008 Clarinadas

PRESENTACION DE “OPCION PREFERENCIAL POR LA FAMILIA – 100 PREGUNTAS Y 100 RESPUESTAS A PROPOSITO DEL SINODO” Y PROYECCION DE IMAGENES SOBRE LA CAMPAÑA FILIAL SUPLICA EN AFRICA

De blog Bastión del Norte: 

http://bastionfamilia.blogspot.com.ar/2015/06/viernes-26-de-junio-19-hs-presentacion.html

Salta, Viernes 26 de junio – 19 hs – Flashes de la Filial Súplica en el mundo y Presentación del vademecum “Opción preferencial por la FAMILIA – 100 preguntas y 100 respuestas a propósito del Sínodo” –

 
 
 
Mgr Jean MBARGA Archevêque de Yaoundé 150521_0073
Campaña de la Filial Súplica y difusión del vademecum “Opción preferencial por la FAMILIA – 100 preguntas y 100 respuestas a propósito del Sínodo” en Africa – 
PROGRAMA DE LA PRESENTACION del Viernes 26
19 hs: 
+ Asociaciones y personalidades provida que promueven la Filial Súplica y la difusión del vademecum:  imágenes y flashes de la campaña
+ Una obra clave, fiel y realista para la Iglesia y la Familia
(Al finalizar: Distribución del vademecum – ver más abajo)

Tenemos el agrado de invitar a Ud. y familia a la 
presentación del opúsculo “Opción preferencial 
por la FAMILIA – 100 preguntas y 100 respuestas 
a propósito del Sínodo”, que se llevará a cabo 
como primicia en Salta el próximo 
VIERNES 26 DE JUNIO A LAS 19 HORAS
EN EL MUSEO DE LA CIUDAD (Sala de los Intendentes, 1° piso), 
Peatonal La Florida y Alvarado. 
Los autores de este “vademecum de la Familia” 
que se está difundiendo en todo el orbe católico 
son Mons. Aldo di Cillo Pagotto, SSS,  Arzobispo 
de Paraíba (Brasil), Mons. Robert Vasa, Obispo 
de Santa Rosa (California, EE.UU.), y Mons. 
Athanasius Schneider, Obispo Aux. de Astana 
(Kazakstán);  cuenta con prefacio de 
S.E.R. Cardenal Jorge Medina 
Estévez, y expresivas recomendaciones 
de otros prelados 
de la Santa Iglesia.
La presentación estará a cargo del 
Prof. Luis María Mesquita Errea y de la 
Prof. Elena Brizuela y Doria. 
R.S.V.P.
0387 156851531
 
 
Nota: Por especial gentileza de Edizioni 
Supplica Filiale y de entidades provida 
argentinas asociadas a la Filial Súplica, 
el vademecum podrá adquirirse en este 
lanzamiento a precio especial (50% de 
su costo).
​°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

 
“Que la familia atraviese en no pocas regiones una 
verdadera 
y profunda crisis, es una apreciación que parece 
objetivamente verdadera. Ante esta realidad no sería 
una actitud sabia 
ignorarla o minimizarla: es preciso tenerla en cuenta, 
tratar 
de evaluar sus dimensiones y magnitud, y esforzarse 
para 
identificar los medios para superarla. A eso apunta, 
con 
realismo y esperanza, el volumen que presento”. (…).  
Cardenal Jorge Medina Estévez, 
Prefacio de la obra a presentar
 
​”Creo que este volumen, por la claridad de la 
impostación 
teológica, por la singular claridad y lealtad de 
la lectura 
de la tradición magisterial sobre la familia, 
puede ser 
un instrumento valiosísimo para ayudar al 
pueblo cristiano 
a vivir la prueba de este debate interno en la 
Iglesia, no 
siempre libre y sensato, como una ocasión 
de maduración 
de la fe (…) única razón de la prueba que 
Dios permite a
 todo el pueblo cristiano, comenzando por 
los más 
humildes, esto es, los más santos. Con los 
augurios de 
una amplia y feliz difusión”. 
Mons. Luigi Negri, 
Arzobispo de Ferrara-Comacchio, 
Abad de Pomposa, Italia 
​​°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°
4 y 5 de septiembre: XI Jornada de 
Cultura 
Hispanoamericana por la 
Civilización Cristiana y la Familia 
– SALTA – Oportunamente brindaremos información respecto de la Jornada a nuestros estimados lectores
 

{ 0 comments }

008 Clarinadas

007 Roland recortado chiquito 1.175 SACERDOTES NORTEAMERICANOS APOYAN A 500 SACERDOTES DEL REINO UNIDO PIDIENDO A LOS PADRES SINODALES QUE DEFIENDAN EL MAGISTERIO TRADICIONAL DE LA IGLESIA SOBRE FAMILIA

12c7dd_edce7589ec9546cebc8ce70e6edf1c16.jpg_srz_p_245_350_75_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srz

San Pedro entregando las llaves del Papado a sus sucesores – Significativo logo de CREDO PRIESTS

Más de 1.000 sacerdotes norteamericanos –entre ellos, 7 Obispos- han enviado una petición a los Padres sinodales para pedirles que se mantengan firmas en su enseñanza sobre el casamiento, la familia y la sexualidad: «Advertimos  -expresan- una confusión entre los laicos a partir de octubre pasado (n. de la R.: se refieren al Sínodo Extraordinario) , y por eso queremos reafirmar nuestra fidelidad indefectible a la doctrina tradicional de la Iglesia ». Retomando una carta abierta firmada por 500 sacerdotes del Reino Unido el 24 de marzo pasado, la organización CREDO PRIESTS se compromete a «presentar la enseñanza tradicional de la Iglesia en toda su plenitud, acogiendo con compasión a quienes luchan para responder a las exigen cias del Evengelio en una sociedad cada vez más laica». También le piden a los participantes del Síndo «una proclamación clara y firme de la enseñanza moral inmutable de la Iglesia para disipar la confusión y fortalecer la fe».

http://www.lavie.fr/religion/lamatinale/christianisme-americain-enquete-argentine-mgr-romero-19-05-2015-63274_400.php

http://www.credopriests.org/

http://www.catholicherald.co.uk/news/2015/03/24/nearly-500-priests-in-england-and-wales-urge-synod-to-stand-firm-on-communion-for-the-remarried/

007 Roland recortado chiquitoRED FEDERAL DE FAMILIAS: V CONGRESO NACIONAL DE FAMILIA Y VIDA – IMPORTANTE DECLARACION FINAL

El V Congreso Nacional de Familia y Vida, organizado por la Red Federal de Familias de Santiago del Estero, juntamente con los representantes de la Red a nivel nacional, tuvo lugar el 23 y 24 de mayo pasado en las excelentes instalaciones del FORUM. Fue ampliamente concurrido y contó con excelentes disertaciones de integrantes de la R.F.F. y expositores invitados. La calidez santiagueña y los altos ideales de la Red Federal de Familias fueron elementos determinantes en el promisorio éxito del Congreso. Al cierre se leyó una importante declaración final, como lo informa la agencia AICA:

http://www.aica.org/17959-la-red-federal-de-familias-dio-una-declaracion-tras-su.html

007 Roland recortado chiquito SINODO DE LA FAMILIA: LAS AUDACES TESIS DEL CARDENAL KASPER: ¿LOGRARAN ALTERAR 2000 AÑOS DE ENSEÑANZA INFALIBLE DE LA IGLESIA Y DEL PROPIO EVANGELIO? LÚCIDO ANALISIS DE UN JURISTA DE TRADICIONAL FAMILIA SALTEÑA

http://aristocraciacatolica.blogspot.com.ar/2015/06/sinodo-de-la-familia-las-audaces-tesis.html

index KARD KASPER

Lea

UN LAICO Y LA PROPUESTA DE KASPER

El punto de vista de un abogado sobre la comunión a los divorciados vueltos a casar

del jurista salteño Dr. José Durand Mendioroz en el blog BASTION del NORTE  por la FAMILIA y la VIDA:

http://bastionfamilia.blogspot.com.ar/2015/06/sinodo-de-la-familia-octubre-2015-las.html

Solicite el envío gratuito del texto en archivo pdf  a: bastiondelnorte@gmail.com

“Escrito con gran seriedad y claridad” – “Da luz en medio de tanta confusión y oscuridad en las conciencias de muchos católicos”

Comentario de una católica provida sanjuanina : Muchas gracias por el envío.  Ante su pedido de mi opinion es que está escrito con seriedad y claridad.  Muy bueno, escrito con gran espíritu católico y sabiduría, según yo puedo entender. Lo comparti con algunos sacerdotes y estan de acuerdo. Da luz en medio de tanta confusión y oscuridad en las conciencias de muchos católicos. Recemos y  defendamos la familia.

007 Roland recortado chiquito REPERCUTE AMPLIAMENTE “OPCION PREFERENCIAL POR LA FAMILIA – 100 PREGUNTAS Y 100 RESPUESTAS ACERCA DEL SINODO”

En nuestro anterior boletín informamos del lanzamiento en Roma de este “vademecum sobre la Familia” del que se están haciendo eco  importantes medios informativos del mundo católico, de los que transcribimos algunas citas:

De infocatólica:

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=24082

«VADEMECUM SOBRE LA FAMILIA»
Tres obispos publican «Opción preferencial por la Familia: 100 preguntas y respuestas acerca del Sínodo»
Un vademecum de 100 preguntas y respuestas que expone la doctrina de la Iglesia sobre matrimonio y familia ha sido publicado con el fin de aclarar la confusión, con vistas al Sínodo de Obispos sobre la Familia de octubre próximo. Sus autores, Mons. Aldo di Cillo Pagotto, arzobispo de Paraíba (Brasil), Mons. Robert Vasa, obispo de Santa Rosa, California (EE.UU.), y Mons. Athanasius Schneider, Obispo Auxiliar de Astana (Kazakstán), describen la publicación como un «vademecum sobre la familia».

De lifesitenews

https://www.lifesitenews.com/news/three-bishops-pen-new-hard-hitting-book-to-clear-up-synod-confusion

Three bishops pen new hard-hitting book to clear up Synod confusion
ROME, May 29, 2015 (LifeSiteNews.com) — “The Synod is a solely consultative assembly that has no Magisterial weight in and of itself.” “Neither the Synod of Bishops nor any other Church authority has the competence to change the doctrine of the Church.” Those are a couple of the hard-hitting quotes in a newly released book penned by three bishops and endorsed by another four, one of whom is a retired Vatican cardinal. LifeSiteNews has obtained a copy of the book, which is available in several languages and will be sent to all of the world’s bishops.
Preferential Option for the Family — 100 Questions and Answers Relating to the Synod was authored by Santa Rosa Bishop Robert Vasa, Bishop Athanasius Schneider of Astana, Kazakhstan, and Archbishop Aldo de Cillo Pagotto of Paraiba, Brazil. The guidebook on the Church’s teaching on marriage and the family, released in an effort to counter the confusion surrounding the upcoming Synod on the Family was also endorsed by Cardinal Jorge Medina Estevez, Prefect Emeritus of the Congregation for Divine Worship and the Discipline of the Sacraments, Italian Archbishop Luigi Negri, Belarus Archbishop Tadeuz Kondrusiewicz, and Ecuador Bishop Patricio Bonilla.

007 Roland recortado chiquitoMUY PRONTO EN ARGENTINA!

Próximamente estará a disposición de los interesados la esclarecedora obra “Opción preferencial por la Familia: 100 preguntas y respuestas acerca del Sínodo” que ya está recorriendo el mundo.

Contacto: bastiondelnorte@gmail.com

007 Roland recortado chiquitoCIENTOS DE MILES DE FIELES SE SUMAN A LA FILIAL SUPLICA A SU SANTIDAD EL PAPA FRANCISCO I POR EL FUTURO DE LA FAMILIA

filialsuplicapapa.org

Según informa el site Filial Súplica al día de hoy, 9 de junio, 272652 católicos del mundo se han sumado a este esfuerzo por la Familia en constante crecimiento.

Para sumarse a este esfuerzo solicite el envío de planillas a:

bastiondelnorte@gmail.com

 

007 Roland recortado chiquito EL AUTOR DE “NOBLEZA Y ELITES” EN UNA PERSPECTIVA ALEMANA:

„BEGEGNUNG MIT PLINIO CORRÊA DE OLIVEIRA – Katholischer Streiter in stürmischer Zeit“

Eine Begegnung mit PCdeO 900 bytes

Atractiva presentación del libro recientemente lanzado en Alemania

La personalidad, vida y acción del autor de “Nobleza y élites tradiconales análogas” va trascendiendo a diversos puntos del planeta. En su obra recientemente aparecida, “Encuentro con Plinio Corrêa de Oliveira – Luchador católico en tiempos de tormenta”, manifiesta su autor,  el escritor y dirigente católico alemán Mathias von Gersdorff:

“En el ejemplo de su vida podemos ver cómo un hombre reaccionó de manera profundamente católica ante todo tipo de acontecimientos, oposiciones y peligros. En sus escritos encontramos descripciones precisas de los ataques a la Iglesia por parte de la Revolución (*), su mayor enemigo desde hace siglos. En su accionar podemos aprender cómo se organizan acciones concretas contra los ataques a la Cristiandad y a la Iglesia. Pese a que Plinio Corrêa de Oliveira murió en el año 1995, sus análisis sobre los últimos puntos culminantes de la Revolución -el así llamado movimiento de los años ’68, para usar una algo imprecisa caracterización común – continúan siendo profundamente actuales y significativas”.

“Su pensamiento y sus escritos, su acción pública y su personalidad fueron capaces de entusiasmar a muchos en todo el mundo a dedicarse a la Iglesia Católica, la Civilización Cristiana y la Contra-Revolución”

Trechos seleccionados de la Introducción

(Ed. Patrimonium, © 2015, Mainz, Alemania, ISBN 10.3-86417-033-8)

(*) Sobre la Revolución Igualitaria Mundial, ver en la sección Visión de Conjunto, en esta edición, la admirable  CONCLUSION de Nobleza y élites tradicionales análogas, y el magistral ensayo “Revolución y Contra-Revolución”, edición online:

Una obra clave: Revolución y Contra-Revolución
http://rcr-una-obra-clave.blogspot.com/

{ 0 comments }

Llegamos en esta entrada al final de una etapa: dar una visión de conjunto de Nobleza y élites tradicionales análogas – en las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana. Con la capacidad de ver los acontecimientos internacionales con penetración y sabiduría católicas que hasta sus adversarios ideológicos le reconocen, el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira (1908-1995)  -con más de 20 años de antecedencia- traza  un cuadro de la situación del mundo contemporáneo que en sus líneas generales conserva impresionante actualidad.

Y ante el conjunto de crisis que se abate sobre la humanidad, expresa: desde el fondo de este horizonte suciamente confuso y torvo una voz, capaz de despertar la más alentadora confianza se hace oír: “Por fin, mi inmaculado Corazón triunfará.” 

«Hay, por tanto, razones para esperar. ¿Esperar qué? La ayuda de la Providencia para todo trabajo ejecutado con clarividencia, rigor y método para alejar del mundo las amenazas que, como otras tantas espadas de Damocles, cuelgan sobre los hombres.

Fiel eco de las enseñanzas pontificias, puntualiza la misión especial —y primada— que les corresponde en las actuales circunstancias.a la Nobleza y élites tradicionales de nuestros días: «Si se entregan por entero a ella, es seguro que quienes hoy las componen y, más tarde sus descendientes, quedarán algún día sorprendidos con la amplitud de los resultados que habrán obtenido para sus respectivos países, para todo el género humano, para la Santa Iglesia Católica, sobre todo».

Nota: podrá consultar el original  completo haciendo click en el siguiente link:

http://www.pliniocorreadeoliveira.info/LN_Espanha/Volume%20I/LN_ES_Cap_00_0_Indice.htm

010 Visión de conjunto rojo

A pesar de la estupenda vitalidad que los pueblos europeos han mostrado tras haber sido sacudidos por dos guerras mundiales, es necesario reconocer que la recuperación de los efectos producidos por la última exigió de ellos mucho tiempo y un oneroso esfuerzo.

A lo largo del periodo en que Pío XII pronunció sus quince alocuciones al Patriciado y a la Nobleza romana (1940-1958), se llevaba lentamente a cabo la reconstrucción económica de Europa, y de modo muy natural, el desvelo paterno del Pontífice le llevó a hacer múltiples referencias a esa situación crítica en sus memorables discursos.

En la década siguiente, el ritmo ascensional de la recuperación europea se acentuó sensiblemente: se operaron los famosos “milagros económicos” (alemán, italiano), el florecimiento económico de España y Portugal, etc.

Con este impulso de prosperidad —cuyo auge Pío XII no llegó a ver, pero al cual entonaba en 1965 la constitución conciliar Gaudium et Spes un himno de salutación y júbilo— el cuadro general de Europa se modificó sensiblemente.

LN_ES_Cap_VIII_Conclusion_Guarda_Suiza

La Historia dirá cuál fue el papel de la Nobleza y de las demás élites tradicionales en este resurgimiento o tal vez permita valorar la repercusión de las notables directrices de Pío XII en la conducta que estas clases hayan tenido a favor de esa restauración económica.

Sin precipitarnos a enunciar un juicio preciso, nos parece que este papel fue considerable, aunque proporcionado en cada país a los medios de acción de la aristocracia y respectivas élites.

Cuando en 1989 la Rusia soviética y los demás países del Este europeo comenzaron a tornar patente la trágica extensión del fracaso a que les había arrastrado la dictadura del proletariado y el capitalismo de Estado, las naciones europeas, los Estados Unidos y otros países movilizaron para ayudarles, con sorprendente rapidez, enormes sumas… cuya restitución no se debe esperar que ocurra algún día. De este modo, las grandes naciones democráticas, orientadas y enriquecidas por la iniciativa privada, dejaban ver implícitamente a toda la humanidad el contraste para ellas triunfal entre el Oeste y el Este.

Cuánto se engañarían, sin embargo, quienes ante el cuadro aquí bosquejado imaginasen que, por efecto de la prosperidad, las diferentes crisis heredadas en las anteriores décadas de este siglo y agravadas por nuevos factores estaban resueltas.

Las fatuas tesis de que la prosperidad es siempre el principal sustentáculo del orden y del bienestar, y la pobreza la causa más importante de las diferentes crisis que atraviesan se desmiente fácilmente ante lo sucedido en la Europa de la posguerra.

⇓Escenas que muestran la virulencia de la Revolución de la Sorbona de mayo del 68

k 4 bandera roja 333827778_f676058dd9_z K 4  IV R Mayo 68barricadas mayo 68 k 4 images

En 1968, cuando el proceso de cicatrización y reflorecimiento del Viejo Continente estaba muy avanzado, estalló la terrible crisis de la Sorbona. Revelaba la presencia entre la juventud de una torrencial y disolvente influencia de ciertas filosofías hasta entonces tenidas como manifestaciones de extravagancia de ciertos “elegantes” de los ambientes de la cultura y del jet-set.

La extensión del “fenómeno Sorbona” a la juventud vanguardista del mundo, demostró la profundidad de la fisura. El deterioro general de las costumbres, ya deplorado por Pío XII, encontró en esa atmósfera de riqueza y extravagancia un ambiente tan propicio que la crisis moral y cultural de Occidente ha llegado a crear para el mundo libre una situación más grave que la de las crisis anteriores, mera o preponderantemente económicas; hasta tal punto que el crecimiento de la prosperidad ha podido ser apuntado como un importante factor en el trágico agravamiento de la crisis moral. [1]

Autodemolición de la IglesiaEl Papa Paulo VI manifestó que la Iglesia se encuentra en un proceso como de “autodemolición” – Las fotografías corroboran la tristísima realidad expresada por el Sumo Pontífice

Esta situación se ha visto acentuada por la crisis de una gravedad estrictamente sin precedentes que atraviesa la Iglesia Católica, columna y fundamento de la moralidad y del buen orden en las sociedades. [2]

A estas perspectivas se han venido a sumar dos importantes acontecimientos: la guerra del Golfo Pérsico y la victoriosa oposición de los pueblos bálticos —entre los que se destaca por su gloriosa resistencia el heroico pueblo lituano— a favor de su independencia. La importancia de este segundo acontecimiento no puede ser subestimada, ya que puso en juego principios fundamentales de la moral y del orden internacionales, y despertó en la conciencia de los pueblos una justa y enfática conmoción, como bien lo demuestra la entusiasta recogida de firmas organizada por las Sociedades de defensa de la TFP en 26 países, que alcanzó la impresionante cifra de 5.212.580 adhesiones. [3]

                             *     *     *

En el momento en que este trabajo llega a su término, graves incógnitas rodean a la humanidad por todas partes. La situación mundial bosquejada por Pío XII ha sido alterada principalmente por el hecho de que los problemas económicos de Occidente se han visto atenuados en considerable medida por efecto de los referidos “milagros”; pero al mismo tiempo, dos grandes crisis se han venido acentuando continuamente: la crisis interna de lo que otrora fue el imperio de más allá del Telón de Acero; y la crisis —también interna— de la Iglesia Católica; crisis dolorosa, esta última, que se relaciona con aquello que tienen de más esencial los problemas aquí tratados, pero sobre la cual nos abstenemos de extendernos, pues su gravedad y amplitud exigirían seguramente una obra aparte, de muchos volúmenes…

En cuanto a la primera, sus grandes rasgos son bien conocidos en el mundo entero. En el momento en que escribimos (N.de la R.: 1992), las naciones que antes constituían la URSS se encuentran disgregadas; las fricciones entre ellas se van acentuando, agravadas notoriamente por el hecho de que algunas poseen medios para desencadenar una guerra atómica.

