sonrisa, a pesar de toda su majestad, sentimos que las distancias desaparecen, el perdón invade nuestra alma y algo especial nos atrae. Y así atraídos caminamos hasta quedar junto a El. El Divino Infante afectuosamente nos abraza y pronuncia nuestro nombre.

– “Fulano, te quise tanto y te quiero tanto! Deseo para ti tantas cosas y te perdono tantas otras. No pienses más en tus pecados! Piensa apenas, de aquí en adelante, en servirme. Y en todas las ocasiones de tu vida, cuando tengas alguna duda, acuérdate de esta condescendencia, de esta amabilidad, de este beneplácito que ahora te hago, y recurre a Mí por medio de mi Madre, que te atenderé. Seré tu amparo, tu fuerza, y éstas han de llevarte al Cielo para allí reinar a mi lado, por toda la Eternidad”.

infinita

markus-altar

Imaginemos ahora la misericordia del Niño Jesús, no sólo en cuanto buscando nuestro bien y teniendo en cuenta lo que hay de bueno y de malo en nosotros, sino considerando la condición miserable de todo hombre en la Tierra.

El analiza nuestra tristeza y los sufrimientos que cada uno de nosotros lleva consigo: sufrimiento pasado, padecimiento presente y sufrimiento futuro, que El ya conoce porque es Dios. Y ve también el riesgo que corre nuestra alma de ir al infierno, pues el hombre, en cuanto viandante en la Tierra, está expuesto a ser precipitado en los eternos tormentos infernales.

Imaginemos también al Niño Jesús mirando el Purgatorio y los tormentos que allí nos esperan si no somos enteramente fieles.

angelico_cortona_poliptych_01

Surge en El, entonces, una mirada de pena, de participación profunda en nuestro dolor.  Un deseo de quitar ese dolor en toda la medida de lo posible, teniendo en vista nuestra santificación; un deseo de concedernos fuerzas para soportar ese dolor en la medida en que sea necesario para nuestra santificación.

Notamos en El lo que tanto consuela al hombre: la compasión perfecta.

Es propio de la naturaleza humana –y es recto que así sea- que constituya un consuelo para el hombre, en el momento en que está sufriendo, el hecho de que haya alguien que sienta pena por él. Está hecho de tal manera que, en los momentos en que está alegre y comunica su alegría, la redobla; y cuando está triste, al comunicar su tristeza, la divide.

Así también, a fortiori,  somos en relación al Niño Jesús, cuando encontramos en El la compasión perfecta.

En todos los sufrimientos de nuestra vida, cuando la copa a beber es muy amarga, debemos repetir, por medio de Nuestra Señora, su oración: “Padre mío, si fuera posible, que se aparte de mí este cáliz, pero hágase tu voluntad y no la mía”.

Así, en cualquier momento podemos pedir que cese el dolor. Pero si fuera voluntad de El que caiga sobre nosotros tenemos la certeza de que durante nuestros padecimientos encontraremos su dolor compasivo. Y El nos dirá: “Hijo mío, Yo sufro contigo! Suframos juntos, porque Yo he sufrido por ti. Ha de llegar el momento en que tú participarás eternamente de mi alegría”. Y podemos tener la certeza de que la mirada compasiva de Jesús no nos abandonará ni un momento siquiera de nuestra existencia.

Por lo tanto, a lo largo de las vicisitudes, de la vida cotidiana, debemos retener este triple recuerdo –el de la majestad infinita, el de la accesibilidad infinita y el de la compasión sin límites- del Niño Dios en relación a nosotros. Y este debe ser un recuerdo sensible, pues tratamos de componer en nuestra imaginación el cuadro preciso en medio del cual nuestra alma se conmovió.

 

coexistencia-aspectos

angelico_bosco_ai_frati_altarpiece

La naturaleza humana de Nuestro Señor comporta perfecciones, estados de alma, todos perfectos, existiendo en grados diversos, al mismo tiempo, según las circunstancias de su vida. El estaba lleno de majestad, lleno de accesibilidad, de exorabilidad y de compasión para con los hombres desde el momento de encarnarse.

Y es natural que, pese a ser Niño, conforme las almas se acercasen de El, apareciese ora un aspecto, ora otro de su naturaleza humana.

Sería muy bello si en una Iglesia, en vez de uno solo, se prepararan tres pesebres en tres altares diferentes, en los cuales las figuras y toda la ambientación representaran esos tres aspectos, facilitándole así a cada alma la meditación que le fuera más tocante.

                                 ∞        ∞       ∞

300px-diego_vel%c3%a1zquez_001

He aquí una meditación sobre la Navidad fundamentada en la recomposición altamente sensible de la escena, lo que hace que seamos tocados más fácilmente por ella.