No es improbable que, una vez desencadenada una situación bélica en el interior de la ex URSS, ésta venga a envolver a las más importantes naciones de Occidente, lo que, a su vez, podría acarrear consecuencias de envergadura apocalíptica. Una de ellas podría fácilmente ser la migración hacia Europa Central y Occidental de poblaciones enteras acosadas por el miedo a los riesgos de la guerra y por el hambre, tan urgente en la actualidad. Esta migración podría revestir, entonces, un carácter imprevisiblemente grave.

Kriegszenen

¿Cuáles serían los efectos de ese éxodo sobre naciones como las del Mar Báltico, colocadas hasta hace poco bajo el yugo comunista? ¿Y sobre otras como Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumania y Bulgaria, de las cuales sería por lo menos muy arriesgado afirmar que ya han escapado totalmente del yugo comunista?

Para completar este cuadro sería necesario tomar en consideración la posible reacción del Magreb ante una Europa Occidental puesta ante problemas de tal magnitud; y tener también en cuenta las circunstancias específicas del África Septentrional y la profunda influencia ejercida allí por la inmensa oleada fundamentalista que recorre los pueblos del Islam.

Krieg im Nahost Islam Islam in Afrika

Así pues, ¿quién puede predecir hasta donde todo este conjunto de tramas conducirá al mundo, y especialmente al mundo cristiano?

Hasta el momento, éste aún no está envuelto en el triple drama de las invasiones del Este —que se anuncian pacíficas—, de las probablemente menos pacíficas de más allá del Mediterráneo, y de una eventual conflagración mundial. No obstante, ya se vislumbra el funesto final del largo proceso revolucionario, cuya línea general se ha procurado resumir en el último capítulo de este trabajo.

Pese a haber encontrado en su camino innumerables obstáculos, tal ha sido —a partir de la confluencia histórica en la cual la Edad Media declina y muere, el Renacimiento surge en sus alegres triunfos iniciales, la revolución religiosa del protestantismo comienza a fomentar y preparar de lejos la Revolución Francesa, y muy de lejos la Rusa de 1917…— el carácter inflexible de la andadura victoriosa de dicho proceso, que se diría invencible la fuerza que lo ha movido y definitivos los resultados alcanzados por él.

“Definitivos” parecerán esos resultados si no se hace un análisis atento de la índole de ese proceso.

A primera vista, parece eminentemente constructivo, pues levantó sucesivamente tres edificios: la pseudo-Reforma protestante, la república liberal-democrática y la república socialista soviética. Sin embargo, su verdadera índole es esencialmente destructiva: él es la destrucción; él derribó a la tambaleante Edad Media, al desvaído Antiguo Régimen, al apopléjico mundo burgués, frenético y perturbado; bajo su presión se encuentra en ruinas la ex URSS, siniestra, misteriosa, podrida como una fruta que ha caído hace tiempo del árbol.

a militärparade in russld

¿No es verdad que son ruinas los mojones que señalan la trayectoria de este proceso? Y, de la más reciente de esas ruinas, ¿qué está resultando para el mundo sino la exhalación de una confusión general que promete a cada momento catástrofes inminentes, contradictorias entre sí, que se deshacen en el aire antes de precipitarse sobre los mortales y, al hacerlo, generan la perspectiva de nuevas catástrofes aún más inminentes, aún más contradictorias, las cuales quizá se desvanecerán, a su vez, para dar origen a nuevos monstruos, o quizá se convertirán en realidades atroces, como la migración de hordas enteras eslavas del Este hacia el Oeste, o la de hordas mahometanas avanzando desde el Sur hacia el Norte?

a Lamped

¿Quién lo sabe? ¿Quién sabe si esto ocurrirá? ¿Quién sabe si ocurrirá sólo (!) esto? ¿Si no habrá aún algo más y peor?

El cuadro es, sin duda, desalentador para todos los hombres que no tienen Fe; por el contrario, para quienes la tienen, desde el fondo de este horizonte suciamente confuso y torvo una voz, capaz de despertar la más alentadora confianza se hace oír: “Por fin, mi inmaculado Corazón triunfará.” [4]

La Sda Imagen en la ermita despedida IISagrada Imagen Peregrina Internacional de Nuestra Señora de Fátima (Sañogasta, La Rioja)

¿Qué confianza podemos depositar en ella? Nuestra respuesta, dada por Ella misma, cabe en una sola frase: “Soy del Cielo” [5]

Hay, por tanto, razones para esperar. ¿Esperar qué? La ayuda de la Providencia para todo trabajo ejecutado con clarividencia, rigor y método para alejar del mundo las amenazas que, como otras tantas espadas de Damocles, cuelgan sobre los hombres.

Es necesario, pues, orar, confiar en la Providencia y actuar; y para que esta acción se desarrolle es de la mayor conveniencia recordar a la Nobleza y a las élites análogas la misión especial —y primada— que les corresponde en las actuales circunstancias.

a Pie XII

Quiera la Virgen de Fátima, patrona singular de este agitado mundo contemporáneo, ayudar a la Nobleza y a las élites congéneres a tomar en la debida consideración las sabias enseñanzas que les dejó Pío XII. Estas les señalan una tarea que el Papa Benedicto XV calificó expresivamente como “sacerdocio” de la Nobleza. [6] Si se entregan por entero a ella, es seguro que quienes hoy las componen y, más tarde sus descendientes, quedarán algún día sorprendidos con la amplitud de los resultados que habrán obtenido para sus respectivos países, para todo el género humano, para la Santa Iglesia Católica, sobre todo.

NOTAS

[1] En el libro España: Anestesiada sin percibido, amordazada sin quererlo, extraviada sin saberlo —La obra del PSOE, publicado por la TFP española (Editorial Fernando III El Santo, Madrid, 1988, pp. 109-113) se describe el fenómeno tal y como ocurrió en España. Resúmenes de esta obra fueron editados en varios idiomas por las sociedades de defensa de la TFP de los cinco continentes (para consultarlos entrar en el site www.pliniocorreadeoliveira.info

[2] Cfr. Capítulo I, 4.

[3] Una delegación compuesta por once miembros de las diversas sociedades de defensa de la TFP y presidida por el Dr. Caio V. Xavier da Silveira, director del bureau-TFP de París, estuvo en Vilna, capital de Lituania, para entregar personalmente el día 4 de diciembre de 1990 al presidente Vytautas Landsbergis los microfilmes de esa monumental recogida de firmas. La delegación se dirigió a continuación a Moscú, donde entregó, el día 11 de diciembre, en la oficina de Mijail Gorbachov en el Kremlin, una carta en la que se afirmaba: “En nombre de más de cinco millones de firmantes, queremos pedirle formalmente que elimine todos los obstáculos que impiden que Lituania adquiera su total independencia; acción ante la cual la opinión pública mundial y la Historia se mostrarán reconocidas”.

[4] Palabras de Nuestra Señora en Fátima, durante la aparición del 13 de julio de 1917 (Memórias da Irmã Lúcia, Postulação, Fátima, 3ª ed., 1978, p. 150).

[5] Ibídem, p. 146.

[6] Cfr. Capítulo VII, 8, d.

 

 

 

{ 0 comments }

006 El rincón de la conversación KronfuB jun15

– Gracias, Angeles Torreblanca de la Serna, estudiante de Arquitectura de Córdoba, por los bellos grabados, la biografía y las magistrales enseñanzas de Johannes Kronfuβ, que enriquecen nuestra tertulia y nos permiten continuar la conversación en que aspirábamos a hablar de aquellos míticos jesuitas del período virreinal, conversando en asientos de altura contemplando y respirando el saludable aire de la sierra.

Era Kronfuss un ilustre súbdito del Imperio Austro-Húngaro digno de figurar en esa rica “búsqueda de almas con alma”, expresión tomada del Dr. Plinio Corrêa de Oliveira en la recopilación de textos de Leo Daniele (*).

D. Juan se crió en medio de cerros y abadías barrocas, de casas campesinas con exteriores decorados con delicados frescos de la Virgen, los Angeles y los santos, con sus nombres fuertes y pintorescos trazados en letra gótica con caracteres de hierro forjado, de altivos y acogedores castillos y palacios habitados por Archiduques y miembros de la histórica Nobleza austro-húngara, en aquella monarquía de los Habsburgo, que albergaba a una gran familia de 14 nacionalidades diferentes bajo el cetro paternal y católico de los Emperadores de la Casa de Austria. Corona imperial que no cayó por revolución alguna sino por la conspiración de fuerzas internacionales niveladoras que se decían democráticas.

⇓Santa Bárbara de Jujuy – Pluma de J. Kronfuss

Capilla de Santa Barbara Jujuy KronfuB

Sus cualidades de arquitecto le hicieron ganar un concurso en la ultramarina y austral Argentina, ávida de refinamiento, de la Belle-Époque, donde sentó sus reales, “perdiéndose” en eterna recorrida por nuestros antiguos pueblos, cerros y valles, en busca de paisajes y edificios con alma, de los que nos legó sus originales dibujos y acuarelas y sus no menos elocuentes escritos.

Como veremos, el maestro austro-húngaro de Argentina no era partidario de una europeización contraria a la tradición propia del lugar sino un enemigo de la masificación que defendió como un tesoro inapreciable nuestra herencia colonial.

Convento San Bernardo en luz dorada

Histórico convento de San Bernardo de Salta, de las monjas carmelitas, bañado en luz dorada. Al fondo, el Cº San Bernardo – Acuarela de J. Kronfuβ

Gracias a la generosidad de la nueva amiga del Rincón, la futura Arquitecta Angeles, podemos leer las sabias y serenas consideraciones del Arq. Juan Kronfuss, escritas en permanente diálogo con el lector en su obra dedicada noblemente “A la Tradición Argentina en homenaje”, cuyo título es “Arquitectura colonial en la Argentina”.

Hablando de las reducciones jesuíticas cordobesas, de su obra civilizadora y evangelizadora que –no lo oculta- echa de menos en un mundo que caminaba a lo seco y mecánico, discurre:

“Que sea más grande o más pequeño el grupo de construcción que existe todavía, siempre se reconoce el alma tranquila y feliz que habitaba entre sus muros y se reconoce a quienes creaban estas obras. (n.: los destaques son nuestros)

“Ese amor a Dios y a la gran naturaleza, a sus bellezas y hermosos paisajes, esa tranquilidad y equilibrio del alma ¿cómo podía evidenciarse mejor que en los miradores que no faltaban en ninguna de sus construcciones?…

“Pero no son esa clase de jaulas en los techos de nuestras construcciones modernas que nosotros con mucha audacia llamamos miradores y a los cuales el hombre sube por medio de escalones de gallinero y que se ponen más por “adorno” que para otra cosa.

“Es imposible ver de estos “miradores” un paisaje y perderse en el alma del infinito.

“Muy diverso es el mirador de San Isidro. Construido en forma de dos sillones de mampostería sobre el techo permite pasar la vista sobre la sierra y la llanura que rodeaba su pequeña colonia. Dos cómodas sillas, nada más.

Miradores de San Isidro KronfuB foto

Los míticos miradores de la Reducción de San Isidro (Jesús María – Córdoba) – Pluma de J. Kronfuss

“Eso quiere decir, dos hombres solos, cambiando ideas. No un banco con muchos asientos para la charla de tonterías entre varias personas, sino sólo dos sillones para quedar en contacto con una alma paciente en la gran naturaleza y sus hermosuras.

Ya en esa idea hay más de solemnidad y grandeza que en todas las torres Eiffel del mundo.

“Allí una grandiosidad del alma, allá un recuerdo a la vanidad, un monumento al producto de la máquina, aquí la civilización y allá sólo la cultura.

“Allá una Torre de Babel para desafiar a Dios, aquí una idea sacada desde la profundidad del alma.

“Y por eso cabe preguntar si habrá muchos entre la generación moderna que estimen estos recuerdos de un pasado grande y feliz. Sea el juicio de nuestro tiempo en pro o en contra de la idea de las reducciones, hay que reconocer que hombres que sentían en su alma esta felicidad y tranquilidad que da la naturaleza, tenían un único deseo, que era hacer participar esa felicidad a todo el mundo, hasta a los indios salvajes.

Portal en prólogo de KronfuB

Señorial portal que ilustra el prólogo de la obra de Kronfuss, con apego a la tradición y poesía

“(…). Y esa época era más libre y más grande que el Renacimiento”. (“Arquitectura colonial en la Argentina”, Juan Kronfuss, Biffignandi Casa Editora, Córdoba (edición antigua, s/fecha), pp. 166-168).

 006 El rincón KronfuB POMANCILLO  Pomancillo img

¡Cuánta observación y sabiduría! ¡Cuántas cosas para debatir y comentar! Siguiendo el ejemplo del “buscador de almas con alma”, dejaremos que el lector recorra las sendas rastrilladas por Kronfuss, medite y deguste sus consideraciones y nos haga llegar sus propias impresiones para seguir desarrollando el tema, siempre buscando ir adelante y hacia lo alto.

ºººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººººº

(*) “À procura de almas com alma” – Excertos do pensamento de Plinio Corrêa de Oliveira, recolhidos por Leo Daniele

Abundantes datos sobre la biografía de Juan Kronfuss se encuentran en:

http://www.capillasytemplos.com.ar/biografias.htm#16

 

006 El rincón KronfuB POMANCILLO  Pomancillo img

 

{ 0 comments }

El vínculo feudal era práctico y flexible, especialmente en tiempos de crisis. Surgió durante un período de caos e invasiones bárbaras, antes de los siglos noveno y décimo, cuando las familias y los individuos estaban abrumados por obstáculos casi insalvables para sobrevivir en medio del desorden. Podemos comparar el surgimiento del vínculo feudal con el caso de un naufragio. Los sobrevivientes ya no pueden funcionar como individuos o familias aisladas, sino que deben forjar nuevas relaciones para mantenerse.

Feudalism-787x1024

Este vínculo de mutua dependencia, nacido bruscamente de la necesidad, la desesperación y la improvisación, proveyó estabilidad, liderazgo y dirección. Fue un vínculo tremendamente creativo, que empezó a funcionar rápidamente y procuró soluciones asombrosamente prácticas, a nivel local, en una era de decadencia de la autoridad central, agitación social y estancamiento económico. “El Gobierno Feudal…. era flexible y adaptable”, escribe Joseph Strayer, “…y en condiciones favorables generó nuevas instituciones con una rapidez sorprendente.” (1)

(1) Joseph R. Strayer, Europa occidental en la Edad Media: Una Breve Historia (New York, Appleton-Century-Crofts, 1955), pág. 75.

DEBATE:

Respuesta a Victoria (quien opina que: Actualmente, no sería aplicable bajo ningún aspecto.)

No logrando enviar una respuesta por el mecanismo de “intense debate”, hago por este medio mi comentario.

Habrá que ver en qué términos el autor justifica su propuesta en las próximas entregas. Pienso que, de acuerdo a Régine Pernoud en “Lumière du Moyen Age”, el vínculo feudal era una relación personal que unía a los integrantes de la sociedad medieval en toda la escala, que se basaba en la confianza y el honor de ambas partes, vivificados por la práctica seria de la ley de Dios y el afecto cristiano. No sería aplicable una copia del sistema dada la enorme diferencia de épocas -la historia no se repite mecánicamente-, pero sí se pueden aplicar siempre -en épocas normales…, y por algo se postula un “regreso al Orden”-  la confianza, el apoyo y la fidelidad mutuos, el amparo que puede brindar una parte y la retribución mediante cooperación de la otra, sobre todo en el marco de una sociedad verdaderamente católica y suavemente jerárquica, con el “espíritu familiar” que le es propio. Cordialmente.

Luis (miembro de la Redacción)

{ 0 comments }

Puede rastrear en el site los contenidos de su interés  escribiendo las palabras buscadas o secciones en el casillero de “search”

Haciendo “click” en los “tags” en letra azul clara al final de los artículos (haciendo click en “comments”) podrá encontrar las notas anteriores de la misma sección, como “Visión de Conjunto”, “Regreso al Orden”, “Clarinadas”, “Rincón de la Conversación”, etc.

La Redacción

{ 0 comments }

008 Clarinadas

 

007 Roland recortado chiquito FILIAL SUPLICA: MASIVA ADHESION DE LOS CATOLICOS

 

007 Roland recortado chiquito ROMA: LANZAMIENTO DE CATECISMO SOBRE FAMILIA DE GRAN ACTUALIDAD, CON VISTAS AL SINODO DE OCTUBRE: “Opción preferencial por la Familia – Cien preguntas y cien respuestas acerca del Sínodo”

 

Associazione Supplica Filiale

COMUNICADO DE PRENSA

Roma, 19 maggio 2017

Roma, 19 demayo de 2015

Esta mañana, en el Hotel Columbus, en la Via della Conciliazione, Roma, se ha presentado el opúsculo “Opción preferencial por la Familia – Cien preguntas y cien respuestas acerca del Sínodo” (Edición Supplica Filiale), cuyos autores son Mons. Aldo di Cillo Pagotto, SSS (Arzobispo de Paraíba, Brasil), Mons. Robert F. Vasa (Obispo de Santa Rosa, California) y Mons. Athanasius Schneider (Obispo Auxiliar de Astana, Kazakstán). El texto comienza con el prefacio del Cardenal Jorge A. Medina Estévez, Prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino, y cuenta con la recomendación de Mons. Luigi Negri (Arzobispo de Ferrara-Comacchio, Italia), de Mons. Tadeusz Kondrusiewicz (Arzobispo de Minsk-Mohilev, Bielorrusia), y de Mons. Patricio Bonilla Bonilla Ofm (Delegado Apostólico de San Cristóbal de Galápagos, Ecuador).

De acuerdo al portavoz de la iniciativa, nacida de la asociación Supplica Filiale, el Prof. Tommaso Scandroglio, “el presente opúsculo es un vademecum original sobre la familia, tema que será objeto del próximo Sínodo. Consta de cien preguntas y las respectivas respuestas. Las preguntas reproducen las objeciones más difundidas relativas a temáticas como la sexualidad, la indisolubilidad del vínculo matrimonial, el divorcio, la homosexualidad, la declaración canónica de nulidad matrimonial, la comunión a los divorciados recasados, la misericordia, la pastoral y muchos otros. Las respuestas, al contrario, responden a la inmutable doctrina de la Iglesia Católica sobre estas materias”.

Para el Prof. Scandroglio, la publicación tiene una doble finalidad. Por un lado, constituye un llamado a la coherencia con las enseñanzas de la Iglesia Católica relativas al ámbito de la moral natural y de la fe. Por otro, demostrar que, sobre muchísimos puntos en discusión que interesan al tema de la familia, la doctrina está actualmente consolidada y se han superado con éxito, hace tiempo, algunas objeciones de carácter ético y teológico presentadas frecuentemente en muchos medios de prensa.

El objetivo es, por lo tanto, de carácter eminentemente pastoral, declaró Scandroglio, agregando que “el vademecum se dirige ante todo a los obispos, presbíteros, religiosos, catequistas y fieles empeñados en la vida de la Iglesia. Y se dirige también a todos aquellos laicos que encontrarán en esta ágil publicación los motivos de orden racional para defender la familia de cualquier ataque que cierta cultura nihilista y relativista está moviendo, cada vez con mayor frecuencia”.

También intervino en la conferencia de prensa de presentación del opúsculo Opción preferencial por la Familia el conocido dirigente provida inglés John Smeaton, en su condición de co-fundador de la coalición Voice of the Family, dinámico think-tank en apoyo de la familia natural y tradicional. Voice of the Family está produciendo estudios de alta competencia sobre la temática, como el reciente análisis de la Relatio Synodi del 2014, que destaca los temas omitidos, o los aspectos tratados de modo ambiguo y que han quedado confusos para los fieles, y que, siempre de acuerdo a Voice of the Family, deberán ser urgentemente aclarados en el Sínodo de 2015.

Análoga finalidad a lo expuesto se propone la Supplica Filiale al Papa Francisco (supplicafiliale.org), que ha superado las 250.000 firmas, entre las cuales se encuentran las de 4 cardenales, 23 obispos y arzobispos y numerosas personalidades públicas y académicos de numerosas naciones.

Puede solicitarse el opúsculo a supplicafiliale@gmail.com o al número de teléfono 366-9971856     (Roma, Italia).                    

 

007 Roland recortado chiquitoNOBLEZA Y ELITES TRADICIONALES:  LLAMADO DE BENEDICTO XV A CABALLEROS Y SEÑORAS A FORMAR UNA SANTA LIGA CONTRA LAS EXAGERACIONES Y TORPEZAS DE LA MODA – EL PAPA Y EL “SACERDOCIO DE LA NOBLEZA”

«Siempre ha apremiado a los nobles el deber de no admitir nada indecoroso en sus palabras o actos, para que su ligereza no sea para sus subalternos incitación al vicio (‘in integritate, in gravitate’); pero, ¡qué duro y grave se ha vuelto hoy este deber por la malicia de nuestra época! Por eso, no sólo los caballeros, sino también las señoras, están obligados a unirse fuertemente en santa liga contra las exageraciones y torpezas de la moda, alejando de sí y no tolerando en los demás aquello que las leyes de la modestia cristiana no consienten».