Publicada en “Catolicismo” – revista de cultura – San Pablo – Brasil – nº 564 de diciembre de 1997, en base a una disertación del Autor para socios y cooperadores de la TFP

 

 

Share

{ Comments on this entry are closed }

800px-fw_glocke_emmanuel

Las almas bordona líderes se encuentran por toda la sociedad

San Luis IX
Vida del Rey San Luis

Las almas bordona* (* ver Regreso al Orden, boletín anterior) afloran y se encuentran por toda la sociedad. Sus roles no dependen necesariamente de una gran virtud o de un alto puesto. Gracias a su capacidad de influenciar a otros, muchas veces gente sin un puesto o status alto son capaces de percibir el modelo que la Providencia desea para una familia, una ciudad o una región, y pueden inspirar a los demás en esa dirección.

Ese fue el caso, por ejemplo del Venerable Pierre Toussaint (1766-1853), un esclavo peluquero cuya sabiduría y santidad marcó el tono a todas las señoras de la alta sociedad de la ciudad de Nueva York a las que prestó servicios. Sin embargo es más habitual que realmente sean figuras de autoridad como el Rey de Francia San Luis IX o Sir Winston Churchill, quien, aunque no fue santo, supo inspirar lo mejor de la nación inglesa y así marcar el tono de toda una época histórica.

pierre-toussaint
Pierre Toussaint fue declarado Venerable en 1996

 

Esta versión de la historia (tan irritante para los oídos igualitarios modernos) nos lleva a concluir que un número relativamente pequeño de almas bordona pueden causar el florecimiento o decadencia de las sociedades. Podemos plantear preguntas de historia fascinantes volviendo la mirada a figuras del pasado y ponderando su rol en el ascenso o caída de las naciones. En nuestro tiempo de crisis podemos hacer preguntas no menos fascinantes.

michael_jackson_with_the_reagans
El Presidente Ronald Reagan, la primera dama Nancy Reagan y el cantante ‘pop’ Michael Jackson en la Casa Blanca, Mayo de 1984


En nuestra época industrial los grandes carillones han sido silenciados y han sido reemplazados por el sonido artificial de campanas electrónicas, bocinas o sirenas. Suenan demasiadas campanas falsas y disonantes. ¿Adónde están aquéllos que deberían marcar el tono de nuestra sociedad de hoy? ¿No podríamos despertar a las almas bordona para ayudarnos a buscar soluciones?
return-to-order-frnt-cvr_6x9

Return to Order – Regreso al Orden – best-seller de John Horvat (h) –

 

Share

{ Comments on this entry are closed }

golden-girl

El Rincón de la Conversación


“¡Qué bonita!¡Qué bella!¡Qué gracia inocente!” Una gran intimidad y afectividad brota de esta escena. La niña, candorosa y suave,  le habla a la señora mirándola con admiración y cariño, dándole los tesoros de su inocencia, de su alma dorada como la miel de su pelo, de un rubio pálido con destellos de oro, tocado con simplicidad y gracia por un moño de terciopelo azul.

Viene al alma una impresión de frescura inmarcesible.

Natural, calma, junta las manos con limpieza de espíritu, ternura y veneración. Conversa con una señora que despierta en ella profundos sentimientos, con su bondad y elegancia.

La “niña de oro” nos muestra al vivo la escena del amor del Sagrado Corazón por los niños que relata el Evangelio.

Resuenan en el alma ecos de una campanada, de una Capilla en lo alto de una aldea rodeada de afiladas cumbres nevadas, con sus trigales, sus casas de roble cuyos nombres ancestrales en letras góticas cuelgan de artesanales herrajes, todo con la suavidad de un villancico, con la presencia de aldeanos y de caballeros, de damas elegantes y de campesinas que visten ufanas trajes bordados con encanto e imaginación, que vienen de adorar al Niño Dios…

La señora corresponde con gracia al encanto y admiración de la niña. La mira como si fuera una hija, inclinándose con bondad y ánimo de protección, con una límpida sonrisa sin sombras, haciéndole sentir que para ella no hay nadie más en el mundo, en ese momento, que el ser angelical que acaba de regalarle un ramo de delicadas flores.

036-la-reina-y-la-nina-de-oro

En verdad, al soplo de las antiguas tradiciones, la señora es en cierto sentido su madre, pues se trata de Matilde, Reina de Bélgica. Reina en un mundo tan disonante de los valores de la monarquía católica -aún la existente en estos timpos…- que parece un milagro que se trate de una escena real y actual.  

Pero en las misteriosas y promisorias continuidades de la civilización cristiana, de renovado arraigo en la Europa del III milenio,  el Rey sigue siendo de algún modo el padre de su pueblo y la Reina, la madre. Lo tenemos ante nuestros ojos….