Ver texto completo y explicación de las enseñanzas del Papa Benedicto XV sobre el “sacerdocio de la Nobleza” en este boletín, Visión de Conjunto del libro “Nobleza y élites tradicionales análogas – en las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana”

 

007 Roland recortado chiquitoV CONGRESO NACIONAL DE FAMILIA Y VIDA – SANTIAGO DEL ESTERO – 23 y 24 DE MAYO

23 y 24 de Mayo 2015 

En el FORUM (Perú 515)

ORGANIZA:
Red Federal de Familias
Delegación Sgo. del Estero

www.familiayvida2015.org

DESCARGUE EL CRONOGRAMA COMPLETO: 

http://familiayvida2015.org/web/?page_id=144

MÁS ARCHIVOS DE DESCARGA EN: 

http://www.familiayvida2015.org/archivos (video y audio publicitario, cartelería, etc.)

 

CONGRESO ACREDITADO PARA OTORGAR PUNTAJE A DOCENTES
(0,20 puntos para asistentes y 0,35 para asistentes que aprueben al menos un taller)

Consultas e Inscripciones: 

– Iglesia Catedral de Santiago del Estero

– Fundación Piedras Vivas
Av. Belgrano 221. Tel: (0385) 422-8992

Celular: (0385) 155-984842
(llamada, mensaje, WhatsApp)

www.familiayvida2015.org

E-mail: consultas@familiayvida2015.org

FAVOR DE PROMOCIONAR EL CONGRESO REENVIANDO EL PRESENTE EMAIL
MUCHAS GRACIAS!!!

LOS ESPERAMOS EN EL CONGRESO !!!

ver también:

http://bastionfamilia.blogspot.com.ar/2015/05/amigos-buena-noticia-difundan-e-inviten.html

 

 

{ Comments on this entry are closed }

 LN_ES_Cap_VII_01_Toma_Lugo_por_Alfonso_I

Con Alfonso I, rey de Asturias, comenzó uno de los períodos más florecientes de la Reconquista.Luchó repetidamente contra los musulmanes, a los que arrebató Lugo en el año 755. Azulejos de la Plaza de España de Sevilla

 

Génesis de la Nobleza

Su misión en el pasado y en nuestros días

 Visión de conjunto (13)

Continuamos presentando a nuestros lectores esta “visión de conjunto” de la gran obra que nos ocupa. En este capítulo final, el autor traza una serie de visiones panorámicas para orientar al lector que desea profundizar sus conocimientos sobre la temática central: la Nobleza y las élites tradicionales, su gestación histórica, la misión a la que están llamadas en nuestros tiempos conforme el magisterio pontificio de Pío XII y sus sucesores. Particularmente rica y original es la exposición del modelo de sociedad gestado en los tiempos medievales y su paulatina extinción rumbo al absolutismo de Estado, que fue haciendo desaparecer las legítimas libertades en todas las camadas sociales, y el llamado de las clases dirigentes auténticas, especialmente de la Nobleza, a utilizar el invalorable depósito que aún le resta para el reerguimiento de la sociedad actual sometida al caos.

Esperamos con interés los comentarios del lector sobre estos temas vitales para el católico de hoy. 

 Nota: podrá consultar el original  completo haciendo click en el siguiente link:

http://www.pliniocorreadeoliveira.info/LN_Espanha/Volume%20I/LN_ES_Cap_00_0_Indice.htm

En el hombre común, estas alocuciones de Pío XII suscitan curiosidades. El público actual se muestra desinformado acerca de la Nobleza, sus orígenes, misión, características en el tiempo y papel que debe representar, en nuestros días y en el futuro. El memorable Pontífice no tuvo por objetivo dejar agotada la cuestión, pues sus oyentes eran de nobleza muy fina y conocían los numerosos datos sobre la institución nobiliaria ignorados por el gran público.

Así, le ha parecido conveniente al autor presentar a los lectores inteligentes de todas las camadas sociales incompletamente informados, una selección de datos que tendrían dificultad en encontrar reunidos y de fácil alcance.

El presente capítulo contiene una visión de conjunto —o tal vez sea mejor decir, un conjunto de visiones panorámicas— de diversos asuntos de especial interés para el lector de Nobleza y élites tradicionales análogas.

Las múltiples consideraciones que se brindan explican que sea el capítulo más extenso. Para no alargarlo aún más, el autor no incluye sino el mínimo indispensable de citas.

1. La esfera privada y el bien común

a) Los grupos humanos y sus jefes

En cualquier grupo humano de la esfera privada, el ejercicio de la autoridad confiere un relieve, a veces mayor, menor en otras. Esto se da con un padre de familia —y por participación, con su esposa—, con el presidente de una asociación, con un profesor, con el dirigente de un equipo deportivo, etc.

Requisitos intelectuales de quien ejerce la autoridad

El ejercicio de dicha autoridad exige esencialmente de su titular una clara y firme noción de en qué consisten la finalidad y el bien común del grupo sobre el que la ejerce, y un lúcido conocimiento de los medios y técnicas de acción necesarios para su consecución.

No le basta a quien ejerce ese poder estar dotado de esos atributos. Necesita saber; pero ha de ser también capaz de comunicar lo que sabe y de persuadir a quienes no están de acuerdo con él.

Por más amplios que sean sus poderes, por más drásticas que sean las sanciones establecidas contra quien le desobedece, por más honrosas y remuneradoras que sean las recompensas otorgadas a quien acata su autoridad, nada de esto bastará para que se haga obedecer. Resulta imprescindible que exista entre él y sus subordinados un consenso profundo sobre las metas a alcanzar y los métodos para ello; así como, por parte de sus subordinados, una seria confianza en su capacidad de emplear acertadamente esos métodos y alcanzar esas metas, con vistas al bien común.

Requisitos de la voluntad y de la sensibilidad

No le bastará al jefe argumentar con lógica impecable. Otros atributos, del campo de la voluntad y de la sensibilidad, le serán también necesarios.

Antes que nada, debe estar dotado de penetrante sentido psicológico, que requiere ejercicio simultáneo de inteligencia, voluntad y sensibilidad, pues a una persona inteligentísima, pero abúlica e hiposensible, ordinariamente le falta hasta el sentido psicológico para conocer datos elementales de su propia mentalidad y, con más razón, de las de su cónyuge, hijos, alumnos, empleados, etc.

A un jefe que carezca de sentido psicológico le será difícil persuadir las inteligencias y unir las voluntades para una acción común. Este sentido tampoco basta. Es preciso que disponga, además, de una riqueza de sensibilidad suficiente para dar a lo que dice el sabor de lo real, sincero, auténtico, interesante, atrayente; de todo aquello que lleva a seguirle con complacencia.

Es, sumariamente descripta, la lista de cualidades sin las cuales quien preside un grupo social privado no cuenta con las condiciones normales para ejercer con éxito su misión.

El jefe, en las circunstancias excepcionales, propicias o adversas

En cualquier grupo privado la normalidad es a veces alterada por circunstancias excepcionales, favorables o desfavorables.

El jefe normal corre el riesgo de dejar pasar —por incapacidad de colocarse a su nivel— ocasiones excelentes que ha sabido ver de manera incompleta, o no ha sabido ver y deja escapar. Como contrapartida, corre el riesgo de perjudicar seriamente el grupo al que preside, e incluso de causarle la ruina, si no sabe discernir el peligro cuando despunta en el horizonte, evaluar su nocividad y eliminarlo de una vez en cuanto sea posible.

El jefe excelente es aquél que en las ocasiones excepcionales, favorables o desfavorables, crece proporcionalmente en todas sus aptitudes, y se muestra superior a las circunstancias.

Utilidad y oportunidad de esta sistematización de nociones

Nada de lo dicho es nuevo; pero las nociones de mero sentido común sumariamente sistematizadas, andan tan enterradas en estos días de confusión, que es necesaria esta síntesis para poder aprehender lo que sigue.

b) Superioridad y nobleza del bien común — ¿Cómo se distingue del bien individual? — Entidades privadas cuyo bien común tiene carácter trascendente a nivel regional o nacional

El bien común de los grupos, asociaciones o entidades existentes en la esfera privada, no está únicamente formado por lo que es bueno sólo para tal individuo, sino por lo que es bueno para la generalidad de quienes lo constituyen. Sin duda, ese bien, de orden más elevado que el meramene individual, es ipso facto más noble.

Importancia de las entidades de la esfera privada para el bien común de la región, de la nación y del Estado

Hay casos en los que el bien de una entidad de derecho privado no se limita a su propio bien, sino que se eleva a un nivel más alto.

En una Universidad que pertenezca a una fundación o asociación que exista hace varios siglos —como ha habido tantas y hay aún en Europa y América—, frecuentemente se define un estilo de investigar, pensar, exponer y enseñar, un conjunto de curiosidades intelectuales modeladas según un mismo estilo, impulsos religiosos, patrióticos, artísticos y —en el sentido más amplio del término— culturales; en suma, un mismo acervo de valores que cada generación de maestros y alumnos recibe de la anterior, perfecciona y transmite a la posterior.

Tal tradición universitaria constituye un preciosísimo bien del espíritu para las sucesivas generaciones; marca a fondo la vida de los ex alumnos y forma un tipo humano que a su vez puede marcar todo el ambiente en una ciudad que viva de y en torno a la Universidad.

Es obvio que una institución así constituye un bien común para la región y, en ciertos casos, para el país.

El ejemplo de ciertas instituciones privadas ayuda a comprender en qué consiste el bien común de una región o nación. Su propia excelencia las aproxima a este mismo bien común, recibiendo así un cierto grado de nobleza que no se confunde con la mera e indiscutible dignidad de las instituciones del sector exclusivamente privado.

Una sociedad muy característica de la esfera privada: la familia

Ninguna de esas entidades privadas tiene carácter tan básico y es fuente de vida tan auténtica y desbordante para nación y Estado como la familia. [1]

Se ve así como la fuerza de impacto e influencia de las instituciones privadas pueden marcar a fondo la vida política de la nación —incluso del propio concierto internacional— impidiendo que el país quede en manos de meros equipos de aventureros. Esta influencia y fuerza de impacto resultan en gran medida de la intensidad, vitalidad, cohesión y continua tendencia a mejorar que las animan.

c) La nación y el Estado nacen de la esfera privada — La plenitud del bien común

La formación de las naciones y de las regiones

Cuando un conjunto de personas naturales, grupos sociales y personas jurídicas, orientadas hacia el bien privado —o acumulativamente hacia el bien privado y el común— llegan a aglutinarse en un todo nítidamente diferenciado y pasan a constituir un circuito cerrado de carácter étnico, cultural, social, económico y político, que no se deja abarcar o federar en ningún otro circuito más amplio, se constituye ipso facto una nación. El bien común de esta nación —que, políticamente organizada, da origen a un Estado— se destaca. [2]

Análoga afirmación se podría hacer con respecto a la región. Al mismo tiempo que una realidad territorial, la región es un conjunto de elementos constitutivos análogos a los de la nación. Desde este punto de vista, la diferencia entre región y nación está en que la primera no abarca la globalidad de elementos constitutivos de la segunda, sino una importante parte de ellos; la diferencia entre las varias regiones de una nación consiste en que dichos elementos constitutivos suelen variar de una a otra región.

Una comparación. Las regiones se diferencian entre sí y de la nación como los diversos altorrelieves de un mismo bloque se diferencian entre sí y del bloque de piedra en que están esculpidos; una nación se diferencia de la otra como una estatua en relación a otra.

El Estado como sociedad perfecta — Su soberanía y majestad — Su nobleza suprema

El bien común así entendido abarca todos los bienes subordinados sin absorberlos ni reducirlos. El hecho de englobarlos trae para el Estado una supremacía de misión, de poder y, por tanto, de intrínseca dignidad, que la palabra majestad [3] expresa adecuadamente. Lo normal en una nación es que constituya una sociedad entera y perfecta [4] , y por tanto soberana y mayestática, cualquiera sea su forma de gobierno.

Este poder mayestático es, a su vez, supremamente noble. El propio hecho de ser soberano, supremo, le confiere una nobleza natural intrínseca superior a la de los cuerpos intermedios entre el individuo y el Estado. Todo lo dicho anteriormente lo comprueba.

2. La familia frente al individuo, los cuerpos intermedios y el Estado

Cabe preguntarse cuál es la relación de la familia con los cuerpos situados en la zona intermedia entre el individuo y el Estado, especialmente con los relacionados con el bien común, y máxime con el cuerpo que engloba a los demás, los abarca, agrupa, dirige y gobierna tanto a ellos como al conjunto de la nación, esto es, el Estado, y su órgano directivo supremo, que es el Gobierno del país.

En cuanto a la familia, su situación frente a ellos es muy peculiar, pues mientras estos últimos tienden a diferenciarse entre sí, la familia tiende a penetrar en todos ellos. Además, ninguno de esos cuerpos está capacitado para ejercer sobre la familia una influencia igual a la que ésta puede ejercer sobre cualquiera de ellos.

a) Del individuo a la familia, de ésta a la gens y por fin a la tribu — La trayectoria para la fundación de la civitas — Nace el Estado

Por ser el estado matrimonial condición normal del hombre, es formando parte de su respectiva familia, como jefe o miembro, como el hombre se inserta en el inmenso tejido de familias que integra el cuerpo social de un país.

A la vez que por familias, dicho cuerpo social está constituido también por otros grupos intermedios, y, consecuentemente, la inserción de un individuo en uno de esos grupos constituye un modo de integrarse en ese tejido. Ocurre con las corporaciones de artesanos y mercaderes, las Universidades y los órganos directivos que constituyen el poder municipal, urbano o rural.

Si se atiende a la génesis del Estado, se verá que tuvo su origen en entidades preexistentes cuya “materia prima” era la familia. Ésta dio origen a los grandes bloques familiares que los griegos designaban como génos y los romanos como gens, que, a su vez, formaron bloques aún mayores de tonus también aún familiar, cuyas correlaciones genealógicas se perdían en la noche de los tiempos y tendían a diluirse: eran, entre los griegos, las phratrias, y las curias entre los romanos. “La asociación —afirma Fustel de Coulanges [5]— continuó creciendo naturalmente y del mismo modo; muchas curias o fratrías se agruparon y formaron una tribu.”

A su vez, la conjunción de las tribus forma la ciudad —o mejor, la civitas—, y con ello el Estado. [6]

b) En el individuo y en la familia se encuentran los factores más esenciales para el bien común de los grupos intermedios, de la región y del Estado — La familia fecunda, un pequeño mundo

Habitualmente, la vitalidad y unidad de una familia están en natural relación con su fecundidad.

Cuando la prole es numerosa, los hijos ven al padre y a la madre como dirigentes de una colectividad humana ponderable, tanto por el número de los que la componen como —normalmente—por los apreciables valores religiosos, morales, culturales y materiales inherentes a la célula familiar, lo que cerca a la autoridad paterna y materna con una aureola de prestigio; y, al ser los padres de algún modo un bien común de todos los hijos, es normal que ninguno de ellos pretenda absorber todas sus atenciones y afecto, instrumentalizándolos para su mero bien individual. En las familias numerosas, los celos entre hermanos encuentran un terreno poco propicio, mientras que, por el contrario, pueden nacer fácilmente en las familias con pocos hijos.

En estas últimas se establece también, en no raras ocasiones, una tensión padres-hijos como consecuencia de lo cual uno de los lados tiende a vencer al otro y a tiranizarlo. Los padres, por ejemplo, pueden abusar de su autoridad evitando la convivencia hogareña para emplear todo su tiempo disponible en las distracciones de la vida mundana, dejando a sus hijos relegados a los cuidados mercenarios de baby-sitters, o dispersos en el caos de tantas guarderías turbulentas y vacías de legítima sensibilidad afectiva. También pueden tiranizarlos —imposible no mencionarlo— mediante las diversas formas de violencia familiar, tan crueles y frecuentes en nuestra sociedad descristianizada.

A medida que la familia es más numerosa se va haciendo más difícil que cualquiera de esas tiranías domésticas se establezca. Los hijos perciben mejor cuánto pesan a los padres, tienden a estarles agradecidos, y a ayudarles con reverencia, a su momento, en el gobierno de los asuntos familiares.

El considerable número de hijos da al ambiente doméstico una animación, una jovialidad efervescente, una originalidad incesantemente creativa en lo tocante a los modos de ser, actuar, sentir y analizar la realidad cotidiana de dentro y de fuera de casa, que hacen de la convivencia familiar una escuela de sabiduría y experiencia, hecha toda ella de la tradición comunicada solícitamente por los padres, y de la prudente y gradual renovación añadida respetuosa y cautamente por los hijos. La familia se constituye así en un pequeño mundo, al mismo tiempo abierto y cerrado a la influencia exterior, cuya cohesión proviene de todos los factores mencionados y reposa principalmente en la formación religiosa y moral dada por los padres en consonancia con el párroco, así como en la convergencia armónica entre las varias herencias físicas y morales que han contribuido a modelar las personalidades de los hijos a través de sus progenitores.

c) Las familias, pequeños mundos que conviven entre sí de modo análogo a las naciones y los Estados

Ese pequeño mundo se diferencia de otros pequeños mundos análogos —las demás familias— por notas características que recuerdan a escala menor las diferencias entre las regiones de un país o entre los diversos países de una misma área de civilización.

La familia así constituida tiene habitualmente una especie de temperamento común, apetencias, tendencias y aversiones comunes, modos comunes de convivir, de reposar, de trabajar, de resolver problemas, de enfrentar adversidades y sacar provecho de circunstancias favorables. En todos esos campos, las familias numerosas cuentan con máximas de pensamiento y modo de proceder corroboradas por el ejemplo de lo que hicieron antepasados no raras veces mitificados por la nostalgia y por el paso del tiempo.

d) La familia y el mundo de las actividades profesionales o públicas — Linajes y profesiones

Sucede que esa grande e incomparable escuela de continuidad incesantemente enriquecida por la elaboración de nuevos aspectos modelados según una tradición admirada, respetada y querida por todos los miembros de la familia, influye mucho en la elección que los individuos hacen de sus actividades profesionales, o de las responsabilidades que quieran ejercer a favor del bien común. De ahí se sigue que haya con frecuencia linajes de profesionales provenientes del mismo tronco familiar, por donde la influencia de la familia penetra en el ámbito profesional.

Es cierto que en el consorcio así formado entre actividad profesional o pública por un lado, y familia por otro, también la primera ejerce su influencia sobre la segunda. Se establece así una simbiosis natural y altamente deseable; pero sobre todo conviene destacar que en la mayoría de las ocasiones el propio curso natural de las cosas conduce a que la influencia de la familia sobre las actividades extrínsecas a ella sea mayor que la de dichas actividades sobre ella.

Cuando la familia es auténticamente católica y cuenta no sólo con su natural y espontánea fuerza de cohesión, sino también con la sobrenatural influencia de la mutua caridad que proviene de la Gracia, la organización familiar alcanza las condiciones óptimas para marcar con su presencia los cuerpos intermedios entre el individuo y el Estado y, por fin, también al propio Estado.

e) Los linajes forman élites hasta en los grupos o ambientes profesionales más plebeyos

A partir de estas consideraciones es fácil comprender cómo la influencia bienhechora de linajes llenos de tradición y de fuerza creativa en todos los grados de la jerarquía social —desde los más modestos hasta los más altos— constituye un precioso e insustituible factor de ordenación de la vida individual, del sector privado de la sociedad, o de la vida pública; y que, por la propia fuerza de la costumbre, acabe yendo a parar la dirección efectiva de los varios cuerpos privados a las manos de los linajes que se destacan como los más dotados para conocer a aquel grupo social, coordinarlo, colocar en él el lastre estabilizador de una robusta tradición, y darle el impulso vigoroso de un continuo perfeccionamiento en sus modos de ser y de actuar.

En esta perspectiva es legítimo que se forme en el ámbito de algunos de esos grupos una élite paranobiliaria, un linaje preponderante paradinastico, etc., hecho que contribuye también a dar origen en las comarcas y regiones rurales a la formación de “dinastías” locales, análogas en cierto modo a una familia dotada de majestad regia.

f) Sociedad jerárquica y, en cuanto tal, participativa — Padres regios y reyes paternales

Todo este cuadro hace ver a una nación como un conjunto de cuerpos, constituidos a veces por cuerpos menores, y así gradualmente, hasta llegar en línea descendente al simple individuo. Siguiendo el mismo recorrido en sentido inverso, se ve claramente el carácter progresivo —y, en cuanto tal, también jerárquico— de los varios cuerpos intermedios entre el simple individuo y el más alto gobierno del Estado.

Considerando que el tejido social está constituido por toda una abundante jerarquía de individuos, familias y demás sociedades intermedias, se concluye que, desde cierto punto de vista, la propia sociedad es un conjunto de jerarquías de diversas índoles y naturalezas que coexisten, se entreayudan, se entrelazan, y por encima de las cuales se destaca únicamente, en la esfera temporal, la majestad de la sociedad perfecta, el Estado; y, en la espiritual —más elevada—, la majestad de la otra sociedad perfecta, que es la Santa Iglesia de Dios.

Así vista, dicha sociedad de élites es altamente participativa; en ella cuerpos con peculiaridades propias comparten de arriba a abajo, de maneras diversas según su nivel social, categoría, influencia, prestigio, riqueza y poder, de tal manera que se puede decir que incluso en el más modesto hogar, el padre era antaño el rey de los hijos; y, en el ápice, el Rey era el padre de los padres. [7]

3. Orígenes históricos de la Nobleza feudal — Génesis del feudalismo

En este contexto resulta más fácil ver qué es exactamente la Nobleza: la clase que —al contrario de otras, que tienen sólo rasgos de nobleza— es enteramente noble, la nobleza por excelencia.