Agradecemos al amigo que tuvo la iniciativa de hacernos llegar esta foto, rica en altos valores cristianos, doblemente valiosa por tratarse de una “perla fina” en medio de un día a día reflejado en un noticiero poblado de escenas poco dignificantes y espectáculos vulgares, indecentes o tenebrosos. En el que nada, o muy poco, se encuentra que dé gloria a Dios y haga bien a las almas, como la escena de la Reina y la “niña de oro…”

san-vicente-custodios-flia-gordillo-davila-nonogasta

Estas tradiciones existen también con juvenil vitalidad en nuestros países hispanoamericanos, que fueron monarquías –los reinos de ultramar de España-,  sin hablar de Portugal, que dio a luz un Imperio con una tradición viva que continúa en la Familia Imperial de Orléans y Braganza.saliendo-de-la-iglesia-de-san-vicente-de-nonogasta

Para ceñirnos a los de origen hispano, se intentó hacer olvidar que tuvieron su Nobleza, presente en las crónicas hasta las primeras décadas del siglo XIX.

san-vicente-nino-dios-eucaristico-n-sra-de-fatimaPaíses en los cuales, como enseña Pío XII, florecieron élites al servicio de la cosa pública prestando además el gran servicio de ser una fuente de cultura y elevación, de buena educación y de Fe,  altamente beneficiosa para el pueblo (como enseña la doctrina católica sobre la misión de la Aristocracia: ver Apéndice IV de Nobleza y élites; ver también Apéndice hispanoamericano, en los archivos de este Boletín).

En los pueblos  más antiguos -y también en las ciudades más tradicionales- es frecuente encontrar familias descendientes de fundadores y primeros pobladores, de guerreros y cabildantes, que luego –ya en tiempos de la república- continuaron prestando preciosos servicios al Estado.

Aquí tenemos un ejemplo de estas tradiciones, que mencionamos en el “Rincón” anterior: las fiestas patronales de San Vicente Ferrer de Nonogasta, el varonil santo que alertaba contra el incipiente neopaganismo revolucionario que se difundía como una lepra renacentista. Por su voz de trueno, simbolizada por la trompeta de plata, era llamado el Angel del Apocalipsis.

En las tradicionales fiestas, los devotos llevan en andas la Imagen para ser “vestida” en la señorial casa paterna de la familia Gordillo Dávila.

Fieles a la tradición heredada de sus ancestros, vemos a miembros de la familia llevando en andas la artística talla del Patrono, acompañado por otras imágenes que manifiestan la sed de Fe y tradición del pueblo riojano, gran familia de la que la “aldea señorial” de Nonogasta –como la llamaba don Joaquín V. González- es un baluarte.

Agradecemos mucho también a nuestros amigos nonogasteños por las valiosas imágenes que muestran su invalorable tradición.  

Share

{ Comments on this entry are closed }

010-ap-iii-formas-de-gobierno-mayo-016

B – Las formas de gobierno: los principios abstractos y su influencia en la formación de una mentalidad política

Respecto a los documentos pontificios y las enseñanzas de Santo Tomás sobre las formas de gobierno mencionados en el presente libro, y especialmente en este apéndice, parece conveniente hacer algunas consideraciones.

14. Utilidad concreta de los principios abstractos

Antes que nada, hagamos una observación. Los mencionados documentos enuncian, en especial, principios de naturaleza abstracta, y no pocas personas piensan hoy en día que las abstracciones no tienen ninguna utilidad en materia política, social o económica. En virtud de ello cuestionan o niegan a priori el alcance de los referidos documentos.

Ahora bien, al observar la realidad, aunque sea de modo sumario, se ve claramente que la verdad está precisamente en lo opuesto. Por ejemplo, a la hora de optar entre las tres formas de gobierno la presencia de principios de naturaleza abstracta ejerce en la mentalidad de la gran mayoría de nuestros contemporáneos una muy acentuada actuación, y en no raras ocasiones, incluso preponderante.

Así pues, podernos ver que:          

* De las tres formas de gobierno —monarquía, aristocracia y democracia— es la monarquía pura aquella en la que mayor es la desigualdad entre quien ejerce el poder y aquellos sobre quienes lo ejerce. En ella, el monarca tiene la función de mandar, y a los demás les corresponde obedecerle.

* Cuando la monarquía coexiste con una aristocracia que la modera por encontrarse varias de las funciones del poder real en manos de los aristócratas, la desigualdad entre el Rey y sus súbditos se encuentra atenuada, ya que a algunos de ellos —a los aristócratas— les corresponde no sólo obedecer, sino también participar de algún modo en la regia potestad.

* En esta perspectiva, la desigualdad es aún menor cuando el poder del rey se ejerce acumulativamente con el de la aristocracia y el del pueblo, pues en ese caso también a éste último le compete ejercer una parcela del poder público, lo que está en consonancia con la democracia.

* En esta enumeración hay que considerar todavía la hipótesis de un Estado en que no les corresponda ni al rey ni a la aristocracia ningún poder público, o sea, un Estado cabalmente republicano. En él, la desigualdad política es ipso facto inexistente, al menos en teoría, [16] y los gobernantes elegidos por el pueblo deben ejercer el poder íntegramente ad mentem del electorado.