Una palabra sobre sus orígenes históricos abreviará la explicación.

a) La clase de los propietarios se constituye como Nobleza militar y también como autoridad política

Una vez que el grandioso imperio carolingio había sido reducido a escombros, los bárbaros se lanzaron sobre él en devastadoras incursiones. Como sus pobladores, acometidos por todos lados, no podían resistir con el recurso al muy debilitado poder de los reyes, se volvieron de modo muy natural hacia los propietarios de sus tierras buscando quien les dirigiese y gobernase en tan calamitosas circunstancias.

Accediendo a esa petición, éstos construyeron fortalezas para sí y para los suyos. El espíritu profundamente cristiano de aquel tiempo hacía que en esta designación de “suyos” no sólo estuvieran paternalmente incluidos los familiares del propietario, sino también la llamada sociedad heril, formada por los empleados domésticos y trabajadores manuales que habitaban en sus tierras, y sus respectivas familias. Para todos había refugio, alimento, asistencia religiosa y mando militar en aquellas fortalezas que, con el tiempo, se fueron transformando en los altivos castillos señoriales de los que restan hoy tantos ejemplares. A veces cabían en su recinto hasta los bienes muebles y el ganado de cada una de las familias de campesinos, puestos a salvo de los invasores.

Chap_VII_02_Tres_Riches_Sep

Castillo de Saumur. Detalle de una miniatura del “Livre des très Riches Heures Du Duc de Bérry”.

En la reacción militar, el propietario rural y sus familiares eran los primeros combatientes. Su deber era mandar, estar en la vanguardia, en la peligrosa dirección de las ofensivas más arriesgadas o de las defensas más obstinadas. A la condición de propietario se sumó así la de jefe militar y héroe.

Naturalmente, en los intervalos de paz, esas circunstancias revertían en un poder político local sobre las tierras circundantes, lo que hacía del propietario un señor, un Dominus en el sentido pleno de la palabra, con funciones de legislador y juez que le proporcionaban un trazo de unión con el Rey.

b) Participación subordinada de la clase noble en el poder real

Así pues, la clase noble se formó como una participación subordinada en el poder real.

Resumiendo, estaba a su cargo el bien común de orden privado —la conservación e incremento de la agricultura y la ganadería, de las cuales vivían tanto nobles como plebeyos—, así como —por representar al Rey en aquella comarca— el bien común de orden público, más elevado, de naturaleza más universal, y por eso intrínsecamente noble.

Tenía, por fin, esta clase cierta participación en el ejercicio del poder central del monarca, pues los nobles de categoría más elevada eran frecuentemente consejeros normales de los reyes, y nobles eran también, en su mayor parte, los Ministros de Estado, los Embajadores y los Generales, cargos indispensables para el ejercicio del gobierno supremo del país.

Había un tal nexo entre las altas funciones públicas y la condición nobiliaria que incluso cuando convenía para el bien común que fueran elevados plebeyos al ejercicio de esas funciones, generalmente acababan recibiendo del rey Títulos nobiliarios que les alzaban -y muchas veces también a sus descendientes-, a la condición de nobles.

El propietario, colocado por la fuerza de las circunstancias en una misión más elevada que la mera producción agrícola —la de ejercer sobre la salus publica cierta tutela, en la guerra como en la paz— se encontraba así investido con los poderes que normalmente corresponderían a un Gobierno local. Así ascendía ipso facto a una condición más alta, en la cual le correspondía ser una especie de rey en miniatura; su misión participaba intrínsecamente de la nobleza de la propia misión real.

La figura del propietario-señor noble nacía así de la espontánea realidad de los hechos.

Esa misión, al mismo tiempo privada y noble, sufrió una paulatina ampliación conforme las circunstancias iban permitiendo a la Europa cristiana —más desahogada de aprensiones y peligros externos— conocer periodos más largos de paz, y durante mucho tiempo no cesó de ampliarse.

LN_ES_Cap_VII_02_Libro_de_Arrmeria_NavarraPrimeras páginas del “Libro de Armería del Reino de Navarra”

c) Se delinean las regiones — El bien común regional — El señor de la región

Bajo las nuevas circunstancias los hombres pudieron ir ensanchando sus vistas, pensamientos y actividades a campos más vastos.

Se formaron las regiones, modeladas por factores locales tan diversos como características geográficas, necesidades militares, intercambios de intereses, afluencia de multitudes de peregrinos a santuarios dotados de gran atracción —situados a veces en zonas distantes—,de estudiantes a las Universidades de renombre, y de comerciantes a ferias famosas.

Contribuyeron a caracterizar dichas regiones las peculiares afinidades psicológicas provenientes de los más variados factores: la tradición de luchas llevadas en común contra un adversario externo, las semejanzas de lenguaje, costumbres, expresiones artísticas, etc.

El bien común regional abarcaba los diversos bienes comunes más locales. Era, por eso, más alto y noble.

Las riendas de ese bien común regional iban normalmente a parar a las manos de algún señor más poderoso, más representativo del conjunto de la región y, por lo tanto, más capaz de reunir sus diversas partes en un todo a efectos de guerra y de paz, sin perjuicio de las respectivas autonomías.

A ese señor regional —rey en miniatura en su región, como el simple señor-propietario en su comarca— le correspondía una situación y un conjunto de derechos y deberes intrínsecamente más nobles. A él, el señor feudal —en cuyo derecho de propiedad participaba un gran número de trabajadores manuales a través de un vínculo parecido a las actuales enfiteusis— pasaba a deberle un vasallaje análogo, no idéntico, al que aquél prestaba al Rey. Así se iba formando, en la cumbre de la jerarquía social, una jerarquía nobiliaria.

d) El rey medieval

Desde luego que, en principio nada de esto existía al margen del Rey —símbolo supremo del pueblo y del país— ni contra él, sino, por el contrario, debajo suyo, bajo su égida tutelar y poder supremo, para conservar a su favor ese gran todo orgánico de regiones y localidades autónomas que era entonces una nación.

Ni en las épocas en que este despedazamiento de facto del poder real fue llevado más lejos, se replicó jamás el principio monárquico unitario. Una nostalgia de unidad real —e incluso, en muchos lugares, de la unidad imperial carolingia, que abarcaba a toda la Cristiandad— nunca cesó de existir en la Edad Media. Así pues, a medida que los reyes fueron recuperando los medios para ejercer un poder que englobara efectivamente a todo el Reino y representara su bien común, lo fueron ejerciendo.

LN_ES_Cap_VII_03_Sepulcro_Pedro_III_de_Aragon

Sepulcro de Pedro III de Aragón y II de Cataluña, llamado El Grande, en el Monasterio de Santes Creus, Tarragona.

Claro está que ese inmenso proceso de fijación, de definición y de organización a nivel local y después regional, seguido de un proceso menor de rearticulación nacional unificadora y centralizadora, no se operó sin que apareciesen aquí y allá reivindicaciones excesivas, unilateral y apasionadamente formuladas por parte de quienes representaban justas autonomías o promovían necesarias rearticulaciones y, en general, todo esto condujo a guerras feudales a veces largas y que se entrelazaban con conflictos internacionales. Es el duro tributo pagado por los hombres en razón del pecado original, de sus pecados actuales, de la molicie o complacencia con que resisten al espíritu del mal o a él se entregan.

A pesar de estos obstáculos, fue así como se modelaron la sociedad y el Estado medievales, y no se entiende el sentido profundo de la historia del feudalismo y de la Nobleza sin tomar en consideración lo que dicho hasta aquí.

Los orígenes y el desarrollo del régimen feudal y de la jerarquía que lo caracteriza se dieron en los diversos Estados europeos de diferentes modos, bajo la acción de circunstancias diversas que no se aplicaron a todos ellos. Sin embargo, se puede describir a título de ejemplo el proceso constitutivo de ese régimen como acabamos de hacerlo.

Muchos rasgos de ese cuadro se encuentran en la historia de más de un reino que no tuvo un régimen feudal en el sentido pleno del término. Ejemplo significativo son las dos naciones ibéricas: España y Portugal. [8]

e) El régimen feudal: ¿Factor de unión o desunión? — La experiencia del federalismo contemporáneo

Muchos historiadores ven en el feudalismo instituido en ciertas regiones de Europa y en las situaciones agrarias parafeudales formadas en otras, peligrosos factores de desunión. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que la autonomía en sí no es necesariamente un factor de desunión.

Nadie ve hoy en día factores de desunión en la autonomía de los Estados que integran las repúblicas federativas existentes en el Continente Americano sino, por el contrario, modos de relación ágiles, plásticos, fecundos, dentro de una unión entendida con inteligencia; porque regionalismo no quiere decir hostilidad entre las partes, ni entre éstas y el conjunto, sino autonomía armónica, así como riqueza de bienes espirituales y materiales, en los rasgos comunes a todas las regiones como en las características peculiares de cada una.

4. El noble y la Nobleza: interacción modeladora

a) Génesis — Un proceso consuetudinario

Con la vista puesta en la Nobleza descripta, como fue en los siglos en que estaba plenamente en vigor en los diversos países de la Europa medieval y post medieval, y en la figura que se forman hoy en día de ella sus miembros o admiradores —en Europa o en las naciones nacidas del Descubrimiento, pobladas y organizadas por el genio de los pueblos europeos, así como por el celo misionero de la Iglesia— se nota que la Nobleza se funda, hoy como antaño, en ciertos principios coherentes entre sí. Éstos componen una teoría que se ha conservado en sus líneas esenciales la misma semper et ubique, si bien que presentando notables variaciones según los tiempos y lugares.

Dicho cuerpo básico de doctrina lo vemos germinar en la mentalidad de los pueblos europeos de la alta Edad Media modelando la institución nobiliaria casi siempre por vía consuetudinaria; de modo que, históricamente, esta doctrina llegó a su más amplia aplicación en el apogeo de la Edad Media, pari passu a la plena y armónica expansión del feudalismo y sus consecuencias en el campo político, social y económico

Esta elaboración teórico-consuetudinaria, de amplios horizontes y sutiles rasgos multiformes, tuvo como agentes simultáneos y armónicos, no sólo a las familias nobles, sino también al resto del cuerpo social, especialmente al Clero, Universidades y otros cuerpos intermedios. Desde intelectuales, cuyo pensamiento habitaba los más altos páramos de la reflexión humana, hasta pequeños burgueses y simples trabajadores manuales intervienen en este proceso tan natural que continúa siendo en alguna medida el mismo en varios campos hasta en nuestro perturbado siglo.

b) Ejemplos en diversos campos

Así, el ejército alemán anterior a la I Guerra Mundial fue ampliamente modelado por la idea que de él se hacía la opinión pública, influenciada a fondo por el militarismo prusiano, y una influencia análoga llegó a “esculpir” el perfil del Kaiser Guillermo II, símbolo al mismo tiempo del ejército y de la nación.

Aunque con nota militar menos acentuada, afirmación semejante podría hacerse respecto a la idea que la opinión pública de otros países se hacía de sus respectivos monarcas y fuerzas armadas, como Francisco José en Austria y Eduardo VII en Inglaterra.

Nos hemos remontado a estos ejemplos que ya forman parte de la Historia por ser indiscutibles, si es que existe algo indiscutible en materias de esta naturaleza; pero para demostrar la perennidad del proceso, basta con mencionar la oleada de universal entusiasmo despertada por el antiguo y rutilante ceremonial del matrimonio entre Charles y Diana, Príncipe y Princesa de Gales.

En esa ocasión se pudo también apreciar cuánto ganó en estabilidad con dicha ceremonia el ya clásico perfil psicológico y moral que, según las viejas aspiraciones inglesas, deben tener el príncipe heredero y su esposa, así como las actualizaciones accidentales que aquel país quiere introducir en dicho perfil e, ipso facto, en la fisonomía general de la nación.

Estos ejemplos permiten ver claramente en qué consiste la fuerza consuetudinaria espontánea —creadora, conservadora o renovadora— que una nación entera, considerada en su globalidad y sin entrechoques ponderables entre diversas corrientes, puede desarrollar en su forma de modelar —en general lenta, prudente, mas renovadora— instituciones como la Nobleza.

5. La monarquía absoluta, hipertrofia de la realeza rumbo al Estado totalitario populista

El armónico resultado así alcanzado en la sociedad feudal comenzó a deshacerse con la diseminación de los principios de los legistas, [9] y también debido a otros factores. A partir de entonces, y hasta la Revolución de 1789, el Poder real fue caminando en toda Europa en el sentido de absorber cada vez más las antiguas autonomías y volverse continuamente más centralizador.

a) La monarquía absoluta absorbe los cuerpos y poderes a ella subordinados

Muy diferente de aquel sistema de élites superpuestas —nobles o no— que se podían encontrar en la Edad Media, era la índole de la realeza absoluta, que en casi todas las monarquías europeas fue reuniendo en las manos del Rey —el cual a su vez, se identificaba cada más con el Estado (“L’État, c’est moi”, [10] es la máxima atribuida generalmente a Luis XIV)— la plenitud de poderes otrora repartidos entre los cuerpos intermedios.

Al contrario del soberano feudal, el monarca absoluto de la Edad Moderna tiene en torno a sí una nobleza que le acompaña noche y día, y que le sirve principalmente de elemento decorativo, sin poder efectivo. Así, el rey absoluto se encuentra separado del resto de la nación por un foso profundo, un abismo. Típicamente fueron así los soberanos franceses de la Edad Moderna, quienes tuvieron en Luis XIV —el Rey Sol— su modelo más completo. [11]

A realizar dicho modelo tendían con mayor o menor afán los diversos monarcas del fin del siglo XVIII. Éstos producían al observador un primer impacto admirativo por su aparente omnipotencia, que sobrenadaba sólo en la superficie y no hacía sino ocultar la impotencia profunda en que se colocaban los reyes absolutos por su propio aislamiento.

b) Sólo le resta entonces apoyarse en burocracias civiles y militares — Las pesadas “muletas” de la realeza absoluta

Cada vez más desprovistos de vínculos vitales con los cuerpos intermedios de la nación, ya no contaban con sus apoyos naturales, o los tenían debilitados por el estado de creciente asfixia en que el propio absolutismo real los ponía.

Incapaces de mantenerse en pie, andar y luchar sin el sustentáculo de sus elementos constitutivos naturales —los cuerpos intermedios—, se veían obligados a apoyarse en redes de burocracia cada vez mayores.

Esos organismos burocráticos eran las pesadas muletas —relucientes pero frágiles— de esa monarquía de fines del siglo XVIII. Cuanto mayor es el funcionariado, más pesa; y cuanto más pesa, más gravoso les resulta a aquellos mismos que, para estar en pie y andar, están obligados a cargar con él.

Así fue la realeza absoluta y burocrática devorando a lo largo de los tiempos al Estado paternal, familiar y orgánico. Mencionaremos algunos ejemplos históricos que ilustran cómo se dio dicho proceso.

c) Centralización del poder en Francia

En Francia, los grandes feudos fueron siendo reabsorbidos por la Corona, principalmente por alianzas matrimoniales entre miembros de la Casa Real y herederas de grandes unidades feudales. Al mismo tiempo, una especie de fuerza centrípeta iba aglutinando en París los principales resortes de mando e influencia del Reino. Luis XIV desarrolló esta política en todas sus consecuencias.

La última absorción de un territorio feudal efectuada por la Corona francesa —por medio de negociaciones diplomáticas que tuvieron aún aspectos de un acuerdo de familia— tuvo por objeto el Ducado de Lorena. En el Tratado de Viena (1738) fue convenido entre Francia y Austria que Lorena pasaría a título vitalicio a Stanislao Leszczynski, Rey destronado de Polonia y padre de la Reina María Leszczynska, esposa de Luis XV. Cuando el suegro del Rey falleciera, dicho Ducado se incorporaría automáticamente al Reino de Francia, lo que efectivamente sucedió.

Debilidad de la aparatosa omnipotencia bonapartista

El arquetipo aparatoso y terrible de la monarquía burocrática, que nada tenía ya de paternal, fue el Estado de Bonaparte, todo él militar, financiero y administrativo.

Después de haber vencido a los austríacos en Wagram (1809), Napoleón ocupó Viena durante algunos meses. Cuando las tropas francesas se retiraron por fin y el Emperador Francisco I de Austria pudo volver a su capital, los vieneses le ofrecieron una recepción festiva a fin de consolarle de la pesada derrota y de los infortunios a que él y su país habían estado sujetos. [12] Consta que, al conocer este hecho, el déspota corso no pudo evitar exhalar un gemido: “¡Qué Monarquía tan fuerte!”, dijo, calificando así a la Monarquía de los Habsburgo, quizá la más paternal y orgánica de la Europa de aquel tiempo…

El curso de la Historia mostró cuánta razón tenía Bonaparte. Derrotado definitivamente en Waterloo tras los Cien Días, nadie en Francia pensó en ofrecerle un homenaje festivo como reparación por la inmensa tragedia que sobre él se había abatido. Por el contrario, cuando el Conde de Artois, futuro Carlos X, entró oficialmente en París, por primera vez tras la Revolución, como representante de su hermano Luis XVIII, fueron grandes los festejos para celebrar a la dinastía legítima, que volvía del exilio sin los laureles de ninguna victoria militar; únicamente con el prestigio de un inmenso infortunio soportado con majestuosa dignidad. [13]

Después de su segunda y definitiva abdicación, aislado en su fracaso, Napoleón quedó reducido a la impotencia hasta el punto de tener que pedir asilo al Rey de Inglaterra, al jefe de uno de los Estados que más inexorablemente se le opuso; y ni siquiera la perspectiva de la destrucción de su trono suscitó en sus más allegados el ánimo suficiente para hacer alguna guerrilla o revolución inspirada en el amor filial de súbditos leales para con su monarca.

De alguna guerrilla o revolución, sí, a manera de las que levantó la lealtad monárquica en la Vendée y en la Península Ibérica a favor de sus Príncipes, o de las que la fidelidad inquebrantable de los bravos campesinos del Tirol, capitaneados por Andreas Hofer, despertó contra Napoleón a favor de la Iglesia Católica y de la Casa de Austria. A estos defensores de la Fe —así como de la Corona e independencia española y portuguesa, del Trono francés y de la monarquía de los Habsburgo— les tocó derramar su sangre por dinastías en las cuales aún estaban en vigor sensibles rasgos del paternalismo de antaño. En esto, como en muchas otras cosas, eran radicalmente diferentes, tanto del despotismo duro y arrogante de Napoleón, como del sordo y medroso de su hermano José, a quien “ascendió” autoritariamente de “Rey” de Nápoles a “Rey” de España.

Con excepción de la aventura de los Cien Días, el ejército francés, por su parte, aceptó disciplinadamente la caída de Napoleón. En efecto, por más épicos y brillantes que fueran los recuerdos que le unían al Corso, no tenían la fuerza de cohesión de vínculos familiares. Napoleón no podría decir de sus ejércitos lo que afirmara la Reina Isabel de Castilla, no sin cierta amargura, sobre el leal y aguerrido pueblo portugués: el secreto de su lealtad y dedicación estaba, según ella, en que los bravos combatientes portugueses, “¡hijos son [de su rey], y no vasallos!” [14]

d) La disolución del Sacro Imperio

El Sacro Imperio Romano Germánico, electivo desde su origen, pasó a ser de hecho hereditario en 1438, con Alberto II, el Ilustre, de la Casa de Austria. Desde entonces, el Colegio de los Príncipes Electores siempre designó para el Trono imperial al Jefe de esta misma Casa. Constituye una excepción, tan sólo en la apariencia, la elección de Francisco de Lorena en 1745, pues éste era esposo de la heredera de dicha dinastía, la Archiduquesa María Teresa de Habsburgo. Con el matrimonio de ambos se constituyó la Casa de Habsburgo-Lorena, continuadora legítima de aquélla al frente del Sacro Imperio. [15] Pero el carácter fuertemente federativo del Sacro Imperio subsistió hasta su disolución en 1806 por la renuncia del Emperador Francisco II (I de Austria), presionado por Napoleón. Éste último redujo drásticamente el número de unidades soberanas del extinguido Imperio al imponer en aquel mismo año la Confederación del Rin.

LN_ES_Cap_VII_04_Escudo_Imperio_Austriaco_1867

Escudo Imperial con el águila bicéfala de los Habsburgos y los escudos de los países de la monarquía austro-húngara. Abajo, el Emperador Francisco José, ante su Corte, escucha un discurso del Archiduque Francisco Fernando, heredero del trono, en su 60 cumpleaños de la subida al trono.

LN_ES_Cap_VII_05_Imperador_e_Arquduque_Francisco_Ferdinando

 

La posterior Confederación Germánica (1815-1866), que tenía al Emperador de Austria como presidente hereditario, representó un papel conservador en esta andadura centrípeta; sin embargo, la victoria de Prusia en la batalla de Sadowa (3 de julio de 1866) obligó a su disolución, formándose bajo hegemonía prusiana la Confederación de Alemania del Norte, de la cual fueron excluidos Austria y otros Estados de la Alemania del Sur. Tras la derrota de Napoleón III en 1870 se convirtió en el Reich alemán, mucho más centralizado, dentro del cual sólo se reconocían como soberanos veinticinco Estados.

El impulso centrípeto no habría de parar aquí; la Anschluss de Austria y la anexión del Sudetenland al III Reich condujeron este impulso al extremo del cual resultó la II Guerra Mundial.