Ahora bien, son muchísimos los que determinan hoy su preferencia hacia una de esas formas de gobierno según un principio abstracto (condenado, por cierto, por San Pío X): el de que la monarquía e, implícitamente, también la aristocracia, son formas de gobierno injustas porque admiten la desigualdad política y social entre miembros de un país; lo que, a su vez, es consecuencia del principio metafísico de que toda desigualdad entre los hombres es intrínsecamente injusta.

********************************************

[16] Cfr. Capítulo VII, 6 c.

Share

{ Comments on this entry are closed }

inmaculada-concepcion-del-milagro-catedral-de-salt

                     Bellísima imagen de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción, Ssma. Virgen del Milagro – Patrona de Salta – Más abajo, el Beato Papa Pío IX, que proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción

 

El Bienaventurado Pío IX, en la carta apostólica Ineffabilis Deus, explica de manera luminosa las razones que llevaron a la Iglesia a proclamar el dogma de la Inmaculada Concepción de María Santísima, derivadas de su título único y supremo entre toda la humanidad: Madre de Dios.

Hermosa por naturaleza y totalmente inocente, apareció al mundo como aurora brillantísima en su Concepción Inmaculada.

(…) “Considerando los mismos Padres y escritores de la Iglesia que la santísima Virgen había sido llamada llena de gracia, por mandato y en nombre del mismo Dios, por el Arcángel Gabriel cuando éste le anunció la altísima dignidad de Madre de Dios, enseñaron que, con ese singular y solemne saludo, jamás oído, se manifestaba que la Madre de Dios era sede de todas las gracias divinas y que estaba adornada de todos los carismas del divino Espíritu; más aún, que era como tesoro casi infinito de los mismos, y abismo inagotable, de suerte que, jamás sujeta a la maldición y partícipe, juntamente con su Hijo, de la perpetua bendición, mereció oír de Isabel, inspirada por el divino Espíritu: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre.p9-915fb-pio-ix

“De ahí se deriva su sentir no menos claro que unánime, según el cual la gloriosísima Virgen, en quien hizo cosas grandes el Poderoso, brilló con tal abundancia de todos los dones celestiales, con tal plenitud de gracia y con tal inocencia, que resultó como un inefable milagro de Dios; más aún, como el milagro cumbre de todos los milagros y digna Madre de Dios, y allegándose a Dios mismo, según se lo permitía la condición de criatura, lo más cerca posible, fue superior a toda alabanza humana y angélica, atestiguaron que la carne de la Virgen tomada de Adán no recibió las manchas de Adán, y, de consiguiente, que la Virgen Santísima es el tabernáculo creado por el mismo Dios, formado por el Espíritu Santo, (…) y que Ella es, y con razón se la celebra, como la primera y exclusiva obra de Dios, y como la que salió ilesa de los igníferos dardos del maligno, y como la 002-026-amanecerque hermosa por naturaleza y totalmente inocente, apareció al mundo como aurora brillantísima en su Concepción Inmaculada. Pues no caía bien que aquel objeto de elección fuese atacado de la universal miseria, pues, diferenciándose inmensamente de los demás, participó de la naturaleza, no de la culpa; más aún, muy mucho convenía que como el unigénito tuvo Padre en el cielo, a quien los serafines ensalzan por Santísimo, tuviese también en la tierra Madre que no hubiera jamás sufrido mengua en el brillo de su santidad.

“Por lo cual, después de ofrecer sin interrupción a Dios Padre, por medio de su Hijo, con humildad y penitencia, nuestras privadas oraciones y las públicas de la Iglesia, para que se dignase dirigir y afianzar nuestra mente con la virtud del Espíritu Santo, implorando el auxilio de toda corte celestial, e invocando con gemidos el Espíritu paráclito, e inspirándonoslo él mismo, para honra de la santa e individua Trinidad, para gloria y prez de la Virgen Madre de Dios, para exaltación de la fe católica y aumento de la cristiana religión, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con la de los santos apóstoles Pedro y Pablo, y con la nuestra: declaramos, afirmamos y definimos que ha sido revelada por Dios, y de consiguiente, qué debe ser creída firme y constantemente por todos los fieles, la doctrina que sostiene que la santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original, en el primer instante de su concepción, por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo, salvador del género humano.el-talar-iii-lap-rosas-bordo-qda-026

El Bienaventurado Pío IX, en la carta apostólica Ineffabilis Deus, explica de manera luminosa las razones que llevaron a la Iglesia a proclamar el dogma de la Inmaculada Concepción de María Santísima.