La anulación de estas dos conquistas centrípetas de Adolfo Hitler, así como la reciente reincorporación de Alemania Oriental al actual Estado alemán, tal vez marquen el punto final de esas sucesivas modificaciones del mapa germánico.

e) El absolutismo en la Península Ibérica

Análogo fue en Portugal y España el curso de los acontecimientos rumbo al absolutismo real.

Con el ocaso de la Edad Media, la organización política y socioeconómica tendió gradualmente en ambos Reinos hacia la centralización. Esa tendencia fue aprovechada con destreza por los respectivos monarcas con la intención de ampliar y consolidar continuamente el poder de la Corona sobre los varios cuerpos del Estado, y especialmente sobre la alta Nobleza; de modo que, cuando estalló en el viejo continente la Revolución Francesa, el poder de los reyes de Portugal y de España había llegado a su auge histórico. Esto no se dio, naturalmente, sin múltiples fricciones entre los monarcas y la Nobleza.

Esta tensión tuvo en Portugal episodios dramáticos tanto en el reinado de D. Juan II —con aplicación de la pena capital al Duque de Braganza y otros grandes nobles, así como la muerte del Duque de Viseu, hermano de la Reina, apuñalado en presencia del Monarca— como en el reinado de D. José I, con la ejecución pública del Duque de Aveiro y de algunas de las más destacadas figuras de la aristocracia, sobre todo de la ilustre Casa de los Távoras.

En España, dicha tendencia centralizadora —que ya se podía notar en diversos monarcas de la Casa de Trastámara y va creciendo hasta llegar a su auge en el siglo XVIII, con los Reyes de la Casa de Borbón— se define completamente durante el gobierno de los Reyes Católicos. La prohibición de construir nuevos castillos, la destrucción de muchos otros, la limitación de los privilegios nobiliarios, así como la transferencia a la Corona de Castilla del señorío de las plazas marítimas, fueron algunas de las medidas iniciales tomadas por Isabel y Fernando, y tuvieron como efecto una disminución del poder de la Nobleza. Concomitantemente, los Maestrazgos de las principales Órdenes Militares fueron incorporados a la Corona.

Al final de esa evolución —aún antes de 1789— la llamada Nobleza histórica se mostraba cada vez más afecta a gravitar en torno al soberano, residía en la capital y no raras veces se hospedaba en el propio Palacio Real, de modo semejante a lo que ocurría en otros países de Europa, sobre todo en Francia, donde el Rey Sol y sus sucesores se hallaban cercados de las inigualables magnificencias del palacio de Versalles.

La vida de Corte, en la cual esa Nobleza ejercía altas funciones, le absorbía buena parte de su tiempo, y le exigía la manutención de un fastuoso tren de vida, para lo cual frecuentemente no le bastaban las rentas producidas por sus tierras patrimoniales. En consecuencia, los reyes remuneraban los cargos áulicos de buena parte de esta Nobleza; pero, aun así, no eran raros los casos en que la suma de esa remuneración y de las rentas territoriales no bastaba. En más de una Corte resultaron de ahí endeudamientos devastadores, rotos, a veces, por medio de mésalliances con personas de la alta burguesía, o remediados por medio de subsidios concedidos por los reyes a título de favor.

Debilitamiento de la Nobleza y del propio poder real a consecuencia del absolutismo

Después de las malhadadas invasiones napoleónicas de España (1808-1814) y Portugal (1807-1810), sus respectivos regímenes monárquicos se fueron liberalizando cada vez más. Las Coronas fueron perdiendo mucha de su influencia política y socio-económica. Mientras tanto, los Títulos de Nobleza que los reyes portugueses y españoles iban distribuyendo con creciente liberalidad, acabaron por incluir en esta clase —por mera preferencia personal del Monarca, o por servicios prestados al Estado o a la sociedad en los más variados campos— a numerosas personas que no habían nacido en ella. [16]

Descontados los excesos que de vez en cuando se verificaban en la concesión de Títulos, dicha ampliación de los cuadros de la Nobleza correspondía a la necesidad de atender las exigencias equilibradas de las transformaciones socio-económicas, reconociendo el valor, tantas veces efectivo, de dichas actividades para el bien común. Sin embargo, faltó en muchos casos criterio para discernir quién era realmente digno de ese honor, desmereciéndose así la consideración de que la Nobleza gozaba antaño. Con ello, pasaba a ser menos expresivo el premio que recibían estos o aquellos auténticos propulsores del bien común al ser introducidos en un cuerpo social como el de la Nobleza, que sólo tiene que perder con la falta de una juiciosa y discreta selección, pues Nobleza y selección son conceptos correlativos.

En España, la proclamación de la República en 1873 y en 1931, y las restauraciones monárquicas que la siguieron dieron ocasión a otras tantas supresiones y reintegraciones de los derechos y Títulos de la Nobleza, con evidente trauma para el cuerpo nobiliario. En Portugal, tras la proclamación de la República en 1910, los Títulos nobiliarios, distinciones honoríficas y derechos de la Nobleza fueron abolidos. [17]

f) El Estado burgués superpotente y el estado comunista omnipotente

En síntesis, y también a mero título de rápida mirada retrospectiva sobre el estado actual de ese proceso centralizador, puede decirse que en el siglo XIX ya se esbozaba el Estado burgués superpotente en naciones apenas residualmente monárquicas, o ya ruidosamente republicanas.

A lo largo de la belle époque, del periodo de entreguerras y de la post-guerra de 1945, las Coronas fueron cayendo unas detrás de otras, y el Estado democrático superpotente fue abriendo los caminos de la Historia para el Estado proletario omnipotente.

6. Génesis del Estado contemporáneo

a) El ocaso de las regiones — La marcha rumbo a la hipertrofia del poder real

Como vimos, al comenzar la Edad Moderna el modelo feudal se encuentra en el inicio de un acentuado proceso de decadencia política. El poder real va consolidándose y llegará a hipertrofiarse en los siglos XVII y XVIII. Comienza a nacer el Estado contemporáneo, basado cada vez menos en la aristocracia rural, en la autonomía y el impulso creador de las regiones, y cada vez más en órganos burocráticos, a través de los cuales se va extendiendo a todo el país la acción del Estado.

Las vías de comunicación, gradualmente más transitables y protegidas contra el bandidaje endémico de los siglos anteriores, favorecen intercambios entre las diferentes regiones del país. La expansión del comercio y el nacimiento de nuevas industrias van uniformizando el consumo.

Los regionalismos de todo tipo entran en decadencia y la formación de centros urbanos cada vez mayores va desplazando el centro de gravedad de las micro-regiones hacia las macro-regiones y de éstas para las metrópolis. La capital se va convirtiendo en el gran polo de atracción de las energías centrípetas de todo el territorio, y el foco de irradiación del mando emanado de la Corona. Pari passu, la Corte atrae cada vez más a la Nobleza antaño preponderantemente rural; ésta se establece alrededor del rey, punto de partida de la dirección, o sea, de la irradiación de todo lo que se hace en el país.

b) El absolutismo real se transforma en absolutismo de Estado bajo el régimen democrático-representativo

Este proceso centrípeto gradual e implacable conserva una línea de continuidad con las formas cada vez más absorbentes de los tipos de Estado nacidos por fin en los siglos XIX y XX. Así, pues el Estado republicano burgués del siglo XIX fue, a pesar de sus aspectos liberal-democráticos, más centralizador que el Estado monárquico de la fase anterior. En él se dio un incontestable proceso de democratización [18] que abrió las puertas del Poder a las clases no nobles; pero estas mismas puertas fueron cerrándose gradualmente para las clases nobles, forma bastante discutible de practicar la igualdad. Mientras tanto, la libertad se hacía cada vez más escasa para los ciudadanos, sobre cuyo conjunto iba pesando la creciente mole de legislaciones en continua expansión.

c) La piramidalización centrípeta — La superpiramidalización — Dos ejemplos: Banco y mass-media

Para tener un cuadro global del efectivo ocaso de las libertades en el siglo XIX es necesario considerar que también en la esfera privada fue manifestándose una tendencia a la piramidalización, al entrelazamiento de empresas o instituciones en bloques cada vez más amplios que absorbían a cualquier unidad autónoma que se resistiera a integrarse en la pirámide competente. En el ápice de esas pirámides existían —o aún existen— grandes fortunas que controlaban a las gradualmente menores del conjunto, con lo que los propietarios de pequeñas y medianas empresas perdían buena parte de su libertad de acción ante la competencia y presiones del macrocapitalismo.

Por la propia naturaleza de las cosas, se superponían, por encima de ese conjunto de pirámides, algunas entidades dotadas de una fuerza de liderazgo aún mayor. Ejemplo, el sistema bancario y los mass-media.

En nuestro siglo, este proceso se ha incrementado acentuadamente gracias a los nuevos inventos, al continuo progreso de la ciencia y de la técnica.

La concentración del capital particular en las manos de unos pocos propietarios de grandes fortunas puede conducirnos a otra consecuencia. Se trata de la posición del macro-capitalismo frente al Estado.

En el mundo burgués —en apariencia, alegremente liberal-democrático; en realidad, cada vez más democrático y nivelador bajo cierto punto de vista, pero menos liberal bajo otro— ha pasado a producirse una extraña inversión de valores. Los bancos y mass-media son normalmente propiedades privadas; pertenecen a individuos; sin embargo, esas grandes fuerzas cuentan en no raras ocasiones, con un poder nítidamente mayor que el de la Nobleza del s. XIX, e incluso que el de la anterior a la Revolución Francesa.

Interesa señalar que esas fuerzas acaban teniendo sobre el Estado un poder mayor que el que éste tiene sobre ellas. Bancos y mass-media disponen de más medios para influir a fondo en el nombramiento de los cargos electivos de la mayor parte de las democracias modernas, que los que éste tiene para intervenir en la elección de las grandes autoridades de los bancos y mass-media privados. En muchas ocasiones concretas aquel ha sentido que se encontraría desaparejado si no asumiera el papel de gran empresa bancaria o periodística, invadiendo así la esfera privada… que, a su vez, había invadido la estatal.

¿Convergencia? No; camino hacia el caos, diríamos.

En lo que se refiere a la plena libertad de acción y desarrollo, esta confrontación entre el Estado y el macro-capitalismo no trae ningún beneficio económico ni político al ciudadano común.

Basta considerar el cuadro que se presenta frecuentemente en días de elecciones. Ante la mesa que preside cada colegio electoral desfilan las multitudes. Entre ellas, como un ciudadano cualquiera, pasa el magnate de la nobleza antitética [19] del siglo XX y deposita su voto, consciente de que valdrá tanto o tan poco como el del más obscuro ciudadano.

Días después, se publican los resultados del escrutinio. El magnate los comentará en su club como lo haría un ciudadano cualquiera, como si hubiese contribuido al resultado en la misma medida que un votante común; pero aquellos que, al oírle, saben que de él depende una cadena de órganos de publicidad capaz de condicionar notablemente el voto de las masas amorfas y desorientadas de nuestros días, ¿podrán mantener en su fuero íntimo esa misma ilusión?

d) El capitalismo de Estado: continuación de la línea centrípeta y autoritaria anterior — Sepulcro de lo que le ha antecedido

Así, ¿qué trajo de nuevo el capitalismo de Estado a los países en que fue implantado?

Por influencia próxima o remota de la ideología de 1789, acentuó hasta el infinito la línea centrípeta precedente; [20] hizo del Estado un Leviatán, ante cuya omnipotencia las atribuciones de reyes y nobles de las épocas anteriores parecen pequeñas, si no corpusculares. Al absorber absolutamente todo con su fuerza de atracción devoradora, el colectivismo de Estado sepultó, en el mismo nada, como en una tumba, a reyes y nobles, así como a las aristocracias antitéticas [21] que habían llegado al punto culminante de su andadura histórica.

e) Un sepulcro — Dos trilogías

¿Han sido sólo esas las víctimas de la gangrena colectivista?

¡No! También los estratos sucesivamente inferiores de la burguesía. El poder de absorción del “Leviatán” colectivista no perdonó ni a un solo hombre, ni un solo derecho individual. Hasta los más elementales de esos derechos —aquellos que no le corresponden en virtud de una ley elaborada por el Estado, sino por la fuerza del orden natural de las cosas, expresado con sabiduría y simplicidad divinas en el Decálogo— han sido invariablemente negados por el colectivismo a cada uno de los pueblos sobre los que instaló su poder, así como a cada uno de los infelices individuos que los constituyen. Es lo que la experiencia histórica, claramente patente ahora en el siniestro panorama desvelado tras la caída del Telón de Acero, ha hecho evidente para todo el género humano. Hasta el derecho a la vida ha sido absorbido por el Estado colectivista, negando así al hombre lo que la moda ecológica actual se esfuerza por garantizar al menor y más repugnante gusano.

LN_ES_Cap_VII_06_Mio_CidEstatua de Don Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid Campeador, en Burgos, por Juan Cristóbal.

Así pues, los obreros, los más insignificantes siervos del Estado, han sido los más recientes ocupantes de esa tumba, cuyo epitafio podría designar globalmente a esas víctimas de anteayer, de ayer y de hoy, por medio de los tres grandes principios negados por el colectivismo:

TRADICIÓN — FAMILIA — PROPIEDAD,

cuya negación despertó la valiente y polémica contestación del mayor conjunto de entidades anticomunistas de inspiración católica del mundo moderno.

Y como, según ciertas leyendas, los sepulcros de las víctimas de injusticias clamorosas son sobrevolados por confusos y atormentados torbellinos de espíritus malignos, se podría imaginar, flotando sobre esa agitada, febril y ruidosa ronda otra trilogía:

MASIFICACIÓN — SERVIDUMBRE — HAMBRE.

f) ¿Qué queda hoy de la Nobleza? — La respuesta de Pío XII

Una vez extinguida la independencia administrativa de las regiones bajo el peso del totalitarismo revolucionario, y concomitantemente abolidas por el creciente igualitarismo de la Edad Contemporánea las especiales funciones y los correlativos privilegios que hacían de la Nobleza en la Edad Media y el Antiguo Régimen un cuerpo social y político definido, cabe preguntarse: ¿Qué queda hoy de ella?

Pío XII responde categóricamente: “Se ha pasado una página de la Historia, se ha terminado un capítulo, se ha colocado el punto que indica el final de un pasado social y económico.” [22]

Sin embargo, de esta clase a la que nada de palpable resta, el Pontífice espera el ejercicio de una alta función para el bien común. Esta función es descripta por él con precisión y evidente complacencia en sus varias alocuciones; y su pensamiento sobrevive claramente en las alocuciones de Juan XXIII y de Pablo VI al Patriciado y a la Nobleza romana, y a la Guardia Noble Pontificia.

Para comprender enteramente este delicado, sutil e importante tema, conviene volver a nuestra exposición histórica retrospectiva, considerando el curso de los acontecimientos bajo un ángulo peculiar.

7. El perfil moral del noble medieval

En todo cuerpo social constituido por los profesionales de un mismo ramo específico, es fácil notar cuanta influencia ejerce la actividad profesional sobre la configuración de espíritu, el perfil intelectual y moral de los que la ejercen y también sobre las relaciones domésticas o sociales extrínsecas al ámbito profesional.

En la Edad Media y en el Antiguo Régimen la condición nobiliaria no podía ser equiparada estrictamente a una profesión. De cierto punto de vista, ser noble era un modo de ganarse la vida; pero, desde otro, era mucho más. La condición nobiliaria marcaba a fondo a quien gozaba de ella, y a toda su familia, por medio de la cual habría de ser transmitida a lo largo de los siglos a las generaciones venideras. El Título de Nobleza se incorporaba al apellido y a veces lo sustituía; el blasón de armas pasaba a ser el emblema de la familia, y la tierra sobre la cual el noble ejercía su poder adquiría en la mayoría de los casos su propio nombre, cuando no ocurría lo contrario y era el noble quien incorporaba a su Título el nombre de la tierra. [23]

a) En la guerra como en la paz, ejemplo de perfección

Dos principios esenciales definían la fisonomía del noble:

Para ser el hombre modelo puesto en la cumbre del feudo como la luz en el candelero tenía antes que ser, por definición, un héroe cristiano dispuesto a todos los holocaustos a favor del bien de su rey y de su pueblo, así como el brazo temporal armado en defensa de la Fe y de la Cristiandad en las frecuentes guerras contra paganos y herejes.

Pero, al mismo tiempo, él y toda su familia tenían que dar a sus subordinados y pares un buen ejemplo en todo, o mejor, un ejemplo excelente. Tanto en la virtud como en la cultura, en el impecable trato social, el buen gusto, la decoración del hogar, los festejos, su ejemplo debía impulsar a todo el cuerpo social para que, análogamente, cada cual mejorase también en todo.

b) El caballero cristiano — La dama cristiana

Estos dos principios tenían un alcance práctico admirable. Durante la Edad Media fueron aplicados con autenticidad de convicciones y sentimientos religiosos, y se trazó así en la cultura europea —y después en la de todo Occidente— la fisonomía espiritual del caballero cristiano y de la dama cristiana.

A lo largo de los siglos, y a pesar de las sucesivas diluciones infligidas a su contenido por la progresiva laicización del Antiguo Régimen, los conceptos de caballero, o de caballero y dama, han designado siempre la excelencia del tipo humano, e incluso continúan designándola en nuestros días, cuando, desgraciadamente, ambos calificativos están quedando anticuados.

Aunque la Nobleza haya perdido en Italia —hacia donde Pío XII dirigía especialmente su mirada— así como en tantos países, todo lo que acabamos de ver, le queda principalmente un supremo y postrero tesoro: esa excelencia del tipo humano; ésta no puede ser conocida a fondo sin considerar cómo y por qué se formó a lo largo del proceso generador del feudalismo y de la jerarquía feudal.

LN_ES_Cap_VII_07_Las_Lanzas

El Marqués de Espínola recibe, de manos de Justino de Nassau, las llaves de Breda, que capitula después de una resistencia intrépida.

El admirable cuadro de Velázquez refleja toda una tradición de nobleza de alma, y de cortesía nacida de la caridad, que se expresa hasta en el rudo y humillante momento de la rendición (Velázquez, Museo del Prado, Madrid).

LN_ES_Cap_VII_08_Juana_de_Austria

La Princesa Doña Juana de Austria, hermana de Felipe II. Cuadro de Cristóvão de Morais. Museo Real de Bellas Artes. Bruselas.

c) Holocausto, buenas maneras, etiqueta y protocolo — Simplificaciones y mutilaciones impuestas por el mundo burgués

Holocausto. Esta palabra merece ser subrayada, pues tenía en la vida del noble una importancia central, que se hacía sentir hasta en la vida social, bajo la forma de un ascetismo que la marcaba a fondo. Las buenas maneras, la etiqueta y el protocolo se modelaban según padrones que exigían al noble una continua represión de todo lo que hay de vulgar, burdo y hasta humillante en tantos impulsos del hombre. La vida social era, bajo algunos aspectos, un sacrificio continuo que se iba haciendo más exigente a medida que la civilización progresaba y se quintaesenciaba.

La afirmación puede quizá despertar la sonrisa escéptica de no pocos lectores. Para que éstos ponderen bien lo que hay en ella de real bastará con que consideren las mitigaciones, simplificaciones y mutilaciones que el mundo burgués nacido de la Revolución Francesa viene imponiendo gradualmente a las etiquetas y ceremoniales sobrevivientes en nuestros días. Todas esas alteraciones se dirigen invariablemente a proporcionar despreocupación, comodidad y confort burgués a los magnates del arribismo, decididos a conservar cuanto les sea posible, en el seno de su opulencia recién nacida, la vulgaridad de sus anteriores condiciones de vida; así la erosión de todo buen gusto, de todas las etiquetas y bellos modales se ha venido haciendo por obediencia a un deseo de laissez-faire, de relajamiento, y por el dominio del capricho inopinado y extravagante del hippismo, que encontró su apogeo en 1968 en la descabellada rebelión de la Sorbona y en los movimientos tipo punk, dark, etc., que le han seguido.

d) Diversidad armónica en la práctica de las virtudes evangélicas: En la humildad del estado religioso — En medio de las grandezas y esplendores de la sociedad temporal

Conviene describir aquí un aspecto espiritual que se destaca acentuadamente en numerosos miembros de la Nobleza.

Muchos santos, nacidos nobles, renunciaron enteramente a su condición social para practicar, en el anonadamiento terrenal del estado religioso, la perfección de la virtud. ¡Qué espléndidos han sido los ejemplos que así han dado a la Cristiandad y al mundo!

Pero otros santos, también nacidos nobles, se conservaron en las grandezas de esta tierra, realzando así a los ojos de las demás categorías sociales, con el prestigio inherente a su condición socio-política, todo lo que hay de admirable en las virtudes cristianas, y dando un buen ejemplo moral a toda la colectividad a la cabeza de la cual se encontraban. Con ello obtenían grandes beneficios no sólo para la salvación de las almas, sino también para la propia sociedad temporal. En efecto, nada hay más eficaz para el Estado y para la sociedad que tener en sus más elevados niveles a personas aureoladas con la alta y sublime respetabilidad que irradia la personalidad de los santos de la Iglesia católica.

Esos santos tan dignos de reverencia y admiración por su elevada condición jerárquica se hacían particularmente amables a los ojos de la multitud por practicar de modo constante y ejemplar la Caridad cristiana. Son innumerables los nobles beatificados o canonizados que, sin renunciar a los honores terrenos que merecían por su origen, se destacaron por su particular amor a los desamparados, es decir, por su marcada opción preferencial por los pobres.