“Por lo cual, si algunos presumieren sentir en su corazón contra los que Nos hemos definido, que Dios no lo permita, tengan entendido y sepan además que se condenan por su propia sentencia, que han naufragado en la fe, y que se han separado de la unidad de la Iglesia, y que además, si osaren manifestar de palabra o por escrito o de otra cualquiera manera externa lo que sintieren en su corazón, por lo mismo quedan sujetos a las penas establecidas por el derecho”.

PÍO IX, Carta Apostólica Ineffabilis Deus, del 8 de diciembre de 1854, § 12 a 14.

tradicion-y-accion-peru

Fuente: TRADICION y ACCION por un Perú mayor

Martes 8 de diciembre de 2015

Share

{ Comments on this entry are closed }

A 100 años de la muerte del Emperador Francisco José de Austria:

Supremacía de la tradición, de la legitimidad, del esplendor y de la sacralidad, sobre la riqueza y el poder militar

Plinio Corrêa de Oliveira

diapositiva2

En el centenario de la muerte del Emperador Francisco José de Austria, continuador de las tradiciones del Sacro Imperio Romano Germánico, presentamos a nuestros lectores las siguientes notas* basadas en una rica exposición verbal del Prof. Plinio Corrêa de Oliveira para socios y cooperadores de la TFP brasileña, del 27-V-74. En ellas se destacan sus penetrantes observaciones de ambientes y psicologías y su inspirada aplicación de criterios afines a la estética tomista para elevar todas las cosas a Dios  –      (*) no revistas por el autor

Hoy haremos algo en la línea de Ambientes, Costumbres, Civilizaciones para poner en evidencia uno de los aspectos más marcantes de la Revolución** actualmente: lo que sus secuaces más modernos llaman “desmitificación”  o “desacralización”. (**) Se refiere a la Revolución gnóstica e igualitaria, cf. “Revolución y Contra-Revolución”, ed. argentina online www.rcr.una.obra.clave )

Para comprender bien lo que eso significa debemos ante todo entender la noción que los revolucionarios tienen de “mito” o de cosas “sagradas”. Para llegar al fondo de la noción en dos palabras diría lo siguiente: en la pieza de teatro de Edmond Rostand “Chantecler”, el autor se vale de la figura principal, el gallo, para decirle al sol algo como: “¡Gloria a ti, oh sol, sin el cual las cosas no serían sino lo que son!”

Un rayo de sol que cae sobre una simple cartulina, por ejemplo, puede dar efectos magníficos en los que, sin artificio ni mentira, le agrega algo a la cartulina que le confiere una belleza especial.

Me acuerdo que durante años, cuando pasaba por la Calle de la Consolación (en San Pablo, Brasil), camino al Colegio San Luis, había siempre en la cúpula de una casa un vidrio abierto. Al parecer la dueña de casa no lavaba la ventana y el sol, dando en el vidrio, ¡era un verdadero esplendor! El sol se reflejaba sobre la suciedad dando el efecto de un espejo maravilloso, y yo me divertía tratando de descubrir en mi alma cuántas cosas eso significaba: el cielo iluminando y reflejándose en la suciedad, y logrando de ella un brillo especial…

Así, las cosas vistas por el hombre con verdadero espíritu filosófico –y sobre todo con espíritu de Fe-  reflejan algo de un orden superior: ellas tienen una analogía, una semejanza, con algo que existe en ese orden…

Por ejemplo un pedazo de vidrio de ventana en el que se refleja el sol tiene analogía con el brillante, aunque éste sea mucho más que el vidrio. El brillante, a su vez, tiene analogía con alguna piedra maravillosa que existiría en el paraíso terrenal, en comparación con la cual el propio brillante no sería sino un pedazo de vidrio. Pero el brillante del paraíso terrenal tiene analogía con alguna substancia que existe en el paraíso celeste comparado con la cual él mismo no es sino un pedazo de vidrio…

Y esa cosa preciosísima del paraíso celestial no es sino un pedazo de vidrio, y menos aún que eso, comparado con la inteligencia del menos dotado de los hombres, porque el brillante que rutila es símbolo de la inteligencia. Hasta se acostumbra a decir que una persona muy inteligente tiene una ‘inteligencia brillante’.

El menos dotado de los hombres tiene incomparablemente más luz en sí que un brillante, porque posee una luz de otra naturaleza. Pero ese mismo hombre es, a su vez, imagen de una persona inteligente. Esta, a su vez, es una imagen del Angel. Y éste es una imagen de Dios…

Entonces, a partir del fragmento de ventana –por sucesivas ascensiones- podemos llegar hasta la perfección infinita que es Dios Nuestro Señor.

El espíritu bien formado trata de ver siempre en una cosa la imagen de algo más elevado y de dirigir el espíritu a una consideración más alta, y es insaciable de analogías de esas hasta llegar a Dios. Es de esta manera que nos valemos de todas las cosas criadas para subir a Dios Nuestro Señor.

Esto que se puede decir en el orden natural sobre todo puede decirse en el orden de la gracia. Porque ella ilumina a los hombres más de lo que el sol ilumina a todas las criaturas de la tierra. La gracia, a su vez, es un don sobrenatural creado por Dios, y a través del cual podemos tener una idea de cómo es Dios Nuestro Señor…

El resultado de esta tendencia de espíritu consiste en que todos los pueblos que tienen un mínimo de sanidad psicológica, de sanidad mental, tratan de presentar todos los aspectos de la realidad –y cuando no les es posible, algunos de ellos- de manera que tales aspectos conduzcan a una realidad superior.

j-carlista-galope

Si consideramos, por ejemplo, un militar, nos gustaría verlo con un uniforme que nos haga pensar en el esplendor del coraje, trazo que distingue al militar. Y de tal manera que nosotros, de proche en proche, acabáramos reflexionando sobre el coraje angélico y el vigor con el que San Miguel Arcángel expulsó del cielo al demonio. De donde, entonces, el gusto por cierto esplendor en el uniforme militar.

diapositiva1                San Felipe Neri celebrando la Santa Misa

Si consideramos al sacerdote en ejercicio de sus funciones, debemos querer considerar en él la sacralidad de su misión. Y a través de esa consideración, algo que nos haga pensar en Dios. De modo que es útil y hace bien –sobre todo cuando está celebrando la Santa Misa- realzar su figura  con paramentos que nos den idea de la importancia de su misión y a través de ésta nos haga pensar en Dios.

Así también podríamos considerar cualquier otra profesión. El profesor universitario, por ejemplo. Lo normal sería que diera clase revestido de toga. ¿Por qué? Para realzar el esplendor, la gravedad, la importancia del oficio y misión del profesor. El traje realza la idea de la misión; la idea de la misión nos lleva a Dios, Fuente de toda verdad y Maestro de todos los profesores.

Luego, hay una tendencia natural del espíritu que no es ateo a ver siempre algo más alto presente en lo inferior y tratar de realzar lo que está más abajo para conducir el espiritu hasta lo que está más elevado.

Esto, que es una tradición de la Civilización Católica, es un principio que ella transformó y aplicó en innumerables hábitos sabios que permanecieron vivos hasta nuestros días. Es precisamente esto lo que el espíritu moderno considera “mito”. El ver en una cosa la presencia de una realidad superior es hacer de ello un “mito”. Tratar de ver algo por sus aspectos más altos sería “mitificar”, sería considerar ese algo de modo fantasioso e imaginario.

Luego, esto que para nosotros es una serie de elevaciones que nos conducen hasta Dios, para el ateo es una serie de “mitos” que nos conducirían hasta la mentira. Porque Dios para él no existe y, al no existir, evidentemente es un mito que esas cosas puedan conducir hasta Dios, y todo esto no es sino poesía y vacío.

De donde brota entonces la tendencia a lo que ellos llaman “desmitificación”, la desacralización. El sacarle a las cosas todos sus adornos, privarlas de todas las formas de belleza para presentarlas “tierra-tierra”, “como ellas son”, para evitar la mitificación, la sacralización.

franz_von_matsch_die_deutsches_bundesfursten_huldigen_kaiser_franz_joseph1440-pxl

El Kaiser Francisco José recibe al emperador Guillermo II y los príncipes alemanes en la Sala María Antonieta. Palacio de Schönbrunn, Viena, 1908, por Franz von Matsch

El encuentro, representado en el cuadro que analizaremos, se da en el Palacio de Schönbrunn, en Viena, en 1908. Tal encuentro tiene los siguientes antecedentes: Francisco José celebraba en aquella ocasión 60 años de reinado. El subió al trono muy temprano por la abdicación de un tío y era descendiente de los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico.

Simplificando mucho la narración histórica, durante buena parte de su reinado Francisco José fue el jefe de todos los pueblos de lengua alemana. El Sacro Imperio había sido abolido y substituido por Napoleón Bonaparte por una organización llamada Confederación Germánica, y los emperadores de Austria eran los presidentes hereditarios de esa Confederación.

Cerca de la mitad del siglo XIX, Prusia promovió una coalición de estados germánicos en contra de él y lo expulsó de la Confederación Germánica, quedando entonces como Emperador de Austria-Hungría. Y los demás pueblos de lengua germánica pasaron a constituir un solo imperio bajo la dirección del Kaiser (Guillermo).

Entonces había varios reyes, príncipes que eran señores de diversas partes del territorio alemán, y el Kaiser o Emperador era el jefe de todos ellos.

Francisco José –además de ser de las más antiguas dinastías de Europa y ciertamente de la más ilustre y sacral de todas ellas, que es la Casa de Austria-, resultó expulsado del mundo alemán y presidiendo apenas un conglomerado de estados de lengua magiar, de lengua eslava, un poco de lengua italiana, etc., la monarquía austro-húngara (de la que Austria, de lengua germánica, era el elemento central).