En este mismo solícito servicio a los necesitados, brillaron también con frecuencia aquellos nobles que prefirieron los admirables despojamientos de la vida religiosa para hacerse pobres con los pobres, y así aligerarles sus cruces de la vida terrena y preparar sus almas para el Cielo.

Hacer aquí mención de los tan numerosos nobles de uno y otro sexo que practicaron las virtudes evangélicas en medio de las grandezas y esplendores de la sociedad temporal, así como de los que las practicaron abandonando la vida secular, por amor a Dios y al prójimo, alargaría excesivamente este trabajo. [24]

e) Cómo gobernar — cómo no gobernar

Gobernar no es sólo, ni principalmente, hacer leyes, dictar sanciones para sus trasgresores y compeler a la población a que las obedezca mediante una burocracia tanto más eficaz cuanto mayor sea su alcance, y una fuerza policial tanto más coercitiva cuanto más capacitada esté para invadir e intimidar. Así se puede gobernar, en la mejor de las hipótesis, una prisión, pero no un pueblo.

Como se ha observado, para gobernar hombres es necesario, antes que nada, ganarse su admiración, confianza y afecto. A ese resultado no se llega sin una profunda consonancia de principios, anhelos y rechazos, sin un cuerpo de cultura y tradiciones comunes a gobernados y gobernantes.

Los señores feudales alcanzaron, en general, dicha consonancia en sus territorios mediante un continuo estímulo de las poblaciones rumbo a lo excelente en todos los campos. Incluso para conseguir el consenso popular a favor de las guerras a que les llevaban las condiciones de su época, la Nobleza usó métodos persuasivos, entre los cuales el dar entero y prioritario apoyo a las predicaciones de la Jerarquía eclesiástica acerca de las circunstancias morales que podrían hacer legítima una guerra emprendida por motivos religiosos o por motivos temporales.

f) El bonum y el pulchrum de la guerra justa — Los caballeros lo sentían hasta el fondo del alma

La Nobleza hacía brillar el bonum de la guerra justa, al mismo tiempo que el pulchrum, en la fuerza de expresión del ceremonial bélico, en el esplendor de los armamentos, de los arreos de los caballos, etc. La guerra era para el noble un holocausto en pro de la glorificación de la Iglesia, de la libre difusión de la Fe, del legítimo bien común temporal; holocausto hacia el cual se ordenaba de modo análogo a como lo hacían los clérigos y religiosos con respecto a los holocaustos morales inherentes a su estado.

Los caballeros, que no siempre eran nobles, sentían hasta el fondo del alma el bonum y el pulchrum de ese holocausto, y en ese estado de espíritu partían para la guerra. La belleza con que rodeaban las exterioridades de su actividad militar estaba lejos de significar para ellos un medio de seducir y llevar consigo libremente a los hombres válidos de la plebe —para los cuales era desconocido el reclutamiento obligatorio, con la amplitud y duración indefinida de las movilizaciones generales de nuestros días—; pero esto no obstante producía sobre el espíritu de las poblaciones ese efecto.

En aquellos siglos de Fe ardiente actuaban sobre el público, mucho más que esas brillantes apariencias, las enseñanzas de la Iglesia; y éstas no dejaban dudas sobre el hecho de que la guerra santa podía ser, más que simplemente lícita, un deber para todo el pueblo cristiano, incluidos tanto los nobles como los plebeyos. [25]

8. La Nobleza en nuestros días — Magnitud de su misión contemporánea

a) Substracto esencial de todas las noblezas, cualquiera sea su nacionalidad

En vista de todo lo anterior, ¿cuál es el substracto del tipo humano característico de la Nobleza?

La erudición histórica viene acumulando datos sobre el origen de esta clase, la función política, social y económica que le ha correspondido a lo largo de los siglos, su específica influencia en la moralidad, usos y costumbres de la sociedad, así como sobre su ejercicio del mecenazgo en beneficio de las artes y de la cultura.

¿Qué es un noble?

Es alguien que forma parte de la Nobleza; pero esa participación implica que ha de corresponder a un determinado tipo psicológico y moral que, a su vez, modela al hombre entero; de manera que —por considerables que hayan sido las transformaciones sufridas a lo largo de los siglos, o las variedades que presente según las naciones— la nobleza acaba siendo siempre una. Por más que un magnate húngaro sea diferente de un grande de España, o un duque o un par de Francia posea características diversas de las de un duque del Reino Unido, de Italia, Alemania o Portugal, a los ojos del público un noble es siempre un noble, un conde es siempre un conde, un barón siempre un barón, un hidalgo o gentilhombre siempre un hidalgo o gentilhombre.

Las vicisitudes históricas por las cuales ha pasado la Nobleza han modificado de modo inconmensurable su situación, de manera que, en nuestros días, si no pocos de sus miembros continúan en el vértice de la riqueza y del prestigio, otros se encuentran en el vórtice de la pobreza, obligados a duros y humildes trabajos para mantener su existencia, vistos incluso con sarcasmo y desdén por tantos contemporáneos imbuidos del espíritu igualitario y burgués difundido por la Revolución Francesa, cuando no despojados de sus bienes, pisoteados y reducidos a una condición proletaria por los regímenes comunistas de cuya dominación despótica no hayan conseguido escapar a tiempo.

b) La Nobleza: un modelo de excelencia — Impulso hacia todas las formas de elevación y perfección [26]

Privada de todo poder político en las repúblicas contemporáneas, y contando únicamente con vestigios de él en las monarquías; teniendo en el mundo de las finanzas una representación escasa; desempeñando en la Diplomacia y en el mundo de la cultura y del mecenazgo un papel menos patente que el de la burguesía, la Nobleza de hoy no es en la mayor parte de los casos sino un residuo; residuo precioso que representa a la tradición y consiste esencialmente en un tipo humano.

A este tipo humano, ¿cómo podemos definirlo?

El curso de los hechos nos ha llevado a que la Nobleza haya venido constituyendo durante siglos —e incluso en nuestra sociedad intoxicada de igualitarismo, vulgaridad y corrupción moral— un modelo de excelencia para la edificación de todos los hombres y, en cierto sentido, para que reciban merecido realce las cosas excelentes dignas de ello, pues cuanto más se dice de un objeto que es noble, aristocrático, más se acentúa que es excelente en su género.

Aún en las primeras décadas de este siglo dominaba en la sociedad temporal, al menos en sus líneas generales, la tendencia a siempre mejorar, en los más variados campos y bajo los más diversos puntos de vista; esta afirmación, sin embargo, debería ser muy matizada al tratar de la religiosidad y de la moralidad pública o privada.

Hoy en día, por el contrario, es imposible esconder que una tendencia omnímoda hacia la vulgaridad, la extravagancia delirante, y en muchas ocasiones hacia el brutal y descarado triunfo de lo obsceno y hediondo va ganando terreno. En este sentido, la revolución de la Sorbona de 1968 fue una detonación de alcance universal que puso en movimiento los gérmenes incubados en el mundo contemporáneo. El conjunto de esos fenómenos trae consigo una acentuadísima marca de proletarización, tomado dicho término en su sentido más peyorativo.

Sin embargo, el viejo impulso hacia todas las formas de elevación y perfección nacido en la Edad Media, y desarrollado desde ciertos puntos de vista en los siglos sucesivos, no por ello ha muerto; por el contrario, frena en alguna medida la velocidad de expansión de su opuesto, e incluso consigue en varios ambientes una tal o cual preponderancia.

En el pasado fue misión de la Nobleza cultivar, alimentar y difundir ese impulso de todas las clases hacia lo alto. El noble estaba vuelto por excelencia hacia esa misión en la esfera temporal, como el Clero en la espiritual.

Símbolo de ese impulso, personificación, libro vivo en el cual toda la sociedad podía “leer” todo lo que nuestros mayores, ávidos de elevación en todos los sentidos, anhelaban e iban realizando: así era el noble.

Así era él, sí; y ese precioso impulso es quizás lo mejor de lo que conserva de todo lo que fue. Hombres de nuestros días se vuelven en número creciente hacia él indagando con muda ansiedad si sabrá conservarlo e incluso ampliarlo valientemente, para salvar al mundo del caos y las catástrofes en que se va hundiendo.

Si el noble del siglo XX se mantiene consciente de esta misión y, animado por la Fe y por el amor a una tradición bien entendida, hace todo lo posible para cumplirla, alcanzará una victoria de grandeza no menor que la de sus antepasados cuando contuvieron a los bárbaros, repelieron para más allá del Mediterráneo al Islam y, bajo el mando de Godofredo de Bouillon, derribaron las puertas de Jerusalén.

c) El punto de máxima insistencia de Pío XII

De todo lo que antaño la Nobleza fue o tuvo, le ha quedado “solamente” esa excelencia multiforme junto con un conjunto residual de medios, los indispensables para que, en la mayor parte de los casos, no decaiga a una situación proletarizante.

“Solamente”… ; y realmente, ¡qué poco es eso en relación a lo que eran y tenían los nobles! Pero, ¡cuán mejor es esto que la vulgaridad burda y jactanciosa de tantos otros de nuestros contemporáneos!

En las vulgares y adineradas corrupciones no raras de la jet set; en las extravagancias de más de uno de los millonarios que aún existen; en los egoísmos, comodidades desenfrenadas y excesos de precaución sanchopancescos de ciertos burgueses, ¡cuántos fallos y lagunas hay, si se les compara con lo que aún resta de excelencia en las verdaderas aristocracias!

Ahí se encuentra el punto de máxima insistencia de las alocuciones de Pío XII al Patriciado y a la Nobleza romana. El Pontífice muestra a los eminentes partícipes de esa categoría, y en ellos al mundo entero, que esta excelsa característica de la Nobleza le confiere un lugar inconfundible entre las clases dirigentes que van emergiendo de las nuevas condiciones de vida; lugar de notoria importancia religiosa, moral y también cultural, que hace de ella un precioso valladar ante la torrencial decadencia del mundo contemporáneo.

d) La Nobleza: fermento, y no mero polvo del pasado — Misión sacerdotal de la Nobleza para elevar, purificar y pacificar al mundo

Ya Benedicto XV (1914-1922), en su alocución de 5 de enero de 1920, proferida poco después de haber terminado la I Guerra Mundial, al dirigir al Patriciado y a la Nobleza Romana palabras de ardiente elogio a la conducta dedicada y heroica que mantuvieron en los días dramáticos del conflicto, hizo ver toda la importancia de la misión que se abría para ellos en el subsiguiente periodo de paz.

En aquella ocasión hizo mención el Pontífice a “otro sacerdocio semejante al sacerdocio de la Iglesia: el de la Nobleza.” Con esas palabras no se refiere únicamente al buen ejemplo dado por el Patriciado y la Nobleza romana durante la guerra, sino que se eleva a un plano más alto para afirmar que hay algo de sacerdotal en lo intrínseco de la misión de la Nobleza. Este elogio de la Nobleza en cuanto tal no podía ser mayor, sobre todo en los labios de un Papa.

LN_ES_Cap_VII_09_Benedicto_XV

El Papa Benedicto XV, al término de la I Guerra Mundial, elogió con ardor la conducta dedicada y heroica del Patriciado y de la Nobleza romana, en los días dramáticos del conflicto, haciendo mención a “un otro sacerdocio semejante al sacerdocio de la Iglesia: el de la nobleza”.

Es verdad que el Pontífice no tiene la intención de equiparar la condición de noble a la de sacerdote; no afirma la identidad entre una y otra misión, sino tan sólo una notable semejanza, y desarrolla este principio con citas de San Pablo; pero para dar todo el relieve a la autenticidad de los deberes del noble en el campo de la Fe y de la moralidad, sus enseñanzas se revisten de una impresionante fuerza de expresión:

“Junto al regale Sacerdotium de Cristo, vosotros, oh nobles, habéis sido elevados a la condición de genus electum de la sociedad; y vuestra actuación ha sido la que, por encima de cualquier otra, más se ha asemejado a la del Clero y ha emulado su obra. Mientras el sacerdote, con su palabra, con su ejemplo, con su valor, con las promesas de Cristo, asistía, sostenía y confortaba, la Nobleza cumplía también su deber en los campos de batalla, en las ambulancias, en las ciudades, en los campos; y, combatiendo, asistiendo, prodigándose o muriendo (…) mantenía la fidelidad a las tradiciones de las glorias pasadas y a las obligaciones que su condición impone.

“Por lo tanto, si grato Nos resulta el elogio hecho a los sacerdotes de nuestra Iglesia por la obra realizada en el doloroso periodo de la guerra, es cosa justa que Nos rindamos también la debida alabanza al sacerdocio de la Nobleza. Uno y otro sacerdocio son ministros del Papa porque en horas tristísimas han interpretado bien sus sentimientos.”

Benedicto XV pasa a hablar de los deberes de la Nobleza en el período que se abría:

“¡Y cómo no habremos Nos de decir que el sacerdocio de la Nobleza —por ser aquel que proseguirá sus obras beneméritas también en tiempo de paz— será visto por Nos con particular benevolencia! ¡Ah, del ardor del celo desplegado en días nefastos, deducimos con complacencia la constancia de propósitos con que los Patricios y los Nobles de Roma continuarán realizando en horas más felices las santas empresas con que se alimenta el sacerdocio de la Nobleza!

“El Apóstol San Pablo amonestaba a los nobles de su tiempo para que fueran o volvieran a ser como su condición lo exigía. Sin embargo, no satisfecho con haberles dicho que debían ser modelo en el obrar, en la doctrina, en la pureza de costumbres, en la gravedad [de su conducta], —’in ómnibus te ipsum praebe exemplum bonorum operum in doctrina, in integritate, in gravitate’ (Tit. II, 7)— San Pablo consideraba más directamente a los nobles cuando recomendaba a su discípulo Timoteo que amonestara a los ricos (‘divitibus huius saeculi praecipe’) para que hicieran el bien y se enriquecieran de buenas obras (‘bene agere, divites fieri in bonis operibus’) (I Ti. VI, 17).

“Se puede afirmar con razón que estas advertencias del Apóstol convienen también admirablemente a los nobles de nuestra época. Cuanto más elevada es, amadísimos hijos, vuestra condición social, tanta mayor obligación tenéis de caminar delante de los demás con la luz del buen ejemplo (‘in ómnibus te ipsum praebe exemplum bonorum operum’).”

¿También en días tan diferentes como los nuestros corresponden a la Nobleza esos deberes? ¿No sería más objetivo decir que hoy en día obligan a los nobles tanto como a cualquier otro ciudadano? La doctrina de Benedicto XV afirma precisamente lo contrario.

“Siempre —prosigue— ha apremiado a los nobles el deber de facilitar la enseñanza de la verdad (‘in doctrina’); pero hoy —cuando la confusión de las ideas, compañera de las revoluciones de los pueblos, ha hecho perder en tantos lugares y a tantas personas las verdaderas nociones de derecho, justicia y caridad, de religión y de patria— ha aumentado aún más la obligación que tienen los nobles de empeñarse en reintegrar al patrimonio intelectual de los pueblos aquellas santas nociones que nos deben dirigir en las actividades cotidianas. Siempre ha apremiado a los nobles el deber de no admitir nada indecoroso en sus palabras o actos, para que su ligereza no sea para sus subalternos incitación al vicio (‘in integritate, in gravitate’); pero, ¡qué duro y grave se ha vuelto hoy este deber por la malicia de nuestra época! Por eso, no sólo los caballeros, sino también las señoras, están obligados a unirse fuertemente en santa liga contra las exageraciones y torpezas de la moda, alejando de sí y no tolerando en los demás aquello que las leyes de la modestia cristiana no consienten.

“Y para que los Patricios y Nobles de Roma lleguen a realizar aquello que hemos dicho que San Pablo había recomendado más directamente a los nobles de su tiempo (…) a Nos basta con que continúen modelándose durante la paz según aquel espíritu de caridad del cual han dado hermosas pruebas durante la guerra. (…)

“Vuestra nobleza no será, pues, considerada como una inútil supervivencia de tiempos ensombrecidos, sino como levadura reservada para resucitar a la sociedad corrompida; será faro de luz, sal de preservación, guía de los extraviados; será inmortal no sólo en esta tierra, donde todo —hasta la gloria de las más ilustres dinastías— se marchita y entra en ocaso, sino también en el Cielo, donde todo vive y se deifica con el Autor de todas las cosas nobles y bellas.”

Y al final de la alocución, al impartir la Bendición Apostólica, el Pontífice manifiesta el deseo “de que todos cooperen, con el sacerdocio propio de su clase, a la elevación, purificación y pacificación del mundo y, haciendo el bien a los demás, aseguren también para sí la entrada al Reino de la Vida Eterna: ‘Ut aprehendat veram vitam!’” [27]

e) Admiradores de la Nobleza en los días que corren

De hecho, aun cuando despreciado y odiado, el noble que sepa conservarse digno de sus antepasados es siempre un noble, objeto especial de consideración —y no raras veces, también de cortesías— por quienes tratan con él.

Ejemplo de esta atención que la Nobleza despierta es el hecho de que haya en todas las sociedades, aun en los días que corren —y en ellos más que en las décadas anteriores—, admiradores de la Nobleza que le dedican un respeto admirativo, un interés emocionado y casi se podría decir romántico. La mención de hechos que son síntoma de la presencia de ese compacto filón de quienes consagran tal admiración por la Nobleza sería interminable.

Dos de ellos hablan por sí. Uno —ya citado— es el entusiasmo jubiloso y admirativo con el cual multitudes que sería imposible calcular con precisión siguieron por televisión en todo el mundo la ceremonia matrimonial del Príncipe de Gales con la Princesa Diana; otro es el crecimiento constante de la revista parisiense “Point de Vue — Images du Monde”, que dedica especial atención a lo que ocurre en los segmentos aristocráticos de la población de todos los países, sean monarquías o repúblicas. La tirada de “Point de Vue”, que en 1956 era del orden de 180.000 ejemplares, llegó a alcanzar en 1991 los 515.000. [28]

f) Nobleza: tesis y antítesis

Con respecto a las élites adineradas que en vez de procurar cultivar cualidades adecuadas a su elevada condición económica, se jactan de permanecer en la vulgaridad de sus hábitos y modos de ser, juzgamos conveniente hacer algunas consideraciones.

La tendencia a permanecer en los descendientes del propietario es inherente a la propiedad individual. A ello conduce con todas sus fuerzas la institución de la familia. Así pues, se han constituido, a menudo, linajes y hasta “dinastías” comerciales, industriales o publicitarias, cada una de las cuales puede ejercer sobre el curso de los acontecimientos políticos un poder incomparablemente mayor que el de los simples electores… sin que todos los ciudadanos dejen de ser iguales ante la ley.

¿Constituyen esos linajes una nueva Nobleza?

Desde el punto de vista meramente funcional, tal vez se pudiera decir que sí; pero ese punto de vista no es el único y ni siquiera es necesariamente el principal. Esa nueva “Nobleza”, considerada en concreto, frecuentemente no es ni puede ser una Nobleza, antes que nada porque gran parte de sus miembros no quieren serlo. Los prejuicios igualitarios que tantos de esos linajes cultivan y ostentan les llevan a diferenciarse cada vez más de la antigua Nobleza, a hacerse insensibles a su prestigio, a subestimarla en algunas ocasiones a los ojos de la multitud. Para ello, no se sirve esta nueva “Nobleza” de una obligada supresión de las características que diferencian a la antigua Nobleza de la masa, sino de la ostentación de una característica instrumentada para cultivar una popularidad demagógica: la vulgaridad.

Mientras la Nobleza antigua era y quería ser una selección, esta su antítesis actual se jacta con cierta frecuencia de no diferenciarse de la masa, de camuflarse con los modos de ser y hábitos de ésta para huir de la venganza del espíritu igualitario demagógico, en general mantenido hasta la exacerbación… por los propios mass-media, cuyos dirigentes y responsables máximos tantas veces pertenecen, paradójicamente, a esa misma “Nobleza” antitética.

Por el orden natural de las cosas, es propio de la Nobleza formar con el pueblo un conjunto orgánico, como la cabeza con el cuerpo; y es característica de esta nobleza antitética una tendencia a evitar en lo posible esa diferenciación vital, tratando, por el contrario —al menos en la apariencia—, de integrarse en el gran conjunto amorfo y sin vida que es la masa[29]

Sería exagerado afirmar que son así todos los plutócratas contemporáneos; pero, así lo son sin lugar a dudas, un gran número de ellos, frecuentemente los más ricos, a los cuales un observador atento no negará que son particularmente notables por su dinamismo, poder y lo arquetípico de sus características.

9. El florecimiento de élites análogas — ¿Formas contemporáneas de Nobleza?

Al hablar de la sociedad burguesa, de la vida burguesa y sus peculiaridades, no se ha tenido la intención de incluir a aquellas familias de dicha clase en cuya atmósfera interior se ha venido constituyendo a lo largo de las generaciones una genuina tradición familiar, rica en valores morales, culturales y sociales. Dichas familias, al contrario que la nobleza antitética, forman, por su fidelidad a la tradición del pasado y el empeño en perfeccionarse continuamente, verdaderas élites.