El estaba, por tanto, en un estado de resentimiento en relación al mundo alemán. Como Guillermo II necesitaba de su apoyo, por ocasión del 60º aniversario del reinado de Francisco José, el Kaiser fue llevando una comisión de príncipes alemanes a visitarlo. El cuadro representa la Sala María Antonieta del Castillo de Schönbrunn en el cual están siendo recibidos.

Están viendo una escena altamente sacralizada en el siguiente sentido: el esplendor del ceremonial militar y del ceremonial de Estado es llevado al máximo de gala y de pompa para elevar el espíritu a consideraciones más altas, que se refieran a Dios Nuestro Señor.

Francisco José está solo frente a todos los otros príncipes alemanes. El Kaiser está con un casco de penacho grande. Todos los otros son reyes y príncipes de pequeños estados alemanes.

En Alemania había tres ciudades libres de organización burguesa; no eran monarquías sino repúblicas: Bremen, Hamburgo y Lübeck. Aquí está el representante de una de ellas (el Burgomaestre de Hamburgo, Dr. J. H. Burchard).

homenaje-del-emperador-guillermo-ii-al-kaiser

He aquí los principales monarcas y príncipes presentes. El hombre mayor de barba blanca (a la izq. de Guillermo II) es el Príncipe Regente Luitpold de Baviera. Al lado de él se encuentra el Rey de Sajonia. Bien al costado, junto al cuadro de María Antonieta, se encuentra el Gran Duque Federico de Baden. El de uniforme azul con borlas doradas es el Gran Duque Federico Francisco IV de Mecklenburg-Schwerin. (Hay otros representantes de principados alemanes: ver la lista completa en el gráfico reproducido aquí).

 

Uds. pueden ver allí la atención centrada en una idea de gran esplendor. Noten como todo es luminoso: la sala tiene una luz…! Es la luz natural, una luz como plateada, que se refleja en las paredes, que da en el piso…

Se diría que el piso es una piedra preciosa sobre la cual ellos están pisando, cuyo reflejo incide en el blanco de la mesa junto a la cual está Francisco José, así como en el blanco de los penachos de los cascos de los varios príncipes allí presentes; refulge en la borla dorada que lleva ese duque; refulge en los muebles, en los espejos…, hay una inundación de luz.

Esa luz brilla en las condecoraciones, en los galones; por todas partes lo que vemos es luz y esplendor. Por otra parte, se nota que las personas están todas en una actitud de gran compostura y respeto de quien sabe quién es y qué representa, que usa ese uniforme por respeto para consigo mismo y para con su propio cargo.

La idea es sublimar todo lo posible el poder público, el Estado, por respeto a la dignidad de la criatura humana a la cual el Estado está llamado a gobernar.

Vemos su aire militar, que les confiere una idea  de poder, de fuerza, de manera que se podría decir: fuerza, esplendor, sacralidad son elementos muy presentes en este cuadro.

Tienen ustedes aquí a Alemania, pero la Alemania dominada por Prusia. El Kaiser tiene un papel en la mano, que puede ser el texto de un discurso que está leyendo o que acaba de leer, y Francisco José ha oído o está oyendo la salutación.

Un verdadero primor es Francisco José! Son dos escuelas completamente diferentes. La Alemania nueva, militar, industrial representada por el Kaiser y quienes lo siguen. La vieja Alemania, antigua, sacral, noble, distinguida, –guerrera, es verdad, pero no principalmente guerrera sino patriarcal, que está representada por el Emperador de Austria. Son dos figuras diversas, dos ideas diversas: la de la Alemania militarista, pre-nazi, y la idea del viejo mundo germánico sacral y católico.

Observen esto de curioso. Francisco José está enteramente solo, no se hace acompañar por nadie; su uniforme es simple, apenas tres colores: una casaca blanca, un pantalón colorado con un galón dorado que va de alto a bajo. Dorado, colorado, blanco…, por coincidencia, los colores de la TFP. El lleva una faja, en diagonal sobre el pecho, que es de una condecoración, y tiene en las manos un casco con plumas de un verde claro y discreto.

El, enteramente solo, pesa en la balanza tanto o más que todos los otros reunidos. Se tiene la impresión de que los otros hacen fuerza para pesar tanto como él. Por otro lado hay cierta simplicidad en su actitud, mientras que los otros están poco naturales, con el cuello estirado para dar la idea de que valen algo. Francisco José está con una naturalidad completa, pero al mismo tiempo tiene una distinción que deja a todos los otros empequeñecidos… A tal punto que hay una especie de vacío alrededor de él y que nadie se pone cerca de él.

Consideren su fisonomía: es un hombre sumamente consciente de que no necesita de adornos ni nada para ser él mismo. Tiene tras de sí siglos de historia, siglos de gloria; posee un derecho que la fuerza no violó y por esa causa recibe a sus visitantes de un modo serio, afable, pero no risueño.