En una organización social abierta a todo aquello que la enriquece con verdaderos valores, esas familias que se van convirtiendo paulatinamente en una clase aristocratizada acaban por fundirse gradual y suavemente en la aristocracia; o bien, por la fuerza de las costumbres, constituyen, al lado de la propiamente dicha ya existente, una nueva aristocracia con peculiaridades específicas. A quien está al mismo tiempo en la cumbre del poder político y de la influencia social —como ocurre con los monarcas— le corresponde presidir de manera acogedora, comedida y llena de tacto dicho perfeccionamiento altamente respetable de la estructura político-social, más auscultando las ansias que marcan el rumbo de las sanas transformaciones sociales y definen las aspiraciones de la sociedad orgánica, que trazando geométricamente el camino a golpe de decretos.

En esta perspectiva, la existencia de las élites aristocráticas, en lugar de excluir celosamente, mezquinamente, el florecimiento pleno de otras élites sirve, por el contrario, a estas últimas de padrón para fecundas analogías y de estímulo para fraternales perfeccionamientos.

El sentido peyorativo de la palabra burguesía lo merecen los sectores de esa categoría social que, despreocupados de formar tradiciones familiares propias, y de prolongarlas y perfeccionarlas a lo largo de las generaciones, se empeñan en galopar rumbo a la más descabellada modernidad, por lo que, aun cuando cuenten en su pasado con algunas generaciones de opulencia o de simple desahogo, constituyen sin embargo una especie de capa de arribistas… ¡en un estado de permanente mutación causado por la determinación autofágica de no mejorar sus hábitos a lo largo de las generaciones!

LN_ES_Cap_VII_10_Universidad_Salamanca

En España, la condición de intelectual abría las puertas para ascender a la Nobleza. El Código de las Siete Partidas, de Alfonso X, El Sabio (1252-1284), concedía —entre otros privilegios, a las personas que se dedicaban a los menesteres de la cultura— el título de Conde a los maestros de jurisprudencia que ejercían el cargo durante más de veinte años. En la foto, la Universidad de Salamanca.

a) Tema del que los Pontífices no llegaron a tratar: ¿No habrá formas “actualizadas” de reconocer oficialmente a la Nobleza?

Las consideraciones precedentes nos conducen a un aspecto de la problemática del que ni Pío XII, ni sus antecesores y sucesores llegaron a tratar, tal vez por razones prudenciales.

Como se ha expuesto a lo largo de esta obra, Pío XII atribuye a la Nobleza de nuestros días un importante papel. En vista de lo cual, el Pontífice desea conservarla como una de las clases dirigentes del mundo actual; y para eso abre sus ojos para lo que aún le resta, para el uso que debe hacer de ese medio residual de supervivencia y de acción, con el fin de que no sólo defienda con éxito su actual posición, sino que quizá recupere un más amplio lugar al sol en los más altos parajes del organismo social contemporáneo.

Pero la función que así queda reconocida a la Nobleza es de tal importancia que normalmente no le bastará con contar con el exiguo y por cierto tan controvertido residuo de lo que tuvo.

Se podrían imaginar los medios para irle ampliando gradualmente la base de acción. ¿De qué modo sería deseable hacerlo? ¿Hasta qué punto ese deseable sería viable en las condiciones actuales? ¿Por qué no pensar, por ejemplo, en una sociedad que proporcione a la Nobleza ampliamente —aunque bajo formas eventualmente “actualizadas” y que no consistan tan sólo en la propiedad inmobiliaria urbana o sobre todo rural— las bases necesarias para su existencia y la plenitud de su acción bienhechora? Por ejemplo, ¿por qué no reconocerla oficialmente, en cuanto portadora de un factor tan precioso como la tradición, como uno de los consejeros particularmente escuchados y respetados por quienes tienen en sus manos los resortes de la dirección del mundo de hoy?

No se puede excluir la hipótesis de que haya pensado en esto maduramente el Papa Pío XII, si bien que, por razones prudenciales, no haya llegado a exteriorizar las conclusiones a que haya llegado eventualmente con su pensamiento.

Habiendo analizado con tan solícita atención los problemas contemporáneos de la Nobleza, habría sido normal que Pío XII hubiera considerado lo que sigue.

b) Noblezas auténticas, aunque de brillo menor — Ejemplos históricos

Con el tiempo, especialmente a partir de finales de la Edad Media, al lado de la Nobleza por excelencia, guerrera, señorial y rural, se fueron constituyendo noblezas también auténticas, pero de un brillo menor. Ejemplos no faltan en los diversos países europeos.

Así pues, en España, la investidura de determinados cargos civiles, militares o de cultura, e incluso el ejercicio de ciertas formas de comercio e industria particularmente útiles para el Estado confería ipso facto la Nobleza a título personal y vitalicio, o bien a título también hereditario. [30]

En Portugal, la condición de intelectual abría las puertas para la categoría de noble. Lo era a título personal y vitalicio, aunque no hereditario, todo aquel que se licenciaba en Teología, Filosofía, Derecho, Medicina o Matemáticas en la famosa Universidad de Coimbra; pero si, de padre a hijo, tres generaciones se diplomaban en Coimbra en estas materias, pasaban a ser nobles por vía hereditaria todos sus descendientes aunque éstos, por su parte, no cursasen estudios en la referida Universidad. [31]

En Francia, además de la nobleza togada —noblesse de robe—, que se reclutaba entre la magistratura, era de destacar la pequeña nobleza de campanario o, más correctamente, noblesse de cloche, esto es, de campana ( la utilizada por el municipio para convocar a los vecinos). La noblesse de cloche estaba habitualmente formada por familias de burgueses que se habían destacado al servicio del bien común en las colectividades humanas de tamaño menor. [32]

c) Nuevos-ricos—nuevos-nobles

Estos ennoblecimientos no se daban sin suscitar problemas dignos de atención, que se dejan ver en determinadas situaciones.

Por ejemplo, el Rey de España Carlos III (1759-1788), considerando el brote industrial que comenzaba a despertar en el continente europeo y el nocivo descompás en que se encontraba España en este campo, decidió, mediante la Real Cédula de 18 de Marzo de 1783, estimular fuertemente la aparición de industrias en su reino. Adoptó, entre otras medidas, la de elevar como automáticamente a la condición de nobles a aquellos súbditos que, con provecho para el bien común, invirtiesen con éxito capitales y esfuerzos en fundar industrias nuevas o desarrollar las ya existentes. [33]

La resolución del Monarca atrajo al campo industrial a numerosos candidatos a la Nobleza. Ahora bien, la autenticidad de la condición de noble no consiste únicamente en el uso de un título conferido por Decreto Real, sino también y especialmente en la posesión de lo que se podría llamar el perfil moral característico de la clase aristocrática. Es comprensible que ciertos nuevos-ricos ascendidos por la Real Cédula a nuevos-nobles, tuviesen especial dificultad en adquirirlo pues dicho perfil sólo se obtiene por medio de una larga tradición familiar, que habitualmente le falta tanto al nuevo-rico como al nuevo-noble, y de la cual se pueden encontrar importantes rasgos en élites burguesas tradicionales menos ricas.

La inyección de esa sangre nueva en la Nobleza tradicional podría proporcionarle en ciertos casos un suplemento de vitalidad y creatividad. No obstante, también podría traer consigo el riesgo de añadirle rasgos de vulgaridad y de cierto arribismo desdeñoso de viejas tradiciones con evidente perjuicio para la integridad y coherencia del perfil del noble. Era la propia autenticidad de la Nobleza, por su identidad consigo misma, la que podría así resultar perjudicada.

Hechos análogos sucedieron en más de un país de Europa, a consecuencia de situaciones también análogas; pero sus efectos estuvieron en general limitados por diversos factores.

Antes que nada, en el ambiente general de la sociedad europea de entonces aún había una profunda impregnación de aristocracia, y el nuevo-noble—nuevo-rico se sentía a disgusto en la condición social a que ingresaba si no se empeñara en asimilar, por lo menos en buena medida, su perfil y sus maneras. Las puertas de muchos salones difícilmente se le abrían de par en par, con lo que se ejercía sobre él una presión para aristocratizarle que era reforzada, a su vez, por la actitud del pueblo llano, que sentía lo risible de la situación de un conde o de un marqués de reciente fábrica, y lo dejaba entender por medio de bromas incómodas a los oídos de quien era de ellas desdichado blanco. De ahí que el recién-noble, lejos de embestir contra las peculiaridades de un ambiente con respecto al cual era heterogéneo, hiciera en general todo lo posible para adaptarse a él y para proporcionar a su progenie una educación genuinamente aristocrática.

Las mencionadas circunstancias facilitaron la absorción de estos elementos nuevos por parte de la Nobleza antigua, de modo que, al cabo de una o más generaciones, desaparecieron las diferencias entre los nobles tradicionales y los nuevos-nobles: es que éstos iban dejando de ser “nuevos”, por el propio efecto del paulatino transcurrir del tiempo, y el matrimonio de jóvenes nobles, titulares de nombres históricos, con hijas o nietas de nuevos-ricos—nuevos-nobles servía a muchos de ellos como medio para evitar la decadencia económica y de conferir nuevo brillo a su respectivo blasón.

Algo de todo esto aún ocurre hoy en día. No obstante, debido al tono fuertemente igualitario de la sociedad moderna y a otros factores expuestos en este libro, un ennoblecimiento automático o casi automático, de la misma manera que el instituido por el Rey Carlos III, lo que haría sería desvirtuar a la Nobleza mucho más que servirla, pues los nuevos-ricos se muestran cada vez menos celosos en ser nuevos-nobles.

d) En el cuadro de las formas políticas actuales, ¿no habría medios de constituir nuevas modalidades de Nobleza?

La pregunta continúa en pie: ¿No habría hoy en día algún medio de constituir en la sociedad contemporánea nuevas noblezas —con grados jerárquicos y modalidades diversas, correspondientes a funciones a su vez diferentes— siempre que tuviesen por objetivo todas ellas alcanzar algún determinado grado dentro de aquella plenitud de excelencias ligadas a la continuidad hereditaria que caracterizan a la Nobleza aún hoy reconocida como tal?

Por otra parte, ¿dentro del cuadro de las formas políticas actuales, qué medios habría para abrir una vía de acceso a esas nuevas modalidades de Nobleza, independiente de la sucesión hereditaria, para aquellas personas que hayan prestado excelentes servicios al bien común por su rutilante talento, por el fulgor de su destacada personalidad, por su heroica abnegación y caballeresca valentía, o, por fin, por su relevante capacidad de acción?

Tanto en la Edad Media como en el Antiguo Régimen hubo siempre lugar en las filas de la Nobleza para recibir a personas que, pese a haber nacido en la más humilde plebe, diesen pruebas inconcusas de poseer en grado heroico o excelente atributos semejantes. En ese caso se encontraban los combatientes que se destacaban en la guerra por su valor o su competencia táctica.

e) Un nuevo grado jerárquico en la escala social

El horizonte ampliado por estas reflexiones hace un tanto más maleable que otrora la distinción entre Nobleza y burguesía, dando lugar a un tertium genus, calificado también como Nobleza; pero una Nobleza diminutae rationis, como lo fueron otrora la Nobleza Togada y la Nobleza de Campanario.

Una pregunta cabe aquí, sobre el uso de la palabra nobleza.

Así como la fecunda vitalidad del cuerpo social de un país puede dar origen a noblezas nuevas, puede también suscitar la formación de nuevos estratos en las clases sociales inferiores. Así va ocurriendo en el mundo del trabajo manual, en el cual ciertas técnicas exigen la utilización de una mano de obra tan altamente especializada y cargada de responsabilidades que constituye una especie de tercer género entre el intelectual y el trabajador manual.

Este cuadro coloca al lector ante todo un florecimiento de situaciones nuevas, ante las cuales sólo con mucho tacto y con las inteligentes lentitudes inherentes a las sociedades orgánicas será posible estructurar con firmeza de principios, justicia y objetividad, nuevos niveles de jerarquía social.

Considerando todas estas cosas, nos preguntamos: en función de ese atrayente trabajo jerarquizador ¿qué es lo que el curso de los hechos pide a los hombres idóneos del mundo contemporáneo? ¿Cuál es la posición exacta indicada por la palabra noble? Para que un nuevo grado de la escala social merezca ser calificado como noble, ¿qué características debe tener? ¿Cuáles vedan el acceso a esta ilustre calificación?

La pregunta engloba tantas situaciones complejas y en continua evolución que no es posible darle por ahora una respuesta perentoria y sencilla. Esto es especialmente verdadero si se toma en consideración que la solución de problemas de esa naturaleza es dada muchas veces con más acierto por la acción conjugada de los hombres de pensamiento y la acertada evolución consuetudinaria de la sociedad, que únicamente por las lucubraciones de meros teorizadores, tecnócratas, etc.

No se pretende aquí sino rozar ligeramente en esta interesante cuestión. Conviene decir que la calificación de noble sólo puede ser aplicada a categorías sociales que conserven significativas analogías con el patrón originario y arquetípico de la Nobleza surgida en la Edad Media, pues éste continúa siendo también en nuestros días el patrón de la verdadera Nobleza.

Así, el nexo vigoroso y próximo entre la finalidad de una clase social y el bien común regional o nacional; la disposición característica de sus miembros para un desprendido holocausto de derechos e intereses a favor de ese bien común; la auténtica excelencia con que sus componentes realizan sus actividades habituales; la consecuente y ejemplar elevación del patrón humano, moral y social de sus miembros; un correlativo tenor de vida proporcionado por la especial consideración con la que el trato social corriente les agradece dicha dedicación al bien común; y, por fin, las condiciones económicas suficientes para conceder adecuado realce a todo el conjunto de esta situación; todo ello, en fin, constituye una serie de factores cuya feliz convergencia propicia la formación de nuevas modalidades de Nobleza. [34]

f) Esperanza de que el camino trazado por Pío XII no sea olvidado

Estas reflexiones, suscitadas por el estudio atento de las alocuciones de Pío XII aquí comentadas, expresan esperanzas; esperanzas, sí, de que el camino trazado por el Pontífice no sea olvidado ni subestimado por la Nobleza, así como por las auténticas élites sociales no específicamente nobles, pero de situación comparable a la suya que existen no sólo en Europa sino también en las tres Américas, en Australia y en otros lugares.

Sean pues, de esperanza, y no sólo de explicable nostalgia, las palabras finales de este capítulo.

 

NOTAS

 

[1] Cfr. apartado 2 de este mismo capítulo.

[2] La expresión “se destaca” indica aquí una preeminencia que existe en provecho de quienes constituyen los órdenes sucesivamente interiores.

El Estado se encuentra encima de toda esa estructura social, bien a la manera de un tejado, que pesa sobre las paredes de un edificio, pero al mismo tiempo las protege de la destructora intemperie, bien como la torre de un santuario que descuella sobre el conjunto de edificios en que está enclavada, aumentando su belleza, sirviendo de nexo entre lo que es terrenal y lo que es celestial, encantando, entusiasmando y elevando a altas cumbres el espíritu de aquellos sobre quienes se destaca.

Como el tejado o la torre, el poder estatal ha de tener toda la estabilidad necesaria. Esta debe conjugarse, sin embargo, con toda la ligereza posible: un kilo menos de lo indispensable puede acarrearle la ruina; un kilo de más puede comunicar a la estructura un aspecto opresivo y falto de gracia, sobre el bien de cada uno de los grupos que la constituyen como, a su vez, el bien de cada uno de éstos se destaca sobre bien de cada individuo.

[3] Maiestas se deriva de maior, comparativo de magnus, que significa grande en el sentido físico y moral. Muchas veces tiene un sentido accesorio de fuerza, de poder, de nobleza, que convierte a magnus en un epíteto honorífico o laudatorio usado en lenguaje noble. Este mismo significado se extiende a sus derivados y compuestos (cfr. A. ERNOUT y A. MEILLET, Dictionnaire étymologique de la langue latine — Histoire des mots, Editions Klincksieck, París, 1989, 4a ed., p. 377).

[4] Del latín perfecta, que significa hecha hasta el fin, acabada, terminada.

[5] La Cité Antique, Hachette, París, p. 135.

[6] Sobre el papel de la familia en la formación del Estado, véanse los respectivos textos de Fustel de Coulanges, de Frantz Funk-Brentano y de Mons. Henri Delassus en Documentos VII, VIII y IX.

[7] Es muy expresiva, en ese sentido, la observación recogida por Frantz Funck-Brentano (El Antiguo Régimen, Ed. Destino, Barcelona, 1953, p. 23) de las memorias, de capital interés, del campesino Rétif de la Bretonne: “El Estado es una gran familia, compuesta de todas las familias particulares y el príncipe [es decir, el Monarca] es el padre de los padres”.

Sobre esta estrecha vinculación entre la condición de Rey y la de padre, declara Santo Tomás de Aquino: “Quien gobierna a una comunidad perfecta, es decir, una ciudad o provincia se llama rey por antonomasia; quien rige una casa no se llama rey, sino padre de familia, si bien tiene cierta similitud de rey, y de ahí que también se llame a veces a los reyes padres de los pueblos” (El régimen político — Introducción, versión y comentarios de Victorino Rodríguez O.P., Fuerza Nueva Editorial, S.A., Madrid, 1978, p. 34).

Por su parte, San Pablo tiene en su epístola a los Efesios (III, 14-15) estas magníficas palabras sobre el carácter sagrado de la autoridad paterna: “Por esa razón doblo mis rodillas ante el Padre de Nuestro Señor Jesucristo, de quien toda paternidad, en el Cielo y en la Tierra, toma su nombre.” Ver también sobre el mismo tema, el texto de Mons. Henri Delassus transcrito en Documentos IX.

[8] Cfr. José MATTOSO, A Nobreza medieval portuguesa, Ed. Estampa, Lisboa, 1981, pp. 27-28; Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa-Calpe, t. XXI, pp. 955 y 958; t. XXIII, p. 1139.

[9] Nombre con que se califica a los consejeros de los reyes de finales de la Edad Media que se empeñaron en desarrollar el absolutismo real y combatir el feudalismo, apoyándose para ello en el antiguo Derecho Romano.

[10] El Estado soy yo.

[11] Esta absorción de la Nobleza mediante la centralización y fortalecimiento del poder real no afectó en la misma medida a las Noblezas de los diversos países ni a las de las diversas regiones de un mismo país. La de la Vendée, región francesa que más tarde habría de convertirse en foco de resistencia contra la Revolución Francesa, es ejemplo típico de una Nobleza que resistió contra esta influencia demoledora de la monarquía absoluta.

Con respecto a esta actitud de resistencia frente al poder central, relata el insigne historiador Georges Bordonove: “La nobleza de la Vendée forma una casta, no encerrada en sus recuerdos, sino animada por su propio dinamismo. La existencia de Versalles no la debilitó ni física ni moralmente. Salvo excepciones, la influencia de las ideas nuevas y el pensamiento de los filósofos y discursantes del Siglo de la Ilustración la dejan indiferente. Tiende, por el contrario, a recordar el papel que jugó en épocas pasadas, el poder y opulencia que tuvo, su antigua grandeza y la preeminencia del Poitou. Sufre, sin ninguna duda, con la regresión de la Nobleza en el Estado en favor del poder central. Nunca perdonó enteramente a Richelieu el haber demolido sus castillos feudales, ni al Rey-Sol su altanero absolutismo” (La vie quotidiane en Vendée, Hachette, Paris, 1974, p. 49). Para entender correctamente el espíritu que animaba esas resistencias de la Nobleza de la Vendée frente al absolutismo real —contra el cual los revolucionarios de 1789 tan furiosa y prolijamente se extendieron— es necesario tomar en consideración que no tuvo el Trono defensores más ardientes que ella, ni encontraron los revolucionarios oponentes más heroicos y altivos.

[12] Cfr. Documentos X.

[13] Esta magnífica recepción de los parisienses a quien había de ser su futuro Rey es descripta con ejemplar fidelidad por el historiador anteriormente citado, Georges Bordonove, en su obra Les Rois qui ont fait la France — Charles X. En Documentos X se encuentran transcriptos fragmentos de la misma.

[14] Elaine Sanceau, O reinado do Venturoso, Livraria Civilização-Editora, Porto, 1970, pp. 205-206.

[15] Hubo inmediatamente antes otra excepción. Tras el fallecimiento de Carlos VI, padre de María Teresa, recibió la Corona el Elector de Baviera, Carlos Alberto; sin embargo, su presencia en el Trono imperial con el nombre de Carlos VII fue de corta duración (1742-1745). A su muerte, ascendió a la dignidad suprema del Sacro Imperio Francisco de Lorena. Como se ha dicho anteriormente, la elección de este último constituye una prueba más del poder político de la Casa de Austria, pues el marido de la Archiduquesa fue elegido Emperador a petición de ella, que lo cualificaba así con el más alto Título nobiliario de la Cristiandad y convertía en proporcionado el matrimonio de la ilustre heredera de los Habsburgos con quien antes solo había sido Duque de Lorena y Gran Duque de Toscana sucesivamente.

[16] Tal vez ningún monarca haya llevado tan lejos la propensión a hacer de la Nobleza una clase francamente abierta como el Rey Carlos III de España (1759-1788) (Cfr. apartado 9, c).

[17] Con respecto a la situación de los títulos bajo el régimen republicano afirma el Dr. Ruy Dique Trasvassos Valdez: “El artículo de la Constitución de 1911 que abolió las distinciones nobiliarias en nuestro país fue más tarde objeto de restricciones basadas en la consideración de derechos adquiridos. Así pues, aquellas personas a quienes, estando vigente la Monarquía, les hubiese sido concedido un Título y hubiesen pagado los respectivos derechos de merced del mismo, fueron legalmente autorizadas a usarlo, con la condición de precederlo con su nombre civil. (…)

“Durante la Vida del Rey D. Manuel II en el exilio, muchas personas se dirigieron al Soberano para que, como jefe de la Nobleza, les autorizara a usar el Título, y lo mismo hicieron los miguelistas ante el jefe de su causa. Habitualmente esa autorización era concedida (…) y tenía, más que nada, el carácter de una promesa de renovación oficial en la hipótesis de una restauración monárquica.

“Muerto el Rey y reconocido por la mayoría de los monárquicos portugueses D. Duarte Nuño, Duque de Braganza, como quien reunía en sí los derechos dinásticos de las dos ramas de la Casa de Braganza, apareció en primer lugar la Comisión de Verificación y Registro de Mercedes, a la que siguió más tarde el Consejo de la Nobleza, organismo al que dicho Príncipe dio poderes para tratar de estos asuntos.

“Ninguno de estos organismos produjo efectos civiles ante el Estado. Sin embargo, es de destacar que varias personas, cuyos Títulos les han sido reconocidos durante el régimen republicano solamente por una de estas vías, han sido designadas por dicho Título (siempre antecedido por el nombre civil) en el Diário do Governo, como se hace con quienes cuentan con un decreto a su favor” (Títulos Nobiliarios en Afonso Eduardo MARTINS ZÚQUETE (Coordinador), Nobreza de Portugal, Editorial Enciclopédia, Lisboa, 1960, vol. II, pp. 197-198).

[18] Se emplea aquí la palabra “democratización” en el sentido revolucionario de democracia, el cual, como se ha visto, no es el único que puede dársele.

[19] Cfr. apartado 8, f.

[20] Cfr. Plinio Corrêa de Oliveira, Revolución y Contra-Revolución, Ed. Fernando III el Santo, Bilbao, 1978, pp. 33-40.

[21] Cfr. Capítulo VII, 8, f.

[22] PNR 1952, p. 457.

[23] Esa simbiosis entre hombre, función y tierra fue expresada de un modo tocante por Paul Claudel en L’Otage:

Coufontaine(…) Así como la tierra nos da su nombre, así yo le doy mi humanidad.

“Estando en ella no nos faltan raíces, y en mí, por la Gracia de Dios, no le falta el fruto, puesto que soy su Señor.

“Por eso uso la partícula de, ya que soy el hombre que por excelencia lleva su nombre.

“Mi reino es mi feudo, como una Francia pequeña, y la tierra, en mí y en mi linaje viene a ser amable y noble como algo que no se puede comprar” (Gallimard, Paris, 1952, pp. 26-27).

[24] Sobre el número de nobles elevados por la Iglesia al honor de los altares, véase Documentos XII.

[25] En Documentos XI podrá encontrar el lector la doctrina de Papas, Santos y Doctores sobre las condiciones de licitud de la guerra.

[26] Con respecto a la Nobleza como factor de propulsión social hacia todas las formas de elevación y perfección, véase también el Apéndice IV.

[27] “L’Osservatore Romano”, 5-6/1/1920. Véase el texto completo de esta alocución en Documentos II.

[28] A ese propósito se lee en el Dictionnaire Encyclopédique QUID, sección “Les journaux se racontentent” (Robert Laffont, 1991, p. 1218): “La historia de Point de Vue es la de una revista que, sin auxilio financiero y sin ningún lanzamiento promocional, ha conseguido, año tras año, alzarse a la primera línea de las grandes publicaciones periódicas ilustradas francesas de clase internacional.” Esto ocurre, añádase, pese a ser la revista muy discutida en más de un ambiente de la élite francesa.

[29] Cfr. Capítulo III.

[30] En razón del cargo desempeñado podían acceder a la Nobleza “los Altos servidores de la Casa Real; las Amas y nodrizas de los Infantes reales; los Alcaldes de Casa y Corte: Presidentes, Consejeros y Oidores de las Reales Chancillerías…” (Vicenta María MÁRQUEZ DE LA PLATA y Luis VALERO DE BERNABÉ, Nobiliaria Española — Origen, Evolución, Instituciones y Probanzas, Prensa y Ediciones Iberoamericanas, Madrid, 1991, p. 15). En esta obra, adoptada como manual por la Escuela de Ciencias Nobiliarias, Heráldicas y Genealógicas de Madrid, el lector encontrará una visión completa y didáctica del tema aquí tratado.

Con respecto a la nobleza conferida por el ejercicio de cargos militares, cabe señalar, a título de ejemplo, las siguientes frases de D. Vicente de Cadenas y Vicent: “Felipe IV dice, en la Real Cédula de 20 de agosto de 1637, que el Oficial que sirva en guerra viva un año, goce de la nobleza de privilegio, y aquel que lo hiciere durante cuatro, pase dicha nobleza a sus herederos. (…) La Nobleza Personal está reconocida a todos los Oficiales del Ejército por Real Orden de 16 de abril de 1799, y el 18 de mayo de 1864 se ordena que el dictado de Don y de Noble se dé a los hijos de Capitán y Oficiales de mayor graduación, nietos de Teniente Coronel y a los Hidalgos Notorios que sirvan en el Ejército” (Cuadernos de Doctrina Nobiliaria, nº 1, Instituto Salazar y Castro (C.S.I.C), Asociación de Hidalgos a Fuero de España, Ediciones Hidalguía, Madrid, 1969, p. 28).

A su vez, las Siete Partidas de Alfonso X el Sabio (1252-1284), entre otros privilegios concedidos a las personas que se dedicaban a los menesteres de la cultura, conferían el título de Conde a los Maestros de Jurisprudencia que ejercían el cargo durante más de 20 años (cfr. Bernabé MORENO DE VARGAS, Discursos de la Nobleza de España, Instituto Salazar y Castro, C.S.I.C, Ediciones Hidalguía, Madrid, 1971, pp. 28-29).                                                     Vicente de Cadenas y Vicent resume estos criterios de ennoblecimiento en su importante obra Apuntes de Nobiliaria y Nociones de Genealogía y Heráldica, al decir: “El sacerdocio, el desempeño de oficios honrosos, la milicia, las letras, la concesión de un Título, el matrimonio, el nacer en ciertos casos de madre hidalga, o en determinados territorios, el haber prestado grandes servicios a la humanidad, a la Patria o al Soberano, el haber sacrificado su persona o bienes por grandes ideales, etc., han sido siempre, y hoy deben serlo, causas justas para adquirir Nobleza, ya que la tendencia universal es ampliar la base del Estado Noble, el más culto y sufrido de los que forman la nación, para aprovechar sus virtudes, en beneficio de la comunidad” (Primer Curso de la Escuela de Genealogía, Heráldica y Nobiliaria, Instituto Luis de Salazar y Castro (C.S.I.C), Ediciones Hidalguía, Madrid, 2ª ed., 1984, p. 30).

El ennoblecimiento por el ejercicio de actividades industriales será mencionado en el próximo apartado (9, c).

 

[31] Cfr. Luiz da SILVA PEREIRA OLIVEIRA, Privilégios da Nobreza e da Fidalguia de Portugal, Officina de João Rodrigues Neves, Lisboa, 1806, pp. 67-81.

 

[32] De hecho, la adquisición de nobleza podía darse por el ejercicio de otros cargos y funciones, tales como: cargos militares, comensal del soberano (altos cargos de la Corte, secretarios y notarios del Rey), cargos de finanzas, cargos universitarios, etc.

Está muy difundida en Francia la convicción de que resulta muy difícil elaborar una relación completa de cargos y funciones ennoblecedoras en la época del Antiguo Régimen. Philippe du Puy de Clinchamps, por ejemplo, en el libro, La Noblesse, del cual tomamos esta enumeración, llega a afirmar que “no existe, en la historia de la Nobleza, capítulo más enrevesado que el de los ennoblecimientos por el ejercicio de una función” (Colección “Que sais je?”, Presses Universitaires de France, Paris, 1962, pp. 20, 22). No parece haber en esta afirmación una censura, sino únicamente una constatación, pues todo lo que es orgánico y vivo tiende hacia lo complejo, y a veces hasta hacia lo complicado; lo que diverge, y mucho, de tantos fríos y lapidarios cuadros de funcionarios elaborados por el capitalismo de Estado y de ciertos amontonamientos piramidales del macrocapitalismo privado.

[33] Cfr. Vicente de CADENAS Y VICENT, Cuadernos de Doctrina Nobiliaria, nº 1, pp. 35-38.

 

[34] Como ejemplo de formación de élites tradicionales análogas y nuevas modalidades de aristocracia, el Apéndice I de esta obra narra la génesis y el desarrollo de las élites aristocráticas en Brasil.

 

 

 

 

 

 

{ Comments on this entry are closed }

 images amanecer o atardecer

 

Así es, como veníamos comentando… la contemplación del universo, con todas las maravillas que contiene, es una escuela abierta por el Creador en la que todas las almas están llamadas a participar. Para eso fuimos creados a su imagen y convocados al combate de lograr la semejanza con El. Y para vencer en ese rudo combate “en el que sólo los violentos triunfan(los hombres y mujeres con espíritu de lucha), nos dio a su Madre, Medianera de todas las Gracias. ¿Recurrimos a Ella pidiéndole fortaleza…?

“Anima humana naturaliter christiana”. El alma humana es naturalmente cristiana, enseña Santo Tomás de Aquino. Está ordenada ya por naturaleza a admirar la obra del Creador que la rodea y a realizarla en sí misma de un modo único e irrepetible.

En esta materia los alumnos más aventajados no son siempre los más eruditos sino los que tienen más capacidad de admirar, más sentido de lo maravilloso, como suele ocurrir con los niños.

El Divino Maestro abrazó con la mansa y fuerte Grandeza de su naturaleza humana y divina a un niño, cuando sus Apóstoles discutían por apegos personales que les oscurecían la visión, y les dijo:

“Os aseguro que si no os hacéis como niños, no entraréis al reino de los Cielos”.

imagesCAS8J2LV Jacinta imagesCA0FNZ3V Francisco

Los beatos de Fátima, Jacinta y Francisco, que por su inocencia merecieron ser llamados por la Reina del Cielo a transmitir su mensaje al mundo entero

Ese niño era inocente, el propio tipo de la inocencia, comenta San Jerónimo y, valiéndose de él, “el mismo Señor se presentó en medio de ellos como un niño”

(Catena Aurea, Mt. 18, 1-6).

¿Cómo habrá sido ese prodigio? ¿Una trascendencia a partir del niño que allí estaba?

El hedonismo actual busca afanosamente el placer y la felicidad. ¿Habrá felicidad más auténtica que estar de algún modo en el ambiente de Nuestro Señor, que el Evangelio transmite? Él mismo nos da a entender que somos sus invitados a un banquete de inocencia que –si somos fieles- no se acaba nunca, que abre inesperados horizontes que superan toda la banalidad de un progreso técnico deformante que pretende hacernos “ser como dioses”. A ello responde invitándonos a horizontes de sabiduría católica,  luz que brilla aún en las tinieblas de los momentos más aciagos de nuestra vida, que nunca faltan. “Luz verdadera” que es lo contrario de las falsas luces y embriagadores y destructivos paroxismos que nos ofrece la cultura masificante y neo-pagana con la que la Revolución igualitaria quiere intoxicar al género humano

(cfr. Plinio Corrêa de Oliveira, Revolución y Contra-Revolución, ed. online).

NSenhora_de_Fatima_MesdeMaria pcoinfo ca17abr15La Sagrada Imagen Peregrina Internacional de Nuestra Señora de Fátima, tallada bajo la dirección de la Hna. Lucía, que milagrosamente vertió lágrimas en N. Orleans

No estamos en contra del progreso sino a favor, y mucho, del verdadero progreso, que sólo se da plenamente en una sociedad orgánica, en una civilización cristiana. El que, como enseña Pío XII, es incesantemente renovado por la tradición bien entendida, sin la cual se convierte en salto en la oscuridad, en barbarie organizada.

Cuando la humanidad –como los Apóstoles de la escena del niño inocente- se vuelva atrás para responder a los planes de Dios, avanzará “infinitamente” más. Es parte de las promesas de Nuestra Señora en Fátima, cuando anuncia el triunfo de su Inmaculado Corazón. ¿O creeremos que se trata de un anuncio poético y no profético?

                                               ♦    ♦    ♦

 

 

ibera2 ciervo d l pantanosDegustemos un trago de té, café, mate, menta u otras infusiones, colorido jugo de frutas, dorado torrontés o ambarino whisky, amigos, y sigamos observando y admirando el espectáculo de las selvas del Paraná, su paradisíaca fauna, su fabuloso amanecer acuático.Jubileu 03

 torrontés riojano

                                 ◊     ◊     ◊

¿Qué artificio o máquina puede crear un ambiente así? ¿Cuántas enseñanzas mudas contiene para los aspirantes a Adelantados y Descubridores de sutiles realidades?

Carlos OrtizEl Paraná majestuoso, al amanecer, en las cercanías de Itatí (Corrientes). Foto de Carlos F. Ortiz

¡Qué infinidad de matices, que reflejan misteriosos atributos divinos! ¡Qué observador sería capaz de decirlo! No pudiendo hacerlo acabadamente trataremos de emular en algo a aquellos dichosos esforzados capaces de conquistar el reino de los cielos.

Dejemos aflorar el “bosque” donde se ocultan los tesoros del alma y que los lapachos y orquídeas, los “venados de los esteros” y los pájaros multicolores le canten a la “Reina de la civilización en la Cuenca del Plata”, como decíamos en el Rincón anterior…

Vemos en la increíble fotografía el sol hendiendo las aguas del Paraná como una hidalga daga de plata. Envuelto en una aureola que es como el puño de encaje de un mosquetero de Rembrandt o Vermeer que sostiene la espada. ¿Tal vez está “armando caballero” al espejo de las aguas para ennoblecer aún más ese cristal tornasolado e inconmensurable?

Avancemos en nuestro ejercicio de trascendencia. Pues ya hemos dado el paso al frente, como “los trece de la fama” de Pizarro, y no podemos volvernos atrás. Hemos desenvainado nuestra espada cristiana, como Cazadores correntinos: ¡vamos, pues, adelante y sin miedo!

¿Qué aspecto del Divino Ser podemos discernir, reflejándose en la escena? Cada “alumno” podrá verlo bajo su propio prisma y elaborar su propia descripción y conclusiones. Semejante escena no se deja abarcar fácilmente… ¡Qué antología se podría formar con las descripciones de cada uno, con encanto poético elevado y cimentado en observación y sabiduría!

Podríamos, entre tantas posibilidades, imaginar a Dios como aquel “gran Gentilhombre que está en los Cielos”, como le enseñaba a Chateaubriand su hidalgo y severo padre. El Gran Gentilhombre de puño de encaje y espada de plata armando caballero al inmenso río, simboliza, para quien aquí intenta hacer un pequeño aporte, a Dios como Autor del impulso hacia arriba que anima naturalmente a los hombres, el impulso a mejorar que es llave y camino del verdadero progreso. Impulso que, por los mensajes deletéreos del anarquismo cultural subyacente, hijo del mayo del 68, se ha perdido en sus adeptos vueltos hacia falsos misticismos orientales, el LSD y otros venenos, llevando a tantos jóvenes y pseudo-jóvenes a un callejón sin salida. Basta ver su gusto por los monstruos, la droga, la velocidad de exterminio, para ver cómo se han equivocado de camino. Hay aquí un llamado a encontrar el encanto de la vida, el auténtico placer, el que no da remordimientos ni hastío, el de la conversación que no cansa, como dice el Libro de la Sabiduría.

En la sociedad humana, es vocación particular de la Nobleza y de las élites análogas –las familias tradicionales- ser ante todo las promotoras de ese afán de excelencia y mejora que debe animar a todas las camadas de la sociedad. Un tema fascinante que el igualitarismo trata de ocultar.

(ver en este boletín la Visión de conjunto del Cap. VII, y también el Apéndice IV de la obra sobre la esencia y misión de la Aristocracia de acuerdo al homiliario español “Verbum Vitae” del Cardenal Herrera Oria).

http://aristocraciacatolica.blogspot.com.ar/2009/05/la-aristocracia-en-el-pensamiento-de-un.html

index  index apfel  torta europea

Para el final, como un Apfel Strudel, una torta Sacher, o una Selva Negra que corona el té, para ver cómo esta visión de la Divina Providencia en cuanto ennoblecedora del hombre y de las criaturas es conforme a la doctrina católica, y cómo se concede como  Gracia especial a través de Aquella que es Templo de la Ssma. Trinidad y Medianera universal, cedamos la palabra nuevamente a los santos:

“Es sólo María quien ha encontrado gracia delante de Dios, sin ayuda de ninguna otra criatura. No es sino por Ella que todos los que han hallado gracia delante de Dios después de Ella la han encontrado, y no es sino por Ella que la encontrarán todos los que vendrán de aquí en más. Llena de gracia estaba cuando la saludó el Arcángel Gabriel, y sobreabundantemente llena de gracia quedó por el Espíritu Santo cuando la cubrió con su sombra inefable;Anunciación del Angel

y de tal manera acrecentó de día en día y de instante en instante esta doble plenitud, que llegó a un grado de gracia inmenso e inconcebible: de tal manera que el Altísimo la ha hecho la tesorera única de sus tesoros y la única dispensadora de sus gracias, para ennoblecer, elevar y enriquecer a quien Ella quiera, para hacer entrar a quien Ella quiera en la vía estrecha del cielo, para hacer pasar, a pesar de todo, a quien Ella quiera por la puerta angosta de la vida, y para dar el trono, el cetro y la corona de rey a quien Ella quiera. Jesús es en todas partes y siempre el fruto y el Hijo de María; y María es en todas partes el verdadero árbol que lleva el fruto de vida, y la verdadera Madre que lo produce”.

–cfr. San Luis María Grignion de Montfort, Tratado de la Verdadera Devoción,

http://ipsaconteret.blogspot.com.ar/2009/12/nuestra-senora-ennoblecedora-la.html

Agradecemos a nuestros contertulios sus alentadores comentarios. Recomendamos tener presente que todos estamos llamados a incursionar en la admiración del mundo de Dios y sus criaturas, que le dan lo que los sabios católicos llaman “su gloria extrínseca”. Les pedimos que nos envíen sus propios comentarios, sus ejercicios de trascendencia, para enriquecer la reunión. Como todo ejercicio, podemos empezar tanteando o gateando pero siempre subiendo, con San Juan de la Cruz, hasta “darle a la caza alcance”.

Especial agradecimiento a la estudiante de Arquitectura Angeles Torreblanca, que nos envía desde Córdoba la descripción de Kronfuss sobre los asientos jesuíticos para conversar desde el techo de las Reducciones,  contemplando las alturas de Traslasierra. Será un gusto comentarla aquí en esta rueda de amigos, y así nos despedimos hasta el próximo Rincón de la Conversación.

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

{ Comments on this entry are closed }

Prussian_Homage

                       Homenaje feudal en Prusia

El vínculo feudal es alguna de las múltiples formas asumidas por una amplia gama de relacionamientos mutuamente benéficos y dentro de la ley, que vinculan a los individuos de una sociedad desde lo alto a lo bajo.
Se caracteriza por la existencia de una parte que requiere protección y otra que requiere servicio.
Frecuentemente implicaba la entrega de tierra y oficios a cambio de tales servicios.
Es un lazo acentuadamente flexible y personal que excede el ámbito de la familia, pero que no obstante se da dentro de un contexto de tipo familiar.
Constituye un sagrado lazo cristiano impregnado de caridad y edificado sobre la confianza y responsabilidad mutuas, que genera formas estables de comunidad y liderazgo.
Tales lazos dan lugar a estructuras, formas jurídicas y jerarquías propias adecuadas a los tiempos.

RTO

Regreso al Orden, best-seller del dirigente católico John Horvath – Su venta ya ha superado los 38.000 ejemplares

{ Comments on this entry are closed }

Clarinadas – XI Jornada de Cultura Hispanoamericana por la Civilización Cristiana y la Familia – “Doctor, profeta y apóstol en la crisis contemporánea” – Llamado de Pío XII a los dirigentes auténticos: “Lo que esperamos de vosotros…” – Filial Súplica al Papa Francisco I por el futuro de la familia: 205.102 firmas

29.04.2015

XI JORNADA de CULTURAHISPANOAMERICANA por la CIVILIZACION CRISTIANA y la FAMILIA La Jornada, consagrada al Señor y a la Virgen del Milagro, se realizará en Salta el 4 y 5 de septiembre próximo, en defensa del ideal de Civilización Cristiana y de la institución de la Familia, con ponencias y proyecciones que enfocarán las problemáticas […]

Read the full article

Cooperación relevante de la Nobleza y las élites tradicionales en la solución de la crisis contemporánea – Las enseñanzas de Pío XII – Cap. VI – Visión de conjunto (12)

29.04.2015

Continuamos presentando a nuestros lectores esta “visión de conjunto” de la gran obra que nos ocupa. En este capítulo, el autor aborda  las enseñanzas de Pío XII sobre una cuestión que se intenta silenciar a toda costa: el llamado del magisterio de la Iglesia a la Nobleza y familias tradicionales a ejercer el apostolado de […]

Read the full article

Rincón de la Conversación – La Reina de la Civilización en la Cuenca del Plata

29.04.2015

Un amigo al que pedí unas fotos para el “Rincón de la Conversación” me pregunta de qué temas trata la columna. Quien pide algo queda obligado a dar explicaciones y de tal modo quedé en la situación de “chasseur chassé” (cazador cazado)  -como decían las señoras de la generación de mi madre, con aires de […]

Read the full article