Recibe visitantes en relación a los cuales tiene una queja, que él vela con toda urbanidad. Pero está quejoso y los mira con una fisonomía como quien dice lo siguiente: “Mucha simplicidad, etc., etc., pero observen mi palacio, símbolo de mi fuerza. Si hubiera otra guerra yo recibo a punta de espada, porque no me dejo dominar por nadie”. Esto queda insinuado con toda afabilidad, con toda dignidad, con toda distinción.

El comentario podría ser aquí: cuánto vale la tradición, cuánto vale el derecho, cuánto vale la sacralidad por encima de todas esas cosas como riqueza, poder, etc…

diapositiva3

Para quien analiza el ambiente, hay un valor simbólico especial en este cuadro de María Antonieta. Es un cuadro que la mayor parte de esos príncipes abomina. Todos o casi todos ellos son muy anti-franceses. Austria, al contrario, en el último período de la monarquía austríaca, era muy pro-francesa.

Ahí se ve al militarista alemán desdeñando el charme (encanto) austríaco y la gracia francesa, pensando que todo se consigue por la espada. Allí está el símbolo del charme austríaco y de la gracia francesa: el cuadro muestra a María Antonieta, Reina de Francia, pintada por Mme. Vigée Lebrun, uno de los cuadros más famosos y de más gracia representando a la Reina-mártir.

Como saben, María Antonieta era austríaca y le mandó este cuadro a María Teresa, su madre, Emperatriz del Sacro Imperio Romano Germánico, por tanto antecesora de Francisco José en el trono imperial.

Hay una antítesis entre dos mundos. Del lado del Kaiser y los príncipes alemanes el esplendor de la fuerza, del poder, de la riqueza. Por encima de ese esplendor tenemos, brillando aquí solo, el esplendor también de la fuerza, también del poder, también de la riqueza, pero que considera la fuerza, el poder y la riqueza valores secundarios, y que da importancia a la historia, a la tradición y a la sacralidad. Ahí tienen ustedes a Francisco José.

Vean ahí un aspecto maravilloso de la Civilización Cristiana.

Hoy en día no se ve más una ceremonia pública que tenga, ni de lejos ese esplendor, e incluso los hombres de esta categoría se van tornando cada vez más raros. Hay una caída en todo. Porque nada se hace para recordar algo más elevado y menos aún para elevar a Dios. Hay un achatamiento, la invasión de la vulgaridad –para no decir de la indecencia- a fin de substituir lo maravilloso de otros tiempos.

 

Share

{ Comments on this entry are closed }

Clarinadas – Cruzada reparadora de oraciones – 1917-2017 – Centenario de las Apariciones de Fátima – Oportuno llamado de Tradicion y Acción por un Perú Mayor: la consagración presidencial a los Corazones de Jesús y de María y el deber de la coherencia – TFPs y entidades afines brindan formación para universitarios en la católica Polonia – Denodada lucha por la Familia y la Vida contra la Ideología de Género en Alemania – Serie de conferencias de la ilustre dirigente pro familia y vida rumana, Dra. Anca María Cernea – Cuándo comienza la vida humana, por el Dr. Oscar Botta – Beata Sor María Antonia de Paz y Figueroa, de señorial linaje norteño

02.11.2016

 CRUZADA REPARADORA DE ORACIONES – 1917-2017 – Centenario de las Apariciones de Fátima PAGINA DE LA CRUZADA REPARADORA DE ORACIONES: http://Fatima2017.world 307 personas rezando en todo el mundo! Meta: 1 millón ¡Ven, Madre mía, ven! Guerras, terrorismo islámico, disturbios civiles, crisis económicas, desempleo… Persecución violenta a cristianos en Medio Oriente, África, Pakistán, Vietnam y China… […]

Share
Read the full article

Una constitución democrática debe asumir y proteger los valores de la Fe cristiana, sin los cuales no podrá subsistir – Apéndice III de Nobleza y Elites tradicionales análogas – La Iglesia y las formas de gobierno (nota 6)

02.11.2016

¹³. Una constitución democrática debe asumir y proteger los valores de la Fe cristiana, sin los cuales no podrá subsistir Nota de la Redacción: los destaques en negrita del siguiente texto son de la Redacción Tomando en cuenta las peculiares circunstancias de nuestros días, resulta oportuno el juicioso comentario realizado por el Cardenal Joseph Ratzinger, […]

Share
Read the full article

El liderazgo natural de las ‘almas bordona’ – Regreso al Orden

02.11.2016

Ilustración: Carillón de la Municipalidad de Haltern am See, en Renania-Westfalia del Norte. Fotografía de Arnoldius Plinio Corrêa de Oliveira decía que la sociedad se asemejaba a un carillón. El carillón es un grupo de por lo menos veintitrés campanas de bronce fundido colgadas en un campanario y dispuestas para tocar música. Aplicando su metáfora, […]

Share
Read the full article